« La curiosa filosofía de Gao Ping | Portada del Blog | El dopaje sin límites »

Tres semanas en Bretonia

    martes 9.jul.2013    por Mavi Doñate    0 Comentarios

Hoy ocho de julio, hace dieciséis meses que su madre Ruth Ortiz declaró en la Plaza de las Monjas de Huelva, mis niños llevan cinco meses. Ahora llevamos veintiuno, y me parece increíble que al día de hoy, todavía no sepamos donde están mis hijos. Gracias”.

Han sido las últimas palabras de José Bretón que han puesto fin a las tres semanas de un juicio intenso, complejo, y emocionalmente duro.

 Os pido perdón por no haber escrito ni un post durante la vista oral. Es cierto que quería que acabase, para empezar a verlo en su conjunto. También en la distancia como avista el valle, el alpinista que corona la cima.

 Ha habido sesiones extenuantes, y raras en la que cada gesto de Bretón podía dar para una crónica. Ha habido sesiones en las que, por mucho que un reportero de Sucesos esté curtido, era imposible disimular un nudo en la garganta o una lágrima que emborronaba el apunte del cuaderno.

 Muchos colegas, y también miembros del jurado lloraron con Obdulia, la abuela materna de los dos pequeños. O nos quedamos sin palabras cuando aquel padre del acusado dijo como un grito que le salió de las entrañas “No voy a declarar ná”, y que lejos de una posible complicidad en el silencio como apuntó la acusación particular, encierra, desde mi punto de vista, un cóctel bestial de sentimientos muy duros, y terribles.

 Y todo ante la mirada de Bretón, ante una máscara de ojos fijos que llegó a intimidar a una testigo y que solo ha roto para reírse, o para hablar con su abogado ante la exposición de 120 testigos y 40 peritos.

Por todo esto es el título de este post. “Tres semanas en Bretonia”. Me lo sugirió un querido compañero, buen cámara de la casa, y fantástico fotógrafo que me llamó este fin de semana para preguntarme sobre el caso.

“Tú no estás en Córdoba, me dijo, estas en Bretonia. Es como estar de corresponsal pero en vez de en un país, en la mente de este personaje”. Y tenía razón. Pero lo cierto es que yo llevo en Bretonia desde el 10 de octubre de 2011.

 Desde que en ese telediario segunda edición fuimos los únicos que contamos que se estaba haciendo al otro lado del muro de las Quemadillas.

Cuando conté que se había encontrado una hoguera en la que había restos biológicos y ante un escenario inquietante de desaparición de dos niños, la policía debía mirar que era aquello.

No se me ocurrió decir de qué eran esos huesos y mucho menos que eran de los dos pequeños, pero aún así algunos dijeron que mi información había sido morbosa. Hubo incluso algún teórico del periodismo que  planteó en redes sociales que los periodistas que cubrimos Sucesos siempre estamos en una línea delgada hacía lo escabroso.

Pero hoy, 21 meses después, paradójicamente esa hoguera y esos huesos son la principal prueba de cargo contra Jose Bretón. Y es que el horror, tiene su esquina reservada en la ciudad de la actualidad diaria. 

Esos huesos y esa hoguera son, al principio y al final, la llave de los 40 años de prisión  a los que se enfrenta Bretón. Petición de la fiscal y de la acusación particular, la máxima pena en España, por un delito de doble asesinato y simulación de delito.

Esos huesos analizados con gran maestría por el antropólogo forense Francisco Etxeberría, y que con su dictamen el pasado mes de agosto, desatascó una investigación policial que estaba ya en punto muerto, sin resultados.

 Una investigación plagada de supuestas tensiones internas, de presuntas intrahistorias que se avistaron el otro día con la declaración de la perito fallida 161, que si decía la verdad o si mintió, eligió el día y la sala del juicio para ponerlas de manifiesto, y así se le volvió la verdad o la mentira como un boomerang.

“No hay crímenes perfectos, hay investigaciones imperfectas” dijo el ya jubilado y también mediático comisario Serafín Castro. Yo también lo creo. Es una máxima que forma parte del argot policial. Quizá toda esta intrahistoria continue. De momento hay una investigación anunciada contra la perito 161 por supuestas calumnias a policías. Pero esto es otra historia, otro debate. 

 Ahora lo más inmediato es conocer el veredicto de esas siete mujeres y dos hombres que forman el jurado popular. Ellos tienen ahora la palabra..

Categorías: Actualidad

Mavi Doñate    9.jul.2013 12:15    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mavi Doñate

Bio Código Baltimore

Esto no es Baltimore, ni nada que se le parezca, pero a veces hay Casos, Historias y Personas reales que parecen salidos de esas películas negras, o de novelas para no dormir. Y como alguna ya me ha tenido noches en vela, prefiero escribirla y poner en orden datos, sensaciones y responder a esas preguntas que siempre me hacen mis vecinos cuando me los encuentro en la compra: "Mavi ¿qué crees que ha pasado con...?, ¿Son tan malos y listos como parecen?".
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios