« Viaje por tierras castellanas | Portada del Blog | Rumbo a Mozambique »

Hasmina ve el mundo a otra altura

    martes 30.jul.2013    por Ricardo Olmedo    0 Comentarios

Hasmina buenaEstábamos en las afueras de Kinshasa (RD Congo), en el barrio de Bishakushaku. El plan del día era grabar a Antonio Riaño y Pilar Sánchez, los dos misioneros españoles de la congregación de los Sagrados Corazones que vivían allí. Colegios, guardería, centro de formación profesional y parroquia en un lugar a medio camino entre el campo y la caótica capital congoleña. Misión en estado puro. 

Pilar, misionera y enfermera, recorría el barrio atenta a las llamadas de las familias que tenían algún enfermo en casa. Nosotros, cámara en mano, la seguíamos por los caminos de tierra del lugar. De pronto, se para a saludar a una familia y a interesarse por una de las hijas del matrimonio: Hasmina. La chica, de 12 años y con graves malformaciones, llevaba toda su vida desplazándose sobre las rodillas y apoyándose en las manos. La casualidad de pasar por ese camino y no por otro hizo que nos detuviéramos allí. Y con naturalidad, Pilar nos contó su historia.

Bueno, pues aquel reportaje generó cierta ola solidaria y a Pilar, que ahora vive en España, le han llegado pequeñas donaciones de aquí y allá. Conclusión: hace unas semanas Antonio Riaño le llevó una silla de ruedas y Hasmina ve el mundo desde otro punto de vista, se puede desplazar por los caminos del barrio y la sonrisa no le cabe en la cara. ¿Cambió la vida de Hasmina gracias a que unos reporteros siguiendo a una misionera pasaron por allí? Es mucho decir. Pero, al menos, Hasmina se levantó del suelo. Que no deja de ser una imagen muy gráfica de lo que nosotros queremos contar: que hay muchísima gente por esos pueblos de Dios levantando a su prójimo o, al menos, compartiendo con ellos el trabajo por recuperar la dignidad propia de ser humano. 

Muy pocas veces conocemos, de verdad, las consecuencias que tienen la emisión de los reportajes de Pueblo de Dios. Son frecuentes las felicitaciones y los comentarios en las redes sociales. Pero en pocas ocasiones nos llegan a la redacción las reacciones a largo plazo y con hondura que provocan algunos de nuestros programas.  Y no porque no las haya, sino porque se producen ya fuera nuestro ámbito. Sí nos llegan peticiones de colegios, parroquias y ongs pidiendo información para ver de nuevo los reportajes. Hace unos días, se pusieron en contacto con nosotros para ayudar a unas misioneras en Costa de Marfil y a unas mujeres de Camerún. Recuerdo el caso de una niña boliviana a la que operaron gracias a un donante anónimo, lo mismo que pasó con una chica en Filipinas. Me viene a la memoria el empeño de un espectador que quería salvarle la vida a un joven sursudanés con graves problemas cardíacos...

Son los resultados "colaterales" de sacar algo por la tele. Quizás el mayor de ellos sea, gota a gota, que los espectadores no olviden que hay otros mundos además del suyo, lejos o cerca del sofá desde donde ven nuestro programa. 

Ricardo Olmedo   30.jul.2013 11:39    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pueblo de Dios

Bio Pueblo de Dios

Los de PUEBLO DE DIOS no somos los de la misa. El programa es uno de los más veteranos de la casa. Llevamos en la parrilla desde octubre de 1982. Ahora podéis vernos los domingos a las 11:30, justo después de “El día del Señor” (la misa); y desde marzo de 2010 también salimos los miércoles a las 11:00, también en La 2.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios