« Hollywood al desnudo | Portada del Blog | La Censura de los Progres »

La nefasta influencia de la MTV en el cine

Fue por probar. Ayer por la noche vi "Irreversible". Una película francesa dirigida por Gaspar Noé. Los 25 primeros minutos, la camara da vueltas sobre su eje produciendo un continuo mareo en el que casi no se ve nada y las imágenes rotan y rotan. Fugazmente un pene en ereccion en un bar gay. ¡Qué escándalo! ¡Indignación, guerra!. A día de hoy... ¿ a quien le escandaliza teniendo internet a mano? Veamos qué mas ofrece este film. Descubrimos que la historia está narrada al revés. Algo que ya hizo Chris Nolan en Memento. Pero en aquella película, tenía sentido narrarlo asi, puesto que el protagonista tenía pérdidas de memoria. Esta se limita a copiar el formato. La cámara se va quedando quieta a medida que las escenas son mas tranquilas. Planos largos. Me encantan los planos largos... siempre y cuando no se limiten a tiempos muertos y diálogos estupidos. Tambien me gustan los tiempos muertos y los diálogos estúpidos... siempre y cuando los tiempos muertos tengan la poesía de Antonioni y los diálogos estúpidos tengan el surrealismo de Groucho Marx. No es el caso.

¿Algo más? Si, por supuesto. La cinta se hizo conocida (y sospecho que era su única posibilidad publicitaria) por una "supuesta" violación brutal a Monica Bellucci. La escena en un único plano resulta aburrida, tonta, y no aporta nada. Ni siquiera una sensación de desagrado. Las violaciones de la Naranja Mecánica de Kubrick resultan mucho más terribles, aunque la imagen apenas se entretiene en ellas.

El resultado del visionado de este film fue la constatación del daño que le ha hecho la MTV al cine. El formato "video musical" ha permitido experimentar con diferentes técnicas de montaje, iluminación, trucajes de cámara y montajes cada vez más rápidos. Pero al aplicar esto al cine, las películas se convierten en una función de efectismos que aturden al espectador. "¡Oh, dios mio. Qué genio.! Da vueltas a la cámara durante 25 minutos". Estos efectismos solo sirven si vamos puestos de pastillas hasta la náusea. De lo contrario, es un recurso estéril.

John Huston solía decir que hacer un solo buen plano era mucho más difícil que rodar una escena con 40 cámaras y montarla luego. Es evidente que los directores de hoy en día prefieren lo segundo a lo primero. Porque si tienes 40 cámaras rodando, no tienes que planificar nada. Luego en el laboratorio coges los mejores planos, los montas (cuanto más rápido y mas aturdidor, mejor) y voilá! Te sale un "Slumdog Millionaire" o un "El ultimatum de Bourne" (Particularmente llamativa. Ejemplo claro del ejemplo de las 40 cámaras y el montaje ultrarrápido que denota una falta total de creatividad escénica por parte del director. Resultado: ¡¡¡oscar al mejor montaje!!! Huston, Ford, o Kurosawa, con sus planos complejos, a menudo estáticos y creativos, la hubieran considerado el ejemplo de lo que NO se debe hacer jamás en el cine).

En "El club de la lucha" David Fincher hacía acopio de todos los recursos que se utilizaban en videos musicales. La gente se quedó sorprendidísima porque empleara unas técnicas que se llevaban usando mas de veinte años. ¡Muy original! De no ser porque Jules y Jim de Truffaut (1962) ya había experimentado con el cine con un resultado infinitamente mas innovador.

Es fácil dejarse aturdir por un espectáculo de imágenes cambiantes y mareantes. Impiden que el público piense, y únicamente se sorprende de los golpes de efecto. El guión deja de ser necesario... ¿pues qué cerebro va a buscar su coherencia si está confundido con flashes, rapideces de montaje, toques video musicaleros y, por supuesto, una avalancha de efectos visuales que hacen innecesaria toda reflexión? No os confundais: solo son técnicas efectistas. El talento no está en usar todos esos recursos al mismo tiempo hasta marear. Sino en usar unos pocos, en momentos puntuales, para reforzar la fuerza de la narración (un buen ejemplo lo tenéis en la manera en la que Stanley Kubrick innova con este tipo de montajes y efectos en "La naranja mecánica" (1971), para bien o para mal "madre" de este tipo de cine efectista).

No os dejeis sorprender por los colores brillantes. Eso es fácil de hacer. Lo domina cualquier estudiante de imagen y sonido. La verdadera creación artística tiene más gusto: no precisa de aturdir al espectador, sino de concentrarlo, para invitarle a penetrar en la acción. Para que asimile lo que se cuenta... y saque conclusiones al respecto.

Cuando repaso el cine clásico recuerdo de nuevo por qué se ha convertido en clásico.

2 Comentarios

Que irónico queda el que ver una peli tan mala como la de "Irreversible" de pie a una discusión tan buena...si al final es que hasta de lo malo se puede sacar partido.
En fin... las cámaras ultra-rápidas, el tiempo bala, la cámara parkinsoniana, trucos y efectismos que, incluso podrían quedar bien, de no ser por su tremendo abuso continuo.

Cada cosa tiene su sitio y su lugar. El formato de video musical está bien cuando son cinco minutos y acompañan a un hilo musical que en la mayoría de las ocasiones ya se conoce. Lo que luego ocurre es que vas al cine y te encuentras cosas como un plano dando vueltas en la peli Dos policias rebeldes que te hace pensar a qué coño viene eso o por ejemplo la segunda peli de Tron que a parte de ser una mala copia de Matrix (Matrix ya era una mala copia de Tron, entre otras) te da la sensación de ser el típico video musical de los cuarenta criminales. Me recuerda a la película de Cautivos del mal cuando uno de los directores le dice al productor que un exceso de planos y momentos sublimes estropea cualquier película.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Marcos Mostaza


Bienvenidos a este blog virtual. Un altavoz de vuestras ideas y pensamientos, en el que podréis expresar, a través de nuestro blog en internet, vuestra opinión sobre la realidad y sus recoveco
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios