« Popes en la carretera | Portada del Blog | Otro cuento de Navidad »

El 24 no es Navidad

Un simpático anciano con barba blanca y vestido de rojo trae los regalos. Pero no es Papá Noel. Y tampoco es Nochebuena. Es la noche del 31 de Diciembre y el ancianito es Died Marósh, que va acompañado por su nieta, Sniekgoroshka. Ésta viste de azul.

Traen muchas cosas con forma de toro. En Rusia el regalo estrella siempre tiene que ver con el horóscopo chino, y 2009 será el año del toro.

A Died Marósh se le invita a comer y beber algo. A veces, mucho. En ese país todo se festeja alrededor de una buena mesa. Y Novi God, la entrada del Año Nuevo, es la fecha más celebrada.

Me cuentan que las épocas de escasez, cuando había que hacer largas colas para conseguir cualquier cosa y los escaparátes estaban vacíos, la cena de Novi God era espléndida. Era un milagro navideño en tiempos de religiosidad mermada.

Si están aquí esa noche, recordarán el Levante español. A partir de las doce suenan tracas en todas las esquinas y los fuegos artificiales se multiplican por el cielo.

La temperatura será de unos cuantos grados bajo cero, seguramente estará nevando, pero todo el mundo sale. Los lugares de diversión se llenan. Hay algunas fiestas que hacen honor al título de Moscú, ciudad más cara del mundo. Por ejemplo, la del Ritz, que sale a más de 1.500 euros por persona.

Otra característica de la Navidad en Rusia son los enormes árboles decorados que hay por todas partes. Se llaman yolka y llevan semanas en calles y plazas. Es una tradición que viene del reinado de Pedro, el Grande. Con sus programas de modernizar el país, también importó esta costumbre navideña.

Los pocos que se quedan en casa delante de la tele ya saben lo que verán. Siempre es lo mismo. Primero, el discurso del presidente, que se emite once veces por los usos horarios que rigen en Rusia. Termina justo para dar paso a las campanadas que anuncian el nuevo año. Después, una de esas galas grabadas con los mismos artistas en todas las cadenas. Ésto último seguro que les suena. Tampoco falta ninguna año una película de época soviética que se titula Ironía del destino. Una comedia muy divertida.

Por cierto, la Navidad (rasdiesbó, en ruso) se celebra el 7 de enero. Es el día en que la Iglesia ortodoxa celebra el nacimiento de Cristo.

Cuando Died Marósh haya terminado con los regalos y los últimos noctámbulos cierren clubes y discotecas; también se cerrará el país. Porque en Rusia no trabaja nadie en los diez primeros días del año.

3 Comentarios

Oh those Russians! Ahí estamos, los 10 primeros días sin trabajar, que ya tendremos 355 para recuperar...

Saluton. Carlos Salvador siempre leo tus blogs.Gracias por hacernos partícipes de las noticias,costumbres....de ése país. .........Féliz Navidad ......y para todos los blogueros.

La cultura viene de oriente, si el trabajo es salud que trabajen los Enfermos

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios