11 posts de octubre 2007

Orgía en Portsmouth

Veinte mil afortunados vieron de cerca el partido con más goles desde que la Premier es Premier (1992-93). El 7-4 del Portsmouth al Reading en Fratton Park, marcador de los de antes, permanecerá siempre en su recuerdo . Un resultado de los de siempre si dos equipos buscan la portería contraria y se olvidan de defender en las condiciones que parece señalar el fútbol actual. Un gol cada ocho minutos, y un penalty desperdiciado por el visitante Shorey, constituyen un saldo más que espectacular. Todo el mundo se sobresaltó al saber del resultado, incluso los poco aficionados, hasta alguno se aseguraría de no estar confundiéndolo con algo de waterpolo. Once goles, sí. ¡Y sin el gran Kanu! Pero el nigeriano no se lo perdió del todo, lo vio desde la grada. Su sustituto, Benjani, hizo el segundo hat-trick de la liga.

Hasta un gol más que aquel 7-3 del Real Madrid al Eintracht de Frankfurt, partido que la televisión británica repite todos los años por navidad para disfrute de millones de personas de todas las edades. Como ejemplo del fútbol más sublime. Nada que ver lo de Glasgow casi medio siglo atrás con lo sucedido este fin de semana en el sur de Inglaterra, en el campo del apodado Pompey. Imposible el parangón entre aquel fútbol de seda, y mucha pegada, y el buen quehacer de los chicos del experimentado y competente Harry Redknapp, equipo en alza, que juega bien y pretende subir en el escalafón. ¡Sólo el marcador final! Puskas y Di Stéfano se repartieron los goles en aquella lejana fiesta. Benjani hizo tres antes de ser susituido y aclamado por la grada. Lleva cinco, los mismos que Anelka, a uno de Adebayor. El buen delantero de Zimbabwe, llegado del Auxerre, y de apellido impronunciable (Mwaruwari), ya guarda el balón en casa. Y son muy pocos los escogidos que pueden presumir de ello en una liga tan repleta de tradición y sensaciones. Quizás lo tenga encima de la tele por la que algún día vea aquel 7-3 de Glasgow. Quizás ya lo haya visto.

Hay que reconocer que TVE se equivocó en la elección del partido del pasado sábado por La 2. Inconscientemente, claro. El West Ham-Arsenal no salió demasiado vistoso. Por mi parte, estoy deseando ver al Portsmouth, lo bien que está funcionando. Al Portsmouth y a otros equipos capaces de brindar buen espectáculo, fútbol de ataque, de ida y vuelta, en cualquier estadio de Inglaterra. Convencidos de que para ganar un partido hay que meter más goles que el rival, no recibir menos. Eso gusta más pero vende menos. Paradoja. Quizá lo mediático prevalezca y todos prefiramos ver a Ronaldo, Torres, Rooney, Fábregas, Drogba, Gerrard... Son las estrellas actuales de la Premier, pero también son los más decisivos para que sus equipos se sitúen entre los mejores del planeta. Programados para ganar y para vender. El impresionante mercado del fútbol lo exige así. Nos hubiese gustado ver la victoria del Coventry en Old Trafford en la Curling Cup, sí se pudieron seguir en directo los tres goles de Torres en Reading... TVE dispone de los derechos de dos partidos por jornada de liga y otro número determinado de encuentros de la Curling Cup.

Y unas líneas finales para el equipo que puede ser revelación esta temporada si respetan las lesiones. Con Kanu de faro y hasta traicionándole en su ausencia, el Portsmouth carbura con mucha soltura. Al Reading le metió casi los mismos goles logrados en los siete primeros partidos (7 por 8). Los visitantes chutaron 6 veces entre palos, incluido el penalty. No pasa todos los días. Pero sí empieza a ser habitual la solvencia competitiva que desprende el grupo de Fratton Park, sexto en la tabla después de haber jugado ya contra los Arsenal. Manchester United, Chelsea y Liverpool.
Dos derrotas muy honrosas en Londres y sendos empates en casa, han dado mucha fuerza al Pompey, que lleva un mes sin perder. Cierto que empató en el campo del Derby County, en la primera jornada, pero sucedió hace casi dos meses. Su victoria en el campo del Blackburn (0-1), invicto hasta entonces, señala que los chicos de Redknapp saben a lo que juegan y son conscientes de sus posibilidades.
Kanu, Utaka, Benjani, Muntari, Papa Bouba Diop, Sol Campbell, el portero James, Hreidarsson, Lauren (jugando poco), Sean Davis... Una mezcla de estilos, cualidades, energías, que funciona cada vez mejor.

Mención especial merece Niko Kranjcar, el internacional croata de 23 años. Lo tiene todo. Clase, potencia, habilidad, toque, cintura, conducción, fuerza, visión de juego, mucha pausa, último pase y gol. ¡Joder, parezco su agente! Si alcanza la forma, si trabaja bien y no se lesiona, se asociará con Kanu y en poco tiempo fichará por uno de los grandes. Entre los dos, con la moto de Utaka, Benjani, Davis por la derecha... Todos no pueden jugar juntos... o en Inglaterra sí? Sigamos de cerca, pues, al Portsmouth.

Todos los vídeos de la Jornada 8 de la Premier.

Lalo Alzueta


La apuesta de TVE por la Premier League va más allá de la emisión de los partidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios