3 posts de junio 2012

¡Que siga el espectáculo!

 

Nuevos soportes, de los smartphones a las tabletas; un público ansioso por ver las películas en casa incluso desde el día de su estreno y por escuchar todos los discos que sea posible; una incesante piratería... La irrupción de Internet, con su avalancha de cambios, ha sumido a la industria del espectáculo en una profunda crisis. Y los generadores y distribuidores de contenidos no logran satisfacer -en la mayoría de los casos- las expectativas de los usuarios.

Pero el show debe continuar. La refundación del modelo de negocio es posible. Las alternativas legales están ahí. Se llamen Youzee o Filmotech en España, o NetFlix en EEUU. Aunque... claro, no es difícil comprobar que los espectadores tienen razón en su principal crítica sobre el VOD (Vídeo bajo demanda): la oferta resulta muy corta, los catálogos son reducidos.

Por ejemplo, Filmin, el buque insignia del cine online en nuestro país, incluye entre sus más de 2.000 películas a autores del prestigio de Atom Egoyan o Ken Loach; y eso está muy bien, que un cinéfilo que viva en Villafufre o Soria cualquier ciudad sin salas en versión original pueda acceder a filmes independientes y de calidad por apenas 2 euros, pero ¿qué pasa con los éxitos de taquilla? ¿Dónde están Harry Potter y las reliquias de la muerte, o Torrente 4, los superventas del año pasado? ¿O, sin ir más lejos, la ganadora de los Goya, No habrá paz para los malvados, o las demás candidatas al premio gordo? Ninguna se puede ver legalmente por Internet. ¿No habíamos quedado en que hay que promocionar el cine español para alcanzar el soñado 40% de cuota de pantalla de Francia (porcentaje de cine patrio en el cómputo de la taquilla total), casi utópico en comparación con nuestro paupérrimo 15%?

Seguro que avanzamos algunas respuestas a todas estas preguntas con uno de nuestros invitados de LA NUBE mañana. Enrique González Macho no solo es presidente de la Academia de Cine, sino también dueño de la distribuidora Alta Films y de la red de salas Renoir y Princesa. González Macho tiene muy presente la importancia de Internet, pese a lo que interpreten algunos tuiteros y blogueros que primero disparan y luego preguntan. Para estos últimos, su discurso huele a reaccionario ("Internet no es una alternativa, ni siquiera un complemento al esfuerzo económico que supone producir cine"), sobre todo si lo comparamos con el de su predecesor en el cargo, Álex de la Iglesia, que considera que la Red "es la salvación de nuestro cine”. Pero eso no significa que este productor tan parecido a Francis Ford Coppola no crea en el futuro digital, sino que dice lo que piensa y lo que ve: que de momento la industria cinematográfica no ha sabido sacar partido (económico) a la revolución digital.

Muchos internautas piden un Spotify del cine. Y no les falta razón, al fin y al cabo. El modelo freemium (a medio camino entre free -gratis- y premium -de pago-, es decir, con un porcentaje de usuarios de pago y una gran mayoría que disfruta de ello gratis pero con interrupciones de publicidad) no está generalizado en la industria cinematográfica, a diferencia de la musical. Para saber más de esa plataforma que ha cambiado nuestra forma de escuchar y de acceder a las canciones, contaremos con Lutz Emmerich, el director en España de Spotify.

Pero también interesa escuchar la voz de aquellos que crean los contenidos. De la polifacética cantante y actriz Najwa Nimri, por ejemplo, o del actor y humorista José Mota. Y de los que organizan espectáculos que todavía son rentables (o eso parece): los festivales. El Día de la música, el próximo 21 de junio, lo dirige el promotor Enrique Calabuig, responsable durante años del FIB y del Heineken-Greenspace.Él y José Luis Cienfuegos (director del festival de Sevilla después de 16 años al frente del Festival de Gijón, del que lo echó el nuevo Gobierno asturiano) saben mejor que nadie acerca del llamado boom festivalero de los últimos años. También podrán avanzarnos si en estos tiempos de crisis triunfará la posibilidad de asistir a los certámenes desde Internet por una pequeña cantidad, y otras muchas vías de futuro.

Os esperamos en LA NUBE.

Vendedores y vendidos

Pau García Milà solía ir a casa de su amigo Marc a trabajar en proyectos de Internet. Pero siempre se olvidaba de llevar algo, y le tocaba volver a subir la pronunciada pendiente que separaba sus viviendas. Para solucionarlo, pensó, ¿qué mejor que poder acceder a sus archivos desde cualquier parte del mundo? Este chaval de 17 años de Montserrat creó así la primera “nube”, mucho antes de que se hiciera mundialmente famoso el cloud computing; para entendernos, fue pionero en un software que nos permite almacenar en Internet nuestros documentos y abrirlos en cualquier ordenador. Hoy, García Milà, fundador del sistema EyeOS, es uno de los jóvenes empresarios más destacados de nuestro país. Estará en LA NUBE mañana jueves, en un programa sobre la "tierra prometida" que representa Internet para los nuevos negocios.

PauprintGegant 2

Así es esta era digital: para llevar a cabo una empresa brillante puede bastar con una buena idea y una inversión mínima. O no. Nos lo explicará con detalle Tomás Diago, creador de Softonic, la página web de descarga de programas informáticos líder en Europa y Latinoamérica. En plena crisis han crecido de 60 a más de 100 millones de usuarios en apenas dos años, e incorpora a 50 nuevos empleados cada curso. Cuando uno piensa en la sede de una start-up digital imagina futbolines, sofás o ping pong. Softonic es exactamente así. Incluso cuenta con una sala de masajes. También con un jefe joven y menos tirano encorsetado y distante que los peces gordos tradicionales. Ellos defienden que los trabajadores han de sentirse cómodos (no en vano, llevan años en los primeros puestos del ranking Great place to work).

Es la hora de los emprendedores, visionarios capaces de convertir la crisis en oportunidad. 475 millones de internautas europeos generaron el pasado año 160.000 millones de euros en comercio electrónico. La Red impulsa nuevas formas de consumo y nuevos productos.

Pero tiene sus peligros. Por ejemplo, la barbaridad de información sobre nosotros de la que disponen las compañías. Alejandro Suárez, empresario de nuevas tecnologías, desvela en Desnudando a Google la letra pequeña que esconden quienes dominan el mercado publicitario mundial. Porque Internet es la herramienta de captación más poderosa que jamás haya existido, pero el rastro que dejamos los internautas al navegar da pie a una publicidad tan segmentada y precisa que resulta difícil no inquietarse.

De la mano del experto en marcas y publicidad Andy Stalman conoceremos las posibilidades de las redes sociales y el mercado digital para los negocios. Este crack argentino, hincha de Boca, me impresionó en el Congreso de Ciudadanía Digital de San Sebastián. Como conferenciante no tiene precio: entretiene, emociona, impacta. Como conversador cara a cara... es aún mejor. No os lo perdáis.

Ciudadano digital

Islandia era el país perfecto. Hasta que la especulación de los gerifaltes de las finanzas se lo llevó a pique. Pero el músico Hördur Torfason se negó a aceptarlo: se armó de una cacerola y una espátula, se plantó delante del Parlamento y empezó a hacer ruido. Un sábado tras otro, se unieron a sus protestas en Reikiavik miles de ciudadanos. Después de cinco meses de manifestaciones, provocaron la disolución del gobierno y la convocatoria de elecciones. Su experiencia, que este jueves nos explicará en directo en el plató de LA NUBE, sirvió de inspiración al 15-M o a Occupy Wall Street. Movimientos que se fraguaron en Internet y se expresaron en la calle.

 

Kevin Keith estaba condenado a muerte sin pruebas concluyentes. Gracias a 11.000 firmas recogidas por Change.org, el gobernador de Ohio le conmutó la pena. Con más de 25 millones de usuarios registrados en apenas tres años, la web creada por Ben Rattray es la plataforma mundial de esto que se ha dado en llamar ciberactivismo. Desde hace unos meses, la web española Actuable forma parte de Change.org. Su creador, Francisco Polo, estará con nosotros mañana para analizar este fenómeno: cómo aspiran a solucionar paso a paso los grandes problemas, de los derechos civiles al medio ambiente, con pequeñas victorias basadas en la suma de fuerzas.

La crisis nos ha puesto las pilas. Ya nadie cree que vivamos en un mundo perfecto. O que la democracia tal como la conocemos sea ese fin de la historia y las ideologías que pronosticó Fukuyama. Contra aquellos que auguraban que la Red multiplicaría el individualismo y el aislamiento de los internautas, resulta que se ha convertido en una poderosísima herramienta social: la pólvora de cientos de iniciativas solidarias y el cemento que aglutina conciencias.

¿Hasta qué punto se traducen en resultados reales las iniciativas digitales? Profundizaremos en esto con un destacado representante del movimiento Democracia Real Ya, el jurista Francisco Jurado. Nos acompañará también un periodista que no ha escatimado críticas a los jóvenes indignados: Alfonso Rojo, veterano corresponsal de guerra para Diario 16 o El Mundo y creador y director de Periodista Digital.

Como fuente de información, Internet también permite difundir millones de datos. En los últimos tiempos han proliferado pequeñas plataformas que piden cuentas a los poderosos. Algunos gobiernos -empezando por Obama: www.data.gov- comienzan a aplicar una verdadera transparencia, también conocida como open government (no es el caso de España, donde la nueva ley deja bastante que desear), pero nunca estarán de más organizaciones como Tuderechoasaber, Dónde van mis impuestos o Qué hacen los diputados. Hablaremos con Vicky Bolaños, creadora de esta última. Un "parlamento ciudadano" que fiscaliza la labor de los diputados.

Todas estas iniciativas (sin olvidar esa corriente pragmática y eficaz que encabeza Fix my street -"arregla mi calle"- en Inglaterra) se basan, en el fondo, en el lema que da nombre a otra plataforma: They work for you.

Por ahí van los tiros de la nueva democracia digital: Ellos -políticos, banqueros, gestores- trabajan para ti, Ciudadano. No lo olvidemos.

Equipo de La Nube


Presentado por Toni Garrido, La Nube es un nuevo proyecto de programa de televisión y página web, dedicado a la sociedad de Internet, a esta nueva era digital que está modificando nuestras vidas a un ritmo tan vertiginoso que a veces cuesta asimilar la trascendencia de los cambios. Todo se disuelve en un nuevo estado de las cosas que abarca la política, la participación ciudadana, los medios de comunicación, el consumo, la industria cultural, las formas de ocio, las relaciones interpersonales, la conducta sexual… y, en esencia, la experiencia individual de ser y estar en el mundo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios