« Lo artesanos que eran | Portada del Blog | Mejor una buena sardina que una mala langosta »

Paseando por la Gran Vía

La Gran Vía ya no es lo que era. En realidad, ya nada es lo que era, ni siquiera la nostalgia, como nos advirtió Simone Signoret. En su momento fundacional, hace ahora un siglo, la Gran Vía se planteó como una puñalada de modernidad cosmopolita en el estómago castizo y antiguo de Madrid, aquel Madrid, por otra parte, tan delicioso, que nacía en el barrio de los Austrias y desembocaba en la Puerta del Sol, aquel Madrid manchego de tabernas, tascas y mesones con moscas y carteles de toros. Nos contaba Alfredo Amestoy, presidente de la Asociación de Amigos de la Gran Vía, en el reportaje que hemos emitido en “Informe Semanal”, que aquella gran avenida que nacía como una bifurcación de la calle Alcalá fue en su momento la vía más moderna de Europa, que deslumbraba a los propios madrileños y contaba con detractores tan afamados como Ramón Gómez de la Serna, el gran animador de las vanguardias. La Gran Vía era una isla artificial en el cuerpo natural de Madrid, un bosque sin árboles y con neones, escaparates de fantasía y edificios entre el neobarroco de querencia parisina y el modernismo de escayola en la estela belle epoque. Aunque en realidad, la Gran Vía con su edificio de la Telefónica, que por un momento fue el rascacielos más alto de Europa, y sus grandes salas de cine en cascada tuvo, siquiera en sus primeras décadas, un sabor neoyorkino, un regusto a Broadway donde Callao era una suerte de Times Square español.

La Gran Vía no se llamó Gran Vía hasta que el alcalde Enrique Tierno la bautizó así oficialmente en 1982. Empezó con tres nombres, uno para cada uno de sus tramos: Conde de Peñalver, Pi i Margall y Eduardo Dato. Durante la guerra se llamó sucesivamente avenida de Rusia, de la Unión Soviética y de la CNT. Y Franco la nombró como avenida de José Antonio. Los felices 20, que debieron ser unos tiempos de cierta euforia, manifestada con sobresalto de sombreros femeninos y ruido futurista de automóviles, fueron los del estreno de la Gran Vía, que hasta entonces había estado en permanente estado de obras. Los de la República fueron tiempos de esplendor y esperanzas después truncadas. Por entonces apareció en la gran calle un tipo genial llamado Perico Chicote, que se montó un garito que alcanzaría pronto aroma de leyenda y que viviría en las noches del franquismo sus mejores años de bar de cócteles o combinados, dispensario de medicinas, casa de citas para estraperlistas y casa de citas a secas. Aquellas noches vieron pasar a príncipes de Hollywood, millonarios sin miedo a gastar, toreros como Dominguín o mujeres improbables como Ava Gardner.

La Gran Vía, como París, como Florencia es un estado de ánimo cambiante y unas sensaciones que se reinventan en el interior de cada uno. Por eso no existe una Gran Vía repetida, ni siquiera nosotros pasearemos dos veces por la misma calle. Por eso dan ganas de echarse a la Gran Vía con urgencia de peatón enamorado de este kilómetro y medio escaso de Madrid distinguido y bullicioso.

6 Comentarios

Yo la conocí por los 80, y desde luego que han cambiado muchas coticosas, mis viajes inciáticos desde pequeño, adolescente, y adulto me han dado mucho qué pensar pero me siguen fascinando.

jajajaja perdón muchas cosas o casi todas ;)

Guiada por una prosa tan exquisita yo me iría a vivir en la Gran Vía ahora mismo.

qué ganas me han entrado de pasear por la Gran Via después de ver el reportage. O simplemente de pasear por Madrid o por cualquier calle de nuestro precioso país y tomar un café.
Cuando uno vive en el extranjero (yo en Alemania) se echan muchisimo de menos esas cosas.

Por cierto, qué bien se conserva Amestoy!
Un beso a mis paisanos

perdón por la falta de ortografia que acabo de cometer. Quería decir "reportaje" con j.

Hola, soy de Bilbao. Nosotros también tenemos una Gran Vía preciosa, con su particular historia, claro. Me encantó el reportaje que emitistéis, el que más. Estupendos!!!

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario