32 posts con categoría "Web/Tecnología"

Las redes sociales, como vigilantes de los medios de comunicación

El invierno es una tarea de muy poca actividad en los colmenares. El apicultor se limita a preparar la temporada primaveral y a vigilar las colmenas para que todo vaya bien: que no haya enfermedades, que no falten reservas de alimento...

Esta idea de la vigilancia es muy importante. Hace unos días, durante un encuentro digital con Manuel Campo Vidal, un usuario le preguntaba por el papel de las redes sociales en el ecosistema actual del periodismo. Campo Vidal aportó entonces una idea que me parece muy relevante: las redes sociales juegan un papel decisivo como vigilantes de la actividad de los medios de comunicación.

Y me parece que tiene  razón. Por su capacidad para dotar de voz a las personas, las redes sociales de Internet están amplificando de forma muy notable la intervención ciudadana en los medios, su capacidad de interlocución y sus posibilidades de alterar la agenda editorial.

Veo varias formas principales de vigilancia:

1) Comunicación directa con el medio y sus periodistas a través de las redes sociales, especialmente Twitter por su inmediatez y capacidad para hacer ruido.

2) Creación de estados de conciencia, o de alerta, algo para lo que las redes sociales se las pintan solas. Casos como el ya célebre #stopKony indican de qué forma la gente utiliza el poder que le da la tecnología para llevar a los medios por donde quiere el público. (Algunos dirían que es para pastorearlos).

3) A través de herramienta específicas, como la recién nacida Fixmedia, que permite a la gente "corregir" las noticias de los medios de comunicación de una forma colaborativa y on line. Pero también gracias a mecanismos como Facebook Connect o Twitter Connect, que abren huecos a la gente en las páginas de los medios.

Esta irrupción de la gente en la agenda editorial es una de las consecuencias más llamativas del 'empoderamiento' que la tecnología está produciendo en las ciudadanías de todo el mundo. A medida que la gente se dé cuenta de que puede intervenir en el proceso de producción de noticias, lo hará con más energía, reclamando para si esa función de control que a veces los medios descuidan.

Y, por lo general, la gente corre más que los medios y se las apaña mejor con los recursos tecnológicos, por lo que se producen situaciones como la que hemos vivido con la campaña contra Kony. Bien organizados en las redes sociales, los promotores de esta iniciativa han sabido 'atacar' a determinados periodistas con mensajes muy bien seleccionados. El resultado, una 'sobrerreacción' por parte de los medios, que se han dejado llevar (pastorear) hacia donde quería la gente, poniendo el foco sobre un asunto que era de dudosa actualidad (aunque sea una buena causa).

Aprender más, estar más preparados

¿Por qué se producen estos fenómenos? Generalmente, por el desconocimiento de buena parte de los profesionales del manejo profundo de las redes sociales y de las nuevas tecnologías en general. Se impone estar mejor formados y mucho mejor preparados para ser capaces de identificar estas situaciones. O para algo tan aparentemente sencillo como discernir qué es un 'fake' en Twitter y qué no lo es.

Precisamente, la BBC, siempre abriendo brecha, acaba de presentar su Estrategia en Redes Sociales para 2012, la guía para sus profesionales en esto del social media. Entre sus principales consejos, uno bien claro: " todos los periodistas y productores de programas tienen que tener o desarrollar un  conocimiento operativo de medios sociales y de su valor editorial".

Lo tienen muy claro: Todos los periodistas. No los community manager. No los expertos en tecnología. No los becarios. Todos.  Saben que el mundo cambia muy deprisa y que la relación con la gente cambia todavía más rápido. No se quieren quedar atrás.

Y es más: plantean que todos sus programas tengan al menos una página en Facebook y una cuenta en Twitter. Y todo mantenido a mano, nada de programación a granel. En RTVE.es, por cierto, no vamos tan mal en ese sentido: buena parte de nuestros programas ya tienen esa presencia bien consolidada en las redes sociales. 

No podemos descuidarnos: la gente nos vigila y no podemos mirar para otro lado. Hay que dar la cara donde está el público, en las redes sociales. Y hay que dar espacio a la gente para que cuente las historias codo a codo con nosotros. Al fin y al cabo, las historias son la gente:

 

¿Qué os parece? Espero vuestros comentarios.

 

 

 

 

David Varona   16.mar.2012 13:58    

¡¡100.000!!

Esta semana ha sido muy importante para los que nos dedicamos a las redes sociales en RTVE.es. Nuestra página de fans principal (facebook.com/rtve) ha superado la mágica cifra de ¡100.000 fans!.

La verdad es que estamos muy contentos y un punto emocionados. Son 100.000 personas que se declaran fans, amigas, de RTVE. Y no es fácil serlo: uno pude ser fan de Águila Roja, que tiene mucho más 100.000 fans. O de Eurovisión, o de La 2 Noticias, o de Cuéntame,  de Radio 3. O de cualquier programa en general de nuestra empresa. Pero ser fan de RTVE, en general, es algo muy abstracto, muy raro.

Y eso es lo que nos hace todavía más felices: que la gente se hace fan de RTVE porque confía en nosotros, le gusta lo que hacemos, valora el esfuerzo, el trato... Está claro que muchos se habrán hecho y luego se habrán ido. No les hemos convencido o no han encontrado lo que esperaban. Pero que 100.000 personas se queden con nosotros es motivo para estar muy satisfechos con la gestión que hacemos de la comunidad. Ahora solo nos queda dar las gracias a todos y seguir trabajando para llegar pronto a los 200.000.

Para celebrar este hito, nuestro Laboratorio ha hecho una recopilación de la vida de esta comunidad de Facebook durante los tres años que lleva en marcha. Estas son las noticias que más han valorado y comentado nuestros fans/amigos. Es el pulso de una comunidad compleja, creciente y cambiante a lo largo del tiempo. Disfrutadlo.

 

David Varona    8.mar.2012 13:38    

Cuando las redes sociales nos den las noticias (todas)

En las colmenas, cada abeja tiene una función específica. Desde que nacen hasta que mueren, cada uno de los miembros de la colonia sabe lo que  tiene que hacer cada día de su vida: al principio son limpiadoras, luego nodrizas, más tarde vigilantes y, por último, recolectoras… La reina y los zánganos también tienen claro cuál es su función y no se salen del guión.

Solo de vez en cuando, cuando muere una reina y no es posible reponerla, una obrera decide empezar a poner huevos. Es lo que se conoce como “zanganera”, porque solo pone huevos sin fecundar, de los que nacen machos. Salvo que el apicultor lo detecte rápido, la colmena está condenada a morir.

Esta historia campestre que os cuento viene al hilo de una tendencia que he empezado a observar en las redes sociales: se meten en el terreno de los cibermedios, de las webs de noticias, como RTVE, El País o el New York Times.

Empecé a detectar con claridad esta tendencia a finales del año pasado, y se hizo especialmente palpable durante la elecciones generales del 20N. La noche de las elecciones escribí en RTVE.es un análisis en el que me mostraba sorprendido por esa irrupción de las redes sociales en el territorio de los cibermedios. Por primera vez, herramientas como YouTube, Twitter o incluso Tuenti se lanzaban abiertamente a aglutinar información electoral y a construir sus propias visualizaciones de datos electorales.

Si a esto sumamos las ya extendidas ‘twittervistas’ y ‘tweetcams’. O las entrevistas de YouTube a líderes políticos como Barack Obama. O las videoquedadas de Google + con el propio Obama o con cualquier celebridad… Además, las redes construyen tecnología propia que permite contar noticias sin ningún problema. Y también hacer cosas como encuentros digitales, entrevistas, editar y publicar todo tipo de textos colaborativos, vídeos, audios… Las herramientas y formatos que utilizan los cibermedios.

 Al final, para mí la cosa está clara: las redes sociales están empezando a llevar a cabo acciones puramente periodísticas que, hasta ahora, en Internet parecían coto cerrado de los cibermedios.

Por si fuera poco, leo estos días que Facebook ha contratado a un periodista, Daniel Fletcher, como director editorial. No dice qué funciones tendrá, pero, la verdad… ¿Qué va a hacer un periodista como director editorial si no es organizar un equipo de noticias?

Si las grandes redes sociales distribuyen noticias, los cibermedios se enfrentarán ante una competencia excesivamente dura. Ya es complicado pelear con YouTube cuando decide hacer una retransmisión en directo… ¿Cómo se va a luchar contra noticias distribuidas por Facebook y avaladas por toneladas de ‘likes’?

Alguien dirá que a la gente no le interesarán esas noticias porque no tendrán detrás la mancheta de un medio de prestigio. Sin embargo, para los que llevamos tiempo en esto y sabemos cómo navega la gente, no es nada raro comprobar cómo el público consume noticias sin saber de dónde salen. El ya clásico “lo he leído en Google” puede ser sustituido por “lo he leído en Facebook”.

El (mal) ejemplo de la era de los portales

Las “abejas” de las redes sociales están empezando a salirse de su guión. O a escribir uno nuevo. Conservan sus viejas y conocidas funciones, pero asumen otras nuevas. ¿Sabrán defenderlas los cibermedios?
A finales de los años 90, fueron los grandes portales, como Terra o Ya.com en España, los que quisieron competir con los cibermedios. También los buscadores, como Yahoo, lanzaron servicios de noticias. Hoy, esos modelos subsisten, pero no han logrado desbancar a los cibermedios.

Solo Google les ha hecho sombra como distribuidor de tráfico y, por tanto, de acceso a las noticias. Google News, tan discutido por los editores, es un arma de doble filo del que los cibermedios se sirven al tiempo que critican. Pero ha sido el único servicio capaz de erigirse en una alternativa, utilizando, claro, a los propios cibermedios como productores de su oferta informativa. Google nunca ha puesto periodistas a escribir noticias.

¿Es un alivio para la prensa el hecho de que los ‘intrusos’ siempre se hayan quedado a medias? No, porque hoy en día la situación es muy diferente y favorece a las redes sociales:
 
- Los cibermedios viven la misma crisis económica que los medios analógicos, lo que limita su capacidad de reacción.

- Las redes sociales tienen el tráfico: con casi 900 millones de usuarios, Facebook se puede permitir cualquier cosa. Incluso lanzar un servicio de noticias que luego tenga que tragarse si no funciona. Su tráfico es un sueño para cualquier cibermedio y un chaleco antibalas.

-La gente ha decidido utilizar masivamente las redes sociales y su confianza en ellas aumenta cada día. Las consideran “suyas”. Al tiempo, la confianza en los medios de comunicación “tradicionales” es cada día menor.

- La tecnología hace que ya sea posible hoy en día crear servicios de noticias sin periodistas. Es duro para la prensa, pero es así.

¿Sin periodistas? 
En una colmena no se puede hacer miel sin abejas. Pero la tecnología nos permite, por ejemplo, criar reinas cuando queremos. O decidir cuándo producimos miel y cuándo jaela real o polen.

Pues la tecnología permite ya que se robotice la producción de noticias a gran escala. ES incipiente, pero está ahí.

Así que si sumamos la potencia de tráfico de las redes sociales y la gran aceptación popular que tienen, su interés por contar noticias, la facilidad con la que crean servicios y herramientas para hacerlo y la posibilidad de automatizar gran parte de los procesos… Estamos ante la posibilidad de que se produzca un cambio radical en la forma en que entendemos la información de actualidad.

El profesor Ramón Salaverría hablaba de ello en un artículo publicado ya en 2009 en el que alertaba sobre la degradación de los cibermedios y el empuje de la tecnificación al contar  historias. Pero la  tendencia va a más: el envidiado MIT  acaba de lanzar una convocatoria de un curso de periodismo en el que se habla abiertamente de las noticias como un “desafío de ingeniería”... ¿Qué os parece?

David Varona    7.feb.2012 15:00    

Twitter, no lo hagas, no censures contenidos políticos

Corren malos tiempos para la Internet libre que todos queremos. Al acoso policial sobre las descargas ilegales, se sumaba ayer el anuncio del FBI de que planea construir un sistema que le permita rastrear las redes sociales en busca de posibles delitos. Ahora llega el sorprendente anuncio de que Twitter está dispuesto a bloquear mensajes en un determinado país si su contenido no es adecuado a las leyes del citado territorio.

Twitter disfraza la idea de mejora de su capacidad para "adaptarse a las leyes locales". En la práctica es una puerta abierta a la censura.

La propia red social decía hace unos meses que no pondría  barreras de este tipo a sus contenidos. Si había que borrar un contenido por inapropiado (agresivo hacia alguien, amenazante, humillante...) se borraría a nivel mundial. De esa forma, los contenidos de índole política quedaban excluidos de posibles bloqueos, porque se consideraban amparados por la libertad de expresión que debería amparar a toda internet. "La libertad de expresión es fundamental", decía entonces Twitter, "algunos tuits pueden facilitar cambios positivos en países sometidos a represión".

Y tenía razón Twitter en aquel comunicado. Como ya hemos comentado en este blog, la red de microblogging ha sido el caballo de batalla sobre el que han galopado las revoluciones sociales del último año. Tanto en Estados Unidos, como en Rusia o todo el mundo árabe. Sin Twitter, sin Facebook y sin teléfonos móviles, todo habría sido diferente, más lento. Incluso podría no haber sido.

Por eso, sorprende tanto ahora este nuevo comunicado de Twitter diciendo que, para acogerse mejor a las legislaciones locales, podría bloquear mensajes en determinados territorios. No borrarlos a nivel global, si no aplicar censuras a escala local. Así, un país podría decirle a Twitter que determinados contenidos (agitadores, críticos, revolucionarios...) no lleguen nunca a usuarios dentro de sus fronteras

La red social dice que  bloqueará tuits en lugares con "diferentes ideas sobre los contornos de la libertad de expresión".

La expresión es tan vaga que vale todo: cualquiera puede tener ideas diferentes sobre esos "contornos". Y esto ha sido siempre así, pero nunca antes las redes sociales se habían planteado la posibilidad de cerrar el paso a mensajes que puedan resultar incómodos para gobiernos o estados con una visión restrictiva de la libertad de expresión.

Porque, ¿quién decide cuál es el límite? ¿Puede China, por ejemplo, llamar a Twitter y decirle que no quiere que por su territorio pasen mensajes que hablen de libertades políticas? Y si lo hace, ¿cómo decide Twitter qué mensajes pasan y cuáles no? ¿Dónde pone el listón? ¿Cómo se establece el baremo? ¿Cómo se controla tanto contenido si no es con apagón total? Parece que el país que exija la censura tendrá la sartén por el mango.

Intereses económicos

Twitter no se puede utilizar hoy en día en China:  está prohibido por el régimen comunista. Pero Twitter, como todas las demás redes sociales y grandes empresas de Internet, quiere que los chinos accedan a sus contenidos. Un potencial de casi mil millones de usuarios ablanda las convicciones democráticas y liberales de cualquiera... El juego incluye millones de dólares en publicidad y un crecimiento en términos de masa crítica de usuarios que dé viabilidad y futuro al proyecto.

En pocas palabras, si Twitter garantiza al Gobierno chino que bloqueará lo que ellos digan, la Gran Muralla empezará a abrirse para el pajarito azul. Y añado que hablo de China por poner un ejemplo, pero me vale Cuba, me vale Irán, me vale Corea del Norte y, si me apuráis, me vale Rusia, un país enorme, muy poblado, donde la libertad de expresión siempre parece estar en el aire.

La magia de las redes sociales, lo que ha hecho que se conviertan en el fenómeno más grande de Internet desde la aparición de Google es la libertad que dan a la gente. El usuario de Facebook o Twitter se da cuenta rápidamente de que tiene en sus manos una herramienta única, poderosa, capaz de influir, de producir cambios.  Es lo que los anglosajones llaman "enpoderarse", tomar poder, cobrar conciencia de que se pueden hacer cosas gracias a la combinación de una mente crítica, conocimiento libre, tecnología y una herramienta de comunicación sin barreras.

Si Twitter se carga esta combinación, a lo mejor entra en China y sus dueños se forran. Pero a la mejor muchos usuarios dejamos de utilizarlo. Es más, con la reacción que se puede ver ya hoy en Twitter, lo más probable es que Twitter haya apretado el botón de "autodestrucción".

 Por eso, hay que decírselo muy claro a Twitter: No lo hagas. No censures. No hagas caso a los países que restringen la libertad de expresión. No a la #CensuraTwitter.

 

 

 

 

David Varona   27.ene.2012 17:51    

Somos avatar: las redes, espejo de la personalidad

En los primeros tiempos de Internet, era muy frecuente que la gente creara personalidades virtuales que no tenían nada que ver con la suya propia. En aquella época de trolls y lurkers, menudeaban los avatares que estaban alejadísimos de su dueño. Así, el tímido era anónimamente un arrojado y el hombre, muchas veces una mujer.

En los últimos años, con la irrupción de las redes sociales, todos hemos percibido que había un cambio en esta idea. La necesidad de contactar con amigos reales en lugares como MySpace o Facebook hace que la gente prefiera darse a conocer, mostrar su verdadero nombre y su propia imagen. Por eso, la gran mayoría de los usuarios de las grandes redes sociales tienen fotos reales y nombres reales.

Pero sigue abierta la discusión sobre cómo nos mostramos. Vale que pongamos nuestro nombre real, pero ¿qué imagen tratamos de proyectar a través de las redes? ¿Intentamos mejorarnos a nosotros mismos? ¿Nos exhibimos? ¿Mostramos nuestra mejor cara? ¿Es como dice esta foto?

Personalidad_en_facebook

Sobre esto se ha debatido mucho, pero investigado poco. Afortunadamente, se ha publicado hace unos meses un interesante trabajo que empieza a revertir esta situación. Lo firman Samuel D. Gosling y su equipo de investigadores de las universidades de Texas y Missouri, y lo publica la revista 'Cyberpsychology, behavior, and social networks'. Es, por tanto, un enfoque desde la psicología. Y es una novedad, porque apenas se abordan las redes sociales desde esta disciplina. Se suele hacer desde la sociología y la comunicación, y la psicología ha sido dejada de lado, apenas tocados argumentos como la 'intimidad' de Lacan.

Pero el equipo de Gosling se lo toma muy en serio y analiza la relación entre la imagen que dan los usuarios de Facebook y su personalidad real.  El trabajo se titula "Manifestaciones de la personalidad en redes sociales on line: Comportamientos en Facebook autoreportados e información observable en los perfiles".

Para sus experimentos, como dice el título, han recabado información de los usuarios entrevistándoles con un cuestionario. Se trata de una batería de preguntas muy utilizada en Psicología para catalogar la personalidad. Se puede determinar si una persona es extrovertida, neurótica, concienzuda, simpática o abierta a la experiencia. Y en qué medida es todas estas cosas a la vez. Es lo que se denomina Modelo de los Cinco Factores, FFM en sus siglas inglesas.

Otro de los experimentos llevados a cabo en la investigación proponía a un grupo de personas que evaluaran los perfiles públicos de un amplio grupo de usuarios de Facebook. En función de sus fotos, post y otros elementos, debían valorar su personalidad.

El cruce de datos de todos los instrumentos del experimento da una conclusión muy relevante: se detectan numerosas conexiones entre la personalidad real y el comportamiento en redes sociales que declaran los usuarios investigados.

Además, tal y como preveían los investigadores, las personas extrovertidas no solo utilizan Facebook con frecuencia, sino que también tienen un mayor grado de compromiso y fidelidad con la red social y dejan más trazas de alto nivel de uso de estas herramientas. Además, en línea con su propia 'vida off line', estas personas extrovertidas buscan activamente el contacto en las redes sociales.

 En el caso del rasgo de personalidad que habla de lo concienzuda que es una persona, las redes sociales también lo reflejan. Así, las personas que tienden a 'procrastinar', a dejar para mañana lo que pueden hacer hoy, encuentran un refugio ideal en las redes sociales. Siempre hay en ellas algo más divertido que la obligación. En cambio, las personas muy concienzudas, lejos de soltarse el pelo y relajarse, son menos dadas a dedicarles mucho tiempo.

Por su parte, las personalidades muy abiertas, dadas al intercambio de experiencias y a la experimentación de novedades, también se reflejan con nitidez en las redes. Allí, se manifiestan como usuarios experimentadores, dados a conocer a nueva gente y a cambiar mucho la configuración de las herramientas.

Es más, los investigadores concluyen que, en lugar de ser una vía de evasión de la realidad, las redes sociales tienden a ser un microcosmos que reproduce nuestro mundo real, nuestra vida social real.

Por tanto, Gosling y sus colaboradores tienen claro que los procesos de la personalidad están vivos en las redes sociales, donde corren en paralelo a como son en los entornos no virtuales. En resumen: nuestra personalidad está plasmada en las redes sociales y en ellas nos comportamos como somos en la vida real.

Es un primer trabajo y los propios autores señalan que hay mucho camino por hacer en esta línea de investigación. Sin embargo, me interesa mucho el resultado.

Trabajando como reponsable de Participación en RTVE.es he podido asistir a este cambio: a cómo la gente se muestra de forma cada vez más real y a cómo las verdaderas personalidades ocupan el espacio virtual.

Me parece que tiene mucho que ver con una de las ideas centrales de mi percepción de las redes sociales: son parte de nuestra vida. Utilizar Facebook es ya algo tan natural como ver la televisión o leer un libro. Deja de ser un fenómeno extraño para incorporarse a nuestra vida. Por eso, cada vez veo más difusa y estrecha la línea que separa vida real de vida virtual. ¿O es que estar en Facebook no es también nuestra vida? ¿Qué opinas?

 

 

 

 

 

 

 

David Varona   20.ene.2012 15:21    

Algunas pistas para 2012

¡Hola! Ante todo, feliz año a todos. Os pido perdón porque hace mucho que no escribo. Pero es que el invierno es época de letargo para las abejas y los apicultores descansamos. Mirad cómo está el colmenar estos días:

Colmenas_nieve

Bromas aparte, lo cierto es que no he encontrado muchos temas de inspiración en las últimas semanas. Pero el principio de año es diferente, porque permite hacer un ejercicio que luego sirve para sacar los colores de más de uno: apuntar las tendencias de lo que será el año que arranca.

Me atrevo a señalar que en 2012, el mundo de las redes sociales vivirá marcado por estas ideas:

1 - Las herramientas de geolocalización vivirán un año de gloria

Hay tres acontecimientos este año que impulsarán con fuerza la geolocalización: la Eurocopa, los Juegos Olímpicos y las elecciones de Estados Unidos. Todos vamos a querer adornar nuestros perfiles sociales con un "estoy aquí" en tan inolvidables eventos. Al hilo de esto, aumentarán las propuestas de juegos, acciones, concursos... que tengan que ver con marcar el lugar donde te encuentres. Foursquare y Facebook Places vivirán un año intenso, pero también Twitter, con su capacidad para posicionar los 'tuits' en el espacio geográfico.

Además, la proliferación de 'smartphones', mucho más acelerada de lo que nadie habría previsto, impulsará esta tendencia, porque 'hacer checkin' es una de esas cosas para las que un teléfono se presta mejor que ninguna otra herramienta. Y también porque, para mucha gente, es una forma de dar sentido a la inversión en el aparato.

2 - La expansión del TimeLine de Facebook será una revolución

Ya ha empezado con el fin de año, pero en las próximas semanas o meses  todos los casi 900 millones de usuarios de Facebook tendrán activado el 'TimeLine', que en España se ha llamado Biografía. Al margen de la típica e inevitable discusión sobre si este nuevo Facebook es mejor que el anterior, lo cierto es que el TimeLine lleva aparejada la implantación del nuevo 'Open graph' y eso sí que es un cambio de calado.

Con el 'Open Graph' de Facebook, cualquier web podrá integrar de forma mucho más intensa la red social dentro de sus páginas. La integración puede llegar a ser tan estrecha que todo lo que un usuario haga en una web se puede reflejar en su perfil de Facebook y en los muros de sus amigos. Y sin necesidad de darle a un botón de recomendar o a un me gusta, como hasta ahora. Simplemente por leer una noticia, estaremos informando en Facebook de lo que hacemos.

  Desde el punto de vista de la viralidad, el efecto es impresionante, con lo que los propietarios de webs saldrán beneficiados. Sobre todo, los productores de buenos contenidos informativos o de entretenimiento.

Otra cosa es la intimidad: los niveles de integración pueden llegar a ser muy agresivos y es posible que los usuarios no se tomen muy bien eso de que se pueda saber prácticamente todo lo que hacen. Aun así, la importancia de la integración es enorme, puesto que lleva a un siguiente nivel la idea de que internet es social. Y más que social: Facebook quiere que sea una experiencia transparente y compartida por todos. Veremos cómo encaja los miembros de la red esta idea.

3 - Los niños, el próximo asalto

Quizá me "columpie" al apuntar que los niños serán uno de los campos de combate para las redes sociales en 2012, pero lo cierto es que una batalla que está a punto de darse. Facebook ya ha dicho que quiere que los menores de 13 años tengan presencia en su red. Y si lo dice es porque tiene muy avanzada la idea.

¿Cómo lo harán? He aquí la cuestión. Puede ser un nuevo 'Facebook Kids', o que creen cuentas a las que sólo puedan acceder niños... Desde luego, la cuestión es proteger al máximo la intimidad de los chavales, y también ponerlos a salvos de desaprensivos. A mí, personalmente, no me parece mal que los niños puedan empezar a interactuar en las redes sociales. Si lo hacen en espacios controlados aprenden a defenderse de las agresiones y a identificar los peligros. Como ejemplo, ahí está la pequeña red social del canal Infantil de RTVE, en la que varios miles de niños aprenden a caminar por el mundo virtual sin riesgos.  Pero en España, donde nos hacemos cruces con estas cosas y luego dejamos que los críos vean Sálvame, lo mismo se 'talibaniza' el tema y se retrasa más la edad legal de acceso...

4 - La compra social

Otro avance importante este año será, seguramente, socializar el comercio electrónico. Esto ya está pasando, lo sé, no hace falta ser adivino para predecirlo. Pero veremos soluciones fascinantes. Por ejemplo: entraremos a una web para comprar unos pantalones. El sistema nos dirá qué amigos los tienen, qué opinan ellos de ese producto y qué opinan sus amigos de cómo les quedan.

Más allá: pronto podremos tener perfiles sociales biométricamente iguales a nosotros. Así, entraremos a una tienda virtual y el sistema sabrá exactamente qué prendas nos quedarán mejor, porque conocerá nuestro peso, altura, medidas, número de pie, color de pelo, de piel... ¿Miedo? Bueno, más miedo dan las colas de las rebajas.

5- La tele será mucho más social

Otra tendencia que ya viene de atrás pero que explotará sin duda este año: las redes sociales y la televisión se casarán en un matrimonio que, a priorir, parece indisoluble.  Ver la tele siempre fue un acto social, compartido y comentado. Las redes sociales permiten hacer eso en tiempo real y con un número de personas increíblemente grande.

En los próximos meses florecerán las aplicaciones pensadas para mejorar y fomentar esta experiencia de usuario. Todo lo que veamos en la tele será susceptible de ser filtrado socialmente, comentado, dispersado por las redes... Además, llegarán con fuerza las llamadas aplicaciones 'second screen', que permitirán utilizar los dispositivos móviles como una extensión de la televisión y complementar con ellos la emisión.  A mí me llaman mucho la atención las aplicaciones de reconocimiento de sonidos. Por ejemplo: empieza una serie en la tele y la sincronizamos con el móvil, de forma que éste vaya escuchando lo que dicen los actores y, al mismo tiempo, ofreciéndonos información extra, concursos, juegos... Y, claro: conexión con otros usuarios que estén haciendo lo mismo tanto en sus móviles como en las webs. O en las redes. Cerramos el círculo social.

Bueno, pues estas son mis cinco apuestas. Son bastante seguras, porque son poco arriesgadas. No me fiaría de nadie que vaya por ahí dicendo que este año Google+ desbancará a Facebook...

¿Y vosotros qué pensáis?

 

 

 

 

David Varona    2.ene.2012 17:41    

El periodista en las redes sociales: mucho que hacer en las facultades ¿o ya no tanto?

Ayer y hoy he estado pendiente del Congreso de Periodismo en Red de la Universidad Complutense (#congresoblog). Por un lado, porque es "mi casa" y me interesa lo que cuentan sobre esto del periodismo digital y la redes sociales. Por otro, porque intervenían amigos, como Daniel Seseña, compañero en RTVE, donde hace el imprescindible Cámara Abierta 2.0,  y bloguero en este mismo espacio virtual.

Y me interesaba bastante ver lo que dicen mis profesores de la Facultad, donde llevo a cabo una tesis doctoral sobre redes sociales que, quizá, algún día vea la luz. Entre ellos, me interesó mucho la propuesta de Mariano Cebrián Herreros, siempre ojo avizor sobre los cambios que vive la profesión y que dio algunas claves de lo que yo creo que es hoy en día el periodismo.

Decía Cebrían en el Congreso que el periodismo no debe enseñarse como "un oficio", sino que el periodista es "el nuevo intelectual" y, por tanto, la Universidad debe darle esa formación intelectual que le servirá, después, para desarrollar mejor su oficio.

La verdad, es una cuestión sobre la que he pensado y debatido mucho. Y, a estas alturas, creo que estoy de acuerdo con Cebrián Herreros y otros profesores de la Complutense. El aprendizaje debe estar orientado a dotar al periodista de códigos para decodificar la realidad, comprender un entorno cambiante y hacer el análisis necesario para que su trabajo de base, el reporterismo, sea eficaz. No hay nada más triste que una noticia que evidencia la desinformación -cuando no la incultura- de su autor.  Un oficio lo aprendes en la redacción. Una cultura...

Redes sociales, herramientas fundamentales

En esta línea, hablaba Cebrián Herreros del papel de la tecnología y, sobre todo, del nuevo ecosistema de redes sociales. Y dio en el clavo: al periodista deben interesarle sí o sí, porque suponen un cambio en la comunicación y sus formas. Es interesante, asegura, por esa  vertiente tecnocomunicativa.

Lo curioso es que los alumnos presentes en el Congreso, supongo que la mayoría alumnos de la Facultad, hicieron un montón de preguntas que parecían más bien inmovilistas: todos se empeñaban en dar más importancia al periodismo que a la tecnología y a las  transformaciones que está produciendo en la sociedad.

Por un lado me parece bien que tengan ese respeto por la profesión que estudian. Por otro, lo siento pero están desubicados. Creo, y me parece que coincido con Cebrián, que un periodista que no entienda como parte de su formación el manejo de esas tecnologías transformadores estará claramente en desventaja.

Hoy en día se está produciendo un cambio muy importante en la forma en que la gente consume información y, sobre todo, en la manera en que construye su agenda de intereses. Cebrián lo decía muy alto y muy claro en el Congreso: "Hay un divorcio entre la agenda de los medios y la del público. Hay que hacer autocrítica".

Pero si los alumnos siguen pensando que las redes sociales, los blogs, internet en general es periodismo de segunda o de tercera, se abocan a un fracaso: no se dan cuenta de que están dando la espalda a  la gente. Hay que estar donde la gente está, y hoy, el público está masivamente en las redes sociales. Y dudo que las abandone a medio plazo.

El (mal)  ejemplo de los mayores

Claro que los profesionales que estamos en activo quizá no seamos el mejor ejemplo para la próxima generación. Con excepciones, la mayoría de los periodistas sigue mirando por encima del hombro a todo el fenómeno 2.0. No entienden que la gente ve a los medios en las redes sociales como un amigo más, y que ese púlpito desde el que hablaban antes los periodistas ha sido demolido y olvidado.

Al hilo de esto, se publican esta semana un par de estudios bastante desalentadores. Uno, en España, modesto y parcial, analiza el uso que hacen los periodistas españoles de las redes sociales. La conclusión, tremebunda: La mayoría de los profesionales de la información subestima las redes sociales. Y, lo peor: un 60 por ciento considera que las redes sociales han perjudicado al periodismo.

El otro trabajo, mucho más documentado y amplio, lo firma el PEW Research Center de la Universidad George Washington. Se titula aproximadamente "Cómo usan Twitter los medios mainstream" y también ofrece una serie de conclusiones muy relevantes. La principal: los  grandes medios estadounidenses consideran Twitter una herramienta únicamente útil para conseguir mayor difusión, para, en definitiva, hacerse publicidad y captar tráfico.

Vamos mal. Esta no es la idea. Las redes sociales son, sobre todo, espacios donde los medios y los periodistas se encuentran con su público, hablan con él, le escuchan. Y el público critica, discute, ofrece alternativas, aporta ideas... ¿Dónde queda todo esto? Sí, ya sé, nunca hay tiempo para ese mundo ideal, trabajamos a la carrera, no está pagado... Incluso yo, que me dedico a esto de las redes, sé lo difícil que es dedicarle tiempo a la gente. Pero también sé, y estoy convencido de ello, que cada vez que contesto a un usuario de RTVE en Twitter o Facebook estoy mejorando la imagen de mi empresa, dando valor al trabajo de mis compañeros.

¿A dónde quiero ir a parar? Muy sencillo: creo que la Universidad tiene que  formar intelectualmente a los periodistas. Prepararlos para los cambios sociales y culturales que está generando la tecnología. En esta idea, tradición académica, teorías y modernidad técnica deberían ir de la mano. Es decir, creo que un periodista debe saber por qué Twitter es importante, debe saber utilizarlo y sacarle provecho, y debe saber situarlo en la evolución de la teoría de la comunicación. Básicamente, igual que debe saber por qué son importantes el teléfono o la imprenta.

Me parece que el sitio que es capaz de hacer todo eso es, todavía, la Universidad. Pero no se puede quedar atrás ni un día más.

 

 

 

David Varona   16.nov.2011 17:44    

El debate: la batalla del trending topic

El Cara a Cara entre Rajoy y Rubalcaba deja un saldo extraño: parece que la conquista más importante de ambos contendientes fue colar un trending topic mundial en Twitter. El Partido Popular lo consiguió con su #ganarajoy y a Esteban González Pons le faltó tiempo para sacar pecho celebrando la conquista.

Hace bien: Twitter todavía es tan desconocido para la mayor parte de la gente que al público lo de 'TT mundial' suena como si hubieran puesto al hombre en Saturno. Pero, ¿es así? ¿Es tan importante? ¿Tiene esa relevancia?

El otro día escribí en este blog señalando que no hay grandes novedades en cuanto al uso del social media en esta campaña electoral. Y, al tiempo, decía que se nota que los partidos se toman las redes sociales más en serio. Puede parecer contradictorio, pero no lo es: no hay innovaciones ni mucha imaginación en el trabajo sobre redes sociales, pero sí una estrategia sistemática y la voluntad de conquistar ese espacio virtual.

En el debate se notó este interés. El PSOE y el PP organizaron amplios equipos para manejar sus perfiles en las redes sociales, con un resultado desigual. Me sorprendió que el PSOE renunciase a utilizar su cuenta oficial en Twitter durante el debate, concentrando la actividad en la cuenta de Rubalcaba, con lo que puede dejar fuera los usuarios que no siguen a las dos. Además, se volcó mucho sobre Facebook, algo raro para un cruce de golpes tan breve. Facebook es muy bueno en el debate de largo aliento, para fijar posiciones y calar en las ideas de la gente, pero no sirve tan bien para dominar un intercambio tan veloz. Ahí, la inmediatez de Twitter es un aguijón. 

El PP, por su parte, apostó todo a Twitter y ganó. Logró la medalla del TT mundial y también logró que Rajoy ocupara más espacio en la conversación global. Hablo con Prensa del PP y me dicen que en Génova tenían a unas siete personas controlando las cuentas oficiales en Twitter y Facebook. No me precisan el dato de cuánta gente tenían repartida por toda España tuiteando a favor de Rajoy, pero sí dicen que eran muchos. Y la verdad es que se notó: eran legión.

Se notó la organización del partido, decidido a conquistar Twitter, con la mayoría de sus dirigentes nacionales, regionales y locales tuiteando y movilizando sus propias redes sociales cercanas. Ese es el truco, eso buscan: la influencia personal.

Porque tú me lo cuentas

Las redes sociales se basan en la horizontalidad. En ellas todos somos iguales: medios, partidos, personas particulares... Pero no tan iguales: algunos usuarios son realmente influyentes, impactan en mucha gente y eso hace que sus mensajes tengan más peso, se expandan más deprisa y generen mucho más ruido.

Navegamos y conversamos a través de la recomendación. "Porque tú me lo cuentas, me lo creo y lo difundo". Ese debería ser el lema de Twitter, el clásico "Pásalo".  Cuando tienes una buena estructura reticular, con nodos de peso como Esperanza Aguirre y un equipo lanzando sin parar consignas, es fácil conseguir éxito en las redes sociales. Tu mensaje corre muy deprisa porque encuentra acelerantes en su camino.

Ayer se vivió un interesante 'combate' para encontrar esos acelerantes, esas personas que consiguen que una conversación, un hashtag o un post se conviertan en un éxito. Lo consiguió el PP, que pareció más organizado. Y durante todo el día lo consiguieron también UPYD, EQUO e Izquierda Unida, muy activos en su protesta contra un debate que, a su entender, deja fuera a los partidos minoritarios.

¿Cuánto influye Twitter?

Cuando analizo estas cosas, siempre me pregunto cuál es la influencia social de una herramienta como Twitter, que en España es todavía muy minoritaria. Twitter es influyente en la medida en que personas influyentes la utilizan, y no hay tantos influyentes de peso real.

De hecho, un estudio de Yahoo y la Universidad de Cornell, analizó no hace mucho cómo se comportan los usuarios de Twitter en Estados Unidos y cómo interactúan entre sí los más influyentes y los menos. La conclusión del estudio es clara: sólo encontraron unas 50.000 personas que aportasen contenido influyente. El resto, y ese resto es el 99,5%, nunca aportaba valor y se limitaba a reenviar lo que dicen las personas a las que sigue. En España cabe pensar que haya incluso mucho menos de 50.000 usuarios diciendo cosas que realmente importen e influyan.

Esto tampoco es algo nuevo. La Teoría de los Dos Pasos, de Lazarsfeld, ya describió este fenómeno con profusión de detalles. Las redes sociales simplemente ofrecen una forma sencilla y eficaz de encontrar y 'utilizar' a los 'influencers', las personas que pueden hacer que otra, o muchas otras, cambien de idea. O de voto. El PP lo tuvo más claro la noche del debate y por eso ganó con claridad en las redes.

Lo he contado también en el Telediario, pero más en cortito:

 

 

Categorías: Actualidad , Web/Tecnología

David Varona    8.nov.2011 13:47    

Una campaña electoral en las redes sociales, 'spanish style'

Desde que Obama exprimiera al máximo las posibilidades de Facebook, Twitter y YouTube en 2008, no hay campaña electoral, así sea para elegir presidente de la comunidad de vecinos, que no trate de sacar provecho de las redes sociales. Otra cosa es hacerlo bien.

Me piden mis compañeros de Nacional que analice lo que están haciendo los partidos políticos para esta inminente campaña electoral en cuanto al manejo de las redes. Y, la verdad, el análisis repentino es fácil: "nada nuevo".

¿Nada? Bueno, la verdad es que algo novedoso se puede espigar en las estrategias y tácticas de los responsables de redes de los partidos. Y, la verdad, no siempre es bueno. Hago una selección de las cosas que me llaman la atención en esta primera etapa de la campaña. Si en los próximos días hay más acciones interesantes, lo comentaremos:

 Los asesores de Obama

Empezó todo este lío electoral 2.0 con la presencia en España de los asesores de Obama en el tema de redes sociales. Se los trajo Rubalcaba para dar un golpe de efecto con el que presentar su cuenta en Twitter, @conrubalcaba. Aquello tuvo su repercusión y dejó claro que esta vez los responsables de comunicación de los partidos se tomaban realmente en serio el trabajo en redes sociales.

El Twitter de Rubalcaba empezó fuerte con esos padrinos. Pero no contaban con el efecto Rajoy, que también decidió abrir su propia cuenta y en solo cuatro días ya tenía más seguidores que su contrincante socialista.

Claro que el equipo "que acompaña" a Rajoy al frente de ese Twitter ha tenido que sudar lo suyo: en los primeros días colgaron una foto del candidato con Santiago Segura y Julio José Iglesias, un trío que dio bastante que hablar en la red. Nada comparado al toro que tuvieron que lidiar con lo de #avatarmariano. No acaba de estar claro este incidente: supuestamente uno de sus community manager pidió a un usuario que se quitara la foto de Rajoy que utilizaba de avatar. En respuesta, Twitter se cubrió de avatares con la cara del líder popular y el hashtag se convirtió en trending topic durante dos días. Los que sabemos lo que cuesta llegar a ser TT en Twitter no dejamos de preguntarnos: ¿lo habrán hecho a posta? Acogidos a la máxima "que hablen de mí aunque sea mal", podrían haber alimentado el efecto bola de nieve para colocarse en ese preciado podio de los TT. Nunca lo sabremos.

 Uso cada vez más personal del Twitter

 Hablar del Twitter de los líderes me lleva a pensar en el uso cada vez más amplio y personal que están haciendo los políticos de esta herramienta. González Pons, Elena Valenciano, Gaspar Llamazares... Son muchos los que ya 'tuitean' de continuo, adelantando muchas veces información y, en ocasiones, contando de más.

Me parece que cada vez son más hábiles con este asunto nuestros políticos. No son especialmente 'techies', pero han avanzado mucho en comparación con la campaña anterior. Y, ojo, la última vez que analicé esto fue en mayo, para las elecciones municipales. Ahora que les van a dar un iPad a cada uno en el Congreso, a lo mejor empezamos a vivir debates paralelos en Twitter o cualquier otro espacio virtual.

La gente importa si es virtual

Pero, sobre todo, parece que los responsables de estas herramientas se han dado cuenta de la  gente importa, y mucho, en las redes sociales. Creo que todo lo que ha venido de la mano del 15M ha influido en su forma de entender este negocio y han puesto el foco en las personas.

Que el 15M cambiara la intención de voto de un 20% no es moco de pavo; y si una lección clara deja ese movimiento es que la gente, armada con tecnología 2.0, hace ruido de verdad y empieza a influir en los resultados electorales.  Así que los partidos han decidido atender mejor esta faceta e identificar esas conversaciones en las que se habla de ellos continuamente. Además, quieren identificar a los líderes de opinión de esos flujos de comunicación.

Al respecto de esto de los líderes de opinión, me parece recomendable recuperar el artículo publicado el pasado invierno por el Instituto de Ingeniería del Conocimiento y publicado por la revista 'Social Network'. El trabajo analiza cómo se difunde la información en las redes sociales y la importancia de la afinidad que tenemos con nuestros contactos para agilizar esa difusión. Si queréis saber más, os recomiendo también este reportaje de nuestros compañeros de Entre Probetas, de Radio 5:

Los regalos de Rubalcaba

La cosa es que buscar líderes de opinión en los que apoyarse no es nada fácil. Así que, ¿por qué no 'comprarlos'? Eso es lo que se ha propuesto el PSOE con su campaña de regalos a cambio de ruido social. Lo que hacen es darle un premio a las personas que más "meneen" sus contenidos en las redes. Así, a medida que tuiteas links del PSOE te vas llevando puntos y, por fin, puedes ganar una ¿bonita? jarra o cualquier otro chisme con el logo del PSOE y los lemas de su campaña.

Bueno, la puesta en práctia es poco elegante, la verdad. Pero de fondo subyace una idea que me gusta: la 'gamificación', o, como dice mi compañero Nacho Gómez, 'ludificación'. Hace tiempo que vengo dándole vueltas a esto de trasladar las estrategias de los juegos a las webs "serias".  En el futuro veremos webs en las que navegar y compartir cosas será premiado. Incluso el propio hecho de informarse on line se convertirá en un juego en el que se sumarán puntos, se competirá... Lo que han hecho en el PSOE es un esbozo de estas tácticas que ya se practican en muchos sitos. Otro día hablamos de esto con detalle.

El "secuestro" de tuits

La verdad, prefiero eso a la táctica del PP de "secuestrar" o "zombificar" los Twitter de sus simpatizantes. Lo hicieron durante la Convención que celebraron en Málaga y fue una sorpresa, porque en España apenas se ha experimentado con esto.

En esencia, los militantes y simpatizantes ponen temporalmente sus Twitter a disposición del PP, que los controla de forma robotizada. Al final, cada post se difunde de forma masiva y el impacto parece un bombardeo por saturación. A la gente tampoco le hizo mucha gracia y en Twitter se expandió el hashtag #prostituit, que denunciaba la iniciativa.

Conste que no me gustan estas maniobras, pero una vez más demuestra que los responsables de redes sociales de los partidos se han puesto a pensar en qué hacer. Y, puestos  a hacer, ¿por qué no ampliar el radio de acción? Pues ahí está Tuenti. Los partidos han decidido abrir espacio en la red social más joven, así que Tuenti los ha reunido a todos en una página especial. Sabiendo lo que cuesta sacarle provecho a esta red social, me llama la atención que hay más de 5.000 personas adheridas a la página. ¿Jóvenes más concienciados? Ojalá.

Eleccionestuenti
Página especial de Tuenti para las elecciones.

La movilización de UPYD

Pero si hay una formación que ha logrado movilizar a sus simpatizantes y militantes en las redes sociales, esa es UPYD. Es impresionante ver los torrentes de mensajes que UPYD protagoniza en las redes sociales. Cualquiera que le eche un vistazo a Twitter o entre al Facebook oficial de Rosa Díez se dará cuenta de lo activos que son sus seguidores y cómo saben mover los resortes de las redes sociales para que se les escuche.

En UPYD han hecho del "pásalo" en las redes un verdadero arte. Aunque tampoco se quedan atrás en Izquierda Unida, donde están empleándose a fondo y logran gran repercusión en las redes. Y como Gaspar Llamazares tiene casi tanto peso en su campaña como Cayo Lara, el esfuerzo es doble. Me parece muy interesante el viral que han hecho con el título "No habrá paz para los malvados", un vídeo que se está moviendo mucho en Internet y que utiliza hábilmente los postulados del 15M. Buen trabajo, sin duda, del departamento de Comunicación de IU.

 Por lo demás, lo que estoy viendo en estos días me parece anodino, demasiado visto. Sin embargo, seguro que los partidos se guardan munición pesada para los próximos días. Lo comentaremos aquí. Y si alguno ve algo que merezca la pena comentar, pues ya sabéis: un mensaje y empezamos a debatir.

Categorías: Actualidad , Web/Tecnología

David Varona    3.nov.2011 19:56    

Google cosecha la miel y prepara la invernada

Google me pone el post 'a huevo': acaban de cosechar la miel de las colmenas que tienen en su campus de oficinas en California, lo que llaman el 'hiveplex'. Rodeada del aparato mediático que Google mueve con todo lo que hace, la cosecha se califica de "bastante buena". A juzgar por las fotos de las colmenas con varias alzas, sí deben de haber recogido unos cuantos kilos de miel.

Google_miel
Trabajadores de Google, en plena cosecha de miel

Google, como algunas otras empresas, promueve actividades que hagan que los trabajadores se sientan mejor, y la apicultura es una de ellas. Relaja a los 'google-apicultores' y les permite conocer un mundo fascinante en el que deben saber un poco de biología y bastante de comportamiento animal. Además, contribuyen a mejorar el entorno con la tarea polinizadora de las abejas. Todo son ganancias para el gigante de las búsquedas.

¿Todo? Bueno, en apicultura nunca se sabe. Cuando te has llevado a casa el último panal de miel te entra el miedo: ¿será muy largo el invierno? ¿Habré dejado suficientes reservas en las colmenas? ¿Estarán enfermas y no me he dado cuenta? La campaña apícola no termina nunca.

Google parece pensar lo mismo con sus actividades habituales, las relacionadas con la tecnología. Por eso, ha decidido apostar todavía más fuerte por Google +, su producto estrella de redes sociales.  Y lo hace cerrando otros servicios, como Buzz, que siempre ha sido un fiasco, o Jaiku, una especie de Twitter. Otras 'colmenas' menores también se cierran.

En realidad, los apicultores hacemos lo mismo: es mejor invernar con una colmena fuerte que con dos a medio gas, por que si haces esto último, seguramente morirán las dos. Así que una práctica habitual del otoño es la fusión de colonias: se toman dos o tres colmenas débiles y se reúen en una sola. La suma de las tres tiene más garantías de sobrevivir y arrancar fuerte en primavera. Google está haciendo lo mismo: reunir colonias débiles sobre Google +, la reina cuya genética social parece mejor constituida. ¿Tendrá éxito? Igual que con las colmenas, lo sabremos en primavera.

Categorías: Actualidad , Web/Tecnología

David Varona   18.oct.2011 10:51    

David Varona

Bio El enjambre

Soy David Varona, redactor jefe de Proyectos en RTVE.es, donde también trabajo sobre las redes sociales, una faceta de Internet que me fascina. Pero lo que de verdad me emociona es la apicultura...
Ver perfil »

Síguenos en...