« Babel era una torre sin pinganillos | Portada del Blog | Piratas »

Juegos Prohibidos (René Clement, 1951)

Más de un siglo de cine y demasiados golpes, explosiones, efectos de ordenador y guiones que no exigen un esfuerzo demasiado profundo (lo que nos viene de perlas a nosotros, opiómanos sociales sin ganas de dar vueltas a nuestros tornillos), han causado una amnesia generacional cinematográfica. El blanco y negro es cosa del pasado. no digamos ya el cine mudo. Es el equivalente a la piedra de rossetta o a un hacha bifaz del paleolítico.

Por eso me apetece recordar de vez en cuando grandes películas que han sido borradas de la programación "estupenda" de las televisiones porque un público crecido a la sombra de "Parque Jurásico" se ha olvidado de que mucho antes existía un cine genial, divertido y que dejaba una huella en el recuerdo mucho más profunda que esos ultramillonarios productos palomiteros que han hecho de las salas de cine un prostíbulo de Hollywood.

Uno de mis últimos descubrimientos es esta sencilla película: una de las obras maestras del ciné francés de los años 50. "Juegos Prohibidos", de René Clement. Una niña pequeña sobrevive a un ataque alemás y se refugia en la casa de unos campesinos, donde conoce a un muchacho con el que se sentirá arropada y reconocida. En un universo belicista de egoísmos y rivalidades, estos dos infantes crearán su propio universo de juegos, adaptando las enseñanzas de los mayores a su lenguaje infantil, e ignorando conceptos religiosos y morales que se escapan a su comprensión del mundo.

Con un lenguaje poético, en ocasiones humorístico, y descaradamente cruel, René Clement nos introduce en una visión inocente de una época violenta. No tanto violenta por las bombas, como por la desesperación, el pesimismo y el egoísmo al que los hombres se abrazaban por supervivencia.

Espero que la disfrutéis. Va con mis mejores deseos.

3 Comentarios

Hola Marcos,
lo primero felicitarte por tu blog. No te preocupes por esto de las nuevas tecnologías, creo que somos muchos los que estamos aún en la era terciaria, pero podremos con estas máquinas!!.
Fuera de bromas, me alegro muchísimo de poder leerte por aquí, además de seguirte en radio y que nos hagas partícipes de tus opiniones y nos brindes la oportunidad de dar las nuestras. Como bien dices en el texto de Alicia, todos estamos locos, pero seguro que todos tenemos algo que aportar. Gracias por abrirnos esa puerta.
Ah! y me apunto la peli, que no la visto. Lo hago con casi todas de las que has hablado en radio y la verdad, me han encantado. Mil gracias también por esta guía cinematográfica.

Debo reconocer que Juegos prohibidos es un peliculón que sorprende al espectador.
Genial la relación entre la niña huerfana (que hace un papel increible) y el hijo de los granjeros.
La inocencia de estos dos niños y sus preocupaciones por hacer un cementerio de animales en medio de la guerra y de las familias de garrulos que les rodean es emotiva y hasta graciosa.
Eso si, joder con el final, que mal sabor de boca deja...no hacia falta ser tan realista...

Estoy de acuerdo con elmenda. Vaya final el de JUEGOS PROHIBIDOS... pero precisamente por eso y por todo...vaya película. La verdad y la realidad atrapan de manera sobrecogedora. Es curioso cómo se puede llegar a entender la muerte desde la mirada inocente de un niño y cómo la muerte puede llegar a convertirse en belleza y en mimo. Es una joyita de esas que dejan un nudo en la garganta pero también una caricia en el corazón

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Marcos Mostaza


Bienvenidos a este blog virtual. Un altavoz de vuestras ideas y pensamientos, en el que podréis expresar, a través de nuestro blog en internet, vuestra opinión sobre la realidad y sus recoveco
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios