3 posts de agosto 2011

Premio Polar 2011- Patti Smith- Kronos quartet

 

PattiSmith1 

No somos pocos los que sentimos que nuestra percepción del mundo cambiaba al leer los poemas de Arthur Rimbaud. Patti Smith robó un libro del poeta simbolista en su juventud. su forma de escribir cambió radicalmente, y practicó convirtiendo sus poemas en canciones y cantándolos por las calles con una guitarra vieja. El salto cuantitativo de las décadas sitúa a Patti Smith entre los grandes premiados por el galardón sueco Polar. Un honor que muchos consideran el Premio nobel de la música, y que tienen en su mano gente de la talla de Paul McCartney, Ennio Morricone, Bruce Springsteen, Keith Jarrett, Peter Gabriel, Elton John, Gyorgy Ligeti, Bob Dylan, B.B. King, Led Zeppelin, Pink Floyd y un largo etcétera de laureados en tan solo 19 años de existencia del galardón.

Junto a Patti Smith serán reconocidos igualmente los integrantes del Kronos Quartet, a quienes muchos conocereis, por ejemplo, por interpretar en cuerda la música de la película Requiem por un sueño, que compuso Clint Mansell.

Patti Smith nunca ha tenido un disco entre los mas vendidos, como ocurrió por ejemplo con los ramones. Pero al igual que con ellos, un amplio porcentaje de las bandas actuales se benefician inevitablemente de su influencia. Después de asistir a ese vergonzoso espectáculo de mucho glamour, mucha belleza y muy mala musica que son los premios MTV, el Premio Polar es una bocanada de aire fresco que a uno le reconcilia con los galardones.

Eso si: no hay ningun español en esta prestigiosa lista, y francamente, ya va siendo hora de que un señor como Paco de Lucía forme parte de este Olimpo.

Patti+Smith 

Y un postre:

  

Teseo

La mitología griega ha conformado gran parte de nuestra cultura. Encontramos sus referencias en todas partes, en la pintura, en la literatura, incluso en los principios morales que hoy en día seguimos alabando sin practicarlos demasiado. Sin embargo el cine de Hollywood, siempre tan falto de ideas, se está dedicando a destruir su fuerza y a sustituirla por lo único que parece que sabe hacer: un circo de monstruos. Antes las cosas se hacían con más cariño, y al mismo tiempo con más imaginación. no destruían la esencia de la aventura. Y tenemos películas que dan prueba de este respeto por lo clásico. En "Furia de Titanes" (1981), el especialista en efectos especiales Ray Harryhaussen volvía a dar vida a sus marionetas para revitalizar de forma correcta el mito de Perseo, igual que hizo cuando metió mano en otro film clásico sobre mitología, Jasón y los Argonautas (1963). Puede que el ordenador aun estuviera lejos de las grandes superproducciones, pero el efecto resultaba divertido, como podeis ver en los siguientes fotogramas.

Furia-de-titanes 
Jason77 

El remake que el año pasado se estrenó de Furia de Titanes demostró hasta qué punto la imaginación de Hollywood ha pasado por los filtros de la imbecilidad. si las anteriores películas eran clásicos del cine de aventuras, llenas de ritmo, de creatividad y de respeto por los mitos griegos, la moderna versión no era más que un videojuego lleno de monstruos, con personajes vacíos y ritmos aburridos. La diferencia con un videojuego es que al menos, en estos, uno puede interactuar y entretenerse dando palos a los bichos. Pero en la nefasta Furia de Titanes moderna uno se aburre, como si viera manejar los mandos a otro jugador. Ahora la que antes era llamada fábrica de sueños, y que parece haberse convertido en una salchichería de psadillas, nos amenaza con un nuevo mito griego: nada menos que las aventuras de Teseo. La cinta se llamará "los inmortales" (perdón, the immortals, que hoy en día si una película no mantiene su título en inglés parece que no tiene caché). Y el aspecto es tan espantoso como muestra el trailer

http://www.dailymotion.com/video/xjgmrc_immortals-trailer-espanol-teseo-que-no-perseo_shortfilms

 

De nuevo ordenador sin imainación. Estética a los "300", metrosexualizada y burda. Muchas explosiones que no vienen a cuento. Y a no ser que se produzca un milagro, anticipamos un producto-hamburguesa que supone un desprecio de la mitología griega. Porque lo que busca Hollywood es buscar mundos de fantasía y monstruos que den juego para un espectáculo de tortas. Y para eso, el trasfondo de la mitología resulta molesto. Teseo es muchas cosas. Pero esencialmente ha sido interpretado como un simbolismo de la destrucción del padre. Teseo mata al minotauro usando el cuerno de ese ser medio humano medio toro. Al volver a su reino, a Atenas, se olvida de que sus barcos den la señal que permitirán al padre de Teseo, Egeo, saber que su hijo vuelve vivo. Creyéndole muerto en la peligrosa misión, Egeo se suicida. La muerte del minotauro acabará significando la muerte del padre.

Sin embargo hay una película que de manera no del todo casual, representa mucho mejor este mito. Y no versa sobre mitología griega. Hablo, naturalmente, de Apocalypse Now, de Francis Ford coppola. Un soldado recibe la orden de matar a un hombre que se ha convertido en un dios en la selva. Atravesará el laberinto más espeso de Vietnam: la jungla, y seguirá el rio (el hilo de Ariadna) hasta la guarida del coronel Kurtz. Este acepta al soldado, se muestra terrible y sublime. Es casi un dios humano. Padre de una civilización perdida. Grandioso y tétrico. Pero acepta a su asesino, un asesino que le admira, que no comprende porque un hombre tan grande ha de ser asesinado, pese a sus crímenes terribles, y pese a todo, le matará a machetazos. Es simbólica la secuencia de esa muerte: al mismo tiempo que el soldado mata a Kurtz, unos nativos están matando a machetazos a un toro. El minotauro, el padre, es exterminado por el hijo.

Brando 

La mitología griega nos ha dejado mas huella de la que creemos: en nuestras historias y formas, nuestros conflictos, nuestra forma de percibir el alma humana, nuestras resoluciones a veces incomprensibles y no pocas veces trágicas. The immortals será una afrenta. Pero siempre nos quedará Coppola.

War_of_gods_Teseo_00 

Un artículo de Fernando Pessoa

Lo publicó en "El libro del desasosiego", una de las grandes obras maestras del siglo XX. Poesía en prosa, o prosa poética, o prosaico Pessoa enfebrecido de poesía. Lo escribió lentamente, entre 1913 y 1935. Sabe a tinta amarga, pero de alguna manera, como ocurre con los artículos de Larra, parece estar hablando, no de hace casi 100 años, sino de algún momento de la actualidad. En España acabamos de pasar una calentura religiosa y papista en la que la religión se ha convertido en un espectáculo de masas propio de un concierto de U2 o los Rolling Stones, con camisetas, merchandising, juerga, música, guitarreos, tiendas de campaña como en los macrofestivales de rock, y una Superstar vaticana ascendida entre un derroche de dinero. Cristo (a quien la razón no me permite considerar divino, pero sí un gran hombre), le dijo al ciudadano rico: si quieres cumplir como un buen creyente, dale todo tu dinero a los pobres y ven a orar en medio de la pobreza. El ciudadano rico se dio la vuelta dándole la espalda a Cristo.  Ahora veo este derroche de dinero, este espectáculo de luces y pienso que si Cristo levantara la cabeza se volvería a morir al ver en donde ha quedado su discurso.

Pensaba en esto cuando encontré este artículo de Fernando Pessoa. Él era católico por nostalgia, y porque, como él mismo decía, Dios, aunque improbable, por su poder merece ser adorado. en cambio la humanidad no es mas que una especie animal más que no merece en absoluto adoración. Leyendo sus palabras, y aunque no compartamos una misma fé, me dio la impresión de que hablaba de cosas actuales y no del pasado. Tal vez sea, simplemente, que la humanidad no cambia jamás y se repiten los mismos paatrones una y otra vez. Juzgar vosotros mismos.

 

1st article

Cuando nació la generación a la que pertenezco, encontró al mundo desprovisto de apoyos para quien tuviera cerebro, y al mismo tiempo corazón. El trabajo destructivo de las generaciones anteriores había hecho que el mundo para el que nacimos no tuviese seguridad en el orden religioso, apoyo que ofrecernos en el orden moral, tranquilidad que darnos en el orden político. Nacimos ya en plena angustia metafísica, en plena angustia moral, en pleno desasosiego político. Ebrias de las fórmulas exteriores, de los meros procesos de la razón y de la ciencia, las generaciones que nos precedieron derrocaron todos los fundamentos de la fe cristiana, porque su crítica bíblica, ascendiendo de la crítica de los textos a la crítica mitológica, redujo los evangelios y la anterior hierografía de los judíos a un montón dudoso de mitos, de leyendas y de mera literatura; y su crítica científica señaló gradualmente los errores, las ingenuidades salvajes de la «ciencia» primitiva de los evangelios; y, al mismo tiempo, la libertad de discusión, que sacó a pública discusión todos los problemas metafísicos, arrastró con ellos a los problemas religiosos donde perteneciesen a la metafísica. Ebrias de algo dudoso, a lo que llamaron «positividad», esas generaciones criticaron toda la moral, escudriñaron todas las reglas de vida, y de tal choque de doctrinas sólo quedó la seguridad de ninguna, y el dolor de no existir esa seguridad. Una sociedad indisciplinada así en sus fundamentos culturales no podía, evidentemente, ser otra cosa que víctima, en la política, de esa indisciplina; y así fue como despertamos a un mundo ávido de novedades sociales, y que con alegría iba a la conquista de una libertad que no sabia lo que era, de un progreso que nunca definió.

Pero el criticismo ordinario de nuestros padres, si nos legó la imposibilidad de ser cristianos, no nos legó el contentamiento con que la tuviésemos; si nos legó la incredulidad en las fórmulas morales establecidas, no nos legó la indiferencia ante la moral y las reglas de vivir humanamente; si dejó dudoso el problema político, no dejó indiferente a nuestro espíritu ante cómo se resolvería ese problema. Nuestros padres destruyeron alegremente porque vivían en una época que todavía tenía reflejos de la solidez del pasado. Era aquello mismo que destruían lo que prestaba fuerza a la sociedad para que pudiesen destruir sin sentir agrietarse al edificio. Nosotros heredamos la destrucción y sus resultados.

En la vida de hoy, el mundo sólo pertenece a los estúpidos, a los insensibles y a los agitados. El derecho a vivir y a triunfar se conquista hoy con los mismos procedimientos con que se conquista el internamiento en un manicomio: la incapacidad de pensar, la amoralidad y la hiperexcitación.

 

(Fernando Pessoa)

 

Fernando-pessoa-pintura-heterc3b3nimos 

Marcos Mostaza


Bienvenidos a este blog virtual. Un altavoz de vuestras ideas y pensamientos, en el que podréis expresar, a través de nuestro blog en internet, vuestra opinión sobre la realidad y sus recoveco
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios