« La tentación del bálsamo de Fierabrás | Portada del Blog | Munición desde las profundidades abisales »

El complicado caso de la marihuana y la inteligencia

    miércoles 16.ene.2013    por Pepe Cervera    12 Comentarios

El cerebro humano es una maravilla de la naturaleza. Contiene del orden de 85.000 millones de neuronas interconectadas por centenares de billones (con ‘b’) de sinapsis, cada una de las cuales podría contener miles de interruptores moleculares diferentes, haciéndola funcionar más como un microprocesador que como un simple interruptor on/off. La complejidad de las interconexiones y la especialización de las neuronas crea una infinidad de circuitos estructurales; la interacción entre sustancias químicas en el espacio sináptico multiplica esa complejidad y contribuye de modo decisivo a crear un órgano capaz de comprender el Universo (y a sí mismo). De hecho la sopa química que empapa las neuronas contiene un enorme número de sustancias que juegan un papel en la transmisión nerviosa. Algunas de esas sustancias, o sus parientes químicos, también están presentes en otros lugares de la naturaleza, como por ejemplo en algunas plantas; su consumo altera el funcionamiento del cerebro porque estas versiones externas interactúan con los receptores internos de las sinapsis. Llamamos a estas sustancias ‘drogas’, y tenemos una complicada relación con ellas. Algunas nos gustan porque los efectos que provocan en nuestra mente son placenteros, de modo que las buscamos y consumimos con denuedo. Al hacerlo alteramos, siquiera temporalmente, la química cerebral. Para quienes se oponen al consumo de estas sustancias por razones morales, religiosas o políticas el riesgo de causar daños irreversibles es demasiado alto. En referencia a una droga bastante común, como es el cannabis, un estudio del pasado año parecía darles la razón: su uso podría causar daños permanentes. Punto para los antidrogas. Pero el asunto, según un artículo recién publicado en PLoS, no es tan sencillo.

Cannabis-sativa-leaf

La publicación original analizaba los resultados de un estudio realizado a lo largo de 40 años en 3 países, siguiendo a 1.037 individuos consumidores de cannabis a los que se sometía a baterías de ensayos psicológicos antes y después de convertirse en consumidores habituales comparando los resultados. Los números indicaban al existencia de una correlación entre el consumo de marihuana y similares y el deterioro cognitivo. Esta correlación era especialmente marcada en los individuos que comenzaban en la adolescencia su consumo, lo que parecería indicar que los cerebros más jóvenes eran más sensibles a los efectos a largo plazo del cannabis. Un cerebro bañado en cannabinoides en su etapa final de crecimiento sería un cerebro con grandes posibilidades de resultar dañado más tarde. El hallazgo se publicó y extendió por la sociedad: las drogas, incluso las denominadas ‘blandas’ por sus efectos menos intensos, son malas para los jóvenes según la ciencia. Pero la ciencia es, ay, complicada. Y las conclusiones científicas nunca son totalmente definitivas.

El nuevo estudio revisa las cifras del primero, y alcanza una conclusión diferente: no que el consumo de cannabis sea inofensivo, sino que las estadísticas admiten una interpretación distinta. Al analizar los datos originales los científicos del primer estudio no tuvieron en cuenta algunos factores que podrían explicar la correlación observada de otra forma, en concreto, los efectos de las diferencias sociales en las perspectivas cognitivas a largo plazo. Si los individuos con menor rendimiento intelectual en la edad adulta resultaran pertenecer todos a clases sociales inferiores, en las que los niveles educativos también son más bajos, este factor por sí mismo podría explicar las diferencias. El mayor o menor consumo de marihuana a una u otra edad no sería la causa del relativo deterioro cognitivo. Los juegos con la química cerebral no serían culpables de rebajar la inteligencia.

Esto no significa, por supuesto, una demostración de que el cannabis sea inofensivo; simplemente que las conclusiones del primer estudio no están justificadas, porque se estaría confundiendo correlación con causación. El cerebro contiene cannabinoides propios, que es la razón de que éstos actúen: hay receptores que pueden ser excitados por la entrada de moléculas desde fuera. En este sentido estas sustancias son naturales; lo que no son naturales son los niveles que se pueden alcanzar por la aportación externa. Esto supone que estudiar los efectos concretos a largo plazo del consumo de estas drogas resulte complicado; mucho más cuando el asunto se ha convertido en un tema político y moral, con partidarios acérrimos, detractores absolutos, grandes inversiones sociales y enormes beneficiarios ilegales. En estas condiciones resultados parciales, incompletos o que pueden ser interpretados de otra forma (como casi siempre con las estadísticas) se convierten en propaganda. Y lo que sufre es la ciencia, porque seguimos sin conocer con precisión si el consumo de este tipo de sustancias causa o no problemas en el cerebro. Y los malos datos sólo pueden provocar malas decisiones sociales. Que parece ser en lo que estamos.

Pepe Cervera   16.ene.2013 11:43    

12 Comentarios

Hola aqui un drogata marihuanero, empeze con el canabis a los 18años, tengo 42, nacido y criado en Paris, bilingue y polyglota, 5 idiomas y aprendiendo un sexto, dos bachilleres frances y español, fui a la universidad 6 meses y me puse a vender canabis durante unos años mas lucrativo y a veces me gustaria tener peor memoria pero tengo recuerdos desde los 3años,despues de casi 25años fumando a diario, duermo como un bebe, no se lo que es el estres. Veo peores resultados en los que consumen antidepresores, asi que morire fumado y relajado.Bonne journée les branleurs, you know what? I'm COOL,hermano.

miércoles 16 ene 2013, 12:47

En efecto, sabemos muy poco. Y dependemos más de las corrientes económicas que de las científicas. ¿Os imagináis a la ciencia enumerando los efectos negativos del alcohol?, ¿qué sería de los vinos con denominación de origen?. O por ejemplo, ¿que se legalice la marihuana y grandes empresas avalaran tesis científicas razonando que su uso controlado fuera beneficioso?.

Por mi escasa experiencia, ante estas dos drogas, no tengo duda, prefiero antes a un porreta a mi lado que a un alcohólico. Sin embargo una es ilegal y la otra legal. Y también añadiría que un consumidor de cannabis, cuando es adolescente, suele ser también consumidor de otras drogas. Sin embargo, conforme tiene más edad, sí podríamos encontrar a consumidores de cannabis que sólo consumen esa droga. Y otra cosa que he escuchado y me lo creo, es que el cannabis no tiene "mono" o no tiene un síndrome de abstinencia pronunciado o peligroso. Curioso.
;-)

miércoles 16 ene 2013, 13:29

El mayor misterio sobre la marihuana es por qué sigue estando en la lista I de la ONU, junto con la cocaína y la heroína, y por qué la comunidad científica es tan tolerante con esta completa aberración. Será que publicar estudios sobre efectos adversos está premiado y meterse a invstigar sus posibles efectos benéficos es el beso de la muerte para cualquier que se atreva a hacerlo. Cuando la política antidroga deje paso a la ciencia, empezaremos a conocer de verdad sus efectos.

miércoles 16 ene 2013, 19:42

Que yo sepa, no hay influencia de la drogs con la inteligencia. Existe una leyenda diseñada para distinguir entre drogas, ej: la cocaína es considerada droga de élite, éxito... Por contra la heroína es la hermanita pobre de las drogas, consumida en los bajos fondos. Vencí a la la heroína, allí me hice amiga de una consumidora de cocaína y como señalaron los terapeutas cualificados no pudo con ella. La adicción no distingue entre clases. Esta persona se movía por círculos de altos vuelos y relataba como circula en esos ambientes de fiesta, el cristal blanco.
http://www.youtube.com/watch?v=fOF5ZI7SdOs
Lacrimosa - Versuchung (Tentación)

jueves 17 ene 2013, 02:10

Holas, desde los 15 fumando y tengo 26, solo maria, nunca quimicos y la verdad es que la calificación que tiene se debe claramente a los intereses de algunos, en ningun momento se puede decir que una droga es algo bueno, pero como tantas otras cosas; yo lo que si tengo claro es lo siguiente:
El grado de afectación inmediato es minimo y tanto es así que paso controles medicos para conducir, revisiones y demas y nadie dice nada.
Mi consumo no fomenta el trafico de drogas y no contamina el medioambiente.
Mi consumo es responsable y medido como deberia ser todo en la vida,con lo cual no afecta a terceras personas(un fumao, atropello a mi hijo en un desierto, habria que ver si era el primer porro que se fumaba,o se habia fumao treinta poros y tomao 3 birras, no?).
En ningun momento creo que nadie deba facilitar a adolescentes cualquier tipo de droga, no obstante es un negocio oscuro que prefieren prohibir y dejar bajo la alfombra antes que afrontarlo.
Cada uno es respponsable de sus actos, culpar a una droga de los actos de uno es una gilipollez, pues la droga no se tomo a la persona, y el cannabis es legal en cientos de sitios y la gente no muere mas por eso. Seamos eticos, justos y antes de juzgar conozcamos.

jueves 17 ene 2013, 10:56

Hemos entrado en la (soporífera) fase "Testimoños personales"

jueves 17 ene 2013, 16:40

Frente a la heroína las millones de muertes cobradas. Sé empequeñece el ego... Pues sí vencí el "sopor", tal vez por eso no me impresiona las nanas y la fanfarronería. No se puede ser más miserable.

jueves 17 ene 2013, 17:41

Mi traductor de google no consigue hacer inteligible el comentario anterior

jueves 17 ene 2013, 18:45

Estudio completo de este año que desmiente esta publicación del año pasado. http://www.cmaj.ca/content/166/7/887.full.pdf

viernes 13 dic 2013, 10:09

Os cuento mi experiencia. Llevaba consumiendo cannabis 14 años, porque me gustaba y me gusta. Decidi dejarlo por insistencia de mis seres queridos y mi sorpresa fue que no sufri el síndrome de abstinencia. De esto hace meses..Sin embargo, ahora llevo 4 dias dejando el tabaco y me encuentro triste, me da por llorar y tengo palpitaciones, ansiedad y sudores inexplicables por las noches. ¿por que nos tienen engañados? ¿que grado de adicción tiene? El alcohol destruye familias. La marihuana que yo sepa no.

martes 25 mar 2014, 02:06

Os cuento mi experiencia. Llevaba consumiendo cannabis 14 años, porque me gustaba y me gusta. Decidi dejarlo por insistencia de mis seres queridos y mi sorpresa fue que no sufri el síndrome de abstinencia. De esto hace meses..Sin embargo, ahora llevo 4 dias dejando el tabaco y me encuentro triste, me da por llorar y tengo palpitaciones, ansiedad y sudores inexplicables por las noches. ¿por que nos tienen engañados? ¿que grado de adicción tiene? Y en cuanto a la inteligencia...He estudiado y aprobado exámenes, mientras otros compañeros (sin consumir) han invertido horas y finalmente sacaron notas inferiores a las mias. Todo es relativo

martes 25 mar 2014, 02:13

Después de leer este artículo quiero compartir mi opinión meramente pragmática. No lo encontré muy útil para lo que estaba buscando pero observar los comentarios me motivan a plasmar mis ideas.Tengo 21 años, llevo consumiendo marihuana desde hace 3 años y tengo una teoría: creo que la aceptación de tu cuerpo a las drogas es directamente proporcional a tu nivel de inteligencia; toda sustancia ajena al cuerpo, puede ser aprovechada si logras entender y en cierta forma controlar la reacción que tendrá sobre tu organismo. Como en todos lados, hay gente a granel que utiliza estás sustancias para fines individualistas, pero es muy cierto que grandes personajes de la historia, gente que ha dejado huella y ha trascendido, se han declarado abiertamente co consumidores. El impacto que tenga la droga en tu organismo será ligado a tu nivel de aceptación y de inteligencia que poseas.

sábado 4 oct 2014, 22:46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...