« De la felicidad y los cerebros felices | Portada del Blog | Cuando criamos monstruos »

La mujer que descubrió que somos producto de un amor caníbal

    miércoles 23.nov.2011    por Pepe Cervera    16 Comentarios

Somos producto de un acto de amor, o de canibalismo, o de amor caníbal; y la mujer que lo descubrió falleció ayer. Lynn Margulis era una de las pensadoras más originales y creativas en el campo de la biología, emitió hipótesis irritantes, realizó descubrimientos sorprendentes y emocionantes, fue repudiada por la ortodoxia científica, luchó contra ella y ganó. También defendió (casi exigió) cambios radicales en el modo como entendemos el funcionamiento de la naturaleza, extendiendo su principal hipótesis y triunfo científico al conjunto del Universo, tratando de explicar la biología toda con una única idea, la suya. Esta batalla no la ganó, y en las últimas décadas de su vida llevó a su poderosa e inquieta mente a asociarse con ideas extrañas, cada vez más alejadas de la ciencia y más cerca de una especie de misticismo panteísta. La misma obstinación con la que consiguió la adopción por la biología oficial de su hipótesis de la hibridación la apartó más tarde del reconocimiento que merecía; de no haber sido por esa deriva medio extraña Lynn Margulis habría sido sin duda premio Nobel. Pero era, con mucho, demasiado fiel a sí misma, y demasiado obstinada como para permitir que pequeños detalles como la buena opinión del ‘establishment’ científico afectasen a su juicio. Al fin y al cabo, ya les había vencido una vez, y fue casi por agotamiento.

Lynn_Margulis_SINC
En 1966 Lynn Margulis era una profesora contratada de la Universidad de Boston; recién doctorada, con apenas 28 años de edad. Eso sí, había comenzado sus estudios universitarios a la tierna edad de 14 años, por lo que tenía ya cierta veteranía en el competitivo campo de la academia. Por eso debió sospechar que encontraría resistencia cuando escribió “On the origin of mitosing cells” (sobre el origen de las células mitóticas), un artículo que fue rechazado por 14 o 15 revistas, según su autora, y que finalmente apareció publicado en el Journal of Theoretical Biology. En aquel artículo Margulis recuperaba ideas decimonónicas y teorías perdidas para construir una hipótesis herética: que el origen de algunos de los orgánulos que componen las células eucariotas (provistas de núcleo) era un proceso de endosimbiosis. Según su idea los cloroplastos de las plantas (verdes, encargados de transformar la energía solar en comida) y las mitocondrias de los animales (plantas de conversión energética de las células animales) habrían sido en origen otros seres vivos independientes que, capturados o devorados, supieron adaptarse a la cooperación con su predador, o colonizarlo, en un régimen de mutuo beneficio y pacífica convivencia. Las células con núcleo, aquellas de las que estamos hechos, serían producto de un acto de cohabitación y simbiosis; primero devoradas, aquellos protocloroplastos y protomitocondrias habrían aprendido a amar a su devorador. A convivir con quien se las comió. A convertirse en uno.

Otros habían propuesto ideas similares antes, pero Margulis fue la primera en apoyar la posibilidad con estudios microscópicos y con detalles precisos y convincentes. La idea de la endosimbiosis, de la colaboración como origen de la célula con núcleo, sin embargo no encajaba en los paradigmas de la teoría evolucionista de la época, empapada todavía de la idea de la lucha por la vida y la naturaleza de garras y dientes rojos. Detalles como que los cloroplastos y las mitocondrias son los únicos orgánulos que poseen su propio ADN, independiente del material genético del núcleo, no fueron suficientes. Lynn Margulis vio cómo se rechazaba su hipótesis, cómo sus ideas eran objeto de desprecio, probablemente incluso de burla y escarnio. Le llevó literalmente décadas de obstinación, pertinacia y esfuerzo, pero al final lo logró. Hoy la endosimbiosis está en todos los libros de texto básicos de biología; hay quien la considera una de las aportaciones clave de la biología del siglo XX, aquel en en el que se desentrañó la estructura de ADN y se aprendió a manejar genes como si fueran muñecas de recortable. Por mucho menos que eso se han dado Nobeles. Pero Lynn Margulis murió sin obtenerlo: otra más de la larga lista de injusticias de estos premios.

Con toda probabilidad en nada le ayudaron su persistencia y la extensión lógica  que llevó a cabo de las ideas de la endosimbiosis, que le hicieron adentrarse en territorios intelectuales muy alejados de la ortodoxia científica, próximos al misticismo. Continuando las ideas de la simbiosis endógena como origen de los eucariotas, y rechazando abiertamente las ideas decimonónicas de la lucha por la vida en las que consideraba basada la teoría evolutiva Neodarwinista, Lynn Margulis empezó a elaborar una nueva Teoría de la Evolución; una historia propia de la vida en la Tierra basada en la simbiosis, en la fusión, en la suma. Esto la llevó a respaldar un polémico (hay quien diría herético) artículo que postula que el origen evolutivo de las orugas son los Onicóforos, un filo de gusanos muy alejado evolutivamente de los Insectos. Por oposición a lo que consideraba resabios de las doctrinas imperialistas, machistas y violentas de la Era Victoriana Margulis intentó generalizar el proceso de endo y exosimbiosis, convirtiendo la fusión de animales diferentes en la clave de la historia natural. Una idea que tiene extremadamente poco respaldo de otros científicos, y muy escasa evidencia a su favor.

De ahí saltó a codesarrollar la Hipótesis Gaia con James Lovelock, postulando que el planeta entero es (más o menos metafóricamente) un ser vivo con mecanismos de autorregulación entre los que se incluían modular la evolución de las especies que lo constituyen; una idea muy cercana al llamado ‘lamarckismo’ clásico que llegó a contaminarse de un cierto misticismo de tintes casi religiosos sobre la idea de la ‘Madre Tierra’. Más adelante defendió la idea de que los biofilms, o biopelículas, eran macroorganismos pluricelulares gigantes capaces de controlar incluso el clima. Al parecer la Tierra estaba, para ella, literalmente viva. Las justificaciones anti-ideológicas que había tras sus teorías la acercaron, paradójicamente, a otras ideologías anticientíficas y contrarias a la razón. Tal vez por eso en sus últimos años defendió teorías muy cercanas a las conspiranoicas, negando que el VIH cause el SIDA o poniendo en duda la versión oficial de los ataques terroristas del 11S. Se convirtió en una de las científicas más respetadas en los círculos de la ciencia paralela, de las teorías de la conspiración, de los enemigos de la razón. Probablemente no le importaba.

Conociendo su carácter y su historia es probable que el rechazo y la desconfianza contribuyeran a reforzar sus ideas, más que a socavarlas. Como científica y como persona era tenaz y se crecía ante las dificultades y la oposición; consideraba su deber enfrentarse a cualquier dogma, poner en duda cualquier teoría, y sostener cualquier hipótesis que resultara impopular. Ese escepticismo tan radical que la llevaba a poner en duda incluso la misma razón, y por tanto a abrazar postulados casi religiosos, probablemente le costó parte del reconocimiento y el aprecio de la ciencia convencional, que sin embargo la colmó de premios y disculpó sus desviaciones de la ortodoxia. En los últimos tiempos Lynn Margulis era para la biología como esa tía respetada y querida, pero un poco conflictiva en las reuniones familiares por su tendencia a preguntar el horóscopo y regalar brazaletes de cristales de energía. Ambas facetas formaban parte de su personalidad, y desde luego que el respeto se lo había ganado a pulso, por sus aportaciones y por su tenacidad. A pesar de sus excentricidades la biología echará de menos a Lynn Margulis, pensadora original, científica intrépida. Descanse en paz.

Pepe Cervera   23.nov.2011 20:27    

16 Comentarios

"Tal vez por eso en sus últimos años defendió teorías muy cercanas a las conspiranoicas, negando que el VIH cause el SIDA"

El premio Nobel de bioquímica Kary Mullis, inventor de la técnica PCR que se usa para detectar el VIH también sostiene que no existen pruebas de la existencia del VIH y que la técbica por él descubierta no sirve para diagnosticar el supuesto virus. Como él hay decenas de virólogos y científicos independientes de las farmacéuticas que critican la falta de pruebas de su existencia.

miércoles 23 nov 2011, 23:56

Una bióloga peculiar, con unas teorías muy peculiares también. Pero sin duda, una gran mujer cuyo mayor mérito fue labrarse un preciado hueco en el masculino mundo de la ciencia.

jueves 24 nov 2011, 09:15

Supongo que es más cómodo estar con la versión oficial del 11s. Dedicado a los periodistas que no hacen su trabajo...

jueves 24 nov 2011, 09:58

Pues estaba preguntandome como podria haber sido la fusión de adn entre gusanos y bichos y me he acordado de las avispas que inyectan sus huevos en orugas. Y de los parasitos que inducen comportamientos, que he conocido en este mismo blog. Y creo ver en la wiki que las avispas y su peña son mas antiguas que las mariposas.
Quiza la mariposa sea un parasito de la oruga que ha aprendido a "nacer dentro de ella".

sábado 26 nov 2011, 15:47

Tremendo post. Lo utilicé y referencié para otro de mi blog http://necodata.blogspot.com/ sigo habitualmente esta página y realmente no tiene desperdicio.Felicitaciones.
Un abrazo desde Necochea, República Argentina.

sábado 26 nov 2011, 17:06

Dicen que somos lo que comemos, mi dieta no es vegetariana pero casi.
Las teorías conspirativas sobre el VIH, no ayudan en la adhesión a un tratamiento exigente, constante, muy caro, si no se cumple sus tomas, el virus crea resistencias, el tratamiento deja de ser efectivo, y se reduce posibles combinaciones de medicamentos, la desinformación hace más daño que la ignorancia, si las combinamos conseguimos la anestesia y el rebaño.
http://biomedcentral.cvent.com/events/beyond-the-genome/event-summary-473cbc76429a48a68781409278c8d295.aspx
http://www.tgac.ac.uk/
http://www.beyond-the-genome.com/
http://www.cnic-conference.com/
http://www.ons.org/
http://www.ipos-society.org/

domingo 27 nov 2011, 13:07

Aparte de sus famosas teorías ha provocado muchas reacciones recientemente por sus ponencias sobre la falsedad de la version oficial de los derrumbes de los edificios en el 11-$.
Por ejemplo este vídeo entrevista que hizo a arquitectos de Nueva York Aquí subtitulado:.

http://investigar11s.blogspot.com/2011/09/entrevista-con-cientifica-lynn-margulis.html
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=L5NCtnA9IH8

Sin embargo, ninguna mención de esto en absoluto por los periodi$tas y blogueros científicos..
Hagamos llegar este vídeo a todos los redactores y lectores de estos portales.
Lo hacemos por Lynn.

martes 13 dic 2011, 09:23


Ebba:
Si escribes sobre esto, imagino será por humanidad. Si es así te ruego te informes mejor pues estás contribullendo a un dogma de terror mundial. A día de hoy no hay absolútamente ninguna prueba de que se halla aislado tal virus pero el mundo cree que sí, debido a un fraude científico del dr. Gallo.
Si hablas de tratamientos ten cuidado pues puedes haber estado recomendando venenos, si, si, VENENO. Podrías ver el documental "House of numbers" entero y subtitulado en internet.
Miles de "etiquetados" de SIDA no solo no han muerto sino que mejoran dia a dia, MILES solo por salirse del engranage oficial que supone el montage del VIH/SIDA.
Antes de hablar por favor infórmense y dejen de llamar teorias conspirativas a todo, SON HECHOS
Si la realidad no es conspirativa, por que la democracia no es real?

martes 13 dic 2011, 10:36

Y este artículm quien lo firma?
Porque en tres ocasiones se preocupa de acrlarar que aunque era una gran científica, se estaba llendo con los enemigos de la razón y acercandose a la esoteria.
Esto amigo periodista es lo que está haciendo Ud. con este artículo pues lo que las rigurosas pruebas científicas demuestran es que el VIH/SIDA no existe y que los tres edificios del WTC caidos el 11S en ningún caso lo hicieron por los incendios.
www.ae911truth.org
www.plural-21.org
publicar este comentario si es de valor periodístico leñe.

martes 13 dic 2011, 10:56

Estimado Álvaro:

Este artículo lo firma Retiario, Pepe Cervera, aquí presente. Hay incluso una foto en la esquina superior derecha. Espero que sus 'rigurosas pruebas científicas' sobre la inexistencia del VIH y sobre el derrumbe de varios edificios del 11S no se basen en datos como la ausencia de identificación de esta entrada.

Es curioso que temas tan dispares como el SIDA y el 11S estén asociados, ¿no le parece? Supongo que la desconfianza ante la tesis oficial es el hilo conductor. Pero ¿no le parece que esa misma desconfianza podría estar muy fácilmente manipulada para ocultar las verdaderas razones? ¿No será usted el que está trabajando para enterrar las explicaciones reales?

El problema con la paranoia es que nunca es posible estar seguro de que no te persiguen...

Muchas gracias por su atención e interés y un saludo.

PP Cervera, el arribafirmante.

martes 13 dic 2011, 12:03

Efectivamente mucho sentar cátedra desde el anonimato sobre cuestiones de hondo calado, el VIH O VIRUS, como el Ebola dan Autoridad para manejar a un marioneta para que le haga el trabajo basura mientra el se dedica a explorar otros mundos, y el/ella es muy eficiente, incluso es capaz de vender su alma y derribar el país, haber si en los USA hiban a tener este metodo de diaologo con el Killer, solo trabaja por su AMO, Antonio LB, pareja de doble moral tanto en su estatus sentimental como de ciudadanos.
Atentos al comentario de: Antonio LB, 16 feb 2011 (Aunque el post entero no tiene desperdicio del Iluminado mesías que nos gobierna los mundos virtuales.
http://blog.rtve.es/elblogdelsueco/2011/02/la-vista-gorda.html

martes 13 dic 2011, 13:51

Estimado Señor Cervera, espero que disculpes el tuteo, pero no estoy habituado a tratar de "usted" a nadie.
Me gustaría preguntarte si realmente tienes un título de periodismo, y si lo tienes, si te saltaste algún examen mientras estudiabas. No veo la objetividad periodística por ningún lado, solo una parcialidad desconcertante desde mi punto de vista. Concretamente, en el tema del VIH y del 11S. Pues lo quieras o no, muchos expertos tienen opiniones dispares a la tuya sobre esos temas (ingenieros, arquitectos y físicos, en el caso del 11-S. Médicos, biólogos y virólogos en el caso del VIH). Cuando digo "muchos" quiero decir millares, que han sido reconocidos y galardonados por su trabajo en sus respectivas áreas (y a algunos de los cuales, conozco personalmente). No se trata de un argumento de autoridad, que tan habitualmente veo utilizar más en un lado del debate que en el otro, pero si un aviso de que cuando usas términos como "enemigos de la razón" o "anticientíficos" no estás haciendo justicia a esta gente, y que además de irrespetuoso, es faltar a la verdad.
Yo particularmente (que no me identificaré, ni tiene porqué hacerlo nadie, sin que ello le dé o le quite razón) soy estudiante de física, y un aficionado a la ciencia en general. Y las cuentas en el tema del 11-S no me cuadran. ¿Soy entonces un enemigo de la razón o alguien anticientífico? Pienso que no.
Y me ha encantado como has respondido al comentario de Álvaro (el cual no digo que sea muy correcto, de todo hay en la viña del señor), simplemente burlándote y hablando de enfermedades mentales. ¿Cuánto hemos avanzado desde los días de la Inquisición, eh?
Si de verdad eres científico, Sr. Cervera, te recomiendo hacer valer tus principios y mantener una mente abierta a la investigación, y si no, respeto por personas que difieran en su opinión, como el que estoy teniendo yo contigo.
De todos modos, buen artículo, muy agradecido de haber tenido noticias de todo esto.

martes 13 dic 2011, 20:54

Estimado Yignasu:

Tiene usted una idea algo peculiar de lo que significa la objetividad periodística. Colocarse a medio camino entre la verdad y la mentira no es ser justo; es publicar medias verdades, que son medias mentiras. El periodismo no consiste en limitarse a repetir las dos (¿por qué dos? ¿no puede haber más?) opiniones, a favor y en contra; se trata de evaluar todas ellas de modo crítico, sopesando las razones que las sustentan y valorando la credibilidad de cada una. Simplemente contar que hay quien cree en los unicornios voladores y hay quien no no es suficiente. Al menos no desde mi concepción del periodismo.

Por otra parte la vida y la carrera de Lynn Margulis demuestran que el supuesto rechazo del 'establishment' científico a las teorías nuevas es rotundamente falso. Su hipótesis de la endosimbiosis como origen de muchos orgánulos de la célula eucariota era una 'herejía', y sin embargo hoy esta plenamente aceptada. ¿Por qué? Porque Margulis no se limitó a exigir una supuesta justicia entre dos posturas antagónicas, sino que respaldó su punto de vista con datos. De eso va el juego: de demostrar las ideas que se tienen, por exóticas que puedan parecer. El exotismo no importa: lo que importa son las pruebas. 'Enemigos de la razón' y 'anticientíficos' son aquellos que exponen teorías sin pruebas y luego exigen igualdad de tiempos por mor de la justicia. Una justicia que, insisto, no existe en ciencia: lo que existe son pruebas. ¿O debemos enseñar la teoría flogística o el universo geocéntrico simplemente porque hubo (y aún hay) defensores de estas ideas?

Muchas gracias pro su atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

miércoles 14 dic 2011, 07:47

Si el caso de Lynn Marguli no demuestra el dogmatismo científico no sé qué lo hará. ¿Acaso no fue rechazado su artículo por 14 revistas científicas antes de ser finalmente publicado? ¿Qué pasa, que las pruebas que aportaba no eran válidas hasta que las presento por quinceava vez? ¿No acabó sin recibir el premio novel, que según tus palabras merecía, además del correspondiente ostracismo por parte del resto de la comunidad científica? Eso no tiene sentido. Eran válidas desde el principio, pero los paradigmas y las ortodoxias siempre se resisten a ser derribados. Se me ocurren decenas de casos de teorías que acabaron siendo aceptadas tras muchos años de debates estériles, cuando los hechos ya estaban sobre la mesa desde el principio.

Pero es que las cosas no son tan sencillas. Tal vez haya quien crea todavía en las teorías del flogisto o del universo geocéntrico. Pero ¿Son ellos una porción significativa de la comunidad científica, con artículos publicados y revisados por pares (como el artículo del físico Steve Jones que demostraba que hay restos de materiales explosivos en el polvo de los edificios derrumbados el 11S) y con argumentos sólidos a tener en cuenta? Creo que no.

Sin embargo, lo que pretendía no era iniciar un debate sobre este tema, ni exponer las evidencias a favor o en contra de ninguna de las dos hipótesis, ya que este artículo no tiene nada o casi nada que ver con esto (de ahí que no entienda el ataque) y sería spam. Solo llamo la atención de que es un juego peligroso el de descalificar y excluir a todos aquellos que difieran con la opinión propia(siendo que existe debate al respecto entre expertos en la materia, insisto). Eso no va en el juego de la ciencia, como tú lo llamas, eso es pura propaganda.
Y coincido en que para defender una teoría ha de presentarse pruebas, cosa que ya han hecho en páginas como http://ae911truth.org/en/home.html y muchas otras.

De todos modos, admiro la enorme capacidad de juzgar lo que es verdad que exhibes, con absoluta redundancia, sin dudas ni vacilaciones, pese a que otros más cualificados en esas materias no lo vean tan claro. Y también estoy seguro que la confianza en la tesis oficial no es hilo conductor de nada. Nótese el sarcasmo. Más humildad por favor.
Creo que ya he hecho hincapié en lo que quería expresar, asique no añadiré nada más. De nuevo, gracias por tu tiempo. Un saludo.

jueves 15 dic 2011, 01:58

Estimado Yignasu:

Dogmatismo es una palabra interesante en este contexto. Porque puede que el mundo de la ciencia tenga resistencia a aceptar ideas nuevas, pero ¿conoce usted alguna religión que lo haga? Por muchas pruebas que quiera usted acumular, un dogma es por definición inamovible e indiscutible. En ciencia, sin embargo, si usted genera pruebas de su hipótesis, ésta termina por ser aceptada; en un proceso que puede ser lento y que tal vez exige más pruebas de lo que sería estrictamente necesario (afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias), pero que evita los trompicones. Por poco que les guste a los científicos en activo o por mucha resistencia en contra que se organice, al final las pruebas mandan. Como demuestra el caso de Margulis y la endosimbiosis.

El problema de Margulis y el Nobel no fue que sus ideas encontraran oposición al principio. Es que al final de su vida se dedicó a propagar ideas que no tenían pruebas suficientes a favor, o que tenían muy importantes objeciones en contra. La relación entre las orugas y los onicóforos es meramente superficial y no está respaldada por datos genéticos. Sus peculiares teorías sobre la evolución por hibridación carecían de pruebas serias. Y su insistencia en razonar sus ideas en un marco no científico, sino sociopolítico (las ideas de Darwin o el marco neodarwinista como políticamente incorrectas) la colocó fuera del marco de la discusión científica. Probablemente por eso no recibió en Nobel: porque ella misma se salió del marco de discusión de la ciencia para razonar en términos apasionados, pero acientíficos. No se pide a la Iglesia Católica que haga santos de gentes de otras religiones, pero se exige a la ciencia en el nombre de una mal entendida justicia que conceda sus más importantes galardones a gentes que deliberadamente se colocan fuera de su marco de referencia.

En cuanto a las llamadas pruebas de las teorías alternativas del SIDA o del 11S, mejor no entremos ahí. Me remito de nuevo a la frase de arriba: afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias. Y las que se presentan de estas digamos hipótesis no son siquiera ordinarias.

Muchas gracias por su atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

jueves 15 dic 2011, 08:13

Que paciencia tiene ud., Sr. Cervera, como con todos aquellos antievolucionistas,

Y como siempre, y repitiéndome, sigue siendo un placer leerle.

martes 24 ene 2012, 18:57

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario