« El eje Mocú-Caracas, o ¿es al revés? | Portada del Blog | Iba a ser un aburrido sábado »

Garage

Probablemente en el mundo nadie ha tenido mas heterónimos que el escritor portugués Fernando Pessoa.

Pues hay unos artistas rusos que también tienen los suyos.

El otro día les hablaba de Daria Zhukova. La chica tan, tan... la novia del multimillinario Roman Abramovich y que acaba de abrir la galería de arte Garage.

Acabo de estar allí. Sinceramente, se la recomiendo. Se trata de un enorme espacio abierto lleno de posibilidades visuales. Por ejemplo, su primera exposición muestra la obra de Ilia y Emilia Kabakov, dos pintores rusos de prestigio mundial. Es la primera vez que vuelven a Rusia desde los años 80. Para este montaje se han inventado a su antecesor y a su sucesor.

Cuando uno entra en la primera de las 23 salas que componen la muestra, se encuentra con la obra de Charles Roshental, pintor nacido a finales del siglo XIX y fallecido en los años 30 del siglo XX. Luego viene la firmada por los propios Kabakov y termina con la de Igor Spibak, un joven artista ucraniano. De todos se dan amplios datos biográficos.

La conexión entre la obra de los tres es inmediata. ¿Recrean? el realismo socialista con sarcasmo impresionista. En medio de una reunión de los ejemplares obreros sovieticos, aparecen espacios en blanco o/y reenmarcados en negro, blanco o negro coloreado... Por ejemplo, uno de los cuadros representa el juramento de los pioneros, aquellos niños que encarnaban la continuidad del socialismo hasta la última gota de su sangre. Los rostros son inexpresivos, deformes, parecen zombis.

La obra de Roshental y Spibak es antecesora y continuadora de la de los Kabakov. Sorprende la perspectiva que usan los tres. Claro, como que ha salido de la misma mano...

Terminan con un vagón de tren en cuyo interior aparece el ideal socialista del futuro con fijación por el transporte aéreo. De un dirigible bajan a la azotea de un centro de recreo los que parecen alegres y ejemplares obreros sovieticos.

La entrada al vagón esta entorpecida por escombros...

Los Kabakov se han encargado de dirigir todo el montaje de su obra. Porque el Garage es un espacio multifuncional.

Esta es la primera exposición pero El Garage, como ya les expliqué, quiere ser más. Quiere convertirse en un centro de referencia mundial.

La anécdota. Al terminar el recorrido, quise ir a tomar un café y comprar algún souvenir. La cafetería y la tienda estaban cerradas. Según nos explicó un encargado de seguridad, porque era sábado. Sabath, y Abramovich es judío.

PD.- La primera imagen muestra un detalle de la obra de Kabakov; la segunda, es una vista parcial del interior de Garage, y la tercera, "su seguro servidor" a la entrada de la galería.

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios