11 posts de octubre 2007

Juande llega a la gran ciudad

Ni se inmutó cuando Samba daba la victoria al Blackburn en el descuento este domingo en White Hart Lane. Ajeno al diluvio de comentarios acerca de su fuga del Sevilla, rodeado de extraños y consciente de que era el centro de atención, una de las noticias del mes en la Premier, Juande Ramos se limitó a apuntar a la Copa UEFA como objetivo para la presente temporada. Como quien no quiere la cosa. Dejó claro que sus métodos son más cercanos a Benítez que a Mourinho, con quien le habían comparado en Inglaterra, y que no llega a Londres con la vitola de salvador. Su presentación ante los medios tuvo lugar el martes por la tarde. Le espera mucho trabajo, un irrenunciable futuro archimillonario y el gran reto de poner una pica en el escaparate más boyante. El manchego es un tipo ambicioso, que se ha curtido desde abajo, como Rafa, que se ha fijado en la evolución táctica del fútbol y que ha aplicado con éxito y rigor sus conclusiones.

Técnico defensivo, sí, como Benítez, tiene razón. Su 4-4-2 es inamovible, con casi todos mirando antes a la portería propia, como el Liverpool. Los equipos se arman desde atrás y lo otro viene por inercia. Quizás justo lo que necesita el Tottenham, consistencia defensiva. Se trata del cuarto equipo más eficaz en ataque, pero también del segundo más goleado (23 goles en 11 partidos, uno menos que el colista). Desequilibrio tan brutal es al tiempo esperanzador. Y Juande lo sabe. Al menos hay dinamita arriba con Berbatov y Robbie Keane como estandartes. De lo primero que debe preocuparse el nuevo técnico es de apuntalar el medio campo y organizarse en defensa. Y ahí ha demostrado ser de los mejores. Las lesiones de Ledley King y Michael Dawson han influido seguro en el decepcionante arranque liguero, lo que también añade optimismo. Todos veían al Tottenham luchando este año por un puesto Champions, ya un imposible, lo mismo que ahora intuyen que la reacción no se hará esperar demasiado. Pero esto con Jol y sin él. Ya veremos lo que sucede. Once partidos, una sola victoria (ante el Derby County), en el furgón de cola y con la sensación de que no se ha hecho tan mal como para estar así.

Los que han trabajado con Juande dicen que es un tipo raro, seco, hasta retorcido. Currar bajo las órdenes de Ruiz Mateos, Lopera y Del Nido también debe forjar un carácter especial, más allá de las raíces en Pedro Muñoz. Resulta evidente que todo debe ser diferente a partir de ahora, ya que el nuevo mánager de los spurs tendrá todo lo deportivo bajo su mando, no como con los empresarios mencionados. Si le dejan, que se supone que sí, aunque a Jol siempre le intentaron limitar, Ramos confeccionará pronto un equipo muy competitivo. La prensa inglesa ya habla de que los primeros fichajes que se intentarán serán Dani Alves, Escudé y Kanouté. Un poco más de leña al fuego. El manchego lo desmiente, dice que de su boca no ha salido nada, que confía en el actual plantel y que el mercado ahora mismo está cerrado.

Podríamos entrar en disquisiciones sobre la decisión de Juande, dejando tirado al Sevilla a mitad de temporada y con la Champions a cuestas, pero el paso se antoja impepinable. La prensa inglesa se pregunta si sería capaz de hacer lo mismo en el futuro. Él se excusa argumentando que los últimos resultados no habían sido los idóneos, que era el momento. Incluso ha llegado a comentar que no le habría extrañado que le hubiesen largado en unas cuantas semanas. El error, no haberse despedido en condiciones. Le habrían comprendido. Era ahora o quizás nunca. El Tottenham no levantaba cabeza y la oferta sonaba a ultimátum. El asunto se había aparcado en agosto con vistas a la próxima temporada, pero todo se ha precipitado. El nuevo técnico debutará en liga el próximo sábado frente al Middlesbrough, curiosamente el rival al que fundió su anterior equipo en aquella primera final de la UEFA. Antes el partidito de la Curling Cup frente al modesto Blackpool. Y mientras, la adaptación personal al nuevo lugar de residencia. Además de Marcos Álvarez, Gustavo Poyet va a ser finalmente otro de sus ayudantes, quien le apoye principalmente en la aclimatación y con el idioma, ya que en el Tottenham no hay españoles. Va a ser duro, pero Juande llega tranquilo y seguro a la gran city. Y con toda la ambición del mundo. Con un contrato largo y ganas de disfrutarlo.

Arsenal-Manchester United, el no va más

Todavía disfrutamos de las excelencias regaladas por Manchester United y Arsenal este pasado fin de semana cuando el calendario nos brinda el primer choque directo entre ambos. Se antoja brutal. El no va más a día de hoy. El mejor partido que se pueda ver y disputar. Los dos equipos más en forma de Europa, trayectoria inmaculada y brillante en la Champions. La armonía y el fútbol total de los gunners contra el ataque más letal. Rooney, Ronaldo, Tévez, Nani, Giggs son capaces de jugar fútbol sala en el área rival y han metido cuatro goles las últimas cuatro veces que han salido a competir. Fábregas, Hleb, Rosicky, Adebayor, Flamini, Walcott... derrochan ambición e insolencia allá por donde pasan, como se demostró en la segunda parte del domingo en Anfield. Con estos dos equipos en la hierba el espectáculo está asegurado. Estilos ofensivos, dos entrenadores que miran siempre a la portería adversaria y el equilibrio necesario para ser seguros también en defensa. Las semifinales de la última Copa de Europa no fueron ficticias. El trofeo no recaló en la isla porque Kaká decidió lo contrario. El mejor fútbol, el más espectacular, lo vuelven a exhibir en la Premier, también el más competitivo. De momento, la brillantez y la fantasía de Arsenal y Manchester United se imponen al conservadurismo y la sobriedad de Chelsea y Liverpool. Por algo será.

Lo del equipo de Ferguson no puede sorprender después de la temporada anterior, antológica. Las incorporaciones de Nani, Tévez y Anderson (se destapó ante el Boro el sábado) presagiaban otro salto de calidad, el más difícil todavía. Arrancó raro, dos empates, lesiones, el pie roto de Rooney, la expulsión de Ronaldo en Portsmouth, el balón no quería entrar pese a las muchas ocasiones, derrota en el derby, pero desde entonces sólo triunfos, los últimos ya goleando, gustándose, recreándose, encandilando a la afición con un fútbol de ataque maravilloso. La jugada del sábado entre Anderson, el tacón de Rooney y Tévez para el primer gol del argentino sirve como ejemplo. Calidad, toque, inteligencia, rapidez, precisión, imaginación... Unos segunditos de fútbol fantástico dentro de un choque muy brillante.

El Arsenal, de puertas afuera, sí transmitía demasiadas dudas. La temporada pasada no fue buena y se temía el efecto Henry. Pero estamos ya en noviembre y nadie se acuerda del francés, uno de los jugadores más determinantes en la historia del club londinense. Unos cuantos chavales se han reunido bajo el manto de Wenger y quieren hacer historia. Fábregas ha asumido el rol de líder y al son de su fútbol, tan fácil como vistoso, se mueven compañeros y rivales. El catalán marca el ritmo, domina espacios y tiempos, arranca, para, piensa, trabaja en defensa, presiona, se exhibe en cualquier lugar del campo, distribuye, lo hace todo bien, lleva diez goles en quince partidos oficiales, más que nadie. Es el galvanizador y también el que la mete. Ya hemos hablado mucho de Cesc, pero no nos cuesta nada, es lo que hay. Un futbolista total que además derrocha personalidad. De no interrumpirse su progresión, va para crack mundial, si es que ya no lo es. Hasta los especialistas más dedicados a la Premier se han visto sorprendidos por la marcha de los gunners. Incluso en verano hablaban de temporada de transición, de falta de experiencia y del fin de la era Wenger, que equivalía también a la marcha de Fábregas. El mánager ha renovado hasta 2011 y el fútbol está de enhorabuena, seguro. Aunque todo se empezara a torcer, improbable. Lo que el Arsenal ha venido ofreciendo en los últimos tiempos queda para el recuerdo.

Resulta casi ridículo caer en especulaciones sobre lo que pueda acontecer el sábado en el Emirates Stadium (La 2, 16.00, diferido). Lo mejor es verlo, saborearlo y luego extraer conclusiones. Todos soñaríamos con un partido lleno de goles, fútbol de ataque, sin concesiones, con contendientes buscando un golpe de autoridad, psicológico, ante el rival principal en la actualidad. Pero si bajamos a la tierra, la lucha por los puntos resulta ineludible. De cualquier modo, hay esperanzas. Ambos defienden bien, pero su hábitat es ofensivo, disponen de mucho equilibrio, de un amplio abanico de opciones en todas las facetas. Están igualados a puntos en la cabeza de la tabla, el Arsenal como líder por haber metido más goles, y con un partido menos jugado. Los diablos rojos llevan ocho victorias seguidas, marca que no pudieron mantener los chavales de Wenger al dejarse dos puntos frente al Liverpool. Recordamos el gesto de decepción de Fábregas, al concluir ese partido, por la ocasión perdida. Y la ambición y el descaro con que el Arsenal se fue a por la victoria, con su entrenador al frente y genial en los cambios. Estamos todos deseando que llegue el sábado.

Menú Premier fin de semana en TVE:
Sábado 3 noviembre: Arsenal-Manchester United (16.00, La 2, diferido)
Domingo 4 noviembre; West Ham United-Bolton (17.00, Teledeporte)

Ambos partidos serán ofrecidos a la vez por la web que RTVE dedica a la Premier League (www.rtve.es/premier)

Fábregas y el laboratorio de Rafa

Las urgencias se le acumulan al Liverpool. Tanto que uno de los propietarios del club ha tenido que saltar a la arena para respaldar públicamente a Rafa Benítez, muy cuestionado por la prensa. La derrota del miércoles frente al Besiktas en Champions dispara las alarmas más coloradas de un equipo que parecía más potente, con mayor pegada, que temporadas anteriores. Pero los últimos resultados en los dos torneos estelares (Premier y Copa de Europa) indican que algo se resquebraja. También es cierto que la deslumbrante trayectoria del Arsenal ensombrece la regularidad del Liverpool en liga, donde aún no ha perdido, pero el fútbol desplegado pone a cada uno en su sitio y los reds están a seis puntos del líder, por lo que el partido del domingo en Anfield (17.00, Teledeporte) se antoja decisivo para los locales. Una victoria del Arsenal abriría un boquete tremendo, nueve puntos de diferencia, con sólo diez partidos jugados, e instalaría una crisis inesperada en los subcampeones de Europa.
Al Arsenal, de momento, no hay quien lo pare. Le hizo 7 al Slavia de Praga el pasado martes y le sobró más de media hora. Paró en 6-0. Como sería que los checos se arrodillaron después del encuentro para pedir disculpas a sus seguidores. Los gunners, soberbios. Resulta indiscutible que el conjunto de Arsène Wenger es ahora mismo la referencia del fútbol mundial. Con permiso del Manchester United, que poco a poco se acerca a las inusitadas cotas de la temporada anterior. Y el mejor fútbol del planeta lo dirige un chaval de 20 años que se declaró emocionado por participar en el sublime y espectacular partido contra el Slavia y hasta se atrevió a decir que el Arsenal está preparado para conquistar algún título de los importantes. Y por si fuera poco lo que había, ya comentado con anterioridad en este blog, otro chavalín que se suma a la fiesta, Theo Walcott. Lo está haciendo de cine. Como los demás. El Arsenal renuncia al estilo inglés de siempre, Wenger va por otro camino y los momentos de éxtasis se suceden con naturalidad. Fútbol fácil e inteligente, rápido, creativo, bello, y goles, muchos goles y de todos los colores. Dice mi compañero Paco Caro que estamos ante el Ajax del siglo XXI.
El choque de Liverpool promete. Fútbol de laboratorio frente a la fantasía del irresistible líder. Los visitantes parten como favoritos. Por fútbol, por trayectoria y por estado de ánimo. Pero los reds juegan en casa y andan muy necesitados. Se supone que Xabi Alonso y Fernando Torres estarán en condiciones. La gran amenaza es Cesc Fábregas, el director de orquesta, que además suma ya nueve goles entre Champions y Premier. Hleb, Flamini, Rosicky, Walcott, Adebayor (Van Persie está lesionado)... Normalmente Eboué o Diaby, uno de los dos, entrará en el once inicial, en el medio campo, aunque Wenger es capaz de tirar la casa por la ventana y salir sólo con los creativos, ya veremos. Partidazo.
Y atentos también a lo que pueda suceder con Juande Ramos, el Sevilla y el Tottenham después de la destitución de Martin Jol como técnico de los spurs. Algo que se veía venir desde la derrota en Sunderland en la primera jornada. El detonante, la humillante derrota frente al Getafe en Copa UEFA. Ramos no aceptó dejar al Sevilla tirado a principios de temporada, pero la irregularidad de los hispalenses, la postura del presidente Del Nido y la mareante oferta pueden cambiarlo todo sólo en unas horas. Ya han caído tres: Mourinho, Sammy Lee (sustituido por Gary Megson, que deja el banquillo del Leicester) y ahora Jol.

El derby de Gerrard

A todos extrañó que Benítez borrara del mapa a Gerrard cuando aún faltaban veinte minutos para el final en el campo del Everton. El Liverpool necesitaba la victoria y el adversario jugaba con diez por la expulsión del lateral Hibbert. Esa superioridad delataba que Sissoko era el recambio oportuno, incluso Mascherano, nunca el gran capitán. ¡Menos aún en el derby de su ciudad! Es lo que más le ha molestado al 8 de los reds, quien hace un par de semanas defendía públicamente al mánager, coincidiendo en que las rotaciones son indispensables para competir al máximo nivel durante toda la temporada y llegar en condiciones a la primavera, momento de la verdad. Parecía que Gerrard no renunciaba a jugar a tan controvertida ruleta, pero lo del domingo en Goodison Park rompió moldes.

Benítez se la jugó en un momento delicadísimo. Si no se ganaba, el Arsenal iba a quedar ocho puntos por encima en nueve jornadas, quizás demasiados. Y las críticas no iban a acordarse de Estambul. Menos mal que le salió bien, que el emergente Leiva dio la talla, hasta casi moja, provocando el penalty que Kuyt convirtió en el triunfo ya en el descuento. Y hasta hubo tiempo para que el árbitro escamoteara al Everton otro clamoroso penalty de Carragher, que segundos después celebraba como un loco la victoria. Él también es de Liverpool, pero lo disfrutó mucho más que su amigo Gerrard. Los rojos suman tres puntos más gracias al cabezazo de Torres frente al Tottenham y al gol del holandés, ambos más allá del minuto 90 (no olvidemos tampoco aquella falta de Gerrard en casa del Aston Villa, ya al final,en la primera jornada).

Algo no funciona bien en el Liverpool. Benítez jugó con fuego, sí, pero sólo se chamuscó. Y Gerrard, incrédulo, se sintió obligado a pedirle explicaciones por decisión tan sorprendente de puertas afuera y, por lo que se ve, también adentro. Una galopada del internacional inglés había provocado minutos antes el primer penalty y el empate. Como si Schuster quitara a un Raúl competitivo en un Madrid-Atleti en las mismas circunstancias que el partido de marras. El jugador ha mostrado su decepción en la prensa, aunque también ha reconocido que no atraviesa su mejor momento. El entrenador afirma que la sustitución se produjo porque el equipo necesitaba más cabeza que corazón. En definitiva, encontronazo entre capitán y técnico. Ellos sabrán mejor que nadie si la historia tiene trasfondo o responde simplemente a razones técnicas poco comprensibles. Si Gerrard sobra en el campo para ganar un partido así, su derby además, algo falla en esto del fútbol.

De momento, el miércoles, partidito que hay que ganar al Besiktas en Estambul. Y el domingo, partidazo, llega el Arsenal con Fábregas al frente. Citas que se antojan vitales, también la de Champions. Reaccionar es indispensable. Sólo se ha cubierto un cuarto del campeonato, pero los dos primeros suman siete victorias consecutivas y capaces son de convertirlo todo en un tête a tête antes de navidad como los demás se descuiden o no puedan seguir ritmo tan brutal. La diferencia entre ganar y empatar. Liverpool y Arsenal son los únicos invictos, pero hay seis puntos de distancia. En dos semanas se aclararán algunas cosas. El Arsenal juega el domingo en Anfield y luego recibe en casa al Manchester United, ocasión pintiparada para demostrar que su rutilante trayectoria posee fundamentos inequívocos.

Pero ya hablaremos del Liverpool-Arsenal, en otro post, sí. Ahora sólo recordar el Menú Premier para próximo fin de semana (11ª jornada) en TVE
Sábado 27
Manchester United-Middlesbrough (16.00, La 2)


Domingo 28
Liverpool-Arsenal (17.00, Teledeporte)

Ambos partidos, como de costumbre, se podrán seguir a la vez por www.rtve.es/premier

Medina, Guruceta y el derby de Liverpool

Inglaterra puede verse fuera de la Eurocopa 2008 por culpa del árbitro Luis Medina Cantalejo. Faena estilo Guruceta en Moscú. Los pross se apoyaban en un gol de Rooney cuando el sevillano señaló un penalty a favor de Rusia por falta cometida fuera del área, agarrón del propio Wayne. Inexplicable, injustificable, vergonzoso. A 10-15 metros del juez de línea. Demencial. Unos minutillos después llegó el 2-1 y la pesadilla. Medina se inventó una decisión que puede tumbar a los inventores del fútbol. De escándalo, una vergüenza, calificó McLaren. Si los rusos ganan en Israel y Croacia en Macedonia, Inglaterra verá la Euro por la tele. Un drama de mucha envergadura. Pongámonos en noviembre, día 21, última jornada, Inglaterra-Croacia en Wembley, ya intrascendente a no ser que Rusia protagonizara la cagada más grande de su historia en Andorra.
Este fin de semana, pues, las sensaciones serán distintas en los estadios ingleses. También en Escocia, cuya selección perdió una gran oportunidad, dio un paso atrás (2-0 en Georgia), aunque todavía depende de sí misma y de una victoria en Glasgow frente a Italia, que en ese caso quedaría eliminada.
Vuelve la Premier con otra jornada interesante. Llama la atención el derby del Mersey. Everton y Liverpool se ven las caras el sábado en Goodison Park (13.45, La 2). Arteta contra sus amigos reds, aunque Benítez no puede contar todavía con Xabi Alonso y tampoco tiene claro si Torres estará en condiciones después de la lesión muscular sufrida la víspera del Dinamarca-España. No se trata de un partido más. El Liverpool se juega casi media liga, no es exageración, ya que de no ganar a los toffees en su campo, el Arsenal tomaría una ventaja de 8-9 puntos de ganar al Bolton en Londres. El déficit sería ya abultadísimo, difícil de enjugar salvo vuelco radical en las prestaciones de un equipo reforzado para luchar por el título, premio que no recae en Anfield desde hace 17 años.
Tengo que embarcar, ya seguiremos en contacto, habrá tiempo y papel... Hay temas pendientes: los juveniles españoles, la destitución de Sammy Lee como entrenador del Bolton (Íván Campo vuelve a reinar), la grata noticia de la renovación de Ryan Giggs por una temporada más... Pero antes recordar el menú Premier para este fin de semana en TVE:

Sábado 20 octubre: Everton-Liverpool (13.45, La 2)

Domingo 21 octubre: West Ham United-Sunderland (17.00, Teledeporte)


Ambos partidos, como es habitual, se podrán seguir a la vez por la web que TVE dedica a la Premier League------www.rtve.es/premier

Un inciso

Tenía previsto redactar unas líneas acerca de las quejas de los clubs españoles por la habilidad de los equipos ingleses en arrebatar jugadores importantes de sus canteras, pero el triunfo de España en Aarhus (Dinamarca) entraña significación especial. La presencia de Iniesta, Fábregas y Xavi en el once titular, los dos primeros cerca del área, han imprimido a la selección española un sello muy especial. Hablamos de tres de los diez-quince mejores peloteros del mundo, y no exageramos, aunque sean de casa. Resulta lamentable que la mayoría de los periodistas se acuerden de Raúl (González, no Tamudo) e ignoren sistemáticamente a Fábregas. El debate no era si el madridista tiene que ser convocado, sino por qué razón Aragonés viene ignorando sistemáticamente a Cesc, elegido mejor jugador de septiembre en la liga inglesa, donde el Arsenal, liderado por el catalán, está partiendo el bacalao.
Se ha demostrado que la pausa, la inteligencia y la calidad son las que originan ocasiones de gol. Que los que son buenos lo son a quince metros de la portería adversaria, donde se cuecen las habas. Da igual que falten Torres o Villa. Si hay calidad en la zona decisiva, ni Dinamarca, rival rápido y solvente, puede hacer daño. El fútbol español posee calidad suficiente para aspirar a la más altas cotas, como se demostró en el Mundial de Alemania, pero la dirección técnica deja todo que desear. Y no sólo debido a las limitaciones de Aragonés, sino que todo viene desde tiempos casi remotos. Incluso más allá de Kubala. Tradicionalmente los mejores entrenadores trabajan para los clubs, más ahora que antes. Kubala, Santamaría, Muñoz, Miera, Clemente, Camacho, Sáez, Aragonés... Todos con sueldos muy inferiores a lo que se pagan en el mercado circulante. Por algo habrá sido. De los citados, Clemente y Sáez, los menos inútiles y, a la vez, los más denostados por la prensa. Nadie se imagina a un técnico de primer nivel, y los hay españoles, dirigiendo a la selección... Quizás por ahí pasen los males del llamado equipo nacional.

Podríamos echar la vista atrás, hasta el partido contra Francia en el Mundial. No jugó Albelda. Alonso, Xavi y Fábregas se vieron obligados a conectar con Raúl, veinte metros por delante, con Torres y Villa más arriba. Imposible. Vieira se los merendó a los tres. Makelele sólo fue un espectador. Francia pasó y fue finalista. Aragonés cavó su fosa, quedó retratado. Planteamiento insostenible, antediluviano, fuera de lugar. Todo ello con Raúl fuera de forma, como ya le ocurrió en la Euro 2000 o en el Mundial 2002. En Dinamarca sólo un delantero, Tamudo, no tres, pero mucho más equilibrio: Albelda, con Xavi, Iniesta, Fábregas y hasta Joaquín por su costado. España, superior, con las ideas claras y aprovechando la calidad de sus futbolistas. Alguien le ha debido decir algo al seleccionador.
Aragonés no es un técnico moderno, sólo se mantiene en el banquillo porque le puso la prensa, culpable del desatino, y porque la FEF no tiene dinero para liquidarle y fichar a otro, que cobraría lo mismo y tampoco estaría entre los mejores. El debate de Raúl, o de Aragonés, pertenece al pasado, ya debe ser lo de menos. A todos nos gustaría ver juntos a los del sábado en tierras danesas más Guti, Arteta y Silva (lesionado). Entonces daría más igual que jugaran Torres o Villa, con permiso de Tamudo, que poco tiene que envidiar a Torres, por ejemplo. Si hace falta, recordamos cuando Del Bosque colocó a Guti de segundo delantero en el Madrid: se infló a meter goles, 14-15, no recuerdo bien. ¿Para qué buscar a agún compañero si la portería está más cerca? Un pase a la red, simplemente. Calidad en ataque. Y Fábregas, indiscutible, lo mismo que Iniesta y Xavi, claro.
Disculpen la invasión. En este blog nos dedicamos a la Premier, pero resulta chocante que el mejor jugador de la liga inglesa haya pasado casi desapercibido hasta ahora para la afición y el seleccionador españoles.

Del mismo jarabe

Se quejan los grandes clubs españoles de que la Premier les arrebata sus productos de cantera, sus mejores jugadores juveniles, cadetes e infantiles, si es menester. Pero no tienen razón. La historia del balompié español está repleta de abusos, robos y engaños de los grandes a equipos modestos, incluso de regional, con el único fin de birlarles sus mejores jugadores. Esas quejas no aparecen en la prensa, parecen no interesar. Sin embargo, cuando el presunto expolio afecta a los poderosos, tales procedimientos pasan a ser deleznables. Doble rasero. El Liverpool o el Arsenal no son más chorizos que el Madrid o el Barça. Los ingleses al menos invierten sumas más que respetables en futuros futbolistas, enmascaran contratos mediante becas de estudio, lo que queramos, mientras que el devenir del balompié español está lleno de trueques de jugadores por ¡balones! para acallar enfados que nunca conducirían a nada. Si se trata de equipos de ciudades distintas, ni eso, con un cambio de residencia del chaval todo se arregla. Donde las dan, las deben tomar... Siempre habrá peces más gordos.

Captaciones irregulares, ausencia de la ética más elemental, actuaciones comunes de los más poderosos en el plano económico, de aquellos cuyo patrimonio y posibilidades les permite faenar en las aguas más apetecibles. Y como el mercado inglés mueve bastante más dinero que el español, son muchos los chavales y familias que siguen los exitosos ejemplos de Cesc Fábregas o Fran Mérida. Que el Liverpool se lleve la palma, con seis juveniles españoles en sus filas, no es casual, ya que Benítez ha explotado desde la base. El técnico madrileño ha trabajado muchos años con los chavales, conoce al dedillo los vericuetos de las categorías inferiores y cuenta además con colaboradores fieles que rastrean con acierto la cantera española.

El último fichaje del Liverpool es Gerardo Bruna, un medio punta argentino que dice parecerse a Valerón y hasta hace unas semanas jugador del Real Madrid. Todos lo que le han visto jugar coinciden en que el chaval va para crack. Si bajamos un peldaño nos encontramos con otro proyecto de fenómeno, otro argentino, aún en edad cadete, Mauro Icardo, jugador del Vecindario, equipo que ya se ha resignado a su marcha, sin balones siquiera, ya que el chaval quedará libre en junio. Por él se pegan Barça, Madrid, Sevilla, Valencia, Deportivo, Espanyol... Lo mismo aparece algún club inglés y se lo lleva también... Pablo Blanco, uno de los responsables de la cantera del Sevilla, quizás la más cuerda en España, y con experiencia en la cuestión por la marcha de Barragán, que juega en Riazor cedido por el Liverpool, se refería hace algunas fechas (ver Diario El País, 10.10.2007) al "efecto Cesc". "No podemos hacer profesionales a los 450 chavales que tenemos. Su marcha, si reciben ofertas de este tipo, es inevitable".

Hay que destacar el caso de Fran Mérida, jugador catalán, internacional juvenil, que ya debutó hace unas semanas en la Curling Cup con el primer equipo del Arsenal. Un juzgado de Barcelona ha fijado una cantidad de 3,2 millones de euros (casi 535 milones de pesetas) como indemnización para el FC Barcelona. El club londinense tendrá que hacer efectivo dicho pago por la reclamación efectuada por la entidad azulgrana, que repetirá la jugada ante la marcha de Dani Pacheco a Anfield. Derechos de formación. Un precedente. Una sentencia que debe crear jurisprudencia y que mitiga de algún modo el éxodo de canteranos. Mérida llegó al Arsenal después de pedir la baja al Barça cuando todavía tenía 15 años y no disponía, por tanto, de contrato profesional. Para evitar que el Arsenal tuviera que pagar, como sucedió en su día con Fábregas, desapareció durante algunos meses, decisión de su representante (el mismo de Cesc), y llegó a entrenarse con un modesto equipo de Vitoria hasta que cumplió los 16 y pudo marcharse a Londres. El mercado señala que Mérida vale ese dinero, pero quizás no suceda lo mismo con todos los chavales que sigan los pasos de este excelente centrocampista. Una esperanza para los clubs españoles. Aunque Antoni Ramos, en comentario adjunto al presente post, se refiere a la existencia de un precontrato firmado entre jugador y club, que habría entrado en vigor al cumplir el chaval los 16, con lo que la presunta jurisprudencia a la que nos referíamos se quedaría en nada (gracias por la puntualización).


El fútbol inglés ha apostado por la juventud española, y no al revés. La lista es interminable. Desde figuras ya consagradas hasta chicos que sueñan con vivir del fútbol y ven más opciones en tierras británicas, ya que en España no se les tiene en cuenta.

Liverpool: Reina, Torres, Xabi Alonso, Arbeloa, Barragán (cedido al Deportivo), Míkel San José, Dani Pacheco, Gerardo Bruna, Paco Durán, Miki Roque (cedido al Xerez), Dani Ayala.
Arsenal: Fábregas, Almunia, Mérida.
Everton: Arteta
Manchester United: Gérard Piqué
Chelsea: Sergio Tejera
Bolton: Iván Campo, Mikel Alonso.
Manchester City: Javier Garrido.
Birmingham City: Oubiña
Newcastle: José Enrique
Middlesbrough: Mendieta
Tottenham: Yuri Belchiche
Ipswich Town: Pablo Couñago, Luis Castro
Swansea: Guillem Bauza, Ángel Rangel
Wrexham: Juan Ugarte
Carlisle: Aranalde
Southampton: Idiákez


31 jugadores, de todas las edades, de distintos niveles, y no sólo en la máxima categoría, además de los que militan en clubs escoceses: Cuéllar y Nacho Novo (Glasgow Rangers), David Fernández (Kilmarnock), Rubén Palazuelos (Hearts), Arnau Riera (Falkirk)...
Y seguro que se nos escapan algunos más... Y los que estuvieron y ya no, y los que van a seguir saliendo, seguro.

El insomnio del maestro Benítez

Rafa Benítez no pudo conciliar el sueño este domingo. El 2-2 ante el Totenham le descuadra . Los empates sin goles en Portsmouth y con el Birmingham los asume, incluso la dolorosa y peligrosa derrota frente al Marsella. Pero que le hagan dos veces el mismo gol, el más típico, sólo con el descanso entre ambos, constituye un atentado a su preciado sistema, quizás el mejor plan defensivo del fútbol actual. Más allá de escudriñar los motivos entre síntomas, relax y casualidades, sí parece que el mánager madrileño posee la fórmula defensiva, secreta y bien guardada, elixir muy envidiado, pero también que aún busca el antídoto para cuando el rival toma ventaja en el marcador. Al Liverpool le cuesta fabricar fútbol ofensivo si no es de contragolpe, mucho más sin Xabi Alonso. Se comprobó el domingo. Muy previsible, sin imaginación alguna, sin circulación fluída y sin renunciar nunca al dibujo. Con Benayoun como única opción distinta. Y no olvidemos que el Totenham no se echó atrás, buscó el tercero mientras pudo. Pero no pasa nada. A Rafa le adoran en Anfield, lo conquistado avala su labor, aunque la prensa presione ahora con el rollo de las rotaciones, cuestión que comparten, en la que coinciden, los entrenadores y especialistas técnicos que compiten a primerísimo nivel.

En este mismo blog nos hemos referido al mayor potencial ofensivo de los reds en comparación con temporadas precedentes. Pero los últimos acontecimientos ponen en cuarentena tal apreciación, aunque la liga acabe de empezar. La realidad debe estar entre el 6-0 al Derby County , o el 2-4 de Reading (Curling Cup), y estos dos últimos resultados adversos. Quizás resida en el 1-0 que programa Benítez con su estudiado método. Si no sale, pues el 0-0, que vale lo mismo que el 1-1 y nunca vas por debajo en el marcador. Y entonces no hay que preocuparse demasiado del ataque, ya entrará alguna. Sentido común y mucho esfuerzo desde que empezó a trabajar como técnico en la cantera del Madrid. Ciencia aplicada, lógica, media vida con los vídeos y las cuartillas para llegar a lo más alto del escalafón. La mayoría considera que Benítez es el mejor de todos en el apartado defensivo.

Nos lo encontramos en Birmingham, Marcelino Elena y quien suscribe, en agosto, y le recordé sus tiempos en el Extremadura, claro, donde ya impartía lecciones de táctica y estrategia, o cuando estaba sin equipo y comentó la Eurocopa 2000 para Eurosport... Aquel verano firmó por el Tenerife y a volar. Él echaba la vista más atrás, cuando le preguntaba a Molowny si algún día podría entrenar al Castilla... Así es la vida. Una larga trayectoria, sin focos casi siempre, hasta hace unos añitos. Benítez se lo ha ganado a base de curro. Y va a tener que seguir haciéndolo sin desmayo para enderezar el status actual del equipo. A seis puntos reales del Arsenal y ya por detrás del Manchester United, rivales directísimos, que suman ambos seis victorias consecutivas. Los gunners no ceden, el United ya golea (ganando casi siempre por la mínima, sólo dos goles en contra, y con mucho talento arriba), el City de Eriksson crece y crece con Elano en plan estrella, la Premier elige a Fábregas mejor futbolista de septiembre, hasta el Chelsea levanta cabeza, lo del Portsmouth... Los destellos más amables llegan de otros lugares. Como si de repente todo hubiese cambiado y nadie supiera bien el porqué. Torres ya no deslumbra, Xabi está lesionado y es fundamental, Reina se queda a medio partido de igualar un récord del mítico Ray Clemence, portero en el mejor arranque liguero de la historia (1976-77)...

El Liverpool se ha dejado seis puntos en las cuatro últimas citas (tres empates) y ése es ahora el déficit. Más el problema de la Champions: un punto sobre seis ya obliga mucho. De cualquier modo, todo es recuperable, hay tiempo, sí, pero las urgencias ya comenzaban con los dos últimos partidos en Anfield... Y que te hagan dos goles seguidos sacando largo el portero contrario, perdiendo el balón por arriba en el borde del área y colándotela el mismo las dos veces, puede trastocar a cualquiera. Que tus jugadores, especialistas en concentración y juego aéreo, se vean sorprendidos en momentos que dicen psicológicos (m.44 y 47), dentro de un sistema tan cuidado, hace que te desveles. Robinson, Berbatov y Robbie Keane también tendrán algo que ver, no? Lo mismo todo es más simple. Aunque no debe ser nada sencillo buscar huecos entre las defensas para jugadores fichados por virtudes, características, cualidades o perfiles (gente que se implique) regañados generalmente con la técnica individual o la habilidad en ataque. Los conceptos por encima de los fundamentos: la táctica prevalece sobre la calidad técnica.
El Liverpool de Benítez seguirá siendo fiel a su estilo, no le ha ido mal y no le queda otra. Insistir en defensa para demostrar que los goles de Keane fueron un accidente, seguramente (en tres minutos recibió tantos goles de jugada como en siete partidos y medio), y pillar desprevenidos a los rivales. De momento, no ha perdido en liga, ni la liga, pero eso sí, cuatro empates... Así se fue enterrando el año pasado.

Urgencias en Anfield

El Liverpool-Tottenham del domingo (16.00 Teledeporte) llama la atención por las inesperadas y distantes urgencias con que lo afrontan ambos contendientes. El empate no le vale a nadie. Los reds están a cuatro puntos del Arsenal, líder que este fin de semana debe ganar al Sunderland en Londres. Un pinchazo del conjunto de Benítez -cuestionado por la prensa inglesa por las rotaciones que descabalgan a Torres- abriría ya un boquete considerable (6-7 puntos) con la cabeza. La inesperada y sorprendente derrota en Champions, en Anfield, ante el Olympique de Marsella, añade expectación al choque. Por si fuera poco, el Tottenham acude a la cita con todas las alarmas disparadas, en el furgón de cola y con un solo triunfo en ocho partidos, además ante el farolillo rojo, Derby County.

Martin Jol, mánager de los spurs, está en el alambre desde la primera jornada, desde el decepcionante debut en Sunderland. Si Juande Ramos hubiese dejado tirado al Sevilla, estaría ya en el banquillo de White Hart Lane. El holandés llegó como ayudante de Santini después de la Eurocopa de Portugal, tomó el relevo del francés y aguanta desde entonces. Pero antes o después caerá. Este Tottenham estaba programado para intentar suavizar el escalón existente entre los cuatro más fuertes y el resto de la Premier, aunque lo único que pretende ahora es enderezar el rumbo cuanto antes y alejarse de una clasificación que se antoja circunstancial.

De nada sirve argumentar que no se mereció perder en Old Trafford, que hubo mala suerte frente a Everton, Bolton... Se está fallando demasiado en defensa (el 4-4 del pasado lunes en casa frente al Aston Villa lo atestigua con claridad), y más por el centro que por las bandas. Berbatov, Robbie Keane, Bale, Malbranque, Chimbonda, Jeenas, Darren Bent... Extrañísimo que el Tottenham haya arrancado la liga con cifras tan pobres y preocupantes. Llegar a las posiciones de las campañas anteriores (siempre UEFA) parece ya harto complicado, pese a que sólo se cubierto la quinta parte del torneo. Anfield Road surge como el peor escenario para transformar la dinámica, aunque antes o después llegará un resultado más acorde con la realidad.

Cierto es que el Tottenham sale siempre a buscar el portal adversario, no podía ser de otro modo, aunque también que le falta equilibrio. Demasiados goles en contra (16), el segundo peor, pero el tercer equipo en goles anotados (14), sólo superado por Arsenal y Portsmouth. A Jol le cuesta renunciar a un clásico 4-4-2 sin un tipo que maneje el medio campo con personalidad y suficiencia. Todo es menos lógico con Robbie Keane encajonado en la derecha, cuando podría rendir mucho mejor por detrás del o los puntas. Veremos si en Liverpool hay alguna modificación al respecto.

Por su parte, el Liverpool está echando demasiado de menos a Xabi Alonso, lesionado. El donostiarra es el complemento perfecto para Gerrard. Si no interviene demasiado en un partido, da equilibrio. Si la historia se pone chunga, su clarividencia para hallar huecos y soluciones lógicas se impone. No es lo mismo apoyarse, dársela a Xabi para que decida, que Sissoko o Mascherano tengan que ponerse a pensar con el balón en los pies. Los empates ante Porstmouth (donde se pudo perder) y Birmingham sirven de advertencia. La derrota del miércoles constituye otro serio aviso. Premier y Champions son los objetivos.

Y de fondo, las polémicas rotaciones y la suplencia de Torres en algunos partidos, aunque sí estuvo frente a los franceses y de poco sirvió. Gerrard le comparó la semana pasada con el mítico Ian Rush. Benítez se defendió de las críticas exponiendo que necesita al madrileño para ganar la Premier o la Champions, no al Birmingham, aunque la prensa insista en que para ganar la liga hay que ganar partidos como ese. El capitán le ha dado la razón al técnco, admitiendo que la dosificación es imprescindible para llegar a la primavera en las mejores condiciones. El Liverpool sólo ha recibido dos goles en siete partidos, y ambos de penalty, por lo que el sistema funciona. Y Benítez supedita todo lo demás al sistema. Innegociable. Y el domingo se comprobará otra vez. Para él, rotación no equivale nunca a equivocación. La diferencia está en sumar uno o tres. Y ahí, de momento, al Arsenal le va bastante mejor.

Aprovechamos para recordar programación Premier este fin de semana en TVE.
Sábado 6 octubre
Manchester United-Wigan Athletic (16.00, La 2, diferido)
Domingo 7
Liverpool-Tottenham Hotspur (16.00, Teledeporte)

Ambos partidos se emitirán a la vez por internet en directo en www.rtve.es/premier

Eriksson quiere seducir a Riquelme

Cuentan que el Manchester City está muy interesado en fichar a Román Riquelme. Da vértigo sólo imaginar que el argentino pudiera recalar en la Premier por navidad. De momento, sólo se ha publicado que Eriksson dispone del beneplácito de Frank (así llaman los aficionados del City a Sinawatra, el dueño del club) para gastarse lo que haga falta en el díscolo crack. El Barça se deshizo pronto de él, cediendo la patata caliente al Villarreal, que suspira desde hace tiempo por una venta decorosa del futbolista que llevó a los amarillos a una semifinal de la Copa de Europa, el torneo de clubs más importante del mundo. Ahora debe andar por Boca, dando clases de fútbol... Ah, no! Me dice mi colega Porrero que está entrenándose en Villarreal como uno más, aunque no está inscrito, sólo como primer transferible. Si lo que pretende el City es dar un salto de calidad, arrimarse a los grandes de la liga inglesa, sus responsables aciertan de pleno. Pero es necesario constatar si Riquelme está por la labor. La de encontrar su mejor forma física y encajar en una ciudad gris como Manchester. Difícil para alguien muy especial que no se aclimató siquiera al Mediterráneo.

Todos le llaman Román y él tiene mucha morriña de su casa. Estando en forma, es uno de los tres mejores futbolistas del planeta. Si no lo está, gana la Libertadores con la gorra. Por mucho que los entrenadores renieguen de él, de su comportamiento, de su escaso sacrificio por el equipo, de sus rarezas, Román marca la diferencia. Tiene que ser el jefe, el dueño del balón, en cualquier partido. Hizo grande al Villarreal en poquísimo tiempo y podría repetir en Manchester. La presencia de Riquelme en la Premier provocaría entusiasmo generalizado en el público inglés, acostumbrado a otra cosa, pero siempre deseoso de espectáculo y respetuoso con el arte. Al City, que crece semana a semana, le vendría de perlas. El problema no es el dinero ni el Villarreal sino la voluntad de Román. A él tampoco debe importarle demasiado la plata, tiene suficiente. ¿Cómo seducirle entonces? Eriksson lo tiene complicado. Con el clima, las costumbres y la gastronomía de Manchester no va a ningún sitio. La cuestión es cómo convencerle de que la gloria también es algo bonito para un futbolista, más aún si se trata de Inglaterra, la cuna del fútbol.

Eriksson le quiere. Los clubs grandes pasan de él. Podría ser una motivación... No, Román no entra en esas milongas. Sí queda claro de antemano que el internacional argentino tendría a los otros diez a su disposición. A todo un grupo que está respondiendo con nota a las exigencias tácticas del mánager sueco. Alex Ferguson dijo antes del derby que Eriksson había aterrizado en Manchester al olor del dinero. "No contesto estupideces", replicó el aludido. El City se impuso al United, ha crecido mucho en poco tiempo y su entrenador es el artífice principal. El ex seleccionador inglés se ha apuntado esta temporada por primera vez a la Premier después de llevar las riendas de Inglaterra y de un año sabático. Conoce bien las tácticas defensivas del continente, larga experiencia en el calcio, pero también mira al marco rival. El dibujo impuesto en el City y la actitud de sus hombres desprenden ante todo equilibrio. Pero el sueco, por lo que se ve, quiere más, mucho más.

Elano es su futbolista más determinante hasta ahora. Jugando en el puesto que sería de Riquelme, dentro del 4-2-3-1 escogido, el brasileño es el cerebro ofensivo, dedicado sólo a crear fútbol de ataque, ya que Hamman y el joven Michael Johnson se ocupan de la contención. Elano aprovecha las irrupciones del chaval, busca a Petrov en la izquierda -el búlgaro parece otro- o a Ireland en el otro costado, con Geovani en la recámara. Siempre con cabeza, con calidad y si tiene que acabar, lo hace. Si hay que tirar una falta, para él (formidable su chicharro el pasado sábado al Newcastle). Arriba, M' Penza, de referencia, lesionado el búlgaro Bojinov. Corluka, Dunn, Richards y Javi Garrido componen una defensa de garantías, sólo superada por el Fulham, que le metió a Schmeichel más goles en una hora que en todos los partidos anteriores. Si llegara Riquelme, la máquina funcionaría aún mejor. Seguro. Elano podría entrar por la derecha, como ya hiciera en aquel Santos campeón de Brasil donde el jefe era Diego Rivas, el actual jugador del Werder Bremen.

Lalo Alzueta


La apuesta de TVE por la Premier League va más allá de la emisión de los partidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios