« El gran colisionador de hadrones: la máquina de dios | Portada del Blog | Acapulco, la ciudad en guerra »

La playa

    viernes 20.jul.2012    por Pepe Cervera    8 Comentarios

Una playa es una eficiente máquina de convertir continentes en fondos marinos, una amoladora de agua y viento capaz de reducir enormes bolos de granito a diminutos fragmentos minerales. Las olas acumulan energía generada por el viento a veces a lo largo de decenas de miles de kilómetros, y la liberan en la pendiente playera. El frenazo de las capas bajas hace que las altas se adelanten y suban; la ola al romper atrapa aire, provocando salpicaduras hacia arriba y corrientes a lo largo de la costa. La mezcla de agua batida con aire levanta la arena y la precipita de nuevo sobre el lecho, sobre más arena: el efecto es romper los granos minerales y redondearlos. Con la ayuda de los ríos que llevan arena al mar el continuo movimiento transforma de forma eficiente e inmisericorde enormes montañas de sólida roca en lechos de arena; tierra emergida en fondo del mar. La energía, procedente del Sol, es inagotable; la acción continua y sin fin. Esta guerra entre el mar y la tierra empezó cuando nacieron los océanos, y no terminará mientras existan. Las playas, móviles y mudables con las corrientes y las mareas, son eternas.

Pie_de_la_Cuesta_México
Hechas de arena y en constante movimiento, las playas parecen un mal lugar para vivir. De hecho muchas están hechas de cadáveres, ya que parte de su arena son despojos de animales o plantas. Y sin embargo en las playas, como en cualquier otro rincón de nuestro planeta, hay vida. Crustáceos como pulgas de arena y cangrejos se refugian en túneles en la arena. En la zona batida y menos compacta viven los bivalvos enterrados como almejas, coquinas o navajas, a los que traiciona la burbuja que limpia sus sifones de filtración cada vez que el agua se retira de sus agujeros redondos. Las tortugas depositan en algunas playas sus huevos, y numerosas aves marinas (pelícanos, gaviotas, fragatas) patrullan la arena en busca de comida. Algunas plantas especializadas sobreviven en el entorno salino y de suelo inestable. Y por supuesto en en último siglo y medio las playas de todo el mundo han sufrido la invasión de un simio peculiar. Los humanos nos hemos dedicado a visitar las playas, por millones.

Durante milenios las playas de poco o nada han servido a la humanidad. El único aprovechamiento posible era el marisqueo, en las zonas propicias; en los arenales no hay agua dulce, ni se pueden plantar cerca cosechas útiles. El único uso era como puertos donde embarrancar los primitivos navíos de la antigüedad para hacer noche; en época romana se instalaban a veces factorías de procesamiento de pescado y garum (una salsa apreciada). Tan escaso era el uso que en el Levante español tradicionalmente las tierras cercanas a la costa y sus playas eran las de menos valor, las que iban a los herederos menos queridos, pues eran las menos valiosas. Desde finales del siglo XIX todo esto comenzó a cambiar con la invención de los baños de mar, un salutífero pasatiempo para ricos que a lo largo del siglo XX se extendió como una plaga a toda la población. En el comienzo del siglo XXI los terrenos junto a algunas playas son de los más deseados, y caros, del planeta. Pasar algún tiempo tomando el sol y bañándose en una playa forma parte de la rutina anual de muchísima gente.

La influencia humana no se limita a edificar ciudades en terrenos antes baldíos y llenar de chiringuitos cualquier rincón arenoso de la costa. Incluso en las playas a las que no llega nadie tienen nuestra impronta, en forma de contaminación; fragmentos de plástico (pedacitos, botellas, tapones), maderos procedentes de barcos o muelles, cuerdas, trozos de red, bandejas de corcho blanco o zapatillas de goma pueden encontrarse en miles de playas jamás holladas de todo el mundo. Arrastrada por las mismas olas que llevan y mueven la arena, la basura flotante alcanza los rincones más alejados acompañando a los materiales naturales que pueden encontrarse allí como cocos (una semilla optimizada para el transporte marino a gran distancia), frondas de palmera o cadáveres de animales. Al mismo tiempo que hemos invadido las playas que nos apetecían para retozar y divertirnos hemos ensuciado y degradado todas las demás.

Las playas seguirán ahí hagamos lo que hagamos, mientras exista el mar. Las olas batirán con la indiferencia de la geología a nuestros problemas o afanes. Llenaremos de basura las playas o modificaremos con obras faraónicas las corrientes marinas que las crean y mantienen, pero la arena simplemente cambiará de lugar, como lo ha hecho siempre. Con fragmentos de cristal y plástico entre sus granos minerales y sus fragmentos de esqueleto calcáreo, las playas continuarán existiendo aunque la moda cambie, vivir junto al mar se olvide y los chiringuitos desaparezcan. Una playa, en cierto sentido, es un trozo de eternidad.

Pepe Cervera   20.jul.2012 19:47    

8 Comentarios

Buenas noches Sr.Cervera y demás Sres/ras:

Un artículo interesante y bonito, permítame aportar un poco de reflexión personal.

Casi todo hace que pensar, no obstante la playa tiene unos elementos excepcionales; Es un depósito de sedimentos, arena y grava, pero no todas las playaas tienen los mismmos sedimentos, unas pueden contener sedimentos terrígenos, litogénicos, biogénicos, mixtos. Hay playas de sedimentos biogénicos que están conformados por carbonato de calcio (esqueletos de organismos marinos) es decir son contenedores de aquello vital que sucede en ellas.

Pero también interviene la pendiente en la playa, conformada por el olejae, el viento y la acción del hombre, vemos pues que la playa como expresaba el Sr.Cervera conforma multitud de factores.

Pero también depende de la geofomación pues esa energía geomórfica será dependiente de la fuerza del viento y muchas más carecterísticas, como las corrientes fluviales y un largo etcétera que interaccionarán en esa georformación.

Pero eso no es todo, también es un habitat, que es por las circunstancias mencionadas anteriormente muy variable, esa variabilidad induce a que los organismos vivos hallen sus ciclos diarios y estacionales para su propia supervivencia.

Observando todo esto, nos vemos a nosotros mismos, a una sociedad humana que está interaccionando con múltiples factores como lo hace la playa con los suyos, por ello es tan interesante sentarse y observar que sucede en el día a día y estacionalmente en todo ese maravilloso hábitat.

Agradecido, por su amable atención Sr.Cervera.

Georges M.

viernes 20 jul 2012, 22:56

¿Cuanto se tarda en morir ahogado? ¿Es posible ahogarse queriendo sabiendo nadar?

sábado 21 jul 2012, 06:27

Estimado Fenix :

Me agradaría responder a su pregunta con otra pregunta; ¿quién desearía morir ahogado sabiendo nadar?. Hace unos momentos estaba conversando con profesionales que están en centro áfrica colaborando en recursos humanos para ayudar a una población desesperadamente necesitada, pues me comentaban la necesidad de personas con ideas benefactoras.

Soltar el propio malestar en beneficio de los demás, creáme usted, es una recompensa de futuro cuando un ser humano es ayudado a sobreponerse a un sufrimiento que él nunca deseó.

Olvide las razones de su pregunta, cada uno de nosotros es un elevado potencial para la vida.¡ÁNIMO!

Agradecido, por su amable atención Sr.Cervera.

Georges M.

sábado 21 jul 2012, 20:32

Traigan varias camisas de fuerza han dejado a los locos fuera.

sábado 21 jul 2012, 23:21

Una playa posee tanto sentido que me atrevo a decir que no hay nada mas encantador que casarse frente a la playa , Una playa es algo fascinante que se disfruta , le felicito por este post estimado Cervera .

sábado 21 jul 2012, 23:24

Menuda pregunta que cuanto se tarda en morir ahogado.... pues prueba a contener la respiración y ya te lo vas imaginando...no??.... Gran Post!!

saludos!


Casto A.
http://www.outletdelacarpinteria.com

domingo 22 jul 2012, 20:50

Buenas Tardes Valentin :

Un comentario el suyo muy desafortunado; cuando una persona en un lenguaje figurado pide ayuda, se le debe dar, bromear con ello es de veras un error.

No es mi deseo hacer un 'flame' y enzarzarme en una absurda guerra de tartas, pero se debe meditar las palabras cuando la situación lo requiere.

Agradecido, por su amable atención Sr,Cervera.

Georges M.

lunes 23 jul 2012, 02:45

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios