« Cuarenta y seis. Vuelve Félix. Peticiones del oyente I | Portada del Blog | Cuarenta y ocho. El momentazo del destino de Pepín »

Cuarenta y siete. El hombre de la calle

Viñeta3.0    El pobre. En los setenta, a falta de imeils, feisbuk y tuiter, cuando el hombre de la calle quería hacerse las preguntas de la calle, tenía que salir a la calle, y no a cualquiera, sino a una céntrica para que los micrófonos recogieran el sonido ambiente del tráfico y probar así que no había trampa ni cartón, que el hombre de la calle era real, se encontraba al pie de la suya y que lo de "calle" no iba en broma. La opinión anónima y general de la calle acerca de un tema político de actualidad candente iba casi siempre sobre un personaje de la farándula y se daba de forma individualizada, con nombre, profesión y estado civil eso será porque usted quiere.

     Al hombre de la calle, que en aquellos tiempos se equiparaba cuantitativamente con el "ciudadano de a pie", se le tomaba cumplida nota radiofónica de sus inquietudes sobre una cuestión política concreta, y luego se le trasladaban literalmente al personaje de la farándula al que iba dirigida concretamente la cuestión. En este punto es donde interviene un personaje famosoMANOLOESCOBAR elegido completamente al azar, uno cualquiera: Manolo Escobar. El Audio Para Recordar de esta vez es un pedazo de radio de época del 10 de enero del año 1973. Si Manolo no hacía la calle, la calle le haría a él, sus preguntas completamente anónimas. Para no perderse, especialmente, la que le hace una mujer de la calle, dactilógrafa de profesión, Dominga Valverde, que, amparada en el estricto anonimato, no se cortó. En la radio de 1973. Con Manolo Escobar.

  

apr-10011973-manolo-escobar hombre-de-la-calle 2012-06-13t14-10-28050

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios