« Descubrir una galaxia o un continente | Portada del Blog | AltaVista, el buscador que pudo haber sido »

La caza está en el hombro

    jueves 27.jun.2013    por Pepe Cervera    1 Comentarios

Un viejo mito de la evolución humana sugiere que la caza nos hizo humanos; que la gran diferencia entre nuestros antepasados similares a los grandes simios y nuestra rama se derivó de que empezamos a comer carne, quizá primero en forma de carroña, pero más tarde cazada por nosotros mismos. La inteligencia habría surgido por la necesidad de elaborar armas y estrategias para cazar animales más rápidos y fuertes que nosotros; nuestras elevadas capacidades de comunicación habrían evolucionado de la cooperación entre individuos obligatoria para organizar esas estrategias cinegéticas. Hoy sabemos que las cosa son más complicadas; sabemos que los chimpancés cazan, y lo hacen de modo organizado. Sabemos que la gran diferencia entre nuestros más antiguos antepasados y los grandes simios es la locomoción bipeda y no un cambio en la alimentación; por lo que sabemos durante millones de años nuestros antepasados fueron chimpancés de largo alcance, mucho antes de que comenzásemos a cazar. Y un estudio recién publicado en la revista Nature nos da indicios de cuándo, exactamente, surgió una capacidad básica para la caza, como es la habilidad de lanzar cosas a gran velocidad como piedras o lanzas. Porque al parecer esa habilidad ha dejado marcas en la anatomía de nuestro hombro, modificaciones que podemos reconocer ya desde Homo erectus, hace dos millones de años. Y que dan la razón una vez más a una astuta observación de Charles Darwin.

Eskimo_throwing-stick

Entre las numerosas diferencias de detalle que separan la anatomía humana de la de los grandes simios está la estructura del hombro. En el engarce de nuestro miembro superior con el tronco hay una serie de pequeñas modificaciones que convierten la parte superior de nuestro tronco en un almacén de energía elástica particularmente apto para el lanzamiento de objetos con velocidad y precisión. Nuestros primos los chimpancés son capaces de arrojar cosas, y lo hacen con frecuencia, aunque sin demasiada potencia ni puntería. Como indican los autores del artículo de Nature ningún chimpancé podría jugar de 'pitcher' al béisbol, porque a pesar de su superior fuerza física general sus lanzamientos carecen de la velocidad y de la precisión necesarias. Determinadas modificaciones en la anatomía del hombro humano, descubiertas por un análisis en detalle de lanzamientos efectuados por voluntarios, revelan que el funcionamiento de nuestra estructura esquelética muscular es diferente. De ahí nuestra habilidad, y gusto, por tirar cosas a gran velocidad.

Lo más interesante es que estas modificaciones pueden reconocerse en los huesos, lo que permite situar el punto exacto de la evolución humana en el que tirar cosas dejó una huella en nuestra anatomía. Y ese momento resulta que es la transición al Homo erectus, hace aproximadamente dos millones de años; mucho después (cuatro millones de años después) de que nos separásemos de la rama de los gorilas y chimpancés. Pero también un punto clave de la evolución humana, porque es cuando se inicia el proceso de acelerado crecimiento del cerebro: hasta ese momento no hay razones para pensar que la inteligencia de nuestros antepasados fuese muy superior a la de un chimpancé moderno. Significativamente los vestigios más antiguos de herramientas de piedra tienen una edad sólo ligeramente superior a esta época. Parece que hace poco más de dos millones de años nuestros ancestros, poco más que chimpancés bípedos, comenzaron a cambiar de dieta y de modo de vida, lo cual puso en marcha toda una serie de modificaciones anatómicas que culminan en la estructura de la humanidad actual. Tirar cosas, la caza, la talla de herramientas de piedra, todo estaría concentrado en una misma época, lo cual sugiere una relación. Y al fin y al cabo hizo falta modificar el brazo para poner al mono bípedo en el camino de la inteligencia.

Pepe Cervera   27.jun.2013 04:30    

1 Comentarios

Viejo mito sin rigor. Aseguro que soy muy humana y nunca he ido de caza. Con respetco al hombro modificado todavía se ve por la calle algunos hombros-simios que le cuelgan brazos cómo tentáculos. La sobrevalorada inteligencia de la sociedad actual, juega de separador del grupo, discriminando por tener menos luces...
http://www.youtube.com/watch?v=jF-EhlHOn_4
Lacrimosa-Die Schreie Sind Verstummt

jueves 27 jun 2013, 17:14

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios