« A Europa sin kioskos | Portada del Blog | Adiós a Ismailovo »

La estación de qué?

Ay, los símbolos!

Varias veces les he hablado de lo que queda del antiguo régimen soviético. Me refiero a la superficie, porque 80 años marcan el subconsciente y librarse de ello es tarea de generaciones. Algo que los españoles conocemos bastante bien. Me parece a mí.

Lo último que acaba de pasar. Los ferrocarriles rusos anunciaron ayer, 9 de julio, que la estación de ferrocarril de Leningrado cambiaba de nombre y recuperaba el antiguo. Pasaba a llamarse estación de Nicolás I. A las pocas horas volvía sobre sus pasos. Comunicaba que no lo cambiaba, todavía. Que era sólo una propuesta que están estudiando. Pero que ya verían...

No es que las masas se echaran a la calle para protestar. Con la que está cayendo, las masas tienen otras preocupaciones. Sólo se oyó la queja de los comunistas que, más o menos, es como quien oye llover. Por cierto, desde hace unas horas está cayendo un diluvio en Moscú.

Lo de esta estación y sus nombres tiene su historia. La inauguró el zar Nicolás I en 1849. Se llamaba estación de San Petersburgo. Fue el año en que emtró en servicio la primera línea de ferrocarril del país. Unía las dos ciudades más importantes del Imperio. Por cierto, en aquellos tiempos la capital era San Petersburgo.

Luego en 1855, la estación cambió de nombre por primera vez. Se la rebautizó como Nikolaevski, en homenje al emperador que acababa de fallecer y que, como les he contado, fue quien la inauguró. Aquel zar fue uno de los mayores autócratas de la historia rusa, tan plagada de dictadores.

Llegó la revolución. Y en 1923 la estación comenzó a llamarse de Octubre. La razón está clara. La idea surgió del "padre" del KGB, Félix Dzerzhinsky.

Duró muy poquito ese nombre. Un año después, en 1924, otro "bautizo". Leningradsky, de Leningrado. La antigua capital zarista también había sido cambiada de nombre, ahora era Leningrado. La que durante unos pocos años después de la revolución había sido conocida como Petrogrado. Quizá a la vuelta del verano ya no se llame así.

En mi opinión, esto de los cambios de nombre da para unas cuantas reflexiones sociologicas y psicológicas. No creen? Y desde luego, para conocer un poco más a los países, sus habitantes y sus dirigentes. Eso se lo dejo a ustedes.

PD.- La estación de marras se encuentra en una plaza junto con las de Kazán y Yaroslav. La plaza se llama de las Tres Estaciones. Allí también está la parada de metro de Komsomolskaya. Además salen numerosos autobuses a diferentes puntos del país.

Supongo que lo han observado en otros lugares, pero, por si no conocen Moscú, en esa plaza se celebra todos los días un auténtico "concilio de la marginalidad".

La escritora Liudmila Ulítskaya, en su novela Siceramente suyo, Shúrik, llama a esa plaza la cloaca. La acción transcurre en la época de Brezhnev... Imáginense como está ahora.

4 Comentarios

Lo de Rusia es para dar de comer aparte! esa es otra verguenza del mundo! Unos tirando el champan en las playas españolas y muchisimos sin comer saludos

Ahora a los politicos les ha dado por reir siempre, cuando salen en television, todos con la misma sonrisa! como si no pasara nada! me lo explica alguien! a mi me ponen de los nervios! saludos


Lo del cambio de los nombres no lo entiendo tampoco, porque la gente, generalmente, conocemos los sitios por el nombre que se le puso al principio (o por cualquier otra cosa: topónimo, orientación ...) y en este caso, imagino, será también así. Si en origen fue la estación de San Petesburgo, lo seguirá siendo (y, si te descuidas, para más de uno, es la estación de tren de la plaza de las Tres Estaciones, o como se llamara antes, si ha habido cambio de nombre); por mucho que el de turno quiera dejar constancia de su paso por la institución que sea y rebautice el sitio.
Lo que comentas de los "concilios de marginalidad", no sé por qué, en casi todos los sitios del mundo, es algo frecuente, tanto en las estaciones (autobús, tren, metro, etc.) como en sus alrededores; aunque ya no solo se dan esas reuniones en esos espacios, sino en más y cada vez hay más gente marginal, desafortunadamente, sea por la razón que sea.

Lo que imagino que no cambiará serán los taxistas que hay a la puerta, que si eres extranjero te quieren cobrar 150 euros por llevarte a cualquier sitio, minetras que si eres ruso por 20 lo arreglas.
TVE emitió hace un paer de años, tal vez tres, el documental "Los Niños de la Estación Leningradski" Recuerdo que al menos entre mi círculo de conocidos se habló muicho de ello, pero cuando no se tienen las cosas cerca, se olvidan rápido. Yo casi desearía poder olvidarlo.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios