« Un barco fantasma de hoy | Portada del Blog | El día que se churruscó la única copia de Beowulf »

Los gatos-bomba: misiles teledirigidos de la antigüedad

    viernes 8.feb.2013    por Pepe Cervera    5 Comentarios

Durante años la Operación Rayos X se ha considerado como una de las ideas más enloquecidas, aunque reales, de la Segunda Guerra Mundial: atacar Japón con flotillas de miles de murciélagos incendiarios. Los Estados Unidos pensaron en serio en desarrollarla, hasta tal punto que llegaron a diseñar una bomba especial (Bat Bomb) para poder soltar a los murciélagos sin que los animales sufriesen daños y los correspondientes artefactos incendiarios para que los llevaran a la espalda. El plan le pareció factible al alto mando EE UU, en especial dada la susceptibilidad de las ciudades japonesas (construidas en madera y papel) a los incendios. Y funcionaba: de hecho en 1943 murciélagos de combate (?!) fueron liberados accidentalmente y acabaron prendieron fuego a una base aérea en Nuevo México. Finalmente los retrasos provocaron su cancelación; la Bat Bomb hubiese estado preparada a mediados de 1945, cuando los B-29 ya habían incendiado Tokio con bombas convencionales. y muy poco antes de la prueba de la primera Bomba Atómica. Un periodista ha descubierto que no es la primera vez que se pensó en ello en la historia bélica; en el pasado ha habido ataques de este estilo. Solo que en la Europa medieval se usaban gatos y palomas para incendiar ciudades, como demuestran unos cuantos grabados de la época.

Catbomb
Los grabados muestran inequívocamente gatos y palomas a los que se ha colocado un artefacto, no se sabe si explosivo o incendiario, en la espalda, y a los que luego se los ha soltado. Naturalmente en la época la única forma de retrasar una detonación era usando una mecha lenta, así que los pobres animales no sólo llevaban una mochila, sino que ésta humeaba; sin duda asustándolos y facilitando que corrieran a esconderse. Y ¿Donde puede ir un gato o un pichón asustado a esconderse? Pues debajo de una tarima, o en un tejado: localizaciones perfectas para iniciar un incendio que pusiera en problemas a la guarnición de una plaza asediada, facilitando el asalto del asediador. Y así es como han sido ilustrados en varios ejemplos de manuales militares de finales de la Edad Media y principios de Renacimiento.

Cruel, sin duda, aunque no peor que lo que se hacía a los humanos en aquellos tiempos. Y fríamente lógico. Porque contra lo que se tiende a pensar la guerra no es el ejercicio de la fuerza bruta en una orgía de destrucción, sino la aplicación de la violencia de un modo controlado con el fin de obtener lo que se desea. Seleccionar el dónde se actúa con violencia es uno de los más antiguos multiplicadores de fuerza de la tecnología militar. Y en la Edad Media poco había donde elegir, más allá de ballestas y arcos, siempre caprichosos: la artillería (de torsión o de pólvora) era enormemente imprecisa, las armas de fuego en general estaban en su infancia, y sistemas como las minas, que ofrecían mayor control,, eran lentos, caros y sujetos a contramedidas. Así que utilizar un cerebro vivo, de un gato o de una paloma, para guiar una carga de demolición tenía su sentido. Hoy utilizamos para esto el GPS, y llamamos a la construcción resultante ‘bomba inteligente’. En el siglo XV usaban gatos, en la Guerra del Pacífico estuvieron a punto de usar murciélagos y en el Frente Oriental los rusos usaron perros antitanque, pero el principio es el mismo: guiar el arma a donde debe actuar. Que utilizásemos animales, haciendo gala de una extrema crueldad con ellos, no puede sorprender, cuando esa misma crueldads se aplicaba también a las personas. 

Pepe Cervera    8.feb.2013 08:31    

5 Comentarios

En efecto,pensar en la suerte del animal escogido para llevar la destrucción y muerte en masa, suena extemporáneo.
http://www.youtube.com/watch?v=lBNtSvzM1UI&feature=endscreen&NR=1
Lacrimosa - Und du fällst

sábado 9 feb 2013, 21:59

Si. ;D... sois muy hábiles.No esperaba menos ;)... Los humanos somos muy hábiles para la guerra, ¿gatos-bomba? Oh! ¿cúando se va a detener tanta inmundicia,muerte,desolación,impunidad,corrupción? !¿CUANDO se va a detener tanta guerra,impunidad,descaro y CUANDO curar tanta pobreza? !!!

STOP COMPLEJO INDUSTRIAL MILITAR Y LOBBYS de presión.
STOP COORPORATIVISMO MAFIOSO Y CRIMINAL !!!!

!!! GOBIERNOS DEL MUNDO !¿CUANDO?!!! ... Hagase ya un plan MUNDIAL de EMERGENCIAS Y CATASTROFES... PERMANENTE EQUIPOS PERMANENTES !!! Y con todos TODOS LOS RECURSOS !!! YAAA!!!

lunes 11 feb 2013, 07:45

Felicidades Cientificos Españoles, Bravo!

http://biqfr.blogspot.com.es/2013/02/escaneando-celulas-en-el-inst-de.html

Gracias Biblioteca Rocasolano y Csic.

jueves 14 feb 2013, 19:40

Lo de la imprecision del alcance de la artilleria de torsion es un mito. En 1913 un coronel de artilleria alemán realizó pruebas a reconstrucciones de balistas de torsion, contrapeso y tensión y quedó sorprendido él y todo el alto mando al comprobar que no solo el alcance igualaba el de la artilleria de polvora negra y anima lisa de Federico el grande, sino que tenia una mejor precision a las mismas distancias.

jueves 21 feb 2013, 00:03

La diferencia es que en lo concerniente a los seres humanos ha habido un cierto progreso moral en estos últimos siglos.

En cambio, respecto de los animales no humanos la situación no ha cambiado sustancialmente. Seguimos utilizando a los demás animales para nuestros fines. Los usamos como comida, como vestimenta, como sujetos forzados en experimentos,... y otros propósitos en los que nunca querríamos que nadie nos utilizara a nosotros.

En lo que se refiere a nuestra relación con los demás animales, seguimos estando en la Edad Media o Edad Oscura. Seguimos sin respetar su voluntad y sus intereses. No les reconocemos como individuos que sienten, que sufren y que desean. Les consideramos como objetos, como recursos para nuestro beneficio, en definitiva, como nuestros esclavos.

domingo 10 mar 2013, 14:23

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios