« Pero... ¿ha muerto de verdad Michael Jackson? | Portada del Blog | Érase una vez el mono »

¿Nos escribimos?

    martes 7.jul.2009    por RTVE.es    857 Comentarios

Disculpad el retraso en actualizar, pero es que cada vez que he abierto el ordenador estos días y he entrado en el blog he pensado: "¿De qué diablos escribo?". Las musas se han pirado por ahí de vacaciones y me han dejado tirada (a saber dónde andan, lo mismo se han encontrado con mi libro perdido, que le den recuerdos de mi parte - los que no sepan de qué hablo pueden echar un vistazo al post Saber perder-). Es lo que tiene currar en julio, que la otra mitad del mundo se ha ido de vacaciones (del mundo desarrollado, se entiende) y a ti sólo te queda esperar.

Pues eso, que parece que ya ha pasado todo lo que tenía que pasar y vamos tachando los días del calendario hasta que llegue la mañana ésa en la que te levantas sobresaltada porque crees que se te ha pasado la hora y de pronto dices: "Ups, que noooooo, que no tengo que irrrr, que estoy de vacaciones... ¡que susto, eh?!"

En fin, que se me ocurre que mientras llega ese día podemos poner en marcha un post que suele funcionar muy bien por estas fechas y que consiste (oh, paradoja) en seguir currando. Pero en cosas que nos gustan. Por ejemplo, escribir. Cosas, cositas, tonterías. No hace falta que seamos Ismail Kadaré que es capaz de convertir un poema en un cuento y un cuento en una novela y, lo que tiene más mérito, ¡una novela en un poema otra vez! (claro, que por eso es el nuevo Príncipe de las Letras...). No, no, no es necesario que lleguemos a tanto...

Se trata sólo de escribir relatos de verano, esa actividad que ha dado siempre tanto juego a los suplementos de los periódicos, a los programa de radio, a los concursos literarios y, ahora, a nosotros. Sin pretensiones. Escribir por escribir. Y, por supuesto, cada uno que haga lo que le dé la gana que para eso somos libres. Es decir, se puede continuar un relato que alguien haya empezado o empezar uno nuevo o, incluso, plagiar (intentad que no se note mucho).

Para animar el cotarro empiezo yo con uno que escribí hace unos meses, que se llama El monstruo y la princesa y que no hay quien lo entienda, pero dice así:

Al principio la princesa no le hizo caso. Le miró un par de veces sin ningún interés mientras él hablaba entre la gente. Pero cuando estaba a punto de marcharse y él se acercó, a ella le pareció ver que era distinto a todo lo que había conocido antes. Tenía unas alas en la espalda.

Así que cuando él le pidió que le diera la mano para que jugaran juntos, ella le dijo que sí. Le nacieron un par de alas... y el monstruo y la princesa se pusieron a volar.

A contracorriente.

Pero un un día el viento les pegó fuerte. Cuando bajó, la princesa se quitó las alas en silencio, las metió en una cajita y las escondió en un lugar secreto.

...

RTVE.es    7.jul.2009 02:30    

857 Comentarios

ME HE QUEDADO SIN PULSO Y SIN ALIENTO...
Me he quedado sin pulso y sin aliento
separado de ti. Cuando respiro,
el aire se me vuelve en un suspiro
y en polvo el corazón de desaliento.

No es que sienta tu ausencia el sentimiento.
Es que la siente el cuerpo. No te miro.
No te puedo tocar por más que estiro
los brazos como un ciego contra el viento.

Todo estaba detrás de tu figura.
Ausente tú, detrás todo de nada,
borroso yermo en el que desespero.

Ya no tiene paisaje mi amargura.
Prendida de tu ausencia mi mirada,
contra todo me doy, ciego me hiero.
Ángel González

martes 3 may 2011, 23:55

TOMA MI MANO...
Toma mi mano,
hazme sentir que estás cerca
en la novedad de esta hora
en que mi mano es nueva en tu mano,
y es mi mano porque tú la tomas
y mi pecho ha quedado silencioso como ella, anhelante,
en el banco arrobado, suspendido por todas las estrellas.

CUANDO EL TIEMPO YA ES IDO
Cuando el tiempo ya es ido, uno retorna
como a la casa de la infancia, a algunos
días, rostros, sucesos que supieron
recorrer el camino de nuestro corazón.
Vuelven de nuevo los cansados pasos
cada vez más sencillos y más lentos,
al mismo día, el mismo amigo, el mismo
viejo sol. Y queremos contar la maravilla
ciega para los otros, a nuestros ojos clara,
en donde la memoria ha detenido
como un pintor, un gesto de la mano,
una sonrisa, un modo breve de saludar.
Pues poco a poco el mundo se vuelve impenetrable,
los ojos no comprenden, la mano ya no toca
el alimento innombrable, lo real.

Fina García Marruz

lunes 2 may 2011, 12:22

INTRAMUROS
El complementario (fragmento)

"Tener noticias tuyas es como abrir una ventana. Lo que me contás de vos, de Beatriz, del Viejo, del trabajo, de la ciudad. Tengo presentes los horarios de todos, así que en cualquier momento puedo organizar mi imaginería: Graciela estará ahora escribiendo a máquina, o el Viejo terminará en este instante su clase, o Beatriz estará desayunando muy apurada porque se le hizo tarde para la escuela. Cuando uno tiene que estar irremediablemente fijo, es impresionante la movilidad mental que es posible adquirir. Se puede ampliar el presente tanto como se quiera, o lanzarse vertiginosamente hacia el futuro, o dar marcha atrás que es lo más peligroso porque ahí están los recuerdos, todos los recuerdos, los buenos, los regulares y los execrables. Ahí está el amor, o sea estás vos, y las grandes lealtades y también las grandes traiciones. Ahí está lo que uno pudo hacer y no hizo, y también lo que pudo no hacer y sí hizo. La encrucijada en la que el camino elegido fue el erróneo. Y ahí empieza la película, es decir, cómo habría sido la historia si se hubiera tomado el otro rumbo, aquel que entonces se descartó. Generalmente, después de varios rollos uno suspende la proyección y piensa que el camino elegido no fue tan equivocado y que acaso, en igual encrucijada, hoy la elección sería la misma. Con variantes, claro. Con menos ingenuidad, por supuesto. Con más alertas, por las dudas. Pero eso sí manteniendo el rumbo primordial. Estos grandes espacios en blanco son por lo común zonas de desaliento, pero en otra acepción también son provechosos. En los últimos y penúltimos tiempos antes de la obligada internación, todo sucedió tan atropelladamente y en medio de tantas tensiones, rodeado por tantas implacables urgencias, por tantas decisiones a tomar, que no había tiempo ni ánimo para la reflexión, para pensar y repensar sobre nuestros pasos, para ver claro en nosotros mismos. Ahora sí hay tiempo, demasiado tiempo, demasiados insomnios, demasiadas noches con las mismas pesadillas y las mismas sombras. Y la tendencia natural, y también la más facilonga, es preguntarse para qué me sirve el tiempo ahora, para qué esta meditación tardía, atrasada, anacrónica, inútil. Y sin embargo sirve. La única ventaja de este tiempo baldío es la posibilidad de madurar, de ir conociendo los propios límites, las propias debilidades y fortalezas, de ir acercándose a la verdad sobre uno mismo, y no hacerse ilusiones acerca de objetivos que uno nunca podría lograr, y en cambio aprontar el ánimo, preparar la actitud, entrenar la paciencia, para conseguir lo que algún día sí puede estar al alcance. A tal punto se atina, en estas peculiarísimas condiciones, a ahondar en el análisis, que me atrevo a confesarte algo: si bien no puedo hacer un plan quinquenal de mis pesadillas, sí puedo soñar despierto y por capítulos. Y así voy desgranando, desmenuzando, lo que quise y lo que quiero, lo que hice y lo que haré. Porque algún día podré volver a hacer cosas, ¿no te parece? Algún día abandonaré este raro exilio y me reintegraré al mundo, ¿no? Y seré alguien distinto, creo incluso que alguien mejor, pero nunca el enemigo del que fui o el que soy, sino más bien el complementario. Sí, tener noticias tuyas es como abrir una ventana, pero entonces me vienen unas ganas casi incontenibles de abrir más ventanas y, lo que es más grave (qué locura), de abrir una puerta. Sin embargo, estoy condenado a ver las espaldas de esa puerta, su lomo hostil, duro, inexpugnable, concretísimo, pero nunca tan sólido como un buen argumento, como una buena razón. Tener noticias tuyas es como abrir una ventana, pero todavía no es como abrir una puerta. Quizá diga demasiadas veces la palabra puerta, pero tenés que comprender que aquí esa palabra es casi una obsesión, aunque te parezca increíble mucho más obsesión que la palabra barrote. Los barrotes están ahí, son una presencia real, admitida, comprendida en toda su chata magnitud. Pero los barrotes no pueden ser otra cosa que lo que efectivamente son. No hay barrotes abiertos y barrotes cerrados. En cambio, una puerta es tantas cosas. Cuando está cerrada, y siempre lo está, es la clausura, la prohibición, el silencio, la rabia. Si se abriera (no para un recreo, o para un trabajo, o para una sanción, que son otras tantas formas de estar cerrada, sino para el mundo) sería la recuperación de la realidad, de la gente querida, de las calles, de los sabores, de los olores, de los sonidos, de las imágenes y el tacto de ser libre. Sería por ejemplo la recuperación de vos y de tus brazos y de tu boca y de tu pelo y bah a qué intentar darle vueltas a un pestillo que no cede, a una cerradura inconmovible. Pero lo cierto es que la palabra puerta es de las que aquí más se barajan, más aún que todas las otras palabras que esperan detrás de esa puerta, porque todos sabemos que para llegar a ellas, para llegar a las palabras hijo, mujer, amigo, calle, cama, café, biblioteca, plaza, estadio, playa, puerto, teléfono, es imprescindible traspasar la palabra puerta. Y ésta, que siempre nos muestra el lomo pero está aquí, nos mira férrea y sectaria, cruel y durísima, sin hacernos ninguna promesa ni darnos ninguna esperanza y siempre cerrándose en nuestras narices. Sin embargo, nosotros no nos dejamos vencer así nomás, nosotros también organizamos nuestra campaña anti clausura, y escribimos cartas, considerando simultáneamente al destinatario y al censor. O proyectos de cartas donde por costumbre seguimos autocensurándonos pero somos un poquito más osados, o masticamos libres monólogos como éste que ni siquiera llegará al papelucho y sus límites. Pero uno de los matices más destacables y positivos de esa campaña es justamente el hacernos promesas, el darnos esperanzas (no las increíbles y triunfalistas, sino las austeras y verosímiles), el imaginar que abrimos la puerta en nuestras narices. A veces tenemos con nosotros naipes o ajedrez, pero no siempre. Ah pero tenemos el derecho de jugar al futuro, y por supuesto en ese juego de azar siempre nos guardamos un naipe en la manga, o reservamos un jaque mate originalísimo y secreto que no vamos a malgastar en el juego cotidiano sino en la gran ocasión…"

De "Primavera con una esquina rota"
Mario Benedetti


sábado 30 abr 2011, 13:55

CONTRADICCIONES, PÁJAROS
Las verdades son la única verdad,
esas pequeñas huellas
de nuestra historia.
Si las verdades dijeran la verdad
mentirían.

Aunque las verdades
también mienten con su verdad:
la contradicción,
ese nido de pájaros crujiendo.

Las contradicciones parecen insufribles
en nuestro mundo.
Pero uno intenta
huir de ellas
como los pájaros:
huir quedándose.
CONTRADICCIONES, PÁJAROS

Las verdades son la única verdad,
esas pequeñas huellas
de nuestra historia.
Si las verdades dijeran la verdad
mentirían.

Aunque las verdades
también mienten con su verdad:
la contradicción,
ese nido de pájaros crujiendo.

Las contradicciones parecen insufribles
en nuestro mundo.
Pero uno intenta
huir de ellas
como los pájaros:
huir quedándose.

Ángeles Mora

domingo 10 abr 2011, 23:05

“Es aire sonoro”
En este sentido, la música es objetiva y tiene su valor. Pero esto mismo, la calidad que se deriva de la reflexión sobre la obra, llega a su expresión máxima en el momento de la ejecución. Las buenas se distinguen de las malas en que son aquellas en las que el oyente tiene la sensación de presenciar algo que se está inventando en ese mismo instante irrepetible. El público debe ser consciente de eso.
[…]
La música debe ser también provocativa, incluso subversiva me atrevería a decir. Está en su naturaleza. Cuando en las óperas de Mozart observamos los acompañamientos orquestales para las voces no los concebía de manera pasiva, sino para conseguir que los diferentes planos de las piezas se empujaran, se provocaran entre sí con un efecto concreto. Ese espíritu está ahí, en la gran música. Desde el Divan estamos convencidos de que no hay solución militar al conflicto. Enseñamos, deseamos y promovemos el diálogo entre las partes con nuestras convivencias anuales. Si bien no obligamos ni esperamos que nadie acepte ni acate las exigencias del otro sí que al menos las conozca, las escuche y las respete. Ese y no otro es el camino correcto hacia el encuentro de la armonía.
—Daniel Barenboim

domingo 10 abr 2011, 00:42

TÚ, MI VERDADERO AMIGO


En mi abandono sólo cuento contigo,
son largas las horas de soledad y de hambre,
pero tú, alimentas mi espíritu, tú me das paz,
tú eres ese bocado que alivia las penas y
que mitiga la sed de beber la vida.
-
Tú, mi verdadero amigo,
rayo de luz en mi oscuridad,
fuego que da calor a mi hoguera apagada,
agua que sacia la deshidratación de vivir.
-
¿Quién puede sentirse abandonado,
si conmigo siempre estás?

sábado 9 abr 2011, 23:05

"Descripción de un naufragio"
ESCORADO
Mirándola dormir
dejé que el barco se inclinara
lentamente hacia un costado
precisamente el costado
sobre el que ella dormía
apoyando apenas la mejilla izquierda
el ojo azul
la pena negra de los sueños
y por verla dormir
me olvidé de maniobrar
pensando en las palabras de un poema
que todavía no se ha escrito
y por ello
era el mejor de todos los poemas
tan sereno
tan sutil como su piel de mujer casi dormida
casi despierta,
tan perfecto como su presencia inaccesible
sobre la cama,
proximidad engañosa de contemplarla
como si realmente pudiera poseerla
allá en una zona transparente
donde no llegan las sílabas orando
ni el clamor de las miradas
que quieren acercarse
en la falsa hipócrita intimidad de los sueños.

Cristina Peri Rossi

sábado 9 abr 2011, 21:36

Espíritu sin Nombre.
Gustavo Adolfo Becquer.
-
Espíritu sin nombre,
indefinible esencia,
yo vivo con la vida
sin formas de la idea.
-
Yo nado en el vacío del sol,
tiemblo en la hoguera,
palpito entre las sombras
y floto con las nieblas.
-
Yo soy el fleco de oro
de la lejana estrella,
yo soy de la alta luna
la luz tibia y serena.
-
Yo soy la ardiente nube
que en el ocaso ondea,
yo soy del astro errante
la luminosa estela.
-
Yo soy nieve en las cumbres,
soy fuego en las arenas,
azul hondo en los mares
y espuma en las riberas.
-
En el laúd soy nota,
perfume en la violeta,
fugaz llama en las tumbas
y en las ruinas yedra.
-
Yo atrueno en el torrente
y silbo en la centella
y ciego en el relámpago
y rujo en la tormenta.
-
Yo río en los alcores,
susurro en la alta hierba,
suspiro en la onda pura
y lloro en la hoja seca.
-
Yo ondulo con los átomos
del humo que se eleva
y al cielo lento sube
en espiral inmensa.
-
Yo en los dorados hilos
que los insectos cuelgan
me agito entre los árboles
en la ardorosa siesta.
-
Yo corro tras las ninfas
que en la corriente fresca
del cristalino arroyo
desnudas juguetean.
-
Yo en bosques de corales
que alfombran blancas perlas,
persigo en el océano
las náyades ligeras.
-
Yo en las cavernas cóncavas
donde el sol nunca penetra,
mezclándome a los gnomos
contemplo sus riquezas.
-
Yo busco de los siglos
las ya borradas huellas
y sé de esos imperios
de que ni el nombre queda.
-
Yo sigo en raudo vértigo
los mundos que voltean,
y mi pupila abarca
la creación entera.
-
Yo sé de esas regiones
a donde el rumor no llega,
y donde informes astros
de vida un soplo esperan.
-
Yo soy sobre el abismo
el puente que atraviesa,
yo soy la ignota escala
que el cielo une a la tierra.
-
Yo soy el invisible
anillo que sujeta
el mundo de la forma
al mundo de la idea.
-
Yo en fin soy ese espíritu,
desconocida esencia,
perfume misterioso
del que es vaso el poeta.

sábado 9 abr 2011, 16:35

OÍDO EN UN TELÉFONO
El poeta es un apóstata,
inevitablemente. Está
marcado para la apostasía
Su búsqueda incesante
le obligará a colgar
más de una fe en el perchero
(ni a César lo que es del César
ni a Dios lo que es de Dios)
Traspasará las puertas
de marfil 0 de cuerno
las del cofre-fort
las de la cabina telefónica
de la cabina espacial.
Descifrará en el palimpsesto
de los días
otros días que igualmente
fueron o serán suyos.
Traducirá las páginas etruscas
de las muchas realidades.
El poeta es un apóstata.
No tiene otra salida. Está
obligado a descubrir
lo que le espera a la vuelta
de la esquina. Y esto no le
acarreará
ni seguridad ni prestigio.
El poeta es un apóstata.
Pelada la última capa de la cebolla
debe imaginar la cebolla
platónica
que en un plato -fuera de su alcance-
lo espera
para recomenzar el trabajo
de quitarle una a una sus pieles
y encontrarse con otra cebolla
reluciente
idéntica a un lucero.
El poeta es un apóstata.
Debe serlo. Para acompañar
a los que se atreven por el salón
de los pasos perdidos
a los que conversan con sus sombras
a los que alientan desde una cárcel
la liberación de los hombres.
Poesía
se llama
Apostasía.

Washington Benavides

PD: Un Amén… para Víctor Hugo.

sábado 9 abr 2011, 10:22

El Hombre y la Mujer.

El hombre es la criatura más elevada,
la mujer es el más sublime de los ideales.
.
Dios hizo para el hombre un trono:
para la mujer un altar.
El trono exalta;
el altar santifica.
.
El hombre es cerebro,
la mujer corazón..
el cerebro hace la luz, el corazón el amor;
la luz nutre, el amor resucita.
.
El hombre es fuerte por la razón
la mujer es fuerte por la emoción,
la razón argumenta
las emoción conmueve.
.
El hombre es capaz de todos los heroísmos,
la mujer de todos los martirios.
El heroísmo ennoblece,
el martirio sublima.
.
El hombre tiene la supremacía;
la mujer la preferencia
la supremacía significa fuerza;
la preferencia respresenta el derecho.
.
El hombre es un genio,
la mujer un ángel.
El genio es inconmensurable;
El ángel indefinible.
.
La aspiración del hombre es la suprema gloria;
la aspiración de la mujer es la extrema virtud.
La gloria hace todo lo que es grande;
La virtud hace todo lo que es divino.
.
El hombre es código,
la mujer es evangelio
el código corrige
el evangelio perfecciona.
.
El hombre piensa,
la mujer sueña,
pensar es tener una larva en el cráneo,
soñar es tener una luz en la frente.
.
El hombre es un océano;
la mujer un lago.
El océano tiene la perla que adorna;
El lago, la poesía que enciende.
.
El hombre es el águila que vuela,
la mujer es el ruiseñor que canta.
Volar es subyugar el espacio
cantar el conquistar el alma.
.
El hombre es un Templo;
la mujer es el Santuario.
Delante del Templo nos descubrimos
Delante del Santuario nos arrodillamos.
.
El hombre se ubica donde termina la tierra,
la mujer, donde comienza el cielo.
.
Victor Hugo (1802-1885)

sábado 9 abr 2011, 02:01

El hombre y la mujer.
L'homme et la femme, Victor Hugo (1802-1885)
El hombre es la criatura más elevada,
la mujer es el más sublime de los ideales.
.
Dios hizo para el hombre un trono:
para la mujer un altar.
El trono exalta;
el altar santifica.
.
El hombre es cerebro,
la mujer corazón..
el cerebro hace la luz, el corazón el amor;
la luz nutre, el amor resucita.
.
El hombre es fuerte por la razón
la mujer es fuerte por la emoción,
la razón argumenta
las emoción conmueve.
.
El hombre es capaz de todos los heroísmos,
la mujer de todos los martirios.
El heroísmo ennoblece,
el martirio sublima.
.
El hombre tiene la supremacía;
la mujer la preferencia
la supremacía significa fuerza;
la preferencia respresenta el derecho.
.
El hombre es un genio,
la mujer un ángel.
El genio es inconmensurable;
El ángel indefinible.
.
La aspiración del hombre es la suprema gloria;
la aspiración de la mujer es la extrema virtud.
La gloria hace todo lo que es grande;
La virtud hace todo lo que es divino.
.
El hombre es código,
la mujer es evangelio
el código corrige
el evangelio perfecciona.
.
El hombre piensa,
la mujer sueña,
pensar es tener una larva en el cráneo,
soñar es tener una luz en la frente.
.
El hombre es un océano;
la mujer un lago.
El océano tiene la perla que adorna;
El lago, la poesía que enciende.
.
El hombre es el águila que vuela,
la mujer es el ruiseñor que canta.
Volar es subyugar el espacio
cantar el conquistar el alma.
.
El hombre es un Templo;
la mujer es el Santuario.
Delante del Templo nos descubrimos
Delante del Santuario nos arrodillamos.
.
El hombre se ubica donde termina la tierra,
la mujer, donde comienza el cielo.

Victor Hugo (1802-1885)

sábado 9 abr 2011, 02:00

Vita nuova

Detúveme junto al mar inmemorial
hasta que el rocío de la olas cara y cabellos empapara;
los rojos fuegos luengos del día agonizante
ardían en el Oeste; soplaba el viento horrible
y huían hacia tierra clamorosas gaviotas:
«¡Ay!» grité, «mi vida llena está de dolor,
¿quién puede cosechar fruto o grano dorado
de estos páramos que sin cesar duramente trabajan?»
Mis redes se abrían enormes con roturas y fallas;
sin embargo, como un último esfuerzo,
en el mar arrojélas y aguardé el final.
Entonces, ¡oh gloria súbita!
de las aguas negras de mi pasado torturado
vi el esplendor argénteo de blancos brazos ascender!
.
Oscar Wilde

sábado 9 abr 2011, 01:23

El País Secret
“Toda mujer regia en verdad posee un país secreto,
más real para ella que este pálido mundo exterior …
cerrando los ojos, improvisa una verja de hierro entre abedules,
salta la barra, toma posesión...

Luego corre o vuela, o bien cabalga un caballo que trota a recibirla y viaja adonde quiera …

Nunca osé preguntar a mi amor, por el gobierno de su reino, ni por su geografía”.

El País Secret
Robert Graves.
(adaptación al catalán de Lucía Graves,su hija, para Maria del Mar Bonet)

Tota dona de natura reial
té un país secret que li és més ver
que aquest pàl·lid món extern:
-A mitjanit quan el silenci l'envolta
deixa de banda agulla o llibre i el visita d'amagat
-Aclucant els ulls, ella improvisa
una tanca amb cinc barres entre bedolls,salta per sobre, pren possessió.
-Llavors corre, vola o bé cavalca(un cavall al trot ve a saludar-la) i viatja allà on vol;
-Fa créixer l'herba, fa obrir-se els lliris de botó a flor mentre guaita,i els peixos mengen de la seva mà.
-Ha fundat pobles, ha plantat arbredes,ha buidat valls per rierols que corren frescs a una badia tancada.
-Mai he gosat interrogar el meu amor sobre el governament del seu reialme,sobre la seva geografia.Ni l'he seguit entre aquells bedolls encamellant-me sobre la tanca i espiant entre la boira.
-M'ha promès, però, quan morí,un lloc sota el seu palau privat a una clariana del bosc,on creixen gencianes i violes on de vegades ens trobàrem.

viernes 8 abr 2011, 15:40

Robert Graves
Canción: Sólo ayer, de Poemas completos

" No ahora, ni mañana, sólo ayer,
un largo ayer inventado por nosotros para tragar hoy con mañana.
¿Cuándo estuvo escondido tu poema bajo mi almohada,
cuándo fue plantado tu rosal bajo mi ventana, sólo ayer?.
Hojas verdes, rosas rojas pintadas en la nieve,
un largo ayer, hoy con mañana, siempre y sólo. "

viernes 8 abr 2011, 15:33

DE POETA A POETA
Sabes -y sueles- hacer el amor
como el poeta construye sus versos:
con acordada mezcla
de pasión y sistema
(y no digo artificio),
de música, entusiasmo,
intuición y saber.
Precisas emociones
las transformas en ritmo
y melodiosa fantasía
enriquece tus gestos;
sabrosa perversión
los enloquece.
Cuando estás inspirada, que es bastante a menudo,
me transportas a límites nunca antes alcanzados.
De poeta a poeta:
enhorabuena.
¿Cómo podría hacerme
con tus obras completas?

De "Esos tus ojos"
Jesús Munárriz

viernes 8 abr 2011, 10:27

Esta claro que aquí puede escribir cualquiera,
molestar a quien? los "anónimos" son eso anónimos, personas igual que si me pongo por nombre," la portera" de mi edificio, sigo siendo una persona que no se quiere identificar y esta en su derecho, por ponerse un nick no da mas categoría ni mas razón, a meterse en conversaciones ajenas con el animo de retraer, cizañear al que escribe porque le apetece, no hay que dar mas explicaciones, usted sabrá el animo con que escribe, deje a los demás con sus razones.
Usted vive de lo que los demás hacen?, no tiene vida propia para Inspirarse?
En Psicología es recomendable expresar lo que uno siente, sea escribir, pintar al oleo, tocar algún instrumento musical, cualquier tarea creativa, el fin no es ser escritor candidato a nobel.
Un anónimo mas.

viernes 8 abr 2011, 03:41

NOS RECIBEN LAS CALLES CONOCIDAS...
Nos reciben las calles conocidas
y la tarde empezada, los cansados
castaños cuyas hojas, obedientes,
ruedan bajo los pies del que regresa,
preceden, acompañan nuestros pasos.
Interrumpiendo entre la muchedumbre
de los que a cada instante se suceden,
bajo la prematura opacidad
del cielo, que converge hacia su término,
cada uno se interna olvidadizo,
perdido en sus cuarteles solitarios
del invierno que viene. ¿Recordáis
la destreza del vuelo de las aves,
el júbilo y los juegos peligrosos,
la intensidad de cierto instante, quietos
bajo el cielo más alto que el follaje?
Si por lo menos alguien se acordase,
si alguien súbitamente acometido
se acordase... La luz usada deja
polvo de mariposa entre los dedos.

Jaime Gil de Biedma

jueves 7 abr 2011, 22:45

Mara: muchas gracias por dejar abierto y libre este rinconcito en el que hemos compartido tantos buenos y malos ratos.

jueves 7 abr 2011, 21:48

DESAHOGO:
Lo importante en la vida es lo que sentimos, es lo que nos hace felices o infelices.
Hay veces, aunque duela, que hay que decir BASTA. Sacudirse a las personas de tu vida que te aportan emociones negativas, que te escupen su mierda con chantajes emocionales, que te piden que seas como a ellos les interesa.
Que te hacen reproches, que te exigen una forma determinada de amar, que te piden incondicionalidad, en definitva, que te ahogan.
Esa opción, la de decir BASTA, implica muchas veces soledad e incomprensión, pero es necesaria para estar en paz.
Perdón por la confianza. Buenas noches.

jueves 7 abr 2011, 21:45

“La ganas de escribir”
«No sería “noticia” si no hubiese pasado ayer, si no se me hubieran pasado y si no hiciese tanto tiempo desde que las sentí. Recordé entusiasmado que eran mi manera de desnudarme, sin ambages. A unos les parecían reflexiones sesudas y con criterio. A otros la más baja expresión del genero humano, siendo —yo para ellos y ellos para mí— el más misantrópico huraño habido y por haber. Pero a lo que vamos, todo esto no habría sucedido nunca por mi tendencia a replegarme. De no ser por ella.

Por Mara. Porque soy capaz de recordar cuando fue la última vez que la vi con detenimiento, cuando me intereso saber más sobre un tema, cuándo y porqué el devenir del mundo parece conmoverme. Mara es Mara, los que cuentan, los que opinan, los que hacen que todo parezca posible. Y ella hace que me importe. Mara influye, incluye.»

jueves 7 abr 2011, 17:35

¡Cómo me gusta leeros “anónimos”! Sobre todo cuando me propongo escribir. Especificando que es gerundio… dejo que se ordenen las ideas por sí solas, para poder dejar un comentario. Por lo común, el conceto [sic] que tengo de escribir cuando me lo aplico yo mismo. Vamos, que lo que hago es comentar. Espero que no os moleste. Inspiradores.

El almuerzo desnudo.
«Sólo hay una cosa de la que puede escribir un escritor: lo que está ante sus sentidos en el momento de escribir… Soy un aparato para grabar… No pretendo imponer “relato”, “argumento”, “continuidad”… En la medida en que consigo un registro directo de ciertas áreas del proceso psíquico, quizá desempeñe una función concreta… No pretendo entretener.»
—William Burroughs.

jueves 7 abr 2011, 16:04

Esta la cosa
liada, quien es quién?

jueves 7 abr 2011, 15:26

Anónimo 06 Abril 2011, 19:44 soy yo, es que veo mas plumas aquí.
Un beso (pensé en la complicidad).
ღ y un guiñito.

jueves 7 abr 2011, 12:10

VUELO INTERRUMPIDO
Soñé que era un ala
desperté
con el tirón
de mis raíces.

Claribel Alegría

jueves 7 abr 2011, 09:10

A "Anónimo 06 Abril 2011, 19:44":
No te puedo pedir que no uses mi corazoncito: ღ como rúbrica, pero si no te importa...

Guiñitos, sí.

jueves 7 abr 2011, 09:09

Por cierto, ahora que lo pienso, no soy Mara disfrazad@ de anónim@. Ella creo que ostenta el título de "rompecorazones", sin comerlo ni beberlo ;)

miércoles 6 abr 2011, 22:47

EL CORAZÓN ROTO
Loco de remate está quien dice
haber estado una hora enamorado,
mas no es que amor así de pronto mengüe, sino que
puede a diez en menos plazo devorar.
¿Quién me creerá si juro
haber sufrido un año de esta plaga?
¿Quién no se reiría de mí si yo dijera
que vi arder todo un día la pólvora de un frasco?

¡Ay, qué insignificante el corazón,
si llega a caer en manos del amor!
Cualquier otro pesar deja sitio
a otros pesares, y para sí reclama sólo parte.
Vienen hasta nosotros, pero a nosotros el Amor arrastra,
y, sin masticar, engulle.
Por él, como por bala encadenada, tropas enteras mueren.
Él es el esturión tirano; nuestros corazones, la morralla.

Si así no fue, ¿qué le pasó
a mi corazón cuando te vi?
Al aposento traje un corazón,
pero de él salí yo sin ninguno.
Si contigo hubiera ido, sé
que a tu corazón el mío habría enseñado a mostrar
por mí más compasión. Pero, ¡ay!, Amor,
de un fuerte golpe lo quebró cual vidrio.

Mas nada en nada puede convertirse,
ni lugar alguno puede del todo vaciarse,
así, pues, pienso que aún posee mi pecho todos
esos fragmentos, aunque no estén reunidos.
Y ahora, como los espejos rotos muestran
cientos de rostros más menudos, así
los añicos de mi corazón pueden sentir agrado,
deseo, adoración,
pero después de tal amor, de nuevo amar no pueden.

John Donne

PD: ¿Quién tiene por aquí "actitud fría"?
Recompón tu corazón ;)

miércoles 6 abr 2011, 22:33

Eso parece pero no lo es,
es respeto al afecto, no dañar,
no confundir
ver alegría en tu corazon,
en este espacio
donde no es facil expresar
las interioridades bajo las miradas,
la vileza.
Guiñito para ti.

miércoles 6 abr 2011, 19:44

Tu actitud es a veces tan fría y tan distante que me rompes el corazón.

miércoles 6 abr 2011, 18:11

Clarice Lispector
Es allí a donde voy, de Silencio

" Más allá de la oreja existe un sonido, la extremidad de la mirada un aspecto, las puntas de los dedos un objeto: es allí a donde voy. La punta del lápiz el trazo. Donde expira un pensamiento hay una idea, en el último suspiro de alegría otra alegría, en la punta de la espalda magia: es allí a donde voy. En la punta del pie el salto. Parece historia de alguien que fue y no volvió: es allí a donde voy. ¿ O no voy? Voy, sí. Y vuelvo para ver cómo están las cosas. Si continúan mágicas. ¿Realidad? Te espero. Es allí a donde voy. En la punta de la palabra está la palaba. Quiero usar la palabra "tertulia", y no sé dónde ni cuándo. Al lado de la tertulia está la familia. Al lado de la familia estoy yo. Al lado de mí estoy yo. Es hacia mí a dónde voy. Y de mí salgo para ver. ¿Ver qué? Ver lo que existe. Después de muerta es hacia la realidad adonde voy. Mientras tanto, lo que hay es un sueño. Sueño fatídico. Pero después, después de todo es real. Y el alma libre busca un canto para acomodarse. Soy un yo que anuncia. No sé de qué estoy hablando. Estoy hablando de nada. Yo soy nada. Después de muerta me agrandaré y me esparciré, y alguien me dirá con amor mi nombre. Es hacia mi pobre nombre adonde voy. Y de allá vuelvo para llamar al nombre del ser amado y de los hijos. Ellos me responderán. Al fin tendré una respuesta. ¿Qué respuesta? La del amor. Amor: yo os amo tanto. Yo amo el amor. El amor es rojo. Los celos son verdes. Mis ojos son verdes tan oscuros que en las fotografías salen negros. Mi secreto es tener los ojos verdes y que nadie lo sepa. En la extremidad de mí estoy yo. Yo, implorante, yo, la que necesita, la que pide, la que llora, la que se lamenta . Pero la que canta. La que dice palabras. ¿Palabras al viento? Qué importa, los vientos las traen de nuevo y yo las poseo. Yo al lado del viento. La colina de los vientos aullantes me llama. Voy, bruja que soy. Y me transmuto. Oh, cachorro, ¿dónde esta tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente. ¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros. "

miércoles 6 abr 2011, 18:08


¿Las oyes cómo piden realidades,
ellas, desmelenadas, fieras,
ellas, las sombras que los dos forjamos
en este inmenso lecho de distancias?
Cansadas ya de infinitud, de tiempo
sin medida, de anónimo, heridas
por una gran nostalgia de materia,
piden límites, días, nombres.
No pueden
vivir así ya más: están al borde
del morir de las sombras, que es la nada.
Acude, ven, conmigo.
Tiende tus manos, tiéndeles tu cuerpo.
Los dos les buscaremos
un color, una fecha, un pecho, un sol.
Que descansen en ti, sé tú su carne.
Se calmará su enorme ansia errante,
mientras las estrechamos
ávidamente entre los cuerpos nuestros
donde encuentren su pasto y su reposo.
Se dormirán al fin en nuestro sueño
abrazado, abrazadas. Y así luego,
al separarnos, al nutrirnos sólo
de sombras, entre lejos,
ellas
tendrán recuerdos ya, tendrán pasado
de carne y hueso,
el tiempo que vivieron en nosotros.
Y su afanoso sueño
de sombras, otra vez, será el retorno
a esta corporeidad mortal y rosa
donde el amor inventa su infinito.

Pedro Salinas

miércoles 6 abr 2011, 17:47

Alejandra Pizarnik
El despertar, de Las aventuras perdidas

" Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo. "

miércoles 6 abr 2011, 07:29

Arundhati Roy
El final de la imaginación (fragmento)

" Estoy dispuesta a arrastrarme, a humillarme abyectamente porque, en estas circunstancias, el silencio sería insostenible. Así que todos aquellos que estén por la labor: cojamos nuestro guión, pongámonos los disfraces que ya habíamos desechado y leamos nuestras frases de segunda mano en esta triste obra de segunda mano. Pero no olvidemos que lo que está en juego es descomunal. Nuestro cansancio y nuestra vergüenza podrían significar nuestro fin. El fin de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos. De todo aquello que amamos. Tenemos que buscar en nosotros mismos y encontrar la fuerza para pensar. Para luchar. Una vez más, vamos lamentablemente por detrás de los tiempos. "

miércoles 6 abr 2011, 07:11

¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!

Lo dejaría todo,
todo lo tiraría:
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú, que no eres mi amor,
¡si me llamaras!

Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
-¡si me llamaras, sí, si me llamaras!-
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.

Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: «No te vayas».



Cuando cierras los ojos
tus párpados son aire.
Me arrebatan:
me voy contigo, adentro.

No se ve nada, no
se oye nada. Me sobran
los ojos y los labios,
en este mundo tuyo.
Para sentirte a ti
no sirven
los sentidos de siempre,
usados con los otros.
Hay que esperar los nuevos.
Se anda a tu lado
sordamente, en lo oscuro,
tropezando en acasos,
en vísperas; hundiéndose
hacia arriba
con un gran peso de alas.

Cuando vuelves a abrir
los ojos yo me vuelvo
afuera, ciego ya,
tropezando también,
sin ver, tampoco, aquí.
Sin saber más vivir
ni en el otro, en el tuyo,
ni en este
mundo descolorido
en donde yo vivía.
Inútil, desvalido
entre los dos.
Yendo, viniendo
de uno a otro
cuando tú quieres,
cuando abres, cuando cierras
los párpados, los ojos.

Pedro Salinas

martes 5 abr 2011, 22:50

Soneto sediento

Mi tú. Mi sed. Mi víspera. Mi te-amo.
El puñal y la herida que lo encierra.
La respuesta que espero cuando llamo.
Mi manzana del cielo y de la tierra.

Mi por -siempre jamás. Mi agua delgada,
gemidora y azul. Mi amor y seña.
La piel sin fin. La rosa enajenada.
El jardín ojeroso que me sueña.

El insomnio estelar. Lo que me queda.
La manzana otra vez. La sed. La seda.
Mi corazón sin uso de razón:

me faltas tanto en esta lejanía,
en la tarde, a la noche, por el día,
como me faltaría el corazón.

Eduardo Carranza

lunes 4 abr 2011, 21:56

Tórtola amante, que en el roble moras,
endechando en arrullos quejas tantas,
mucho alivias tus penas, si es que cantas,
y pocas son tus penas, si es que lloras.
Pedro de Quirós.

lunes 4 abr 2011, 17:40

domingo 3 abr 2011, 21:04

Pues nada, parece que toca algo de cosecha propia (no me atrevo con versos). Hoy en un largo momento de espera y tedio mi teléfono tecleó:

LO QUE QUISIERA SER…
Motor de tu vuelo de ida. Única puerta de embarque, sin vuelta. Destino de tu mirada, perdida. Segundero de tu reloj, de no tiempo. Nostálgico suspiro, tu oxígeno. Secreto deseo, cumplido. Melodía constante, ese acorde sin necesidad de acuerdos. Mar de certidumbre y alguna ola de duda. Tempestad horizontal, tú y yo. Paisaje onírico de realidad. Suela y suelo, que pisas, con firmeza. Tu Superficie y tu calma. Pozo y fuente, tu abismo y aljibe. Muda perenne de tu escurridiza piel. Tu escudo siempre. Tu licor, tu bálsamo siempre… que quieras. As de corazones, tu jugada perfecta, tu póquer. Tu porqué sin interrogaciones ni interrogatorios y tal vez, un quizás menos. Horizonte sin línea, tu infinito. Ocaso dorado de tus noches y fiel alba de tus días. Tu estrella guía, sin Norte. Guarida y baúl de tu vida, vida mía. Tu espejo mágico de cristal translúcido. El foulard de tu alma. De coraza, mi piel. Y tus latidos mi tambor, mi hombro tu pañuelo, mi boca tu fábrica de dulces besos. Tu luz mi faro, o mi vela, depende. Y mis brazos… acaso tus alas.

domingo 3 abr 2011, 21:03

Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.
.
No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.
.
No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.
.
La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.
.
Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.
.
La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.
.
Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo..
.
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.
.
Oscar Wilde

domingo 3 abr 2011, 14:12

SOLO TENEMOS UN BESO
Beso indeleble, beso insuficiente,
compendio de inseguras realidades
y perspectivas de fugacidades,
entre ayer y mañana estrecho puente.

A tu vida amarrada, dependiente
de tan inciertas eventualidades,
y víctima de mis perplejidades,
por no hacerme en tu vida permanente.

Hacia ti van mis aguas encauzadas,
con fuerza torrencial, o sosegadas,
pero siempre abocando a lo imposible.

Cómo duele en el alma esta distancia,
cómo me duele ser tu circunstancia,
amor de lejanía, inasequible.

Francisco Álvarez

sábado 2 abr 2011, 02:10

¿POR QUÉ ESCRIBE USTED?
Porque el fantasma porque ayer porque hoy:
porque mañana porque sí porque no
Porque el principio porque la bestia porque el fin:
porque la bomba porque el medio porque el jardín

Porque Góngora porque la tierra porque el sol:
porque San Juan porque la luna porque Rimbaud
Porque el claro porque la sangre porque el papel:
porque la carne porque la tinta porque la piel

Porque la noche porque me odio porque la luz:
porque el infierno porque el cielo porque tú
Porque casi porque nada porque la sed

porque el amor porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque más
porque algún día porque todos porque quizás…
Óscar Hahn

jueves 31 mar 2011, 23:46

VÉRTIGO
Duermes al borde siempre
del mismo precipicio.

De pronto a veces saltas hacia atrás.

Y aunque por el momento te libras de caer,
no te libras del vértigo.

LA TRAMA
Hay días en que abro
los ojos y pareces
la simple proyección
de la luz que da en ti.
Eres esa película
de misterio en que haces
el papel de otra tú
que me tiene intrigado.
Y no hay mejor actriz
metida en otra piel
ni mejor argumento
que verte así, dormida.
Apenas si te mueves,
o no te mueves nada,
pero todo sucede
con un fatal designio.
Qué vértigo de imágenes
vagamente intuidas
temblorosas refulgen
un instante en tu piel.
¿Quién es aquella huyendo
por detrás de tus párpados?
¿A qué da esa ventana?
¿Qué objeto allí destella?
Tenso, expectante, absorto,
ato cabos y pistas
intrigado en saber
el final de la trama.
Te despiertas, entonces,
perezosa y preguntas
con perfecta inocencia
un sencillo: «¿Qué miras?»

Se ha cometido un crimen
y tú eres, a la vez,
el escenario, el cuerpo
y quien esconde el arma.

De "Puntos de fuga"

Lorenzo Oliván

jueves 31 mar 2011, 16:28

TE AMO
Te amo por todas las mujeres que no he conocido.
Te amo por todos los tiempos que no he vivido.
Por el olor del mar inmenso y el olor del pan caliente.
Por la nieve que se funde por las primeras flores.
Por los animales puros que el hombre no persigue.
Te amo por amar.
Te amo por todas las mujeres que no amo.

Quién me refleja sino tú misma, me veo tan poco
sin ti no veo más que una planicie desierta.
Entre antes y ahora
están todas estas muertes que he sorteado sobre paja.
No he podido atravesar el muro de mi espejo.
Tuve que aprender la vida como se olvida
palabra por palabra.

Te amo por tu sabiduría que no me pertenece.
Te amo contra todo lo que no es más que ilusión.
Por el corazón inmortal que no poseo
crees ser la duda y no eres sino razón.
Eres el sol que me sube a la cabeza
cuando estoy seguro de mí.

Paul Éluard

miércoles 30 mar 2011, 18:54

No descartes,
que de la amistad al amor
Hay un paso, de un posible
camino, confía en mi experiencia
no temas, no me despido
me presento, entendiendo
tu abandono en afectos.
Soy tu amiga, que no te dejará,
dentro de las dificultades de ambos
deja las cosas evolucionar y saca tus propias
conclusiones, sabiendo que estoy observante
y me gusta verte feliz.

miércoles 30 mar 2011, 17:40

Soy
Soy la sombra de mis luces
las mismas que conducen mi existir
soy la forma de vivir que me seduce
la que aunque me caiga de bruces
me obliga a levantarme y proseguir
soy mi muerte antes de venir
y mi vida mucho antes de irse

miércoles 30 mar 2011, 15:22

Quiero ser.
Quiero ser en tu vida, algo mas que un instante,
algo mas que una sombra y algo mas que un afán.
Quiero ser en ti misma una huella imborrable
y un recuerdo constante y una sola verdad
Palpitar e tus rezos con temor de abandono
Ser en todo y por todo complemento de ti.
Una sed infinita de caricias y besos
pero no una costumbre de estar cerca de ti
Quiero ser en tu vida, una pena de ausencia
y un dolor de distancia y una eterna amistad
Algo mas que una imagen y algo más que el ensueño
Que venciendo caminos llega, pasa y se va...
ser el llanto en tus ojos y en tus labios la risa,
ser el fin y el principio, la tiniebla y la luz
y la tierra y el cielo... y la vida y la muerte
Ser igual que en mi vida, has venido a ser tú...

miércoles 30 mar 2011, 15:19

EL SOLAR
Toda la vida buscando los campos
verdes de menta que te dijeron una vez
existían, no sabes dónde, pero existían
porque algunos habían estado allí, decían,
y trajeron en sus manos gozosas
el suave olor de la lavanda y de la piperita dulce.

Toda la vida la misma letanía:
estudia, trabaja, contrólate,
sé hombre de provecho que la vida no es fácil,
y que el futuro depende del ahora,
y que quien guarda halla, y que quien siembra recoge,
y que quien no sufre alguna vez
no merece conocer la dimensión del gozo.

Toda la vida, que tantos años son nada.
Y que ocurre que el sacrificio rinde ganancias,
y que el hombre es bueno y que la sociedad lo corrompe,
y que somos racimos de idéntica uva,
y la moral y la ética y el estético comportamiento humano.

Y preparemos un mundo mejor,
que el que tenemos no sirve,
como si eso, hasta ahora, hubiese dependido alguna vez
del sacrificio, del estudio, del trabajo,
del provecho, de la esperanza de una minoría humana.

Un mundo mejor... los campos de menta...
el fresco olor a piperita dulce...
o el solo solar donde ahora te hallas
remangándote el frío hasta las ligas
como puta vieja desconsolada y triste
esperando que alguien le ofrezca dos pesetas de luz
o le dé tan siquiera, con cargo a su cuenta,
un simple beso desinteresado y herido
en su boca aún agraz de amapola olvidada.

MONÓLOGO

No soy yo quien escribe estas palabras huérfanas
Oliverio Girondo

Otra vez buenas noches.
Hazme un hueco en mi cama,
un lugar junto al sueño
entre las sábanas lúbricas del silencio.

He pasado la tarde leyendo a Girondo,
contemplando la lluvia detrás de las ventanas
caer como plumas calladas del otoño.

Las arañas ya duermen
en los turbios rincones
de esta casa sin muebles,
y yo vengo dichoso,
y me pesan los ojos.

Sigue sonando la lluvia
y hay goteras antiguas
detrás de las cortinas;

un tambor de pétalos empapando la tierra.

Soy feliz como un viernes al abrigo de un puerto,
como un libro plagado de palabras brillantes.

Mañana, ya mañana,
seguiré esperando no sé qué, esa espera
interminable del huérfano de suelo,
del viajero del tiempo
que ignora su destino.

Ya no sé si soy yo
o el fantasma oxidado de mi nombre en el agua
quien pronuncia estas palabras huérfanas.

No me apagues la luz,
soledad. Buenas noches.

"Resonante,
jadeante
marcha el tren. "
A. Machado

"Y ese tren que se va, con ruido alegre
de silbidos y alegres despedidas
lo di ya por perdido."
F. Benítez Reyes

No tardes. Si no vienes la tarde es una hoguera
de gélido cansancio, de lluvia sin sentido.
No tardes, que los peces del mar se desorientan,
se van las avefrías camino del otoño.

No tardes. Los jazmines despiertan de la siesta
y vuelven a dormirse callados por la ausencia.
No tardes, que las calles no encienden sus farolas,
ni empiezan en los cines los sueños inventados.

No tardes, que te espero sentado en la reliquia
cansada de mi alma antigua como el vino.
No tardes, no me abras las páginas pintadas
de olvidos y resacas, de nieve en los espejos.

* * *
Siempre fuiste viajera golondrina de tardes
que cruzaba mi calle con sus alas de libros,
la mirada perdida y la blusa celeste
de colegio de monjas.
Golondrina de tardes,
te miraba asomado por los vidrios de enero.
Se imantaba mi pecho en aquellas ventanas
apagadas de luces, telegramas de lluvias.

Siempre fuiste viajera y cruzabas mi calle
hacia el blanco ciruelo y las cepas podadas,
hacia un mundo de cañas y macetas azules
donde estaba la casa, nido tibio de invierno.

Vino un tiempo deleble, de siluetas lejanas
y tu casa quedó atracada al olvido
y mecida en la niebla de los muelles borrosos.

Viene el tiempo a su cauce, mariposa invisible,
y volviste volando sin la blusa celeste,
sin los libros del aire y tus alas son otras.

Pero un nuevo temblor resucita en mis labios
y aún revienta la luz en la cal de la calle
desde donde la tarde pensativa se asoma
al balcón de las olas repetidas de entonces.

* * *
En estas tardes plácidas, las últimas de marzo,
tras meses de avenidas umbrías y de lluvias
en el jardín cerrado, en la casa que abre
sus ventanas al cielo y al verdor de los montes
pendientes de amapolas, te deseo. Te invoco
a la verde marea de viñas encendidas,
al incendio de rosas que me enturbia la boca.

Te llamo y te deseo como llamo al constante
resurgir de las hiedras y a los nuevos paisajes
de la aulaga amarilla.

Te llamo al mar de siempre,
al de las olas blancas y desnudas estelas.

A los juncos te invoco y te invito a la rama
de los pájaros mudos. No tardes. Ven. Te espero
con la luz en las manos y en los ojos la llama
temblorosa de vida.

En estas tardes plácidas,
las últimas de marzo, buscaremos cerezas
en los tolmos del sueño y en los llanos despiertos.
Jugaremos al sol en los campos de aulagas,
en los chopos del aire que al invierno han dormido.

De "Ese tren que nos lleva"

V
Si he venido a colmar de enredaderas
la nieve de tu talle es porque tengo
cansado el corazón de tantos siglos
en busca del incendio de la aurora.

Hoy vengo del desorden y a la nada
retornaré con labios florecidos,
al yugo de la noche, a las quimeras
del sueño y al olvido complaciente.

Yo seguiré asomado a mis balcones
rodeado de astrolabios y de estrellas,
de inciertos firmamentos y de mirtos
dormidos sobre viejos ataifores.

XVI
Ya sabes. Es tan bello este ostracismo,
tenderme junto a ti, sentir tus dedos
rodarme por la piel en esta alcoba
caliente y apartada del vacío...
Lo sabes cuando beso, cuando hiero
tu boca con torrentes de amapolas,
lo sabes cuando busco tu saliva
y toco tus pezones como almendras.
La carne hecha canela, el aire entero
dehesas de ambarinas deliciosas.
Lo sabes que me huelen tus cabellos
cual huelen las higueras en septiembre,
cual huelen los geranios en los patios
y el aire de las huertas tras la lluvia.
Es bello estar tendido, acostumbrado
al musgo de las ingles delicadas,
que sólo el tragaluz sea blanca orilla
del mundo que ahí afuera nos pretende.

De "Panorama desde el ático"

Juan José Vélez Otero

martes 29 mar 2011, 20:01

RECONOCIMIENTO DEL AMOR
Amiga, cómo carecen de norte
los caminos de la amistad.
Apareciste para ser el hombro suave
donde se reclina la inquietud del fuerte
(o que ingenuamente se pensaba fuerte).
Traías en los ojos pensativos
la bruma de la renuncia:
no querías la vida plena,
tenías el previo desencanto de las uniones para toda la vida,
no pedías nada,
no reclamabas tu cota de luz.
Y te deslizabas en ritmo gratuito de ronda.
Descansé en ti mi fajo de desencuentros
y de encuentros funestos.
Quería tal vez -sin percibirlo, lo juro-
sádicamente masacrarte
bajo el hierro de culpas y vacilaciones y angustias que dolían
desde la hora del nacimiento,
estigma desde el momento de la concepción
en cierto mes perdido en la Historia,
o más lejos, desde aquel momento intemporal
en que los seres son apenas hipótesis no formuladas
en el caos universal.
¡Cómo nos engañamos huyéndole al amor!
Cómo lo desconocimos, tal vez con recelo de enfrentar
su espada reluciente, su formidable
poder de penetrar la sangre y en ella
imprimir una orquídea de fuego y lágrimas.
Pero, él llegó mansamente y me envolvió
en dulzura y celestes hechizos.
No quemaba, no brillaba, sonreía.
No entendí, tonto que fui, esa sonrisa.
Me herí con mis propias manos, no por el amor
que traías para mí y que tus dedos confirmaban
al juntarse a los míos, en la infantil búsqueda del Otro,
el Otro que yo me suponía, el Otro que te imaginaba,
cuando -por agudeza del amor- sentí que éramos uno sólo.
Amiga, amada, amada amiga, así el amor
disuelve el mezquino deseo de existir de cara al mundo
con la mirada perdida y la ancha ciencia de las cosas.
Ya no enfrentamos al mundo: en él nos diluimos,
y la pura esencia en que nos transmutamos perdona
alegorías, circunstancias, referencias temporales,
imaginaciones oníricas,
el vuelo del Pájaro Azul, la aurora boreal,
las llaves de oro de los sonetos y de los castillos medievales,
todos los engaños de la razón y de la experiencia,
para existir en sí y para sí,
con la rebeldía de cuerpos amantes,
pues ya ni somos nosotros,
somos el número perfecto: Uno.
Tomó su tiempo, yo sé, para que el «Yo» renunciase
a la vacuidad de persistir, fijo y solar,
y se confesara jubilosamente vencido,
hasta respirar el más grande júbilo de la integración.
Ahora, amada mía para siempre,
ni mirada tenemos para ver, ni oídos para captar la melodía,
el paisaje, la transparencia de la vida,
perdidos como estamos en la concha ultramarina de mar.
Carlos Drummond de Andrade

martes 29 mar 2011, 19:46

La palabra (jamas) no esta en mi universo.
Se extienden insinuaciones maliciosas,
en terrenos pantanosos por el aroma de un narciso.
Alert

martes 29 mar 2011, 15:02

No puedo darte soluciones

Para todos los problemas de la vida,

Ni tengo respuestas para tus dudas o temores,

Pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.

Pero cuando me necesites, estaré allí.

No puedo evitar que tropieces.

Solamente puedo ofrecerte mi mano

Para que te sujetes y no caigas.

Tus alegrías, tu triunfo y tus éxitos no son míos.

Pero los disfruto sinceramente contigo

Cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.

Me limito a apoyarte y a ayudarte si me lo pides.

No puedo impedir que te alejes de mí.

Pero si puedo desearte lo mejor y

Esperar a que vuelvas.

No puedo evitar tus sufrimientos

Cuando alguna pena te parte el corazón,

Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos

Para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quién eres

Ni quién deberías ser.

Solamente puedo quererte como eres y ser tu amiga.

martes 29 mar 2011, 14:53

SABES QUE ES PARA MI LA AMISTAD?

Es no tener miedo a la verdad,
no tener que ocultar.
Respetar en silencio las decisiones tomadas
aún cuando no se está de acuerdo en ellas.
No cuestionar.
Saber escuchar y saber callar.
Apoyar y dar un abrazo fraterno,
tener solidaridad.
No aprisionar.
Saber decir en el momento preciso
las palabras adecuadas, sin tener que buscarlas.
No confundir la franqueza , con la ofensa.
Es aceptar que nadie es perfecto y
que por lo tanto nadie esta exento de cometer errores.
Apoyar en las decisiones y momentos difíciles
sin mencionarlo previamente.
Es respeto mutuo.
Generosidad.
Es compartir, dar sin esperar recibir.
Amistad para mi es...

¡¡JUSTO LO QUE ENCONTRÉ EN TI!!

martes 29 mar 2011, 14:47

Una amistad o...

... una esperanza

una imagen, mejor un amor.

Una amistad o...

...una ilusión,

Un amigo, mejor una fantasía

Un compañero, mejor mi meta.

Una amistad, mejor mi lucero

Una amistad o ...

... mi soñar, mi día, o ¿acaso, mi noche?

No es una amistad

cuando estoy contigo.

No es una ilusión

porque estás ahí.

Pero cuando estoy contigo

no me importa, si eres mi amigo

o mi sueño.

Sólo me importa que estás ahí,

junto a mí

sólo tu y yo, sin saber

en realidad lo que verdaderamente somos.

martes 29 mar 2011, 14:46

FUSIÓN

""Mi alma en torno a tu alma se ha hecho
un nudo apretado y sombrío.

Cada vuelta del lazo sobre humano
se hace raíz, para afianzarse hondo,
y es un abrazo inacabable y largo
que ni la muerte romperá. ¿No sientes
cómo me nutro de tu misma sombra?

Mi raíz se ha trenzado a tus raíces
y cuando quieras desatar el nudo,
sentirás que te duele en carne viva
y que en mi herida brota sangre tuya.!

Y con tus manos curarás la llaga
¡y ceñirás más apretado el nudo! ""

Juana de Ibarbourou

martes 29 mar 2011, 10:33

LAS ALAS
Yo tenía...
dos alas!...
Dos alas,
que del Azur vivían como dos siderales
raíces!...
Dos alas,
con todos los milagros de la vida, la muerte
y la ilusión. Dos alas,
fulmíneas
como el velamen de una estrella en fuga;
Dos alas,
como dos firmamentos
con tormentas, con calmas y con astros...

¿Te acuerdas de la gloria de mis alas?...
El áureo campaneo
del ritmo; el inefable
matiz, atesorando
el iris todo, más un iris nuevo
ofuscante y divino,
que adoraran las plenas pupilas del Futuro,
(las pupilas maduras a toda luz!)... El vuelo...

El vuelo eterno, devorante y único,
que largo tiempo atormentó los cielos,
despertó soles, bólidos, tormentas:
abrillantó los rayos y los astros
¿y la amplitud?: tenían
calor y sombra para todo el Mundo,
y hasta incubar un "más allá" pudieron.

Un día, raramente
desmayada la tierra,
Yo me dormí en las felpas profundas de este bosque...
Soñé divinas cosas...
Una sonrisa tuya me despertó, paréceme...
¡Y no siento mis alas!...
¿Mis alas?...
- Yo las vi deshacerse entre mis brazos...
¡Era como un deshielo!

Delmira Agustini

martes 29 mar 2011, 09:56

ESTADOS DE ÁNIMO
A veces me siento como un águila en el aire ...
(A propósito de una canción de de Pablo Milanés)

Unas veces me siento
como pobre colina,
y otras como montaña
de cumbres repetidas,
unas veces me siento
como un acantilado,
y en otras como un cielo
azul pero lejano,
a veces uno es
manantial entre rocas,
y otras veces un árbol
con las últimas hojas,
pero hoy me siento apenas
como laguna insomne,
con un embarcadero
ya sin embarcaciones,
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde,
te acerques y te mires..
te mires al mirarme.

Benedetti

lunes 28 mar 2011, 20:15

David Rosenmann Taub
El día, de La enredadera del júbilo

" Hablé. Nosotros lo comprenderíamos.
¿Iba la noche a retener tu entrega?
Por la ventana el mar que no separa.
Seremos uno interminablemente.

Ahora estás conmigo. Qué seguro,
qué distinto es el ser: en su coraje
me alcanzas. ¡Para siempre! Los poderes,
indolentes, ajenos, conocidos.

Hablé. Nosotros lo comprenderíamos.
¿Iba la noche a retener tu entrega?
Por la red el erial que nos separa.
Desnudos, absolutos, luminosos.

Esa boca aquí, cerca, nuestra, mía,
nuestra, tuya: si tuya, mía, mía:
lo feraz: arrecife de transcursos:
que yo, por ti, soy yo, todas tus veces.

Hablé. Nosotros lo comprenderíamos.
¿Iba la noche a retener tu entrega?
Por lo ayer el fanal que nos separa.
En torbellino, frágiles, amándonos.

Ahora estoy contigo. Realidad,
ahora puedes afrontar el mar:
en la eficacia, el mar, con resistencia,
se levanta hacia el sol. Tú estás conmigo.

Ventana. Red. Lo ayer. ¿Qué nos separa?
Seremos uno, interminablemente
desnudos, absolutos, luminosos,
en torbellino, frágiles, amándonos. "

lunes 28 mar 2011, 11:39

VERSE SIN ENCONTRARSE
Hace unos días te vi. No sé cómo te reconocí tan pronto, cuando tengo casi la certeza de que no te conocía de antes. No fue exactamente por tu aspecto, aunque algo debió de influir. Noté un aire que me resultó familiar, pero nada habitual. Y tu forma de andar tan decidida y pausada a la vez, paradójicamente altiva y sencilla. Fue la mirada, creo que fue la mirada. Ni siquiera se cruzaron nuestros ojos. Cuando se combinan así el paso y el mirar alguien me alcanza.
He tomado buena nota de la hora y del lugar. Y volveré. No sé si sólo de vez en cuando o quizá siempre. De hecho, tengo la sensación de que retorno en cada ocasión a ese espacio. Y espero encontrarte. Merodearé ese rincón con la esperanza de que coincidamos. No sé si deseo que suceda de nuevo o revivir aquella maravillosa sensación de inocencia, de pureza, de alumbramiento, de nacimiento. En ocasiones me inquieta que quizá no desee que vuelva a ocurrir, para no estropear lo que esa ocasión tuvo de irrepetible, para no descubrir que ni era así ni era para tanto. Pero lo más desconcertante es que ni siquiera es imprescindible que retorne a ese lugar, porque él ya habita para siempre conmigo.
Recuerdo cada detalle, lo puedo describir tan pormenorizadamente, lo encuentro en tantos momentos que no estoy seguro de haberlo abandonado. Quizás estoy allí, tal vez me he quedé prendido y prendado por la situación y por ti. Eras tanto todo lo que deseo, como la certeza de que nunca lo tendré, como la seguridad de que si bien era del todo real, no se reducía a lo que allí pasó. Porque en rigor no pasó nada. O quizá todo. Llevo una vida buscando que suceda y, cuando ocurre, compruebo que es tan fugaz, tan poco permanente, como el paso de tu rostro y de tu mirada, como el aire que generó tu movimiento, como el sueño que tuve y con el que puedo al menos vivir siempre despierto. Ese lugar me gustó tanto que voy a diario, esté donde esté. Voy incluso sin necesidad de acudir. Pero no nos encontramos.
No es frecuente que ocurra el milagro del encuentro, que no es más que una coincidencia en una situación. Podemos pasar cerca, incluso estar al lado, en el mismo lugar, al mismo tiempo, vernos, conocernos, que no reconocernos. Reconocerse es más que volverse a ver. Reconocerse es saberse con alguien en lo mismo y poder encontrarse de tú a tú en un desafío común.

Ángel Gabilondo

lunes 28 mar 2011, 09:38

EL SILENCIO DE LAS SIRENAS
Está comprobado que métodos insuficientes, e incluso infantiles, sirven para sortear un peligro:

Para protegerse de las sirenas, Odiseo se tapó los oídos con cera e hizo que lo encadenaran al mástil mayor de su nave. Excepto los viajeros que ya habían sucumbido a sus encantos al oírlas a la distancia, muchos hubieran hecho lo mismo, si bien era sabido que ese recurso sería de poca ayuda. El canto de las sirenas lo penetraba todo, y la pasión de los seducidos era tal, que podía destruir mástiles y cadenas. Pero Odiseo, consciente de ese hecho, le dio poca importancia. Confiaba por completo en su manojo de cadenas y en su puñado de cera; así, se enfrentó a las sirenas con inocente alegría.

Ahora bien, las sirenas tienen un arma mucho más peligrosa que su canto: su silencio. Aunque sabemos que jamás ocurrió, es posible que alguien escapara de su canto, pero nunca nadie logró huir de su silencio. No hay en el mundo sentimiento comparable a la pasmosa soberbia de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.

Por eso las terribles seductoras no cantaron cuando Odiseo pasó por su lado: ya fuera porque solo con silencio podían vencer a su adversario, o porque al observar la belleza del rostro de Odiseo, que no pensaba en otra cosa que en cadenas y cera, olvidaron la canción.

Sin embargo, Odiseo, para decirlo de algún modo, no percibió el silencio, porque pensó que ellas estaban cantando y que él era el único que no las oía. Por un momento pudo verles las curvas del cuello, el vaho de su profunda respiración, los ojos colmados de lágrimas y las bocas semiabiertas. Para él, todo fue parte de la música que se evaporaba a su alrededor sin ser captada por oído humano. Pero pronto, a pesar de su determinación, mientras miraba a la distancia, las sirenas desaparecieron en el mismo instante en que llegaban a su lado, y ya no las volvió a ver.

Pero las sirenas se alargaban y trenzaban, más hermosas que nunca; desplegaban escalofriantes cabelleras al viento y acariciaban las rocas con sus garras. Ya no querían seducirlo, solo atrapar el fulgor de los grandes ojos de Odiseo y conservarlo por un segundo.

Si las sirenas hubieran tenido conciencia, ese mismo día habrían muerto. Pero siguieron con vida, y Odiseo fue el único hombre que logró escapar de sus encantos.

A esta historia se añade un comentario. Se dice que Odiseo, hombre sabio, era astuto como un zorro, tanto que la diosa del Destino desconocía lo que guardaba en el corazón. Aunque nadie con sentido común pueda comprenderlo, es posible que Odiseo se diera cuenta de que las sirenas permanecieron calladas y representó una farsa para ellas y para los dioses, digamos que a modo de protección.

Franz Kafka

domingo 27 mar 2011, 19:05

Nostalgias

domingo 27 mar 2011, 13:16

José Santos Chocano
Nostalgia

" Hace ya diez años
que recorro el mundo.
¡He vivido poco!
¡Me he cansado mucho!

Quien vive de prisa no vive de veras,
quien no echa raíces no puede dar frutos.

Ser río que recorre, ser nube que pasa,
sin dejar recuerdo ni rastro ninguno,
es triste y más triste para quien se siente
nube en lo elevado, río en lo profundo.

Quisiera ser árbol mejor que ser ave,
quisiera ser leño mejor que ser humo;
y al viaje que cansa
prefiero terruño;
la ciudad nativa con sus campanarios,
arcaicos balcones, portales vetustos
y calles estrechas, como si las casas
tampoco quisieran separarse mucho...
Estoy en la orilla
de un sendero abrupto.

Miro la serpiente de la carretera
que en cada montaña da vueltas a un nudo;
y entonces comprendo que el camino es largo,
que el terreno es brusco,
que la cuesta es ardua,
que el paisaje es mustio...
¡Señor! ¡Ya me canso de viajar! ¡Ya siento
nostalgia, ya ansío descansar muy junto
de los míos!... Todos rodearán mi asiento
para que les diga mis penas y mis triunfos;
y yo, a la manera del que recorriera
un álbum de cromos, contaré con gusto
las mil y una noches de mis aventuras
y acabaré en esta frase de infortunio:
-¡He vivido poco!
¡Me he cansado mucho! "

domingo 27 mar 2011, 13:07

SUMAS
Uno más uno, decimos. Y pensamos:
una manzana más una manzana,
un vaso más un vaso,
siempre cosas iguales.

Qué cambio cuando
uno más uno sea un puritano
más un gamelán,
un jazmín más un árabe,
una monja y un acantilado,
un canto y una máscara,
otra vez una guarnición y una doncella,
la esperanza de alguien
más el sueño de otro.

De "Reducción del infinito"
Ida Vitale

sábado 26 mar 2011, 08:44

En la mente esta todo un universo por descubrir.
Haz caso al Metal, tienen respuestas.
Liberación igual atrevimiento.
Hablar para educar, ellos también están necesitados.
Intimo y secreto, con chispa.
Fantasía y color decoran tu vida.
Entierra lo caduco, florecerá la imaginación.

sábado 26 mar 2011, 00:44

No tengas miedo por lo que sientes,
nadie te explico su significado.
Confusión de sentimientos, natural.
Libertad de pensamiento, revolución.
Amistad sincera que obliga al compromiso.
Fluir sin barreras.

viernes 25 mar 2011, 04:57

La madres perdonan siempre: han venido al mundo para eso.
Alejandro Dumas

jueves 24 mar 2011, 22:56

QUIMERAS
Mi perfecto, mi ídolo de noche, provocación
de mis gozos solitarios mentales...
Te pienso, déjame que te piense. Me dirán
inmaduro, idealista, incapaz de amor.
Déjame suponerme entre tus piernas
(qué bien nos veo) coronarte de hiedras africanas
en idilios fingidos, con agua de rosas rociarte
los pies, pintarte un corazón sobre la cama
revuelta, con el pelo mojado y los ojos ardientes,
encendidos de sexo. En realidad te alabo solo
el perfil, me olvidaré del mundo luego. Tiraré
a la letrina todo, hecho un rebuño. Inmaduro,
del amor incapaz, te he amado por encima
del mundo, más allá de cualquiera...
Vino el amor mental. Siempre viene. Perdona.

Luis Antonio de Villena

jueves 24 mar 2011, 21:34

"Cuando cantas, yo canto con tu libertad
Cuando lloras, también lloro tu pena
Cuando tiemblas, yo rezo por tu libertad
En la dicha o el llanto, yo te amo.

Recordar un día sin luz , de tu miseria
mi país olvidó por un tiempo quién eras
Cuando cantas, yo canto con tu libertad
Cuando tú estás ausente yo espero.

Es tu religión o quizás realidad
una idea revolucionaria
Creo yo, que eres tú, la única verdad
la nobleza de nuestra humanidad
Por salvarte se puede luchar
esperarte sin desfallecer.

Cuando cantas, yo canto con tu libertad
en la dicha o el llanto, yo te amo.

La canción de esperanza
es tu nombre y tu voz
y la historia nos lleva
hacia tu eternidad

Libertad
Libertad."

jueves 24 mar 2011, 08:05

"Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío…"

Cernuda

jueves 24 mar 2011, 07:57

La voz (1938)

Cada día el silencio del cuarto solitario
se cierra sobre el leve rumor de cada gesto,
como el aire. Cada día la breve ventana
se abre, inmóvil, al aire que calla. La voz,
ronca y dulce, no vuelve en el fresco silencio.
.
Se abre como el respiro de quien va a hablar
y calla, el aire inmóvil. Cada día es el mismo.
Y la voz es la misma, que no rompe el silencio,
ronca e igual por siempre en la inmovilidad
del recuerdo. La clara ventana acompaña,
con su vibración breve, la calma de entonces.
.
Cada gesto golpea la calma de entonces.
Si sonara la voz, volvería el dolor.
Volverían los gestos en el aire asombrado,
y palabras, palabras a la voz sometida.
Si sonara la voz, hasta el temblor breve
del silencio que dura, se haría dolor.
.
Volverían los gestos del inútil dolor, golpeando las cosas a lo largo del tiempo.
Pero la voz no vuelve, y el murmullo remoto
no levanta el recuerdo. La luz inmóvil
da su hálito fresco.
Para siempre el silencio
calla, ronco y sumiso, en el recuerdo de entonces.
.
Emociones revoltosas, vaya, vaya..... no sufras, es vida, vuela libre como un pájaro, no temas las agradables sensaciones, ave del paraíso, vuela alto y divisa la grandeza de lo que no te robaron, los limites no se ven claros, a quien le importa ese caso, si vuelo alto.
.
Une auteur, je

miércoles 23 mar 2011, 20:25

Gracias, de corazón. Un beso.
Se libre en tu interior.

miércoles 23 mar 2011, 11:49

HEXAEDRO ROSA
I
¡Te amo!...
A tu lado, o en tu ausencia; en la realidad o en el sueño; en la intimidad del rincón amable o ante el formidable arrullo del mar; en la noche lunada o negra y punteada de estrellas interrogadoras; en el momento maravilloso y tierno del amanecer; en el estupor meridiano del día o en el pensativo crepúsculo de oro... En todos los sitios y a todas las horas te he dicho ya las palabras que creí no iba a pronunciar jamás.

II
Tu amor irrumpió en mi vida como se cuela una ráfaga por una ventana abierta. Todos mis papeles se alborotaron y en un vuelo de espanto se deslizaron bajo los muebles y hacia los rincones. ¿Qué has hecho revoltosa?... ¿Cómo penetras sin permiso?... No quieras irte. He cerrado cuidadosamente la ventana y no te dejaré hasta que arregles lo que desordenó tu travesura. ¡A ver si recoges aquel recuerdo mío y me traes esas cuartillas de la historia triste y el cuento ese que aún no he terminado, y aquella esperanza que germinaba bajo mi frente cargada hace un instante por estos pensamientos que han quedado aquí a mis pies, truncos y revueltos¡ ¡Qué maremágnum has ocasionado con tu entrada!. ¡Anda, obedece!...
Y mientras te digo todo esto tú estás ahí, de pie, en el medio de mi alma, con mi más vieja tristeza bajo el tacón de tu zapato, diciendo a mi severidad con una sonrisa divina: -Indudablemente, nada hay más descortés que un rayo de sol.... Y lo peor del caso -¡atrevida!- es que pareces muy satisfecha de que haya cerrado mi ventana.

III
Tú dices que eres triste. Yo sé que comprendes mis tristezas. Pero a pesar de ti misma, tú eres alegre, alegre como la luz, como la flor, como el trino. Lo raro es que tu alegría es producida por mi amor. Proviene tu alegría del amor del hombre taciturno, obsedido por el Misterio y por el Arte, envenenado por la Filosofía y por el Mundo.-Como yo conozco ese milagro, temo que se produzca en mí. Temo el contagio de tu celeste y poderoso júbilo. ¡Oh amada! No me arrebate tu alegría lo que me enorgullece y me define. ¡No vuelva el tiempo ingenuo de la poesía meliflua y desastrosa! En mi gravedad de crepúsculo tendré, para ti sola, luces y flores y trinos. Déjame la palabra amarga. La tristeza y la cólera son mías. Pero mi ternura sabrá mecer tu jovialidad de niña en un columpio de arrullos.

IV
Será un día cualquiera... Habrá rostros graves y rostros sonrientes. Todo ocurrirá como en un sueño y tú no sabrás qué pasa... (Tu alma será una dulce angustia y una expectación de aurora.) -¿Por qué me visten así? ¿Por qué me coronan de flores? ¿Por qué lloran y ríen?- me preguntarás. Y yo permaneceré silencioso, para no romper con mi voz el sonambulismo del momento. Pero cuando las amigas te hayan estrujado, cuando te hayan quitado los polvos a besos, cuando tú también derrames una lágrima límpida, entonces, rodearé tu cintura con mi brazo y te diré en una palabra: -Vamos...

V
Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor. Yo te vestiré de caricias.
Música la de mis palabras; perfume es de mis versos; Corona, mis lágrimas sobre tu cabellera.
¿Qué mejor cinturón para tu talle, que cinturón más tierno, más fuerte y más justo que el que te darán mis brazos?... Para tu seno ¿qué mejor ceñidor que mis manos amorosas? ¿Qué mejor pulsera para tus muñecas que la que formen mis dedos al tomarlas para llevar tus manos a mi boca?
Una sola mordedura, cálida y suave, a un lado de tu pecho, será un broche único para sujetar a tu cuerpo la clámide ceñida y maravillosa de mis dedos. Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor, Yo te vestiré de caricias.

VI
Entonces...
Cuando en tu cuerpo, rendido, no vibre ya el temblor elástico de los miembros; cuando tus labios no tengan fuerzas para besar; cuando tu brazo fatigado se extienda en reposo lánguido, y en un gesto débil y esquivo de negación agites la cabellera trémula...
Entonces...
Cuando tus ojos estén borrachos de adormideras sutiles, cuando los párpados te pesen y se caigan, quemados por la mirada ardiente de toda la noche... Entonces, a través de la fina malla de tus pestañas, verás todavía alargarse en mis pupilas ávidas un desperezamiento de panteras...

Rubén Martínez Villena

martes 22 mar 2011, 22:11

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

La 2 Noticias

Bio La 2 Noticias

Mara Torres presenta La 2 Noticias, el informativo de La 2 de TVE, un espacio único por su forma de enfocar la actualidad y contar lo que sucede cada día. Mara ha sido, además, presentadora del programa de radio 'Hablar por hablar'.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios