8 posts de abril 2008

Manchester United y Chelsea, en TVE

Programación Premier League próximo fin de semana en TVE:

Sábado 3 mayo

Manchester United-West Ham United (13.45, La 2)

Lunes 5 mayo

Newcastle United-Chelsea (17.00, Teledeporte)

Chelsea-Manchester United (13.45, La 2)

Programación Premier fin de semana:

Sábado 26 abril

Chelsea-Manchester United (13.45, La 2)

*Este partido se emitirá otra vez por La 2 a las 20.00 sólo para Madrid.

Domingo 27 abril

Everton-Aston Villa (17.00, Teledeporte)

Cambio de planes

Sólo unas líneas para comunicar el cambio de programación Premier League para este sábado día 19. Razones contractuales con la Asobal y el consiguiente ajuste en la parrilla provocan que TVE no transmita finalmente el anunciado Blackburn Rovers-Manchester United (18.15) y lo sustituya por el Fulham-Liverpool (16.00, La 2). Disculpen las molestias.

Háblame del Wigan

Nadie esperaba que el Wigan, en lucha por la permanencia, arrebatara dos puntos al Chelsea en su carrera hacia el título. Para que luego digan que hay una diferencia abismal entre los cuatro de arriba y el resto. Los empates matan. En Stamford Bridge quizás acaben acordándose del gol de Robbie Keane, un par de semanas atrás, y de éste de Emile Heskey. Cuatro puntos que volaron en los últimos instantes y que podrían decidir la liga a favor del exultante Manchester United, ahora con cinco de ventaja, sólo doce en juego y el esperado combate directo en Londres. Los de Ferguson tendrían que perder dos partidos y ganarlo todo el Chelsea para que se les escapara el campeonato. Van a Blackburn, luego juegan contra su único rival, reciben al West Ham y terminan en el campo del ¡Wigan! La gente del Chelsea lamenta lo sucedido, pero no tira la toalla. Hay que ganar a todos: Everton, United, Newcastle y Bolton. ¿Y por qué Koumas no puede darle otro excelente pase a Heskey en el descuento del último partido en el JJB Stadium? Como sucedió el lunes, cuando casi todos daban por bueno el gol de Essien. O lo mismo el Blackburn, con Hughes, otro ex al frente, le quita puntos el sábado y ya todo cambia de nuevo. Vayan a saber.

Por si fuera poco, y al tiempo, los dos aspirantes lo son también a la final de la Champions. Todo en menos de un mes. Seis partidos en poco más de veinte días. Pero lo decisivo se concentra en una semana. Entre los dos partidos de Copa de Europa, el duelo de Londres. Al United se le ve más cómodo, rozando un título de liga más y con el alivio que supone enfrentarse al Barça, por su baja forma, y no al Liverpool, aunque Ferguson le tenga pillado el truco a Benítez, seguro que soñando con liársela al escocés en Moscú. Esa china le ha tocado al Chelsea, con precedentes nefastos. Drogba y Lampard no jugaron ante el Wigan y el equipo no supo cerrar el partido. Son fundamentales para la competitividad del grupo al enfrentarse a los más potentes, pero también faltaron otras muchas veces y sus compañeros fueron sacando los resultados ante la mayoría de los adversarios. Esta vez no sucedió así. La grandeza del fútbol, imprevisible, se podría esgrimir. Un gol llega en cualquier momento y lo metió el decadente Heskey en el 92. Ahora hay que ganar en el campo del Everton. De lo contrario, el United incluso podría cantar el alirón el día 26 en Londres, simplemente empatando, delante de Abramovich, aún a dos jornadas del final.

Seguramente Steve Bruce se sintiera el lunes satisfecho por el favor brindado al United, aunque sólo sea por los viejos tiempos. Los latics, en su tercera temporada con los mejores de Inglaterra, también van a ver cumplido su objetivo. Aún no están salvados, pero no debieran sufrir demasiados sobresaltos. El calendario no es fácil, aunque reciben al Reading, también suspirando por que ahora no se les ocurra despertar a Fulham y Bolton, que ganaron el pasado sábado. Va a haber emoción hasta el final. El Wigan ganó en casa hace dos jornadas al Birmingham, relegándole a posiciones más peligrosas. Cuando Bruce cambió de banquillo, su ex equipo estaba mejor clasificado que el Wigan. Ahora es al revés, eso sí, siempre en el límite. Pues este Wigan ha podido ser decisivo en la liga, como el gol de Heskey en su permanencia en la Premier. Si no, que les pregunten a Liverpool y Arsenal, condenados por sus muchos empates ante equipos de los considerados inferiores. Pero ya se sabe que el fútbol inglés es distinto. Su intensidad te descoloca en cuanto te descuidas un momento. De principio a fin. O más allá del fin, debido a los muchísimos goles que se están logrando en los últimos minutos y descuentos.

Sin embargo, parece casi admitida por unanimidad la teoría de que en la Premier sólo hay cuatro muy buenos y los demás son muy malos, en un nivel demasiado distante. Tottenham, Everton y Manchester City se insinúan como los únicos capaces de intentar el salto, por presupuesto e intenciones. Quizás ese salto sea reflejo de las anquilosadas estructuras en las que se mueven la mayoría de los clubes ingleses. Se muestran reticentes a otro estilo de fútbol, más técnico, más táctico, en definitiva, más competitivo. Cuestión también de filosofía, difícil de modificar. A los que han cambiado les ha ido mejor. Ahora ha llegado Juande, veremos cuánto se gasta Eriksson o el Everton, a ver si Moyes ficha algún creador ofensivo... De cualquier modo, a excepción del Geta, a los equipos españoles no les ha ido mejor este año en la Copa UEFA, ya no en la Champions. Eso sí, el Bolton, ahora mismo en descenso, eliminó al Atlético de Madrid. Cuando casi todo es físico gana cualquiera de los dos. Quizás no sea el ejemplo más válido. Sería interesante ver un West Ham-Almería o un Racing-Aston Villa, jugándose algo, claro. No sé... Además este año no estoy siguiendo tanto la liga española, tengo que estar más pendiente de la Premier... Por eso, si me preguntan de algún partido de aquí, suelo decir que me hablen del Wigan, que estoy más al tanto. Ese equipo está ahí, deseando que el United le visite ya como campeón en la última jornada. Por si acaso. Sin figuras, con Koumas más para las segundas partes, pero bien organizado en defensa y capaz de competir, eso sí, más unos días que otros, y con un punto flaco, el gol. Sólo el Derby County ha metido menos goles. Pero si hay motivación y actitud se puede cubrir el objetivo. Los chavales de Bruce están muy cerca de lograrlo.

PD: Nos pedía un internauta un post sobre fútbol irlandés. Seguro que esa liga es apasionante si la sigues de cerca, pero mi radio de acción no da para tanto. Hay muchos irlandeses en la Premier y la selección siempre estará ahí, pero me siento incapaz de profundizar sin conocer. Lo lamento. Gracias.

Aprovechamos para recordar próximas transmisiones Premier:

Jueves 17 abril

Everton-Chelsea (21.00, Teledeporte)

Sábado 19 abril

Blackburn Rovers-Manchester United (18.15, La 2)

También se transmitirá este miércoles 16 el Celtic-Rangers, de la liga escocesa (22.45, Teledeporte, diferido). En principio, este partido estaba previsto que se ofreciera en directo, pero finalmente irá en diferido, a la conclusión del balonmano entre Arrate y Ademar León, de la Copa del Rey. Las disculpas oportunas, nadie me había notificado el cambio. Este derby de Glasgow también se podrá ver el jueves a las 14.00 por Teledeporte, claro. Gracias.

Benítez for ever

Nadie va a discutir los conocimientos de Rafa Benítez. ¡Faltaría más! Desde hace tiempo, es el mejor técnico en estrategia defensiva, base de la competitividad. Lo viene demostrando desde que oficiaba casi casi de botones en el Real Madrid, desde el Extremadura o el Tenerife. En Valencia miren lo que ha pasado desde que se fue y cómo le echan de menos. Intocable en Anfield e indiscutible su jerarquía. Parece que el post anterior ha causado cierta polémica en torno a los métodos de Benítez frente a otras apuestas más vistosas. Sí me gustaría aclarar que cuando doy mi parecer público sobre algo no hay matices personales que influyan en el mensaje. Si Rafa fuera primo mío seguramente escribiría lo mismo en este blog. Llevo casi 30 años en este oficio y sé lo que hay. Hay tantos y tantos intereses ajenos al fútbol que lo que se cuenta casi nunca es la verdad. Conmigo eso no va. Y podría argumentarlo. Si no pudiéramos discutir de fútbol, la mordaza acabaría por ahogarnos a todos.

¿Cómo voy a tener yo algo contra Benítez? Al contrario, me alegro de sus victorias porque ha salido de abajo y sin propaganda alguna. Y eso no es fácil. Molowny siempre le decía que lo de entrenar al Castilla era muy difícil. No le valoraron en casa y tuvo que buscarse la vida. Cuando le conocí, estaba en el paro. Él y no yo...jajajajaja... Fue comentarista de la Eurocopa 2000 en Eurosport. Había terminado en Almendralejo y estaba a la espera de alguna oferta interesante. Decía que lo que barajaba no le molaba demasiado. Acabó fichando por el Tenerife ese verano. Y de ahí al estrellato. Recuerdo que me dio las gracias por los comentarios vertidos en un Barça-Extremadura para el pay per view, ensalzando su planteamiento. Tranquilo, Rafa, lo que hay. Aquel partido fue el último que hice del Barça de Rivaldo. A alguien no le debió gustar demasiado lo que sí agradaba a Benítez. Los telespectadores, oyentes o lectores deben estar por encima de jaleos así.

Andaba Rafa aquel verano muy involucrado en una página web que se había montado, incluso le recomendó el portal a mi amigo Marquiegui para que se hiciese una de boxeo. Y también algo rebotado porque Eurosport le estaba pagando la mitad que a Luis Fernández, al que además le habían instalado una línea microfónica en su casa. No hace falta decir que Benítez le dio cien vueltas al francés, que estaba en los partidos más importantes. Rafa quedaba para los diferidos y algún otro. Tengo que comprobarlo con las chicas de Eurosport, pero creo que me dijeron que hasta le dejaban la llave para que él mismo abriese la oficina por la mañana, ya que era el primero en llegar para los dichosos diferidos. Aquel patito feo en paro es ahora uno de los entrenadores más reputados y mejor pagados del planeta fútbol. Y me alegro por ello. ¿Cómo voy a querer que pierda el Liverpool? Ni con Benítez ni sin él. Sí puedo decir que prefiero ver al United o al Arsenal que al Liverpool actual. Al coach le da igual si juega mejor o no, está en semifinales, otra vez entre los cuatro mejores equipos de Europa. Y con menos recursos económicos que muchos otros, lo que ensalza más aún el método de Rafa.

En cuanto a la otra semifinal, lo esperado. Barça-Manchester United. Los diablos rojos, claros favoritos. Los blaugrana están muy cansados, agotados. Ferguson se permitió el lujo de reservar a Rooney y a Ronaldo frente a la Roma. Al trantrán. Y si De Rossi hubiera metido el penalty, habrían salido antes para sentenciar. El que no se lo quiso perder fue Ferdinand. No había rotura en el pie y el equipo le necesitaba. Mientras, atentos al partido del domingo. Hace dos meses, la visita del Arsenal a Old Trafford iba a ser la cita cumbre de la Premier. Ahora sigue resultando trascendente. O los gunners se caen ya del todo o vuelven a la batalla. Sin embargo, parece muy favorito el United. Y parece que se confirma la baja de Flamini.

Aprovechamos para recordar próximos partidos Premier en TVE:

Sábado 12 abril

Birmingham City-Everton (aprox. 17.00, La 2, diferido)

Domingo 13 abril

Manchester United-Arsenal (17.00, Teledeporte)

Jueves 17 abril

Everton-Chelsea (21.00, Teledeporte)

Sábado 19 abril

Blackburn Rovers-Manchester United (18.15, La 2)

Informamos también de la transmisión del Celtic-Rangers, de la liga escocesa. Será el miércoles 16 abril (20.45, Teledeporte)

Éxtasis en Anfield

Partidazo. Suele salir así cuando hay intensidad y dos grandes equipos se lo juegan todo metiendo seis goles. Lo de los estilos va al gusto del consumidor. Se impuso el físico al técnico. El Arsenal no pudo con el ritmo impuesto por el Liverpool, quedó fuera de la Champions y a un paso de acabar en blanco la temporada. Se adelantó en el marcador con gol de Diaby en aclarado de Fábregas y pase de Hleb. Durante un buen rato, los gunners rescataron ese fútbol de seda, rápido y preciso, al toque corto, hasta dominar con claridad el partido. Pero empató Hyypia, imponente cabezazo. Y se lesionó Flamini, la peor noticia para un equipo mermado. Quizás fuera la clave, nunca se sabrá. Benítez hizo que los suyos apretaran más en la segunda parte. Para que el Arsenal no pudiera acercarse y también para llegar antes al balón. Golazo de Torres en su portería preferida, jugadón de Walcott a la contra para que empatara Adebayor y la desgraciada jugada de Touré con Babel, penalty transformado por Gerrard. Todo ello en un ratillo repleto de fútbol intenso y emocionante. La pelea por las semifinales de la Copa de Europa y en escenario sin igual.

El Arsenal habría ganado en igualdad de condiciones, se supone, pero eso tampoco se sabrá jamás. Aún así, estuvo muy cerca del objetivo. Wenger sacará conclusiones, aunque debe sentirse satisfecho de comprobar que sus chavales, incluso en la reserva, son competitivos al máximo nivel. Sólo les ha faltado un poco de fuerza para manejar hasta el final el balón cerca del área contraria. Como habían hecho durante casi toda la temporada y en los primeros minutos este martes en Liverpool. Antes lo hacían de principio a fin, marcaban el ritmo, lo subían, paraban, no necesitaban defender, el balón era suyo. Ahora les cuesta mucho, las aceleraciones escasean. Y no sólo ante rivales del mismo nivel. Recordamos los cuatro empates consecutivos que han enterrado al Arsenal en la Premier. Queda una opción, ganar el domingo en Old Trafford para entrar otra vez de lleno en la pelea.

Lo del Liverpool admite múltiples análisis. Su fútbol parece rácano, defensivo, robotizado, casi plano, poco vistoso salvo si Gerrard y Torres hacen de las suyas. Un resultado tan abultado da mucho que pensar a Benítez. Un 4-2, aún favorable, no entra en sus cálculos. Decía después del partido que sus futbolistas, en la primera parte, habían hecho justo lo contrario que debían. Salir tocando en lugar de buscar a Crough, lo que facilitaba la presión del Arsenal. El Espárrago ha sido el arma secreta en esta eliminatoria. Ya brilló e hizo gol en la ida y no olvidemos que baja del cielo el balón que Torres convierte en gol. Así es Rafa. No cuenta contigo para casi nada y te saca cuando el equipo se juega la temporada. Quizás también influyó que Touré fue de nuevo lateral y había menos necesidad de tapar ese costado. Por lo que se ve, el método del coach también admite excesos de este tipo: Torres, Gerrard y Crough, juntos. ¡Y valiendo el 0-0! Lo mismo es que Benítez está evolucionando, con Gerrard más arriba, ahora lo de Crough... De cualquier modo, su liderazgo es indiscutible. En Anfield es intocable, se ha demostrado. El fútbol practicado no será vistoso, el título de liga aún quedará lejos, pero todo eso es lo de menos para la afición. Lo de Estambul es inolvidable. Aquella quinta Copa de Europa sirvió para volver a ser grande después de más de una década de penurias. 18 años sin ganar la liga después de los fantásticos 80, tan lejanos. Entonces el Liverpool mandaba en Inglaterra, ahora lo hace el Manchester United. Y eso duele.

Pero Europa es diferente. Y ahí Benítez es el mejor estratega. Lo ha demostrado con resultados. Tres semifinales de Champions en sus cuatro años en el banquillo, a un paso de la tercera final. ¡Y con el misma rival que las dos veces anteriores! Sólo faltará Mourinho. Con él, el Chelsea perdió dos billetes para la final y quizás el gran título prometido a Abramovich. Por culpa de Benítez. Con un solitario y polémico gol de Luis García camino de Turquía y por penaltis, con Reina, el año pasado. Con sólo tres goles en esos cuatro partidos y una prórroga. Como a Rafa le pone más. Ya no está Mou y la historia se repite, veremos si acaba igual o si Drogba decide lo contrario.

Aprovechamos para comunicar próximas transmisiones Premier en TVE:

Sábado 12 abril

Birmingham City-Everton (aprox. 17.00, La 2, diferido)

Domingo 13 abril

Manchester United-Arsenal (17.00, Teledeporte)

Jueves 17 abril

Everton-Chelsea (21.00, Teledeporte)

Sábado 19 abril

Blackburn Rovers-Manchester United (18.15, La 2)

Deciden los banquillos

Manchester United y Chelsea, como en años anteriores, alcanzan el sprint final del campeonato como primeros aspirantes y en mejor estado de forma que los demás. El Arsenal llega con lo justo, aunque con alguna opción que siempre pasaría por ganar el domingo en Old Trafford. Ferguson y Grant disponen de los mejores planteles, repletos de amplitud y calidad. La política de Wenger y sus jefes no va por el mismo camino, pero los gunners están ahí. Intentando escapar del cepo de Benítez. El Liverpool va de otro rollo, clásico y científico a la vez, con menos presupuesto, consciente de su límite en la Premier, de que la Champions es lo suyo. La jugada de Rafa no iba tan mal tirada. Los suyos llegan bien al tramo decisivo. Los empates han sido otra vez el problema, el pírrico rendimiento en Anfield, donde paradójicamente Torres ha hecho casi todos sus goles y de donde se han escapado más puntos que nunca ¿Y eso? Más descompensación que desequilibrio. Más robotización que talento. Y banquillo corto, claro. Nani, Tévez, Giggs, Saha, Anderson suelen ser suplentes. El United rota y no se nota. Si Fábregas, Hleb, Rosicky y Flamini no se asocian, la historia es otra. Por su parte, el Chelsea ha resurgido de las cenizas a base de orgullo, calidad, actitud y resultados. Las crisis y las lesiones se han cebado en Stamford Bridge, pero el espíritu de grupo y la amplitud de la plantilla han propulsado su candidatura al título. Profundidad de banquillo, que se dice. Lo de siempre, presupuesto y correcta utilización del mismo. Una relación de la que el Getafe saldría campeón.

Los reds han empezado a soñar. Ya con el título fuera de su alcance, llegó el cambio de posición de Gerrard y, por ende, los goles de Torres. Las rotaciones, bendecidas públicamente hasta por Carragher, y ese cambio de dibujo deben hacer, o eso parece, más competitivo al Liverpool, tan capaz de empatar dos veces seguidas en el Emirates como de hacer bueno el gol de Kuyt en Londres con un empate a cero en casa. El profesor Benítez sería feliz. Además de los empates, la lesión de Agger ha hecho mucho daño. La defensa se ha tambaleado demasiado en el juego aéreo, muchos goles en el debe. Incluso con Skrtel, único refuerzo de invierno en plena crisis del coach con los americanos. Quizás las cuentas habrían salido sin tantos fallos atrás y estaríamos hablando de otra cosa. Ahora sólo falta saber, a expensas de la Champions, si el próximo proyecto Premier admite un socio de primer nivel para Gerrard y Torres. Para que este Liverpool no sea considerado tan defensivo ni tampoco pierda su ambición.

Lo de los diablos rojos en el campo del Boro sí ha llamado la atención. Cierto que los de Southgate atraviesan buena racha y que Liverpool y Arsenal no habían ganado en Riverside, pero también que Ronaldo y compañía tenían que tirar de jerarquía si quieren ser los reyes de Europa. Van tan sobrados, o lo parece, que los goles se intuyen en cuanto son necesarios. Pero eso no sucedió el domingo. Los locales dieron la vuelta al resultado con dos goles del brasileño Afonso Alves, con una intensa nevada en la segunda mitad, en abril. Y estuvieron muy cerca del 3-1. A las figuras del United se les torció el gesto. Empató Rooney, el primero lo había metido Cristiano, claro, pero de poco sirvió. El Chelsea a tres puntos y esperándoles en Londres dentro de tres semanas. Y a todo esto, el Arsenal llega al domingo a Manchester, veremos si moribundo o lleno de gloria europea. De cualquier modo, irá a por todas, que ahora mismo parecen demasiadas. Habrá que verlo. Las lesiones de Vidic y Ferdinand ensombrecen algo el panorama en el peor momento. Aunque la Roma no debería inquietar este miércoles, esas dos ausencias preocupan. Y se vio en Middlesbrough incluso con Ferdinand en el campo. Ferguson dispone normalmente quizás del mejor tándem de Europa, pero no va a ser así en estos partidos, aunque Ferdinand no tiene nada roto en el pie e incluso se dice que podría salir frente a los italianos en Champions. A ver si le sale todo bien a Piqué, con el que no se ha contado demasiado y quizás tenga que entrar en momento tan delicado.

No me voy a extender más que se nos echa el martes encima. Del Arsenal casi todo está dicho. El Chelsea coleccionaba títulos con Mourinho. Sin él, se ha quedado en las puertas de la Carling y con las ganas en la Copa, donde cayó ante un segunda como el Barnsley, eliminado ayer en semis por otro modesto, el Cardiff City, de la misma categoría. Por cierto, dos llenos en Wembley para asistir a los dos partidos del fin de semana con sólo un equipo de la Premier, el Pompey, que saldrá como favorito en una final histórica. Los azules vuelven ahora a contar para el título de liga y esperan no cagarla ante el Fenerbahce para ir a por todas en la Champions, con permiso del Liverpool. ¿Por qué no esta vez? Con gente fresca y hambre de victoria.

Aprovechamos para comunicar los partidos de Premier que se transmitirán este fin de semana (anunciábamos el Tottenham-Middlesbrough, pero ha habido cambios):

Sábado 12 abril

Birmingham City-Everton (horario por confirmar, La 2*)

* El partido comienza a las 16.00, pero quizás se emita con algo de demora, a la conclusión de los entrenamientos del Mundial de motos. Ya confirmaremos hora aproximada.

Domingo 13 abril

Manchester United-Arsenal (17.00, Teledeporte)

Cartelera

Sólo unas líneas para comunicar transmisiones Premier League para el fin de semana:

Sábado 5 abril

Arsenal-Liverpool (13.45, Teledeporte, y 16.00, La 2)

Domingo 6 abril

Middlesbrough-Manchester United (14.30, Teledeporte)

Un saludo

Lalo Alzueta


La apuesta de TVE por la Premier League va más allá de la emisión de los partidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios