« El mundo en el bolsillo | Portada del Blog | La Era de la Ira »

La revolución digital

La foto(2)

Esta tarde, Agustín Martínez, guionista de LA NUBE, comparte una reflexión con todos nosotros. Dice así:

Comparamos lo que ahora estamos viviendo, esta revolución digital, informática o de la información, da igual como queramos llamarla, con la Revolución Industrial. El ordenador es nuestra máquina de vapor: el símbolo que inicia el cambio. Normalmente, cuando alguien cita la “revolución digital” lo hace con una sonrisa en la cara. Emocionado. Como diciendo: “venga, tíos, ¿no os dais cuenta? Estamos viviendo un cambio histórico. Nada volverá a ser lo mismo.” Y no le falta razón. Lo que a lo mejor le sobra es la sonrisa.

Vale. Digamos que lo que ahora nos está pasando es lo mismo que pasó durante la Revolución Industrial. Sí, el mundo cambió. Posiblemente, la vida se hizo más fácil. Pero quizás no esté de más recordar que, en el camino, unos cuantos murieron en las fábricas. Que había jornadas de trabajo interminables. Que los niños también eran obreros. Que surgieron barrios llenos de miseria en las ciudades.

Si estamos en el comienzo de una revolución similar a la industrial: ¿no es eso lo que nos toca?

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor, uno rápido para no deprimirnos, la situación no es para tirar cohetes. Hemos cogido la costumbre de culpar de todo lo que nos pasa a los Bancos y a la clase política, a los mercados esos que no sabemos muy bien quiénes son… y no es que sean unos santos, pero: ¿tienen ellos toda la culpa? ¿No será que esta revolución digital que tanto nos tiene que cambiar, pasa primero por cargarse todo lo que había antes?

Podemos echarnos a la calle y protestar, pero lo seguimos haciendo con smartphones y tablets. Conectados a Internet: nadie se plantea que la red pueda tener la culpa de los que nos ocurre, pero, ¿y si es así? ¿y si esta desestabilización del sistema es culpa de la Revolución Digital?

La Revolución Industrial trajo la mecanización del campo y, con ella, el paro. La gente emigró a las ciudades, donde la nueva industria les daba trabajo. Durante horas interminables y en condiciones infrahumanas, pero trabajo.

Hoy, el ejemplo de la industria que nace para dar nuevos trabajos es Instagram: una empresa que vale 1000 millones de dólares y que tiene a 13 empleados. El cambio es evidente. Instagram vale más que el New York Times, con todos sus periodistas, administrativos, documentalistas, fotógrafos…

Se destruyen trabajos: la industria discográfica, muriendo, la del cine, un tanto de lo mismo… Solo por nombrar a un par de sectores. Gente engordando las listas del paro y, esas nuevas empresas que simbolizan los nuevos tiempos, dan trabajo a 13 personas. ¿Realmente es posible este cambio? ¿No estamos creando un mundo en el que, fundamentalmente, lo que sobran son seres humanos?

2 Comentarios

Con la salvedad de que en la revolución industrial solo los ricos empresarios podían tener una máquina de vapor, y hoy en día cualquier persona con un nivel adquisitivo medio puede tener un ordenador en su casa.

La revolución digital la lideran las personas de a pie, no los empresarios jurásicos ni los banqueros como antaño.

Creo que es una diferencia más que notable. Si con estas herramientas no podemos cambiar el mundo es que es imposible.

Hoy despacio no hay contacto humano,es muy raro que en este generacion los amigos se veen uno y el otro para habler,tocar,abrazar. Hoy todo es muy frio. FaceBook, Skype, SMS. La gente no hable entre ellos, no se encuentran para discutir,tomar una copa, solamente estar juntos para estar juntos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Síguenos en...

Últimos comentarios