« En Malta con Alejandro Amenábar | Portada del Blog | LAS LÁGRIMAS DE KERLY »

Guatemala, la sequía verde

En Guatemala han asesinado a 166 conductores de autobús en lo que va de año. ¿Es sostenible un país así? Difícilmente, y más si se añade a la violencia (6200 asesinatos en 2008) una calamitosa situación económica, provocada en buena medida por una distribución sumamente injusta de la riqueza, con una clase media que apenas supera el diez por ciento y una clase alta integrada por dos decenas de familias, a las que hay que sumar los nuevos ricos del narcotráfico.

A un lugar tan inquietante como ése, tan hermoso también, nos hemos trasladado durante una semana un equipo de Informe Semanal con la pretensión de captar una fotografía de urgencia sobre una realidad que no admite retrasos: el hambre causada en última instancia por una dilatada sequía, aunque las raíces estructurales vienen de muy atrás. Guatemala no es África, ni sus hambrientos responden a la imagen a que nos tiene acostumbrada la televisión, pero en los últimos meses han muerto por desnutrición 462 personas, entre ellos 54 niños. Si la pobreza de Guatemala es limpia, sin moscas, la sequía es verde, pues se trata de un país tropical y boscoso donde la cámara nunca encontrará las imágenes de tierras desérticas y cuarteadas a que tan acostumbrados están nuestros ojos de espectadores. De otra parte, en el país no faltan alimentos, lo que le falta a miles de familias es dinero para comprarlos.

En ese contexto, el trabajo de la FAO, Agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, es admirable. Les hemos acompañado en el denominado Corredor Seco del Oriente, la zona más afectada por la sequía. Aquí la FAO actúa con objetivos como la creación de nuevos hábitos de cultivo, con una adaptación de la agricultura al cambio climático y la búsqueda de diversidad de hortalizas y plantas, que no se limiten a los básicos maíz y frijol.


El viaje es siempre una experiencia, el periodista es un narrador de historias, pero también una persona que cuando retorna de un país asolado por la necesidad, la injusticia y la violencia indiscriminada trae junto con el jet lag una sensación amarga y difusa.

3 Comentarios

El chiste es fácil, casi me lo podría ahorrar, pero el país al que has ido es indiscutiblemente Guatepeor. ¡Qué lástima de gente, qué asco!

Es inaudito que en centro america este pasando una cosa asi, es hora que en el mundo tengamos una ley donde se prohiba amasar fortunas porque si no hay un cambio arriba, no se terminara con el hambre y la pobreza. saludos

¿Sostenible dices? Un país así es una entelequia, una triste quimera. Nos quejamos con razón de lo que tenemos en Europa, pero no son parámetros comparables. Qué pena.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario