« Ya estamos en Bagdad | Portada del Blog

Sabor amargo pero con el trabajo hecho

A las nueve menos cuarto de la mañana el juez hacía pruebas con su cámara en el hall del hotel. Y hoy, sí, se le notaba más tenso.

Los geos nos han indicado a cada uno de nosotros en que vehículo debíamos subir. Los periodistas íbamos los últimos en un minibus junto a los escoltas que protegen al juez a diario en la Audiencia Nacional.

El hotel Palestina es un edificio enorme en el centro de la ciudad. Por fuera, se sigue pareciendo a la imagen que tenemos todos en la cabeza pero por dentro es irreconocible. Lo han tirado y lo están reformando. Las paredes estaban encaladas y todavía no se han montado ni baños, ni ventanas, ni puertas.


El juez ha entrado firme, sin dudar, en la habitación de Couso. Y se ha dirigido al balcón. Después ha sacado su trípode y su cámara (la suya, no la del juzgado) para grabar lo que veía Couso cuando recibió el impacto del proyectil.

Allí ha preguntado a los testigos. Ellos no dudan que EEUU sabía que allí había periodistas. Silvia, la secretaria judicial, apuntaba a mano cada palabra de los testigos.

Antes de marcharse han visitado la habitación del compañero de Reuters que murió en el mismo ataque. El juez ha designado a un joven iraquí llamado Haider como la persona encargada de quedarse en el balcón mientras él se trasladaba al puente.

El puente de la República (esa es la traducción en castellano) tiene mucho tráfico. Los iraquíes solo han permitido bajar a ocho personas de la comisión judicial y tres cámaras: la del juez, la de los abogados y la nuestra.

Pedraz ha mirado, ha colocado trípode y ha enfocado. Poco a poco ha ido acercándose al lugar exacto donde estaba colocado el carro de combate. Pero se ha quedado a 20 metros de ese lugar… Los policías iraquíes no le han dejado pasar.

Fuentes jurídicas dicen que la primera impresión del juez es que había buena visibilidad.. Hacía un día soleado con algo de bruma que no impedía mirar a lo lejos.

El juez se marcha mañana. Vuelve a España con la prueba que buscaba y la que necesitaba para saber si el ataque al hotel palestina fue por error o intencionado.

Los demás nos llevamos la sensación del trabajo hecho, de haber podido contar un paso más en ese camino de la justicia universal y en la investigación de la muerte de Couso.

Y nos marchamos, me marcho, con un sabor amargo. Dicen que antes de la guerra, Bagdad era una ciudad alegre. Hoy es caótica, con atascos, llena de controles, muy destruida y donde a las mujeres no se las ve por las calles.

14 Comentarios

En el otro post escribí un mensaje que no salió, pero bueno, tened cuidado por aquellas tierras dejadas de la "mano de Dios" y gracias por vuestro trabajo.

cuidado con los francotiradores jeje

Esperemos no haya filtros viciados a la hora de reclutar tropas, esperemos la tecnología con las más modernas armas evite tener que hacer viajes a zonas devastadas por estas razones y sin necesidad de disparo violentado sino dejado cao por tiempo inmediato a determinar sin destrucción de tejidos.

Esperemos no haya filtros viciados a la hora de reclutar tropas, esperemos la tecnología con las más modernas armas evite tener que hacer viajes a zonas devastadas por estas razones y sin necesidad de disparo violentado sino dejado kao por tiempo inmediato a determinar sin destrucción de tejidos.

Esperemos no haya filtros viciados a la hora de reclutar tropas, esperemos la tecnología con las más modernas armas evite tener que hacer viajes a zonas devastadas por estas razones y sin necesidad de disparo violentado sino dejado KO por tiempo inmediato a determinar sin destrucción de tejidos.

Esperemos no haya filtros viciados a la hora de reclutar tropas, esperemos la tecnología con las más modernas armas evite tener que hacer viajes a zonas devastadas por estas razones y sin necesidad de disparo violentado sino dejado KO por tiempo inmediato a determinar sin destrucción de tejidos.mejor dicho

Creo que Sí, es un crimen de guerra y los militares estadounidenses no actuaron como debían, es lo que tiene ser el invasor… y ver “amenazas” donde no las hay.

Copio y pego la normativa sobre Derecho Internacional en los conflictos armados:

"Periodistas y corresponsales de guerra" por la índole peligrosa de su misión:
Los periodistas y corresponsales de guerra que realizan su misión en zonas de conflicto armado son personas civiles (art. 79 GPI). GPI: Protocolo I adicional a los convenios de Ginebra, relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales, de 1977.

"Se caracterizan por pertenecer a un Estado neutral, no tomar parte en las hostilidades y ser indiferente, a efectos de su estatuto protector."

ESTATUTO JURÍDICO DEL PERIODISTA
No cabe duda de la necesidad de proteger, especialmente y con efectividad, al personal de los medios de comunicación que desempeña su labor informativa en los conflictos armados. Desde los primeros textos del Derecho de los Conflictos Armados
se ha otorgado cierta protección al personal dedicado a tareas informativas. En el Reglamento relativo a las leyes y costumbres de la guerra, anexo a los Convenios de La Haya de 1899 y 1907, ya se citaba a los “corresponsales de guerra”.

También vienen amparados por el Convenio de Ginebra de 1929 sobre prisioneros de guerra. En ambos textos convencionales se les reconoce, aun señalándose que pertenecen a una categoría especial, el estatuto de población civil, pero debiendo recibir, en caso de captura, el trato debido a los prisioneros de guerra, con la condición esencial de que fueran portadores de una tarjeta acreditativa expedida por las autoridades militares del respectivo país.

En cuanto a su actual regulación (III Convenio de Ginebra y Protocolo Adicional I), el DICA distingue, sin dar una definición clara, dos categorías de periodistas: en actividad en una zona de conflicto armado: los corresponsales de guerra acreditados ante una fuerza armada y los periodistas que actúan de forma autónoma.
El concepto de periodista es muy amplio en el DICA (Derecho de los Conflictos Armados). A estos efectos, se entiende por periodista: “todo corresponsal, reportero, fotógrafo, camarógrafo y sus ayudantes técnicos de filmación, de radio y de televisión, que habitualmente ejercen esa actividad como ocupación principal”.
Del contenido de los dos textos legales citados, se pueden extraer las siguientes conclusiones en lo referente al estatuto jurídico de los periodistas.


Corresponsales de guerra:
Abarca a todo periodista especializado que, bajo la autorización y la protección de las fuerzas armadas de un beligerante, está presente en el Teatro de Operaciones y cuya misión es informar acerca de los acontecimientos vinculados al curso de las hostilidades.
El corresponsal de guerra, también llamado “empotrado”, “incrustado” o “embedded”, sigue las vicisitudes de las fuerzas a las que acompaña.

Trato debido: En cuanto a su protección por el DICA, los corresponsales de guerra, al no formar parte de las fuerzas armadas, tienen la condición de personas civiles y reciben la protección que se deriva de tal condición.
El presupuesto básico de la protección del corresponsal de guerra es su identificación como persona civil. En la medida que se pueda producir algún tipo de confusión por razón de vestimenta, uso de prendas y equipos militares o integración en el despliegue militar, su grado de protección disminuye.

Cese de la protección: La protección cesa si el periodista comete actos hostiles contra el enemigo y mientras dure esa conducta. NO entran en el concepto de actos hostiles los realizados en el desempeño habitual de su profesión, tales como acudir al lugar, realizar entrevistas, tomar notas y fotografías, filmar, grabar sonido, etc., y transmitir esa información a su periódico o agencia, aunque esa información pueda constituir una crítica o denuncia perjudicial para el enemigo.

PD: La JUSTICIA y la INFORMACIÓN, ganarán la “batalla”… sin duda.

Salu2

Muchas gracias por la infromación. ESo es un JUEZ con mayúsculas. Y esa es una secretaria judicial. Gracias a ambos por su trabajo y gracias Olga, Jon y los demás por hacer lo que hay que hacer.

os espera una garanada de155 en la ventana jeje

Felicidades por tu trabajo, Cristina. Tanto en la web como en los telediarios, siento que hemos sido informados de una forma veraz y comprometida. Mi reconocimiento a tu profesionalidad.

Por error o intencionado? Partiendo de la base que la guerra en si, fue intencionada, y que el Hotel Palestina era conocido como el hotel de los periodistas, es mas que obvio.
|
Si, la ciudad era alegre o por lo menos, la mas moderna del mundo árabe. Yo estuve al principio de los 80’s vinculado al hotel “AL Manour Melia”, el primer hotel de cinco estrellas de la ciudad. En aquellos tiempos, lo único que la población no podía hacer era criticar o hablar contra el gobierno. Por lo demás, las mujeres que no querían ir cubiertas, no pasaba nada, iban a estudiar igual que los hombres, se podía beber cerveza en las terrazas, y no había radicalismo religioso. Quien la vio y quien la ve!

A pues los gays allí lo deben estar pasando de miedo ¿ no?

Debe de ser toda una odisea, todo esto, y para los familiares más aún.Me recuerda , no puedo evitarlo a "Missing"...
En fin esperemos que todo conluya para bien.Un saludo Cristina.

Anónimo de 30 de Enero; no veo relación del post con su comentario, o es solo en su mente donde se cuece esa idea?
No diga qué es por lo de las mujeres ausentes en las calles y diga mejor es por el trípode que utiliza el mismo, para recoger pruebas del caso Couso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Cristina Ónega


Soy periodista, responsable de la sección de tribunales de los informativos de TVE. He viajado a Irak siguiendo la pista de la muerte de José Couso. Te cuento ese viaje en mi blog.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios

Archivos