« Otra goleada al Arsenal | Inicio | Catenaccio en la Champions »

Proyecto inviable

La avaricia y la ambición pueden con todo. O con casi todo. Esperemos que no vulneren los principios más básicos del fútbol. Ya se había hablado de que la Premier League pretendía llevar algunos partidos de competición a países lejanos, con la intención de incrementar la multimillonaria cuenta de una de las organizaciones futbolísticas más ricas del planeta, se supone que incluso a la par o por encima de FIFA y UEFA. Sin embargo, la fórmula ideada para sacar a flote tan novedoso invento choca con las normas más elementales de cualquier competición que se juegue por sistema de liga. No se han escuchado voces de apoyo ni de aliento a tal iniciativa, que será estudiada en verano, ya se verá si aprobada. Por el contrario, llueven las críticas. Muchos ni se lo toman en serio, la gente del fútbol, incluyendo, por supuesto, a los aficionados.

Pero los tiros suenan distinto en las trincheras de Ferguson o Benítez que en las que ocupan los adictos al dinero, una de las peores drogas, dicen. Cuanto más tienes, más quieres. Y entre ambos bandos, surge la figura de Blatter, amenazando a Inglaterra con no concederle el Mundial 2018 si la Premier celebra diez partidos por año allí donde no interesa a FIFA, una de las organizaciones más tiranas que nos podamos imaginar. El jerifalte suizo no se anda con chiquitas ("Seis horas bastan para montar una reunión y dejar a España fuera de la Eurocopa", les dijo el otro día a los periodistas españoles, en Madrid, saliendo en defensa de Villar y a propósito de la fecha de las polémicas elecciones a la FEF). Hasta la federación inglesa, también defendiendo lo suyo, ha saltado a la arena para parar el atentado. Ahora hace falta saber si los exóticos magnates de los clubes ingleses, y sus representantes, se amilanan o si el proyecto Premier es más firme de lo que aparenta.

Lo que se pretende, recordamos, es alargar una jornada el campeonato. Saldrían 39, jugándose la que nos ocupa en enero y en cinco grandes ciudades del mundo, con clientes. El objetivo, aireado a bombo y platillo en Londres, se plantea para la temporada 2010-11. La competición quedaría adulterada. Conceptos como pureza, igualdad y esencia no pueden ser reducidos a ceniza porque sí. Esos valores constituyen la base de los reglamentos de fútbol. Algo irrenunciable. Una liga se define como un torneo en el que juegan todos contra todos dos veces, una en cada campo (nos olvidamos de play-offs y demás inventos). Todos en las mismas condiciones. Imaginemos un Manchester United-Derby County en Tokio y un Liverpool-Tottenham en el desierto de los petrodólares. ¿Cómo podría sostenerse que los rivales de Liverpool y United fuesen de muy distinto nivel competitivo y que de ahí pudiera salir el campeón? Inviable. Cualquier tribunal lo echaría abajo. Se supone que los cruces de tan rocambolesca jornada responderían a una determinada clasificación, la del campeonato anterior o la del momento en cuestión, con cabezas de serie y el sorteo correspondiente. ¿O con definición directa de enfrentamientos por puestos? ¿Y por qué un equipo que luchase por no descender tendría que jugar un partido extra con uno de los grandes sólo porque tiempo atrás estuvo en un sitio equivocado?

Lo lógico sería que todo acabase en ruido y la Premier organizara otro tipo de eventos allá donde fuese, pero sin puntos en juego. El mercado británico está saturado, al copo. En casa ya está todo vendido. Y hay que buscarse la vida para generar más ingresos cada día. Sí resulta curioso que el fútbol menos evolucionado tácticamente sea el que más vende. Que los derechos televisivos de la Premier sean los más caros no debe ser casualidad. Eurosport, sin ir más lejos, no difunde una sola imagen de la liga inglesa. Sobran los comentarios sobre la situación en España, donde sólo se ven dos partidos semanales, uno por Teledeporte. El mercado europeo se enfrenta al hándicap de la pasión que también hay por el fútbol en los principales torneos domésticos. Se antoja más fácil ampliar horizontes en confines lejanos donde la tradición balompédica está aún por cultivar. Dicen que hay muchos chinos del Madrid, del Manchester United... Pues de eso se trata, de que haya más y paguen por ello, directa o indirectamente. Supongo que en Japón o China se ven más partidos de la liga inglesa que en Europa. Y lo que está clarísimo es que cualquier partido de la Premier logra audiencias importantes allá donde se emita.

3 Comentarios

Antes de nada, enhorabuena por la narración de la Carling, me ha encantado. Con respecto al tema de la Premier, personalmente estoy de acuerdo con que se jueguen partidos fuera de Inglaterra. Creo que es una genial idea y pienso que todas las ligas deberían tomar nota.

Y muchos merengones chaqueteros. saludos

totalmente de acuerdo con ello, la liga premier es la más vista del mundo y creo que si los chinos, japoneses o norteamericanos están dispuestos para llevar ese espectaculo a sus estadios, en buena horaaaaaaaaaaaaaa, muy buena iniciativa de los dirigentes de la premier, yo no me opongo, de ninguna manera . creo ke es una buena iniciativa.....lo que pasa es ke como no se le ocurrio a blaters y a platini les parece mal...mediocresssss cada vez la premier esta mejor y con buenas ideas..desde aki mis felicitaciones

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Lalo Alzueta


La apuesta de TVE por la Premier League va más allá de la emisión de los partidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios