« Una de edificios | Portada del Blog | Lo que casi nunca ocurre »

Vestigios árabes y románticos

Empezamos semana con dos OnOffs muy españoles con el arte como denominador común. Esperamos que los 49 seg que dura cada uno os sirvan para hacer el lunes un poco más llevadero. ¡Ánimo!

EL PATIO DE LOS LEONES

Desde el pásado mes enero, el palacio de la Alhambra ha recuperado una de sus principales atracciones. Tras una década de trabajos de restauración, los doce leones del patio más famoso del complejo nazarí vuelven a formar parte de la fuente central, con un renovado circuito hidráulico.

Los leones son hermanos, que no gemelos, ya que cada uno de ellos es completamente distinto del otro e incluso se piensa que fueron creados por distintos artistas. Cada uno de ellos tiene un peso de entre 250 y 300 kilogramos de mármol procedente de Macael, Almería. Ahora, gracias a un complejo y minucios  proceso de restauración han vuelto a su emplazamiento original tal y como fueron concebidos por el sultán Muhammad V, quien encargó la construcción del patio en la segunda mitad del s. XIV.

Sin embargo, aunque ya podemos disfrutar del envolvente sonido del agua procedente de colina de la Sabika, no podremos pasear por el patio y acercarnos a los leones hasta esta primavera, cuando hayan terminado todas las labores de resturación del patio, incluida la pavimentación de mármol.

Los leones de la  Alhambra son la excusa  para volver (o ir por primera vez) a este maravilloso palacio, una maravilla del mundo para el cual se puede reservar la visita en la página web del Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Javier Olano

 

 

EL GRAFITI DE BECQUER

Los grafitis no son ajenos a este blog (Cuando el grafiti dejó la calle, Un grafiti redentor o Héroes de ayer y de hoy); hemos traído unos cuantos, pero ninguno tan "ilustre" como este porque su autor es Gustavo Adolfo Bécquer; ese poeta sevillano al que nos obligan a leer en el colegio o el instituto y que los expertos colocan en la élite de la literatura española.

La osadía de Bécquer hoy sería vandalismo. De hecho ¿qué pasaría si al tal "Muelle", que firma en infinito número de paredes, se le ocurre hacerlo en la fachada de San Clemente el Real tal y como hizo Bécquer? ¿Nos esperamos para juzgarle por si la historia le coloca en un admirable lugar o le acusamos de dañar el Patrimonio humanístico de la ciudad de Toledo? Lo segundo sería lo más probable. La diferencia entre ambos actos la explica Manuel Palencia, el arqueólogo de las letras que ha desempolvado el hallazgo: "era mucho más habitual de lo que pensamos sobre todo de gente afecta al arte y eruditos e investigadores que intentaban de esta manera tener un nexo de unión con el objeto admirado". Dudo que "Muelle" sienta afecto por alguna de las paredes en las que firma o que "Pili ama a Miguel" sirva para dignificar un muro.

Sea como fuere y sin saber qué dictaminará la historia sobre dichas firmas, según Palencia, Bécquer también tuvo que hacerlo a hurtadillas en una de esas noches que solo viven los veinteañeros.

Luis Jiménez

 

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

OnOff


On Off es una sección de vídeo realizada por el Área de Intercambios de TVE. En este departamento visionamos, controlamos, oímos y advertimos al resto de la redacción de todo lo que pasa en el mundo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios