« The Wall: Roger Waters en Madrid | Portada del Blog | Bienvenidos a la zapatería Coliseo »

¿Ideología o Talento?


"Me faltan algunos odios todavía, estoy seguro de que existen." Esto decía Louis-Ferdinand Céline a mediados del siglo XX. El autor de esa obra maestra que fue "Viaje al fin de la noche" cumplirá este 2011 50 años desde su muerte. Una fecha más que destacada para la cultura francesa, ya que después de Marcel Proust y de "El principito" de Antoine de Saint Exupery, Céline es el autor francés del siglo XX más leido y admirado. Su lenguaje agresivo y tajante generó escuela. Escritores como Henry Miller o Bukowski no hubieran existido sin este terrible profeta de lo oscuro. Sin embargo no habrá celebraciones por los cincuenta años de la muerte de Céline. Estaban programadas, pero han sido suspendidas. ¿Por qué se ha parado el homenaje a uno de los mas grandes autores franceses, que escribió una novela antibélica tan espantosa como fascinante, "Viaje al fin de la noche"?

La respuesta es sencilla: Céline, genio literario, apoyó al régimen nazi durante la ocupación de París. Y era un antisemita enfermizo. Publicó panfletos contra los judíos atacándoles cruelmente. Ideológicamente, Céline sentía un rencor amargo, y evidentemente no demostró en absoluto ser una buena persona. Resumen hasta aquí: "como escritor, un genio. Como persona, un cabrón" (a pesar de que parezca un insulto por mi parte, esta definición que acabo de dar no es mía, sino que la ha manifestado hace apenas unas semanas el alcalde de París, Bertrand Delanoe).

AHORA BIEN: ¿POR QUË SE HAN SUSPENDIDO LAS CELEBRACIONES EN HONOR A CÉLINE?

Esta es la pregunta esencial. Serge Klarsfeld, cazador de Nazis y Presidente de la Asociación de Hijos de Judíos Deportados de Francia, ha puesto el grito en el cielo por la intención del gobierno frances de homenajear al escritor. El resultado es que el ministro de cultura francés, Frederick Miterrand, ha anunciado que se suspenden estos homenajes.

Céline fue detenido en Dinamarca al acabar la Segunda Guerra Mundial. Pasó dos años en prisión. Se pidió su extradición para ser fusilado en Francia. Pero al final se benefició de una amnistía general en 1951. Era médico. No pudo volver a ejercer la medicina. Los últimos años de su vida fue odiado, repudiado y apartado de la sociedad. Su propia ideología acabó definiendo su castigo. ¿Pero es que las ideologías de un hombre son suficiente para cubrir su talento con una manta? La censura ha obrado de manera muy sutil. Como Céline era una mala persona, por ser antisemita, su obra también es mala.

Pero su "Viaje al Fin de la noche" no es antisemita. Es antibelicista. Y una obra maestra. Me parecería justo homenajear a Céline, y en esos homenajes hablar tanto de la magnificencia de sus libros como de su pobreza como ser humano. ¡PERO ELIMINARLE DE LA PROGRAMACIÓN CULTURAL FRANCESA ES INDIGNANTE! Es obra de quienes piensan que su moral les da derecho a tapar las obras maestras de quienes no pensaban como ellos.

Pues bien: nos cargaremos por Anti-semita a Louis Ferdinand- Céline. Seamos justos entonces, y que esos mismo grupos que quieren derribar al escritor francés por esa razón, se preparen para hacer una campaña contra otros que han cometido los mismos pecados: o apoyar al régimen nazi, o directamente anti-semitismo desde mucho antes del nacimiento de Hitler: Gunter Grass, maravilloso escritor que de joven milito en las SS. Al paredón. Ingmar Bergman, extraordinario director de cine que en su adolescencia se dejó seducir por la pompa del nazismo: al lago! Ezra Pound, uno de los grandes poetas del siglo XX, colaboracionista con el Eje: a la hoguera! T. S. Eliot, antisemita además de poeta y dramaturgo: al látigo!. Pío Baroja: uno de los grandes literatos hispánicos, antisemita: eliminémosle del juego!. Y preparense para continuar esta caza de brujas de aplastar al talento antisemita, porque entre los que hay que eliminar se encuentran nada menos que Francisco de Quevedo, William Shakespeare y Miguel de Cervantes!!!!!!!!

Las ideas de un hombre le convierte en buena o mala persona. Esto es juzgable durante su vida. Pero más allá de estas ideas, un hombre puede dejar un legado maravilloso, como es el caso de Louis Ferdinand Céline y de su literatura. El refrán dice que muerto el perro se acabó la rabia. Es obvio que no, que siguen rabiando hasta contra los muertos, y que estos perros saben ladrar, y saben morder.

Pero son perros que no saben leer. Y leer, es algo que es privilegio del ser humano.

3 Comentarios

Con respecto a Cervantes, Quevedo, Shakespeare y demás al pertenecer a épocas muy pasadas ya la gente parece admitir que son hijos de su tiempo y que todo es más perdonable. El problema es que el nazismo sigue siendo algo muy reciente perteneciente a una época en la que ya se sostenían una serie de ideologías más concordes con la actual y que sigue hiriendo a muchos de nosotros. Puede que dentro de un par de siglos se les considere hijos de su tiempo también.

Eso sí, está existiendo una tendencia muy peligrosa con respecto a la censura en el sentido de que ciertas obras con ideología extremista se tiende a hacerlas desaparecer. Yo creo que habría que hacer todo lo contrario, al igual que todavía en los colegios se estudia a Nietzsche en filosofía a pesar de que su ideología fue el escudo del nazismo yo creo que habría que leer sus libros, ver sus películas, oír sus composiciones. Así sabremos como piensa esa gente, entenderemos el por qué, como venden sus teorías y estaremos preparados para identificarlo antes de que se presente de nuevo con otra máscara, con otro lema. Porque hoy en día somos, me temo, un precioso caldo de cultivo para que la historia se repita (creo que un tal Orwell hablaba de este tipo de censura hace ya unos añitos).

Con respecto al homenaje de este hombre en sí, es difícil cuando es un tema que aún eriza el pelo a los pocos que sobrevivieron a él. Pero por otro lado hay muchos artistas que en su vida fueron más que censurables y se les sigue admirando. Cuantas mujeres habrán suspirado con Juan Ramón Jiménez que se negó a que ingresaran en un hospital a su esposa por puro egoísmo y murió de mala manera, a Lewis Carrol se le supone pederasta, no hablemos de Errol Flynn... y así podríamos seguir hasta hartarnos.
Hay muchos grandes artistas que en su vida han sido y son unos perfectos indeseables en muchos sentidos pero también hay que ser justos: al césar hay que darle lo que es del césar y un genio es un genio pero la genialidad y el corazón no van juntos de la mano.

Uno puede ser una persona detestable, pero su obra puede ser admirable, una cosa no quita la otra (ahí esta Rodin, un escultor extraordinario...y una persona despreciable).

También esta el caso de Ernest Hemingway, gran escritor, pero del que se sospecha que le gustaba asesinar a prisioneros alemanes desarmados.

Y que decir de Arthur Rimbaud, esclavista y traficante de armas.

Y sobre Francisco de Quevedo...pues bueno, criticaba a los judios, pero también a los españoles, a los nobles, a los plebeyos, a las mujeres, a los hombres...como Pio Baroja, eran, mas que nada, Anti-paticos con todo lo que existía y les rodeaba.

Y etc...

En fin...buena pregunta ¿Se debe tratar a la obra de una persona independientemente de la misma? Yo creo que si.

PD: Me ha gustado eso de: "como escritor, un genio. Como persona, un cabrón"

Yo creo que la ideologia es importante, pero el talento lo es aun mas! Aun asi, me ha gustado mucho lo que nos has peusto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Marcos Mostaza


Bienvenidos a este blog virtual. Un altavoz de vuestras ideas y pensamientos, en el que podréis expresar, a través de nuestro blog en internet, vuestra opinión sobre la realidad y sus recoveco
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios