« El cuadro de honor | Inicio | Neptuno »

Quince minutos

La parte entera de la marca objetivo de Erika eran 15 minutos. Sólo 26 centésimas la separaron de la satisfacción absoluta. Estaba muy contenta por su quinto puesto en la final de ayer, pero con ese saborcillo de haber podido hacer una brazada más potente en un momento dado, un viraje más rápido al principio, un deslizamiento más largo... 26 centésimas no es nada... si no se es suficientemente ambicioso. A pesar de eso, Erika estaba orgullosa porque, una vez más, lo había dado todo.

Mientras Erika luchaba por romper la barrera de los dieciséis minutos había una lucha también interesante unas calles más allá. La danesa Lotte Friis, a la que entrena Paul Wildeboer, padre de Aschwin, estaba dispuesta a dar la tarde a todos los romanos que habían venido a apoyar a su conciudadana, Alessia Filippi. Salió sin miedo y nadó de miedo. Pero la bella Alessia tenía una estrategia muy clara y el público la llevaba en volandas en cada cambio de ritmo que hacía. A falta de 500 metros se puso a la altura de Lotte, que no estaba dispuesta a dar su brazo a torcer.



En el 1100 Alessia pasó por delante por primera vez, una centésima, y luego metro a metro fue despegándose ligeramente de la danesa, mejor dicho, centímetro a centímetro. El último 100 la Filippi estaba 6 centésimas por debajo del récord del mundo, la grada empujaba y empujaba, pero extrañamente en este mundial, el récord del Mundo no cayó. En realidad creo que a Alessia no le importó nada el récord, se coronó campeona del mundo en casa, con los suyos y eso no tiene precio, lo sé de buena tinta.

La entrega de medallas tuvo dos detalles que me gustaron mucho. Por un lado el afectuoso abrazo de Alessia y Lotte desprendía deportividad y respeto. Por otra parte al himno italiano, desde que viví aquí le tengo un especial cariño, y escucharlo cantado por todo el público mientras una bellísima persona disfrutaba la recompensa al trabajo bien hecho fue un momento muy bonito para mí, ¡imaginaos para ella!

Enhorabuena Alessia, Lotte y Erika, por vuestro espíritu de lucha y deportividad.

2 Comentarios

Hola Maria no se si por los bañadores nuevos, los records, lo bien que lo haceis los españoles que nos teneis pegados al sofa pero esta siendo un mundial increible. Enhorabuena a todos y reparte suerte y besos de mi parte al equipo español.

La barrera que rompío fue la de los 15 la de los 16 los rompío hace ya tiempo. Un abrazo fuerte maría

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

María Peláez


A sus 31 años, María Peláez es una leyenda de la natación española.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios