« Las amazonas del mar | Portada del Blog | Gymnaestrada, la élite de la gimnasia »

Una mala digestión

Nadar con lo puesto durante 3.000 kilómetros a través del océano, enfrentarse al peligro de las corrientes marinas, de los tiburones y de los barcos de pesca de altura es la hazaña que protagonizó un pingüino emperador que viajó desde la Antártida hasta las costas de Nueva Zelanda. Un mochilero en toda regla, si no fuera porque se saltó la primera de las normas que debe seguir un buen "backpacker": conocer la gastronomía del lugar que visitas.

No todo el mundo se atreve a probar la comida tradicional de un país exótico sin saber al menos si las hormigas están fritas o cocidas. Pero este incauto animal se lanzó a la aventura y se dio un buen atracón de arena nada más llegar a la playa de Peka Peka, en la costa de Kapiti. Suave, fina y refrescante como la nieve que está acostumbrado a comer en su región, si no fuera porque no alimenta lo más mínimo y porque a punto estuvo de costarle la vida.

Por fortuna, la presencia de un ejemplar tan particular en las playas de Nueva Zelanda no pasó desapercibida. Bautizado como Happy Feat por los residentes de la zona, logró conquistar el corazón de los neozelandeses que pusieron a su disposición todos los medios necesarios para salvarlo.

Fue trasladado de urgencia al hospital. No necesitó seguro médico ni tarjeta sanitaria. Uno de los mejores cirujanos de digestivo -de humanos- del país se encargó de extraerle los tres kilos de arena que este ave había ingerido confundiéndolas con nieve.

Y no sólo consiguió salvar su vida, sino que se ha convertido en un personaje mediático. A las pocas horas de su llegada su historia ya había recorrido las televisiones de medio mundo, junto a la última hora sobre las cuestiones de política internacional más importantes.

Las imágenes sobre una de las operaciones que se le practicaron también llegaron a esta redacción, pero no se emitieron porque creímos que pueden resultar demasiado impactantes y herir la sensibilidad de algún espectador.

Ahora Happy Feat se recupera en el zoológico de Wellington, a la espera de que el año que viene sea devuelto a su lugar de origen. Lo que no sabemos es cuánto tiempo resistirá este aventurero sin salir a descubrir nuevas sensaciones.

AM Santamaría.

2 Comentarios

jajajjajjaajajajaj qué curiosa noticia , más aún en el mundo animal donde los depredadores ( el hombre humano generalmente ) no tiene escrúpulos.Hay que fusionares más con el hábitat y el ecosistema.Nos va la vida en ello.Un saludo AM.

PD. para ver los estragos del hombre pueden ver la película "The Blob" o "Videodrome" ambas muy buenas, si las entiendes claro.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

OnOff


On Off es una sección de vídeo realizada por el Área de Intercambios de TVE. En este departamento visionamos, controlamos, oímos y advertimos al resto de la redacción de todo lo que pasa en el mundo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios