« Sociedad-crowd. ¿Nos harán mejores las redes sociales? | Portada del Blog | Las redes sociales, en su madurez: el público exige calidad y especialización »

Agregadores, inteligencia colectiva y robots. El futuro vs los editores de papel periódico

    miércoles 19.mar.2014    por David Varona    4 Comentarios

Las abejas, esos pequeños bichos, son responsables de que llegue a nuestros platos un 70% de la comida que comemos. Se encargan de polinizar las plantas que, sin ellas, no darían frutos. Los agricultores, deseosos de ese servicio, pagan a los apicultores por llevar colmenas a sus plantaciones.
Parece normal, ¿verdad? Las colmenas dan un servicio imprescindible, porque sin ellas, la producción de las plantas caería estrepitosamente. A cambio,  el apicultor produce miel y polen.

Bueno, en el mundo de Internet hay unas abejas polinizadoras que se llaman agregadores de noticias. Son, sobre todo, Google News, pero también Meneame, Digg y, en otra medida, las redes sociales.
Como sabéis, en España se está poniendo en marcha una ley para que estos agregadores paguen una tasa a los los editores de periódicos. Es decir, los apicultores pagarán por poner las colmenas en las plantaciones.

A mí siempre me ha parecido un debate absurdo. Cualquiera que vea una estadística y se dé cuenta del inmenso volumen de tráfico que estas páginas agregadoras envían a los medios de comunicación lo entiende rápido: los editores deberían rezar para que Google News no les cobre.

Para demostrar que esto es así, en Menéame han hecho un experimento. Bueno, no los chicos de Meneame, sino su comunidad, una activa, influyente y exigente comunidad de usuarios que comparten, valoran y comentan noticias.

Lo que han hecho los usuarios de Menéame es promover un boicot y dejar de menear noticias de los grandes medios de comunicación que se integran en la patronal de editores. Los resultados saltan a la vista y el tráfico de estas páginas cae de forma notable sin Menéame.

Para ilustrarlo: en un mes, las visitas desde Meneame a las webs de los grandes medios de la Asociación de Editores han caído de 1,7 millones al mes a solo 17.500. Es decir, una bajada del 99%. ¿Imagináis qué pasaría si el boicot, en vez de Menéame, lo hace Google? Exacto: nadie visitaría esas webs.

Esto, por si solo, ya prueba la importancia de estas empresas de agregación de contenidos. Pero, además, prueba lo importante que es el filtro social, la recomendación, para generar tráfico y audiencias de calidad.
Las multitudes organizadas a través de los medios sociales son un poder enorme para organizar la información, darle relevancia, descartar lo que no tiene interés y dirigir el interés del público. Vamos, los "influencers" de toda la vida y la vieja  y muy viva teoría de los "Two steps".

Negarse a ver esto es no querer comprender cómo ha cambiado la sociedad. ¿Alguien se imagina a los editores de enciclopedias exigiendo un canon a Wikipedia? No: han comprendido que el trabajo colectivo, el saber distribuido y organizado, es mucho más potente que un equipo de autores encerrados en una redacción. Incluso Diderot se habría dado cuenta de esto si alguien se lo hubiera explicado.

El futuro de los medios de comunicación, como el de las enciclopedias, los discos o los vídeos, cada vez tiene menos que ver con los modelos que hemos conocido. El cambio va tan acelerado que se lleva por delante las estructuras industriales, pero eso al público le da igual: impone su ley.

Hoy leo con una mezcla de ilusión y asombro una noticia que dice que un periódico de Los Ángeles publicó hace unos días una noticia sobre un terremoto apenas tres minutos después de producirse. ¿Cómo lo hicieron? Con un robot. Mientras los redactores andaban debajo de las mesas pesando si el edificio se caería, un algoritmo tomó los datos del centro de información sísmica y publicó una en la web noticia perfectamente válida. Ningún ser humano escribió nada, sino que lo hizo todo una máquina.

Antes de que los neoluditas y los defensores del periodismo mesiánico se me tiren al cuello, debo señalar que no creo que un robot sirva para escribir todo tipo de información. Que tardarán mucho tiempo en darle un Pulitzer a un algoritmo.

Pero sí creo que un robot, o una máquina de este tipo, pueden descargar a una redacción de infinidad de tareas de "picapedrero": información sobre tráfico, sobre el tiempo, sobre la bolsa... Incluso pueden lanzar la noticia (breaking news) con el resultado de un partido y los cuatro datos básicos, mientras los periodistas dedican su tiempo a cosas más interesantes, como hacer una crónica más profunda, una galería de fotos o un vídeo. Bueno, esto ya se ha probado, la verdad, y funciona bien. De hecho, la empresa Narrative Science ya lo demostró en 2011.

Robot-periodista-experimento

En el futuro (es decir, mañana mismo), el proceso de las noticias será otro. Y, por tanto, el papel del periodista debe repensarse en ese contexto. Por ejemplo, cada vez habrá más periodistas dedicados a filtrar el contenido de las redes sociales, a decirnos qué es lo interesante de ese río de información útil y trivialidades que es  Twitter.

Y habrá robots escribiendo noticias, sin duda. Y habrá una comunidad de usuarios que recibirá esas noticias, las valorará, las etiquetará, las completará con datos, aportará el valor de la capa social y las volverá  a poner en circulación.  (Aquí, mi compañero y amigo Luís Pinheiro diría que "alguien pondría por encima una capita de RDF" para hacer de esa noticia una pieza de contenido con sentido semántico y, por tanto, enlazable en un entorno de linked data). Pienso que el resultado final será mejor que ahora. ¿No creéis?

Hay quien no se quiere dar cuenta de esto. Avestruces vs abejas.

 

 

David Varona   19.mar.2014 13:05    

4 Comentarios

Suscribo.

Hoy por hoy quiero ver esas noticias que escriben los robots teniendo en cuenta la inteligencia media actual de un lector de noticias, el autocorrector de los teléfonos inteligentes, etc. Al tiempo, claro está.

jueves 20 mar 2014, 09:43

David Varona, después de leer esto me han entrado más ganas de leer tu tesis.
Me ha sorprendido la analogía apicultores/agregadores de noticias.
Por cierto, ¿existe robot friegacacharros? ¿Es muy caro?

jueves 20 mar 2014, 09:49

¿?.Le voy a las abejas, claramente.-__-
:)

jueves 20 mar 2014, 20:27

Lo siento, Javier. El sector de los robots friegacacharros está férreamente dominado por quien tú ya sabes. Mantienen las patentes bajo escricto control para que sigamos fregando. ;)

viernes 21 mar 2014, 09:47

Los comentarios de esta entrada están cerrados.