« Facebook: 10 años que nos cambiaron a todos | Portada del Blog | Adolescentes en redes sociales: cada vez más expuestos (y lo saben) »

Facebook compra WhatsApp: la lucha por la conversación privada

    viernes 21.feb.2014    por David Varona    5 Comentarios

La noticia de la semana, del mes y, posiblemente del año en el mundillo de las redes sociales es la compra de WhatsApp por parte de Facebook, por la nada desdeñable cantidad de 19.000 millones de dólares.

Teniendo en cuenta que hace unos días se hablaba de que Facebook iba camino de la tumba, uno se acuerda de aquello de "los muertos que vos matáis gozan de  buena salud". Para estar agonizando, la empresa de Zuckerberg ha hecho un movimiento espectacular que deja casi fuera de juego a cualquiera que pretenda competir en el mercado de la mensajería privada instantánea: a ver quién puede con esta combinación de Facebook + WhatsApp... Desde luego, si yo fuera el dueño de Snapchat, me arrancaría cada pelo de mi cabeza: el tipo se permitió el lujo de rechazar una oferta milmillonaria de Facebook y, encima, reírse de 'Zuck'. Lo malo no es la cantidad de dinero que ha dejado de ganar: la faena es que el futuro de Snapchat pinta oscuro, porque a ver quién va a luchar a pecho descubierto contra la nueva apisonadora. (Marc Vidal cuenta muy bien en este post la tremenda combinación comercial y económica que nace de esta 'boda')

Ver vídeoFacebook compra Whatsapp para ganar tiempo en el móvil

 

Cubrir todos los frentes

Y es que Marck Zuckerberg no es nada tonto a la hora de expandir su "imperio".  Se ha dado cuenta de que los intereses del público son cada vez más variados y más exigentes. Que ya no basta con una gran herramientas de "publificación", como es Facebook, sino que la gente quiere otros canales en los que relacionarse.
Eso no quiere decir que los usuarios dejen de estar en Facebook, sino que depurarán y aquilatarán el uso que hagan de la red, porque cada vez sabrán más de tecnología y serán más hábiles a la hora de elegir la herramienta adecuada para cada necesidad.

Facebook ya dio muestras de esta intución cuando compró Instagram, un especialista en fotografía para redes. Después lo había intentado con el lanzamiento y mejora de su propia herramienta de mensajes privados, Facebook Messenger, que, tras las últimas noticias, seguramente acabe fusionada con WhatsApp.

Y ahora, con WhatsApp compra una plataforma especialista en la creación de redes de conversaciones privadas, inmediatas, rápidas, ocultas, opacas y muy ligeras.

Si el público quiere contar algo a los cuatro vientos, ¿qué mejor herramienta que Facebook? Si quiere hacerlo de forma más o menos "oculta" e informal, ahí está WhatsApp. La combinación cierra un círculo perfecto en torno a Facebook. Y, de paso, Zuckerberg reconecta con el público más joven, el que busca continuamente nuevas plataformas en las que comunicarse y que había abrazado WhatsApp con entusiasmo.

Lo interesante es que Zuckerberg, de nuevo, mira más allá: no se preocupa por los entornos y aparatos en que se produce la conversación, sino de que haya conversación y, entonces, darle el soporte que requiera en cada momento. Se ha dado cuenta de que el fenómeno de conversación global y continua no es una broma, y que trasciende al dispositivo, al medio y a las marcas: la gente quiere hablar -a veces en público, a veces en privado-. Y hablar de forma gratis, segura, sencilla y divertida.

Al mismo tiempo, esta situación evidencia un cierto desplazamiento de la conversación hacia entornos más opacos, menos observables. Ya he comentado en alguna ocasión que esto es un gran problema para los medios, porque buena parte del tiempo que los usuarios nos dedican se va ahora a esos espacios invisibles para nosotros.
Si la gente comenta una noticia o un programa de televisión por WhatsApp, no lo hace "a la vista" en Facebook, Tuenti o Google+. Es decir: no podemos monitorizar lo que dicen de nosotros, no podemos intervenir y no podemos dar visibilidad a la conversación. En apariencia, al público ese problema le da igual: su necesidad de conversar está plenamente cubierta.

Y, como digo,  a Facebook tampoco le importa dónde se produzca la charla, mientas esta se produzca. El público estará hablando y compartiendo, y posiblemente esté en un entorno propiedad de Zuckerberg y sus chicos, así que no les preocupan los problemas de los medios y otras empresas que buscamos la participación, el 'engagement' y todas estas cosas.

Una vez más, Facebook marca su camino:  dice por dónde se va al futuro y no le importa lo que se quede por el camino. Con más de 1.200 millones de usuarios, no necesita ya el apoyo de los medios como prescriptores, y cada vez exige más esfuerzos económicos a las empresas para sacar partido de la red. Cuenta con el inmenso favor del público, aval inigualable.

Demuestra así Facebook un gran ojo al hacer estos movimientos. Se nota que Zuckerberg no ha perdido su olfato para ventear los cambios en los comportamientos de la gente. Seguro que ya está pensando qué harán los chavales dentro de dos años y cuál será su respuesta. Es probable que no le pase inadvertida la llamativa irrupción de Yik Yak, una red social de mensajes instantáneos y anónimos que hace furor en los campus estadounidenses.  Suena familiar, ¿verdad?

Google, Twitter, Apple: les toca mover a ustedes.

 

 

David Varona   21.feb.2014 17:55    

5 Comentarios

Esperaba tu comentario sobre este tema y, como siempre, me parece muy acertado y didáctico. Pero me sigue quedando una duda: ¿dónde está el negocio? ¿Cómo se hace dinero de Whatsapp para recuperar tamaña inversión?

viernes 21 feb 2014, 20:49

Todo esto me parece muy bien.Pero cuidado Whatsapp no es seguro tiene muchos fallos de seguridad.Aunque supongo que lo irán perfeccionando con el tiempo.No reís teléfonos a amiguetes;)

viernes 21 feb 2014, 22:12

Hola, Amancio
Pues sí, ahora queda la incógnita de qué van a hacer para rentabilizar una inversión así.
Me parece que buena parte de la inversión es estratégica: toma clara de posiciones en el nuevo escenario móvil. Pero, claro, Facebook tiene inversores y no querrán que ande tirando la pasta.
Ya han dicho que no habrá publicidad, así que, en principio, seguirán cobrando la cuota de 89 céntimos que cuesta WhatsApp. Vermos si con eso es posible mantener el negocio.
Además, ya están anunciando que pronto el servicio mejorara, con servicio de llamadas de voz: http://www.tecnoxplora.com/apps/whatsapp-ofrecera-llamadas-voz-antes-verano_2014022400132.html

A partir de ahí, es posible que veamos un WhatsApp premium, en el que, por un dinerito más, podamos hacer muchas más cosas... Ya veremos.

lunes 24 feb 2014, 13:15

no toy......mmmmm)......toy,no toy,,,,,toy, no toy.....mm;)

grande abrazo David.

lunes 24 feb 2014, 14:42

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

David Varona

Bio El enjambre

Soy David Varona, redactor jefe de Proyectos en RTVE.es, donde también trabajo sobre las redes sociales, una faceta de Internet que me fascina. Pero lo que de verdad me emociona es la apicultura...
Ver perfil »

Síguenos en...