« Cuarenta y cuatro. Psicoautor en la feria del libro | Portada del Blog | Cuarenta y seis. Vuelve Félix. Peticiones del oyente I »

Cuarenta y cinco. Tiritas para negros

Viñeta3.0    Para salir de una crisis sin salida no se sale mejor que, o metiéndose en otra, o emprendiéndola. Y a su vez, puestos a emprenderla, hay dos maneras posibles: una, a golpes; o dos: hacerse emprendedor y montarse uno su propia empresa, lo cual resulta más lucrativo porque las emprendedores suelen centrarse en actividades  más bien útiles, ya que, que se sepa, no existen empresarios entre profesionales como el anacoreta rural, el oncoinvestigador becario, o el pastor de almas de extrarradio.

    Tampoco hay que avergonzarse de algo tan humano como la búsqueda del lucro, aunqueTiritas para conseguirlo haya uno de eliminar radicalmente la competencia, o peor aún, tener que ponerse a tener ideas, a emprender, innovar, inventar, imaginar... Los inventos de origen español más conocidos universalmente son la fregona, el chupachups, el futbolín de dos piernas...: es decir,  una bayeta pinchada en un palo, un caramelo pinchado en un palo, un equipo de fútbol pinchado en un palo: el portero individualmente en el suyo propio. Siempre un palo

 Ana0   Claro que emprender no es sinónimo de inventar. Emprender puede ser montar una tienda de chuches e ir tirando, o abrir una humilde carnicería para que tus nietos hereden mercadona. Una de nuestras empresarias más conocidas, en todos los sentidos, desde todos los ángulos y bajo todos los puntos de vista, es Ana Obregón. Durante años, Ana fue perseguida por una extraña leyenda urbana: el caso de las tiritas para negros, cuya invención se le llegó a atribuir erróneamente.

    La propia Ana lo explicó en la radio en 1988. Al parecer, durante un importante congreso de jóvenes empresarios al que había sido invitada como ponente, y en el que también participaron actrices  y modelos como Mario Conde, Marcelino Oreja o Carlos Ferrer-Salat, Ana Obregón centró su intervención en las tiritas para negros, como ejemplo emblemático de una idea simple pero genial, de esas tan sencillotas que siempre hacen que te preguntes cómo, siendo tan tonta la idea, cómo es posible que a alguien como tú no se le hubiera ocurrido antes. Tras su intervención, los asistentes  aplaudieron a Ana a Ana8rabiar, ignorando la conferencia del pobre Mario Conde, que debió versar sobre cómo emprender impunemente primeros pinitos banqueros.  Gracias a la parábola de Ana Obregón sobre los negros y sus tiritas, aquellos jóvenes  empresarios terminaron convencidos de que el problema del desempleo en España se acabaría si cada uno de los parados, poniendo un poco de buena voluntad, emprendiera algo ya de una maldita vez, y creara, o por lo menos erigiera, su propio emporio empresarial: aunque fuera pequeño, el emporio, y no lo erigiesen demasiado.

    Tiritas negras para negros, amarillas un poquitín pálido tipo asiático, o rojas para los pieles rojas, Ana5pero nada de transparentes: emprender tiritas de esas es tontería, porque no dan para forrarse tan bien. Ana Obregón sale en el Audio Para Recordar de la radio del 24 de junio de 1988.  Ella no había inventado las tiritas para negros. Seguramente fue otro emprendedor, el mismo que descubrió que, a pesar de no existir verdaderamente el llamado color carne, la rabia es que alguien se había dado más prisa que él y ya lo había patentado.

apr-24061988-ana-obregon

1 Comentarios

Quiero solicitaros que volquéis el noticiario completo de rne de aquel sábado 15 de marzo de 1980 del noticiario de rne que emitisteis por rne informando de la muerte de Felix Rodriguez de la Fuente y sus compañeros Teodoro Roa y Alberto Mariano Huesca que se estrellaron en avioneta en Alaska filmando la Carrera de Iditarod. Me llamo Javier Crespo Alvariño soy gallego y soy un apasionado de rne y de tve y a la vez un inmenso entusiasta y apasionado de Felix Rodriguez de la Fuente en rne y tve. Me siento muy contento de rtve. Saludos de Javier Crespo Alvariño.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios