« El diseñador Josep Font gana el Premio Nacional de Diseño de Moda de 2014 | Portada del Blog | El Toisón de Oro, la orden del vellocino »

Facebackproject: Una mirada sincera, y tierna, al mundo de las modelos

    jueves 20.nov.2014    por Rafael Muñoz    4 Comentarios

-La soledad de las modelos-


 

Momentos antes del desfile hay prisas, carreras, algún choque. Decenas de manos vuelven a peinar, maquillar y vestir a las chicas que, con paciencia, se entregan a los profesionales que trabajan a destajo para que salgan perfectas a la pasarela.

Ellas aguantan tirones de pelo, brochazos que rozan el ojo, prendas que oprimen el pecho, zapatos imposibles que hacen daño con tan solo mirarlos...

Luego da comienzo el show, cada vez más breve. Los desfiles, por suerte, se acortan. A veces duran menos de diez minutos. Después de los aplausos las luces vuelven a apagarse y el backstage de MBFWM no es el mismo.

Ya no hay risas, grupos de modelos y periodistas hablando, cámaras de televisión grabando y entrevistando a modelos, maquilladores, diseñadores, estilistas...

Ahora la moda se vive en directo, en twitter, Instagram, Vine... Las cadenas de televisión apenas dedican tiempo a la moda y a la crónica social. Las primeras filas ya no están repletas de caras conocidas.  Ahora la oscuridad inunda el backstage, en el que las pantallas de los móviles parecen inquietas luciérnagas, perdidas. Fuera, tampoco es lo que era.

 

 

Modelo-en-maquillaje

 

Hubo un tiempo en el que los desfiles de Ángel Schlesser, Torretta y Victorio&Lucchino tenían más famosos que el Hola. La Infanta Elena no faltaba a Schlesser, Eugenia Martínez de Irujo era fiel a Torretta y Bibiana Fernández o Marta Sánchez aplaudían a las famosas modelos y actrices que subían los sevillanos a la pasarela: Naomi Campbell, Elle McPherson, Penélope Cruz...

 Para colmo, las primeras filas de los desfiles,  a excepción de los de Davidelfín, son un aburrimiento, un bucle de productos prefabricados a golpe de post. Tristes clones de Olivia Palermo, cansinas repeticiones de gente que no sabe de moda, que tan solo compra ropa que no  es otra cosa que una copia de algo que en otro cuerpo puede ser moda.

Y en ese escenario en el que se finge tanto trabajan grandes profesionales azotados por la crisis, por los cambios, por la mediocridad imperante en el sector. Pues bien, de todo ello se habla en Facebackproject, el documental realizado por José María Díez, conocido por todos como Pototo, con al ayuda de Sara Rivera.

Un artista de la imagen, en papel y en vídeo, que siempre está en el backstage con la cámara en la mano, esperando el momento oportuno para disparar a matar. A matar el tedio, el aburrimiento, el desánimo.

Sus fotografías siempre gustan a las modelos porque se ven reales, guapas. La mayoría no se reconoce en las imágenes de las pasarelas. Y ahora esos instantes congelados se descongelan en forma de documental para ofrecer una visión diferente de una profesión que no siempre es divertida. Es Facebackproject.

Ha sido un ejercicio de sinceridad y a la vez de rabia, motivada por la imposibilidad de encontrar apoyos suficientes. Pero, a la vez, estimulada por la necesidad de tener algo que decir, aunque nadie te escuche", dice Pototo. "Quizá esa ausencia de apoyo haya dotado a facebackproject de una carga sentimental, que aunque en momentos parezca cursi o paternalista, al final consigue emocionar. Esa es la lección que me han trasmitido los espectadores. No quería una ficción, quería algo que el auténtico cine documental transmite: una carga de sentimientos". 

 

Modelo-en-backstage

 

-Pototo, ¿qué pretendes con este documental?

-En realidad no pretendo nada. Es una simple reivindicación estética y puramente personal. El que lo entienda, que lo disfrute. Es tan sencillo como sentarse en la butaca y dejarse llevar. Algunas personas que considero inteligentes y capacitadas, lo han hecho, y el resultado ha sido una exaltación de los sentidos. Evidentemente tiene defectos, pero… ¿hay alguna obra en cualquier disciplina que no los tenga? 

 

-¿Cuánto tiempo has empleado en hacerlo?

-Creo que no se trata de definir el tiempo material. En ese sentido han sido algo más de dos años y medio, pero… ¿y los más de 10 años sintiendo algo en el interior de unas mujeres con unas vidas separadas en su yo más íntimo? ¿Cómo puede definirse de un modo racional lo que llega a emocionarte? ¿Es el concepto del tiempo algo tan burdo que hay que cuantificarlo con un reloj? ¿No sería más sencillo dejarte llevar y que los acontecimientos te embarguen? ¿Cuánto duran las emociones? ¡Quizá me haya llevado una vida entera llegar aquí! 

 

-¡Y sin ayuda, claro!

-Por supuesto. Es el sino de mi vida. Hacer lo que haces por pura pasión. No es un deporte, sino una religión. El que quiera entenderlo, que lo haga. Jamás doblaré la rodilla para someterme a la decisión de una gran corporación o entidad. Sé que hay que comer, pero si no lo consigo de otro modo, aún hay amigos y familia que me apoyan. Lo triste, en todo caso, es que mientras andas el camino y buscas algo imposible como es la financiación, surgen empresas carentes de ideas que intentan copiarte. Lo trágico es que no se dan cuenta que la sinceridad y la pasión no se encuentran con dinero.

Nunca he tratado de cambiar su relato, únicamente he pedido que se suban al tren. Pero el tren está en marcha y sus egos pesan tanto que no les permite subirse al vagón. Yo sigo y si hay alguien que lo entienda y quiera sumar en lugar de dividir, bienvenido sea, nunca se arrepentirá. Y… ayuda sí. La de mis amigos, la de aquellos que no piden nada a cambio. 

 

 

Modelo-antes-de-salir-a-la-pasarela

 

El documental se presenta a ocho candidaturas para las nominaciones de los premios Goya. Entre ellas, las de Mejor película, Mejor dirección novel, Mejor guión original, Mejor música original, Mejor canción original, Mejor dirección de fotografía,Mejor montaje y Mejor película documental. Y casi todas recaen en Pototo.

 

-¿Qué es para ti un backstage?

-Es un cúmulo de sensaciones. Por una parte la seducción que siempre provoca ver como todo funciona como un reloj en el momento de preparar un espectáculo y cómo son las personas, las que al final lo consiguen. Por otra parte, sentir cómo unas mujeres destinadas a dar forma al espectáculo, dejan de lado sus asuntos personales para que todo fluya. No me interesa el negocio de la moda tal y como está conformado. Me interesan las personas que son capaces de llevarlo a cabo. Quizá esté “demodé” pero el humanismo es quizá la única forma que tengo de entender esta sociedad.

 

-¿Ha cambiado mucho en estos años?

-Desde luego. Antes podías conformar una familia con todas las personas que rodean el mundo de la moda. Hoy en día es demasiado frío. Existen demasiados intereses para que esto siga adelante. Pero hemos olvidado el humanismo, como decía antes. Creo que es un error. Cuando las personas tienen una motivación mayor que la simplemente económica, rescatan los auténticos valores que nos conforman como individuos. Somos lo que somos, pero somos mejores cuando nos tocan la fibra. Este es un mundillo cargado de emociones, cargado de capacidades artísticas, pero… demasiadas veces cargado de egos e intereses económicos. Estoy absolutamente convencido, que con más valores humanos, todo sería mejor. Incluidos los diseños de ropa.

 

-Mójate, ¿qué modelo tiene la mirada más especial? ¿Y quién tiene magia?

-Me fascina la mirada de Michaela Kocianova cuando en muchos momentos de aparente calma, se somete a su yo más íntimo. Cuando absorta en sus pensamientos, no se da cuenta de lo emotivo de su mirada. Me fascina Sheila Márquez en su aparente seguridad, pero en el fondo necesitada de apoyos. Me cautiva la frescura de Xenia o la serenidad de Ada. Cada una de ellas en un momento, sobre el que estás más sensible, es capaz de evocarte instantes nostálgicos o alegres. Son modelos por algo. No es casualidad.

 

 

Modelos-en-backstage

 

-A veces, el documental suena un poco paternalista… ¿Ves a las modelos como chicas desvalidas?

-Paternalista, porque soy padre de una niña. Pero no por ser padre de ellas. Son mujeres hechas y derechas, pero la lucha interna a la que creo que  se someten las ha hecho madurar muy rápido. No necesitan un padre aunque lo añoren. Mi visión es de respeto y admiración y aunque utilice un lenguaje paternalista, en el fondo lo que me despiertan es cierta ternura.

 

-Cuando las ves a través del objetivo en esos momentos previos al desfile ¿te dan pena?

-No. Salvo que conozca alguna debilidad personal. No es pena, es cariño. Apenas las conozco, pero me siento cercano. Es ternura lo que me despiertan. Siento una belleza tan frágil, que lo que me provocan es que las inmortalice a través de la cámara. Sus momentos son sublimes y me obsesiono por conservarlos. Sus miradas me elevan y me siento como un ladrón de intimidades.

 

-¿Crees que todos nosotros las vemos como ‘carne’ o una ‘percha’ y no como personas?

-Depende. Todos nosotros no. Una parte absurda de la sociedad sí. Mujer bella, mujer estúpida. ¿Cuántas veces lo hemos oído? Claro que las hay. Pero… ¿feas y estúpidas? también. Y, ¿abogados, médicos o ingenieros? Estúpidos y estupendos. No es el oficio, no es la belleza exterior… es lo que llevamos dentro, nuestra formación, nuestra EDUCACIÓN… Basta de tópicos. El que ha nacido para las matemáticas, ¿es una percha de las raíces cuadradas o los logaritmos?, ¿qué pasa con las envidias? ¿no podíamos centrarnos en otro tipo de valores?

 

-Haces fotos y vídeo… ¿crees que el vídeo terminará con el papel?

-Rotundamente: ¡jamás! Mientras existan personas capaces de valorar y sentir la exaltación que te produce una imagen con la que te enfrentas diariamente y te transmite una serie de emociones, es difícil que una imagen en movimiento, que necesita de un aparato tecnológico, sea capaz de sustituirlo. Es como destrozar de un plumazo el “arte” que ha conformado nuestra cultura desde hace más de veinte siglos. Sí que va a ser muy selectivo, quedará la fotografía fácil, la de Instagram… pero una imagen que sea capaz de trasladarte y que soporte la pared, jamás morirá. Además no tienen porqué pelear. Cada una tiene su espacio.

 

-¿Qué has aprendido en todo este proceso? ¿Ha merecido la pena?

-Siempre merece la pena cuando haces un trabajo con las tripas. Ha sido mucho, mucho tiempo entregado en cuerpo y alma. Pero soy feliz haciendo lo que hago, aunque los demás no lo entiendan, aunque pase penurias. Ahora bien, la satisfacción que siento en mi interior, nadie podrá arrebatármela. Y en el fondo, solamente reto a los demás a que sean capaces de sentir estas emociones, quizá se sorprendan de qué modo puede encontrarse cierto grado de felicidad cuando sacas lo que llevas dentro.

 

Pototo-y-Sara-Rivera
José María Díez, Pototo, con Sara Rivera, su mano derecha, e n los cines Ideal.

 

El domingo 23, el programa Flash Moda se hace eco de este documental que se estrenó en los cines Ideal. Pero aún estás a tiempo de verlo:

21 y 23 de noviembre, viernes. Sala Artistic Metropol (Madrid). 18:15 h.  C/ de las Cigarreras, nº 6.  

14 de diciembre, domingo. Cine Doré (Sala 2) (Madrid) 20.00 h.  (Filmoteca Española).  C/ Santa Isabel, nº 3

https://www.ticketea.com/facebackproject-211114/

Sigue todos los pasos de Pototo y su documental en su Facebook y en su web

 

 

Exposición-en-los-Cines-Ideal
Asistentes al estreno de Facebackproject en los cines Ideal.

Facebackproject

 Póster de Facebackproject.

Rafael-Muñoz-con-el-libro-facebackproject

 He tenido el privilegio de participar en el documental y en el libro que pronto llegará a las tiendas. 
 
Categorías: Actualidad

Rafael Muñoz   20.nov.2014 13:34    

4 Comentarios

NO lo he visto todavía, pero solo con leer la entrevista te dan ganas de verlo, el trailer me ha gustado mucho y te quedas con ganas de mas... la canción es espectacular, esa fuerza....esa voz....y la manera que tiene Pototo de captar la imagen, y ese sentimiento....bueno que estoy desando verlo...que llegue el día 3 ya!!!

jueves 20 nov 2014, 23:25

El trabajo de Pototo es un monólogo consigo mismo, con su percepción de la belleza y al tiempo un diálogo privado y sensible entre ellas (las modelos) y el.
Oculto tras una lente, como un cazador furtivo que espera vigilante a su presa. Todos sus sentidos atentos, agudiza su vista para captar el momento preciso, el instante más bello, la mirada más intensa, la sonrisa más cautiva y de pronto surge el instante mágico: capta una mirada misteriosa, sus ojos se cruzan con otros ojos que se posan sobre él, y que como una daga afilada de brillante metal, se dirige a su cámara, se clava sobre su corazón y lo atraviesa. En ese momento el dolor es intenso pero él se sobrepone y dispara su cámara intentando capturar esa mirada fugaz, misteriosa, exquisita que conmueve su ser y lo impregna de pasión. Ya no hay escapatoria ha caído en sus redes.

viernes 21 nov 2014, 09:45

Me encanta lo que has escrito Gabriela, fuerte abrazo. Has visto el docu entero?? :)

viernes 21 nov 2014, 10:04

Fredes, espero que nos cuentes qué te ha parecido después de verlo en pantalla grande!!

viernes 21 nov 2014, 10:05

Los comentarios de esta entrada están cerrados.