« Las palabras pueden hackear (literalmente) tu cerebro | Portada del Blog | Cómo hacer el regalo perfecto según la ciencia »

¿Un medicamento placebo puede curar? Así funciona el placebo en el cerebro

    viernes 16.dic.2016    por Equipo CogniFit    0 Comentarios

  • Creer en el efecto de una pastilla, aunque no contenga ningún principio activo, produce efectos curativos.
  • El efecto placebo produce cambios en el cerebro pudiendo reducir el dolor y síntomas como la fiebre.

Efecto Placebo

Mairena Vázquez Rodríguez - Psicóloga CogniFit (Evaluación neuropsicológica y entrenamiento cerebral)

Todos hemos pasado por situaciones en los que sentimos dolor en alguna parte de nuestro cuerpo, nos tomamos una pastilla y nos quedamos como nuevos. Qué maravilla, ¿verdad? Pero… Y si al paciente le administran una pastilla sin ningún tipo de medicación entre sus componentes? ¿podría calmar nuestro dolor?

Cuando hablamos de efecto placebo nos referimos a sustancias que no tienen por sí mismas efectos curativos pero que, si quien se las toma cree que así se va a curar, resultan eficaces produciendo en el paciente un potente efecto terapéutico.

El efecto placebo actúa tanto a nivel físico (descenso del dolor, disminuyendo la temperatura corporal en casos de fiebre,…) como a nivel psicológico (reduciendo nuestros niveles de ansiedad, estrés,…).

A modo de ejemplo, imagina que sientes un intenso dolor de cabeza y te tomas una pastilla de una sustancia que no es el fármaco en sí (por ejemplo, de azúcar). Imagina además que esta supuesta pastilla tiene la forma y el color de las pastillas que sueles tomar de manera habitual. Como crees que se trata de una pastilla normal, de algún modo estarás engañando a tu cerebro ya que crees que esa pastilla posee un efecto terapéutico. Del mismo modo que afirma Benedetti, “aprendemos a asociar una pequeña pastilla blanca – la aspirina – con una disminución del dolor de cabeza”.

Según un estudio realizado por Kaptchuk (Instituto Superior de Psicología Aplicada de Lisboa) no solo hablamos de efecto placebo cuando pensamos que una pastilla inocua puede tener los mismos efectos que un fármaco, sino que además, si pensamos en una situación sanitaria en la que tomamos una pastilla, aún sabiendo que se trata de un placebo, surtiría efecto. Factores como las creencias del doctor, los rituales terapéuticos como las palabras, actitudes y expectativas influyen en los pensamientos de las personas haciendo que se produzca un mayor o menor efecto placebo.

El efecto placebo hace que desaparezca o disminuya la percepción que tenemos de un determinado dolor. Cuando se produce el efecto placebo existen zonas del cerebro que se activan/desactivan. Pero, ¿cómo se produce este fenómeno?

Con pruebas de neuroimagen se ha observado que cuando consumimos sustancias que actúan como placebos pero que creemos que son medicamentos reales se desactivan algunas regiones cerebrales encargadas de sentir e interpretar el dolor y se activan otras regiones.

Entre las áreas que se activan o desactivan encontramos zonas como la ínsula, amígdala, córtex prefrontal, tálamo, corteza somato-sensorial… Se ha descubierto que una zona dentro de la circunvolución frontal medial es la principal región cerebral donde se puede identificar quien de verdad ha sentido alivio o no con el efecto placebo. Incluso se ha comprobado que el cerebro puede mandar una respuesta a la médula espinal para que actúe sobre un tejido que produce sustancias naturales para calmar el dolor.

Investigaciones realizadas por la Universidad de Michigan establecen relaciones entre el efecto placebo y la dependencia a ciertas sustancias. Se ha observado que el núcleo accumbens se activa en los momentos de adicción y recompensa. Para que el cerebro se active, hace falta un proceso de creencia y esta creencia se ha relacionado con el efecto placebo.

Otra manera de explicar cómo nos reduce el dolor el efecto placebo se traduce en ser conscientes de que cuando consumimos un placebo y pensamos que nos ayudará a paliar nuestro dolor, se generan neurotransmisores como la dopamina, algunos opiáceos y diferentes hormonas como la oxitocina o la calecistoquinina que producen una mejora real de los síntomas.

Categorías: Ciencia

Equipo CogniFit   16.dic.2016 20:09    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Desafía tu mente

Bio Desafía tu mente

¿Por qué dormimos mal en camas extrañas?, ¿Cómo aprende el cerebro de un niño?, ¿Por qué llamamos a nuestro hijo por el nombre de su hermano?. Si 'Desafía tu mente' te deja con ganas de más, estás de suerte: el equipo de neurociencia de CogniFit abre blog para acercarnos curiosidades sobre el funcionamiento del cerebro y la mente humana. http://www.rtve.es/desafiatumente
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios