« Hasta septiembre | Portada del Blog | Perros callejeros »

El eterno debate

Hace unos días, Moscú celebró el aniversario de su fundación. Cumplía exactamente 861 años. No es una cifra redonda, pero aquí hubo una gran fiesta.

Esta fiesta ha servido y mucho a los dirigentes del país. Por ejemplo, cuentan que en 1947, dos años después de la victoria en la II Guerra Mundial y con el país destruido, Stalin aprovechó la ocasión para insuflar ánimos a la nación. Inauguraciones de obras, luces, música, danza... Quería decirle a la ciudadanía (en su caso, a sus siervos) que la patria del socialismo seguía en pie.

Hace once años el alcalde de entonces (y de ahora), Yuri Luzhkov, quiso lanzar su campaña hacia metas más altas. Eran los últimos tiempos de Boris Yeltsin y la carrera hacia el Kremlin parecía abierta. Así que Luzhkov se trajo a Pavarotti para que cantara en la Plaza Roja, inauguró monumentos y ofreció una enorme fiesta. Algún periódico habló del Mardi Grass ruso. La jugada no le salió bien. Pronto emergiría la figura de Vladimir Putin... Pero tampoco tan mal, ya que sigue siendo el alcalde.

Mucho tiempo antes, hacia la mitad del siglo XIX, dos corrientes de entender Rusia se enfrentaban en el plano de las ideas. Y sus diferencias afloraron con esta celebración. Por un lado, estaban los eslavófilos. Se oponían a la influencia extranjera y proponían que el país se cerrase en sí mismo y mirase a su pasado ortodoxo y eslavo. Por otro, se encontraban los europeístas. Defendían que el individualismo racional del Oeste era el mejor camino para que Rusia superase su ancestral atraso.

La primera corriente se podía identificar con Moscú, vieja capital zarista y símbolo de la unidad del Estado. La segunda con San Petersburgo, moderna ventana a Europa creada por Pedro I sobre patrones arquitectónicos del Oeste.

¿A qué no les suena tan lejano este debate? Tiene ecos de vivan las caenas, Ilustración, que inventen ellos o modernización. Y ya se sabe que el sueño de la razón engendra monstruos.

Pues ese debate sigue vivo en Rusia. Incluso se ha revitalizado con la crisis de Osetia del Sur. Conviven los que defienden la democracia soberana, el eslavismo y los principios de la religión ortodoxa, con los que abogan por la democracia sin adjetivos, el liberalismo, la separación de poderes, etc, etc.

Las cosas no cambian tan deprisa cmo a veces nos parece.

Por cierto, sin que tenga que ver con el debate, me pregunto ¿Cómo se sabe que fue a principios de 1146 cuando Yuri Dolgoruky fundó esta ciudad?


PD.- La foto es del monuemto a Dolgoruky. Se encuentra frente a la alcaldía de la ciudad.

2 Comentarios

El debate no suena tan lejano, no (se podría hacer extensivo a más lugares del mundo, además) y lo que les queda, imagino. Porque la Rusia actual sigue siendo geográficamente enorme, con una diversidad racial, cultural y demás apabullante, etc. y, evidentemente, encontrar el término medio entre tradición y modernidad-apertura tiene que resultar difícil. Pero esperemos que lo hagan sin nuevos episodios como el de Osetia del Sur, por ejemplo; y sin coger lo menos bueno que la modernidad-el aperturismo pueden tener, por aquello de todo se pega menos la hermosura.

En relación a cómo se sabe cuándo fue la fundación de la ciudad y quién el fundador, supongo que habrá algún documento de archivo que lo recoja (algo estilo a una carta puebla de las de aquí) porque de todas estas cosas se deja constancia escrita desde tiempos inmemoriales.

El debate no suena lejano, no (podría hacerse extensivo, además, a cualquier otro lugar del mundo) y lo que les queda, digo yo. Porque la Federación rusa, la Rusia actual, sigue siendo un país geográficamente enorme, con una población grande y diversa en razas, culturas, etc. y encontrar el punto medio entre tradición y modernidad-apertura tiene que ser difícil. Pero esperemos que lo consigan, sin nuevos episodios como el de Osetia del Sur, por ejemplo, para que que una tal Palin no diga más imbecilidades; y "sin coger" lo menos bueno de la modernidad-el aperturismo, por aquello del todo se pega menos la hermosura.

En relación a cómo se sabe cuándo se fundó una ciudad y quién lo hizo, pues probablemente esté documentado en algún archivo histórico (en algo estilo a las cartas pueblas de aquí), porque los gobernantes, la iglesia y demás instituciones han recogido por escrito, desde tiempos inmemoriales, todo lo que sucedía por sus pagos.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios