« Это Россия (Ésto es Rusia) | Portada del Blog | Popes en la carretera »

Algunas cosas, ¿están cambiando?

Desde la Europa Occidental se mira a Rusia y a lo ruso anteojos. Se aplican estereotipos para despachar cualquier cuestión que venga de este país. El conocimiento o el estudio de su realidad queda en segundo plano.

Por ejemplo, los multimillonarios que hicieron su riqueza con las privatizaciones de la época Yeltsin. Se les pinta como unos patanes, esclavos de la ostentación, con el coche más grande y caro del mercado, vistiendo ropa llamativa de las firmas más exclusivas, rodeados de guardaespaldas, acompañados por mujeres de quitar el hipo y agitando fajos de billetes desde que se levantan hasta que se acuestan.

Pues, tal vez, esa imagen haya que empezar a cambiarla.

Este fin de semana estuve en la Feria de los Millonarios. Un lugar donde es posible encontrar todo lo que el dinero puede comprar. Debo confesar que me esperaba lo peor, teniendo en cuenta la experiencia de otras ediciones. Fui vacunado para contemplar un homenaje a la cursilería y la ostentación. Recordaba aquellos teléfonos móviles plagados de diamantes o las correas para perros con piedras preciosas.

Esperaba la sublimación de la desmesura del nuevo rico.

Pero no. Esta vez vi poco de eso. No diré que todo lo expuesto en el Crocus Expo de las afueras de Moscú me pareciera de un gusto exquisito. No. Allí había un helicóptero pintado como una vaca suiza, que hacía daño a los ojos. Pero era una excepción. Porque, por ejemplo, este año casi todas las joyas expuestas tenían un diseño elegante y sin exageraciones.
Otro ejemplo. No soy un apasionado de los coches, pero me detuve ante unos cuantos de los que exponían. Como los dos Aston Martin que recibían a los visitantes nada más traspasar la entrada. Distinguidos, exclusivos y con una línea distinguida.

Da la impresión de que algo ha cambiado. Que la riqueza se está asentando entre la oligarquía rusa y que ya no necesitan hacer aquellas demostraciones de poderío económico tan chabacanas a los ojos occidentales. La discreción empieza a entrar en su diccionario. Y la sutileza. Parece que dejan atrás los tiempos en los que para demostrar quienes eran lavaban su coche con champán francés. Ahora saben que el dinero no sólo sirve para comprar lo más caro.

Naturalmente, en la Feria de los Millonarios nada era barato. Se ofertaban casas en España por 20 o 30 millones de euros. Hasta la villa de Boris Becker en Mallorca que salía por 55 millones. Pero, permítanme la expresión, eran casas con clase. También vendían alfombras por un millón de euros. No estoy capacitado para decir si lo valían o no. Sólo puedo decir que eran preciosas.

Tal vez, todo esto lo hayan leído en algún periódico, escuchado en la radio o visto por televisión. Así que no me detendré más en ello. Tampoco voy a entrar en la catadura moral de esas gentes que hace poco más de 15 años se acostaron como camaradas y se levantaron forrados en millones de dólares, mientras la inmensa mayoría de la población perdía su dinero y sus viejas ilusiones.

Sólo quería decirles que la imagen de esa gente ya no es la misma y que algo parece que está cambiando. Aunque sólo sea eso.

PD.- Los encargados del stand presentaban este coche británico y hecho totalmente a mano como el perfecto complemento para su yate o su helicóptero. Lo vendían por unos 120.000 euros.

Segunda postdata.- Quiero agradecer el comentario que hizo a mi anterior artículo SpacemanSpiff. Me ha sacado de un error que me acompañaba desde mi adolescencia. Tanto tiempo oyendo que la frase que cité era de Bretch, que lo dí por seguro. Y no era así. Es de Martin Niemöller, como él me señalaba.

Sinceramente, gracias por sacarme de mi error.

5 Comentarios

hola, estas noticias le hieren a uno, uno piensa que esa gente existe pero no te lo acabas de creer, no tienen entrañas.
Donde vivo también has oido de excentricidades que en la epoca buena (no se para quién), tenemos una sierra (Bernia, Urb. Altea Hills), que venía chusma de esa y compraba lo que se les antojaba y no les importaba el precio y asi hemos terminado con la sierra colapsada de construcciónes.
Ahora dicen que estamos en una crisis que han provocado unos sinvergüenzas con el consentimiento de otros sinvergüenzas, y lo pagamos los de siempre.
A mi me dijeron es que estamos en crisis, yo he tenido peores, ahora por lo menos no tengo ninguna hipoteca que pagar.
Son unos hijos de la gran p.......
Saludos

El dinero más o menos 'fácil', la falta de 'mundo' y la cultura barriobajera van más o menos de la mano. Pero han pasado más de 15 años del comienzo del pelotazo postcomunista y ya han empapado de otras culturas y han alternado con algunos ricos-de-toda-la-vida venidos a menos, pero que siguen presumiendo de 'clase'.
Mira si no a la novia de Abramovich con su galería de arte tan fantástica en Moscú, no?

Los nuevos ricos, muchas veces, no son más que un puñadito de gente digna de lástima, por aquello del díme de que presumes y te diré de lo que careces. Lo peor, es que -con el dinero- olvidan que, solo un tiempo antes, eran camaradas, gente humilde, tenían ideales, etc. y se transforman. En fin.

Fake Watches
Replica Watches
Replica Designer Handbags
Fake Accutron
TAG Heuer Replicas
Jaeger LeCoultre Replica Watch

Algo del Crocus Expo creo que comentaron en algún telediario (pero no hice mucho caso) y hoy lo recoge el periódico que suelo comprar. Empieza diciendo que "mientras las empresas rusas empiezan a quebrar, sus empleados de van a la calle, los grandes almacenes se vacían (...) los ricos no renuncian a sus caprichos.
(...) a lo largo de cuatro días, ha sido visitada por 40.000 personas.
Rusia es el segundo país del mundo en fortunas superiores a los mil millones de dólares. (...) Moscú, la ciudad con mayor número de ricos después de Nueva York, (...)."
Y también dice, entre todo lo demás, que las ventas, respecto al año pasado, han sido inferiores en 100 millones de euros "aunque la prensa moscovita cree que la cifra podría estar maquillada para no herir la sensibilidad del sufrido ciudadano de a pie".
Im-prezionante, que decía aquel.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios