« Los monos sindicalistas | Portada del Blog | Enterrando Chernóbil (por segunda vez) »

Los marineros más antiguos

    martes 26.nov.2013    por Pepe Cervera    2 Comentarios

Las islas que forman parte de Indonesia crean a su alrededor algunas de las corrientes oceánicas más potentes del mundo. A veces los estrechos entre dos islas vecinas se transforman en una especie de río enfurecido, con rápidos y todo; a veces los buceadores que se sumergen en sus aguas se ven arrastrados violentamente, sin más recurso que agarrarse como lapas a la pared de coral más cercana. Las tablas de marea sirven de poco; hasta los marinos locales confiesan que la única forma de saber si en un punto y a una hora determinados hay corriente es mirar... y a veces ni eso; hay que echarse al agua. La razón es sencilla: Indonesia está entre tres mares, dos de ellos océanos, el Pacífico de Noreste a Sureste y el Índico al Suroeste. Al Noroeste está el Mar de la China Meridional. Y entre las diversas islas que componen Indonesia (y también Filipinas) hay varios cuerpos de agua separados por barreras de islas: el Mar de Sulu, encajonado por Mindanao y Palawan; el Mar de Celebes, entre Borneo, Sulawesi, las Islas Sangihe y el archipiélago de Sulu; al Sur el Mar de Java, al noreste el de las Molucas, el de Banda, el de Halmahe, el de Ceran... Cuando las mareas suben y bajan en el Pacífico y el Índico ingentes cantidades de agua deben desplazarse por los estrechos y canales entre las islas , y en muy poco tiempo. El resultado son esas corriente tremendas que ayudan a explicar un fenómeno extraño: la Línea de Wallace, una frontera que separa los animales y plantas asiáticos (hacia el Oeste) de los de origen Australiano (al Este), y que se explica porque esos estrechos batidos por furiosas corrientes no son fáciles de cruzar. La línea clásica, definida por Alfred Russel Wallace, naturalista británico codescubridor de la teoría de la evolución por Selección Natural, va por el centro del Estrecho de Macasar, entre Borneo y Sulawesi. Según una reciente hipótesis es posible que hace más de 50.000 años unos misteriosos antepasados humanos conocidos como denisovanos fueran ya tan avezados marineros que lograron cruzarlo. Lo cual sería una sorpresa considerable, por decirlo suavemente.

Map_of_Sunda_and_Sahul

La idea surge del hecho de que hay rastros de esos poco conocidos antepasados en el ADN de las poblaciones de Australia, el Estrecho de Torres y el área conocida durante las glaciaciones como Sahul, pero no en la gente que vive al otro lado del Estrecho de Macasar, en lo que antaño fuera Sundah, cuando el nivel del mar era 110 metros inferior al actual. Una explicación posible es que poblaciones denisovanas de esa época, hace más de 50.000 años, cruzaran a Australia. Para lo cual tuvieron que saltar las distintas ramas de la Línea de Wallace, incluyendo la navegación del peligroso y traicionero Estrecho de Macasar. Algo complicado de imaginar para humanos de esa antigüedad; el que dispusieran de una capacidad marinera de tal entidad cambiaría bastante la percepción que tenemos de ellos. Hay que tener en cuenta que la navegación es una tecnología compleja: fabricar incluso los barcos más simples no es tarea sencilla, y navegar con ellos en mares turbulentos y anchos (el Estrecho de Macassar, sin ser mar abierto, tiene 45 kilómetros de ancho en el canal de Labani, un punto estrecho en su mitad). Y las corrientes alcanzan grandes velocidades, dificultando la navegación; imagine estar en una canoa sometido a lo que puede verse abajo... Si los denisovanos, de los que apenas conocemos unos pocos fragmentos de hueso y su ADN característico, eran capaces ya entonces de navegar aquellas aguas tendremos que revaluar su capacidad tecnológica. Porque la naturaleza se las habrá arreglado, una vez más, para sorprendernos.

Pepe Cervera   26.nov.2013 08:30    

2 Comentarios

Seguramente sea interesante mantenerlo como hipótesis, pero no hay que exagerar al sacar conclusiones sobre poblaciones del pasado de los datos genéticos.
La falta de prudencia en ese ámbito ha sido el defecto tradicional de la genética de poblaciones. Se han hecho todo tipo de afirmaciones categóricas con datos que resultaron incompletos o mal interpretados (recuerdo las muchas veces que leí que era "imposible" que los neandertales hubieran contribuido a nuestro acervo genético en el Paleolítico, y mira...)

Teniendo en cuenta que la presencia de ADN de poblaciones antiguas en la gente de hoy está en función de muchísimas variables... siendo de las más importantes el tamaño de las poblaciones, el número de entrecruzamientos, y los tiempos y ritmos de lo anterior y de los posteriores crecimientos, cuellos de botella y desplazamientos de población... yo recomiendo máxima prudencia en estos temas.

miércoles 27 nov 2013, 07:17

Hoy, he oido hablar de los denisovanos por primera vez en mi vida y ¡en dos sitios distintos!. Una de ellas aquí y otra en la noticia que los relaciona con los restos de la sima de los huesos en atapuerca (tambien con ADN mitocondrial de por medio)

No deja de ser sorprendente lo viajera que resulto esa estirpe, y lo desperdigado que está su adn por el mundo, pese a que parece que fueron pocos ¿no habrá otra razón? ¿algun fallo en el mecanismo de secuenciación o contaminación de muestras? supongo que todo eso estárá controlado, pero todas las explicaciones posibles a su "mezcla" con poblaciones tan lejanas son muy rebuscadas.

jueves 5 dic 2013, 11:31

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios