« Cuarenta y siete. El hombre de la calle | Portada del Blog | Cuarenta y nueve. Bota dura »

Cuarenta y ocho. El momentazo del destino de Pepín

Viñeta3.0    De Pepín Fernández, en uno de los pedazos de audio más rancios pero mejor conservados en la vasta memoria sonora de la radio. "Esta es su vida", podía ser el subtítulo del espacio que se llamaba "El momento del destino", un programa de David Cubedo que se emitía los sábados de la temporada 1963/1964. El personaje invitado en cuestión contaba su vida y milagros, pero en doce o trece minutos, brevemente, lo cual es muy de agradecer en lo tocante al género biográfico, más aún si además de bio es monográfico. El punto culminante de aquel relato radiofónico, era precisamente eso: ese momento trascendental de la existencia del personaje, a partir del cual su vida tomó el rumbo brillante y exitoso que le había Pepin2llevado a alcanzar tamaña fama o notoriedad pública.

    El Audio Para Recordar procede de la radio del 19 de abril de 1964. El ejemplo del breve "biopic" radiofónico del "momento del destino" está protagonizado por Pepín, Pepín Fernández, el fundador de Galerías Preciados, aquel imperio económico de capital enteramente nacional, la viva imagen del triunfo persono-empresarial. En aquel tiempo no se les llamaba emprendedores, sino "hombres hechos a sí mismos". Como muchos de ellos, el asturiano José Fernández, antes de hacerse  a sí mismo, había pasado veinte años haciendo a sí mismos a otros mismos, como jovencísimo emigrante en Cuba, empezando a emprender desde muy abajo, como debía ser y como chico de los recados en un comercio.

    Pepin1Pepín, el ejemplo del emigrado aprendiz en ultramar que consigue acabar en el despacho de la presidencia de una gran compañía en España hasta que la empresa es malvendida y luego acaba siendo absorbida por la competencia, era un modelo a seguir  por las nuevas generaciones en 1964. Al margen de las peculiaridades de la entonces imperante cultura del esfuerzo, lo cierto es que Pepín importó a España el nuevo concepto comercial de los grandes almacenes que tantas alegrías compradorasDavidcubedo nos ha proporcionado desde entonces hasta la actual proliferación de los modernos chinos. Dicen que Pepín fue un luchador heróico que consiguió superar muchas dificultades y que ese mismo espíritu tan personal de lucha acabó perjudicando al negocio. Lo mejor del programa de radio "El momento del destino" no era, como muchos pueden pensar hoy, su asombrosa cabecera y la epatante sintonía, sino la frase final de David Cubedo, esas palabras con las que siempre siempre, invariablemente, solía despedir el espacio.

 apr-19041964-pepin-fernandez

 

 

 

 

0 Comentarios

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios