« Sobre trospidez y casquerosidad | Portada del Blog | Fundido a negro »

Halloween de porcelana

    lunes 28.oct.2013    por Julia Varela    4 Comentarios

Pardiez. A esta bella damisela se le ha caído la cabeza. De cuajo. Sus manos se han quedado congeladas en ese instante de docilidad, mientras la jeta se desangra una vez desmembrada del cuerpo níveo. Pero ella no pierde la compostura ni la gracia en gesto y rostro. 

Jharrison_Ruby(3)Las figuras de porcelana de Jessica Harrison son así de gores. Es una escultora británica de 31 años que nació en St Bees y estudió arte en Edimburgo. Sus obras exploran el exterior y el interior del cuerpo. Hablan de la vulnerabilidad de la carne. Amén. 

Jessica ha creado muebles de piel humana sintética (no desvela la receta del material) en los que inserta pelos auténticos. Con esa falsa epidermis elabora sofás y armarios en miniatura donde reproduce las líneas de sus propias manos.

También juega con calaveras. No les da patadas, sino que las rellena de dientes. Jessica va más allá de una representación física y literal de la expresión 'comerse la cabeza'. En este caso, se trata de masticarse repetidamente el cráneo

Le gusta transmitir la crudeza de una manera sutil. Su serie de doncellas ñoñas a la par de sanguinarias es el mejor ejemplo. Imagina que el Lladró que decora ese aparador de tu tía abuela se saca los intestinos como hace ésta de la foto.Jharrison_Rosamund(4)

Ahí la tienes, tan virginal, parece que no le duele nada. Se extrae la ristra de sí misma con total delicadeza, la sujeta con mimo, casi la abraza.

Juraría que está a punto de ponerse a rezar. O que escucha complaciente a un marido que le pide las zapatillas de andar por casa. 

Jessica Harrison satiriza así la feminidad cursi y sometida que ha quedado registrada en la porcelana a lo largo de los siglos. 

Rompe el estereotipo con la bestialidad de estos seres dulces que muestran sus adentros.

La cerámica de Maria Rubinke emplea una estrategia similar para descolocar al observador.

Rubinke nació en 1985, es danesa, de Copenhague, y ella está más interesada en el lado macabro de los niños.  Son igual de blancos e ingenuos que las damas victorianas de Harrison. También se comportan de idéntico modo zombi. Te descuidas un momento y dejan entrever sus sesos:

Open_minded

Infantes que se abren la coronilla, que se arrancan los ojos, que disparan despiadados a otros colegas babies. Que esperan tranquilos en el banco del parque mientras, por la espalda, pierden materia grisBancook

La Mariquita Pérez y aquellos mini bebés que muchos coleccionamos en EGB ahora reinterpretados como sádicos.

La puerilidad frágil -de hecho, estallan en pedazos si caen al suelo- capaz de protagonizar cualquier tabú y quedarse tan ancha. Cual sociópata.

Rubinke y Harrison hacen criaturas a las que, según las normas, deberíamos besar y acunar. Pero en realidad nos repugnan bastante

Digo yo que quizás estas dos artistas se han cansado del rollo cupcake. De las tartas de plastilina y la calceta.

De esas tareas que antes eran señal de encierro doméstico y que hoy, después de pasar por no sé qué filtro, son actividades propias de mujer moderna y urbanita.

Qué paradoja, porque lo de esperar frente al horno a que el bizcocho suba y el tricotar de bufandas son labores tradicionales y, en su origen, sumisas

Propias de señoritas y niñas, en principio, bien educadas. Como las que Jessica y Maria esculpen a imitación del pasado, pero que han acabado hartas de los modales. 

Estas chicas vintage de porcelana pasan de la repostería, aunque sea muy creativa y con mandil pop. Se quejan del estigma de apocadas y con los coloretes todavía intactos se rebelan de la manera más sincera y naif posible: enseñando tripas. 

Jharrison_Ethel1ok

 @VarelaJulia

Julia Varela   28.oct.2013 12:05    

4 Comentarios


No me gusta nada.(me refiero a las figuras)Si esto es lo que hay que hacer para luchar contra la feminidad cursi yo me quedo con aquella. ¡que asco!

lunes 28 oct 2013, 14:55

"No hay extensión más grande que mi herida", decía Miguel Hernández. Soy vampiro y estas muñecas en cierto modo me ponen...En mis cuatrocientos años de existencia he podido comprender que los humanos sois incapaces de mirar vuestro interior sin pudor.En mi mundo, estas muñequitas son también una hipérbole i-cónica.

martes 29 oct 2013, 23:24

Son las 7:30 h. de la mañana, primer café y un bocadillito de jamón york... Casi van a parar a la pantalla... ¡Qué fatiga! Impactante a la par que desagradable. ¡Y yo que pensaba que hacer punto y ganchillo era de lo más moderno! Ofú, qué rápido pasan las cosas de moda. No estoy terminando de escribir este comentario y ya es arte perder la virginidad en público...

jueves 31 oct 2013, 07:46

Pues para mi es una imagen transgresora de las tipicas muñecas de porcelana, otra visión de acarameladas que son.

jueves 31 oct 2013, 14:36

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Julia Varela

Bio Yo, laggard

Tendencias. Movimientos. Cosas que pasan. En la carrera de ir a la última, me reconozco entre la tribu laggard (rezagado in English). Admiro tanto las joyas impresas en 3D como un buen pincho de tortilla. Lo cool y lo castizo, aquí se habla de eso. De modernidades viejas, de antigüedades nuevas. De lo bonito. Poliédrica, multitasking. Gallega de lacón con grelos y madrileña inevitable de Malasaña. Periodista casi siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios