« Wanksy estuvo aquí | Portada del Blog | Despropósitos »

Mundo de tronos

    lunes 9.dic.2013    por Julia Varela    2 Comentarios

Este es un fotógrafo que se ha dedicado a viajar en busca de váteres públicos. Sí. Inodoros, baños, lavabos, mingitorios, urinarios, sanitarios, aseos, toilets, retretes, letrinas, excusados, WC. Llámalo como quieras pero la conclusión es que estos tronos siempre son tendencia. Inclinación natural, más bien, porque la fisiología nos obliga a sentarnos en ellos varias veces por semana. 

Lo que está claro es que no todos invitan al desahogo ni tienen la misma fotogenia. Siqui Sánchez tomó esta imagen en Erfoud, Marruecos. Es un retrete del desierto

Toiletplanet-22

"La pose del señor recuerda más al guardián de la cripta del faraón que al encargado de los lavabos. Cosa de la dignidad beduina", comenta Siqui. Es solo uno de los más de 500 descubrimientos que han generado su proyecto Toilet Planet

Los hay todavía más inquietantes que ese WC marroquí. En el periplo por Irak, Siqui se topó con unos barracones en mitad de la nada donde los camioneros hacen cola para liberar inmundicias. 

Son módulos de chapa y cortinas a punto de fundirse por el elevado calor. Ante el panorama de sudores, "solo piensas: antes de entrar ahí, me lo hago para dentro, en plan tántrico". Y continúas la ruta.

Toiletplanet-2También se le pasaron las ganas en China. Este fotógrafo natural de Granollers experimentó allí situaciones cercanas a lo traumático. Pekín aglutina gran parte de las letrinas más sucias del orbe.

En los hutong o callejones antiguos de la ciudad, decenas de vecinos comparten váter. O hablemos con propiedad: comparten agujeros infames sin ningún tipo de asepsia."Para ellos, es un tema menor. Hay que evacuar y punto". 

Tampoco en el Tíbet invierten en sofisticación, como demuestra la foto de la izquierda. "El tamaño del agujero aconseja no dar un traspié y el grado de intimidad es mejorable", ironiza el autor. 

No los ha probado todos, no siempre hay agallas. Aunque confiesa que vejiga e intestinos reaccionan con aprobación frente al glamour de algunos de ellos. Porque en el otro extremo de la precariedad china, está la excelencia japonesa

Hotel Mandarín Oriental de Tokio. Suban y meen. Es una experiencia futurista. Tanto que a veces es complicado hasta averiguar cómo se acciona la cisterna. 

Una ceremonia ultra moderna y pudorosa: "además de la decoración minimalista, los arreglos de ikebana y wi-fi, te acompaña un hilo musical con sonido de cascadas para que no haya necesidad de escuchar los ruidos del que está al lado". No quieren que se les vea ni que se les oiga. Durante la micción, se deleitan con el paisaje de rascacielos:  

Toiletplanet-14

De hecho, la calidad de los inodoros, explica el experto, tiene mucho que ver con la adecuada localización. No solo destacan los emplazados en edificios cool con vistas maravillosas. Hay mingitorios exteriores donde cualquier problema de tripa suelta queda eclipsado por la contemplación del paraje abrumador

Esto puede comprobarse en Nueva Zelanda, donde existen casetas con baños direccionados hacia las típicas montañas de El Señor de los Anillos. Incluso la siguiente letrina suiza tiene su punto encantador, aparte de la intencionada estimulación del sentimiento patriótico. Imagina acabar el asunto fecal y abrir la puerta a una bocanada de aire alpino, como es el caso. Ni Don Limpio puede competir con ese frescor auténtico:

Toiletplanet-18

Para solucionar sus urgencias, Siqui se queda con los aseos nórdicos. Viajaría allí a cada retortijón. "Lavabos impecables y perfectos, para quedarse a vivir". Váteres de high level, como indica su índice de desarrollo económico y grado de respeto por lo público

Lo cierto es que Toilet Planet es casi un estudio sociológico que el autor recogerá en breve en un libro: "Observando los WC de un país, tienes una idea bastante exacta del nivel de civilización, de cómo son los valores de sus habitantes". 

Pero no hay que irse hasta Finlandia o Noruega para comprobar el buen estado e higiene del mobiliario urbano. Otro vistazo a los suizos. El urinario hermético y cochino de las calles de Madrid queda bastante mal si echas un ojo al de Lausana. Más público imposible, aunque, en teoría, "al cerrar la puerta, el cristal se vuelve traslúcido", para salvaguardar la intimidad del ciudadano:

Toiletplanet-16

En la investigación de Siqui Sánchez también figura el mingitorio de súper tecnología soviética de la Estación Espacial MIR o los -básicamente- desagües espeluznantes del Monasterio de Jokhang, en Lhasa. Con chorretones de sangre de animal en las paredes que dan escalofríos. Toiletplanet-4"Quizás ahí mismo realizan sacrificios rituales", sospecha el fotógrafo. 

Entre los más entretenidos, están los de un pub de Londres. Frente al urinario, colgada de la pared, hay una pantalla. La caída de la orina "activa un videojuego de esquí la mar de divertido. Haces slalom hasta que se agota el suministro". 

En pocas palabras, Toilet Planet reivindica un lema: dime dónde meas y cagas y te diré cómo eres. Podría enunciarlo de un modo más culto y con matiz antropológico, pero ahora no me sale. Para qué andarnos con eufemismos cuando se trata de un hábito corriente y recurrente. 

Tal vez no está demás alertar de que los baños autoctónos no sacan ni un bien alto en esta especie de informe WC-PISA: son mediocres en cuestión de innovación y pulcritud. 

A la derecha, un ejemplo. Siqui Sánchez lo describe: "Váter hispánico 100%. Urinario averiado semi cubierto por una bolsa de plástico. Fregona y cubo a disposición del respetable".

Vamos que, para variar, no funciona. Eso sí, ahí está la fregona con objeto de parchear, de hacer un apaño. Invento patrio, tan typical, tan nuestro. Un retrete de indiscutible marca España.

 

 @VarelaJulia

(Está previsto que el libro Toilet Planet de Siqui Sánchez llegue a las librerías antes de abril de 2014.  A partir del 10 enero, puedes ayudar a su financiación vía crowfunding en Verkami)

Julia Varela    9.dic.2013 07:11    

2 Comentarios


En un viaje reciente a Grecia, me ha sorprendido
lo limpios que estaban los aseos,incluso los de carretera (el único inconveniente es la forma de tirar el papel higiénico).Conclusión no importa más o menos la crisis.Como me decia mi abuela¡lo pobre no quita lo limpio!

miércoles 18 dic 2013, 19:40

Las fotos del libro son geniales,
ya se puede colaborar en :

http://www.verkami.com/projects/7272-toiletplanet-un-viaje-a-traves-de-los-vateres-del-mundo#question_answers-7272

Vale la pena aunque solo sea para mirar la propuesta.

domingo 12 ene 2014, 19:27

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Julia Varela

Bio Yo, laggard

Tendencias. Movimientos. Cosas que pasan. En la carrera de ir a la última, me reconozco entre la tribu laggard (rezagado in English). Admiro tanto las joyas impresas en 3D como un buen pincho de tortilla. Lo cool y lo castizo, aquí se habla de eso. De modernidades viejas, de antigüedades nuevas. De lo bonito. Poliédrica, multitasking. Gallega de lacón con grelos y madrileña inevitable de Malasaña. Periodista casi siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios