« Los dos dominios del planeta Tierra | Portada del Blog | La sofisticación de los narcosubmarinos colombianos »

Excavando una batalla naval de hace dos milenios

    viernes 20.dic.2013    por Pepe Cervera    1 Comentarios

En el año 241 adC se encontraron dos flotas militares frente a la costa oeste de Sicilia, justo en el pico que mira a poniente. Casi 500 barcos de guerra de las dos potencias de la época se mecían sobre las olas. De un lado los casi 200 quinquerremes de la agresiva república romana, el poder creciente en el Mediterráneo, mandadas por Cayo Lutacio Cátulo. Del otro unos 250 barcos de la armada cartaginesa comandados por Hannón el Grande que pretendían llevar provisiones y guerreros a la sitiada ciudad de Lilibea, hoy Marsala, sitiada por los romanos. Las dos potencias llevaban varios años enzarzadas en una guerra sin visos de finalizar; la superioridad romana en tierra se veía contrarrestada por su poco conocimiento de las artes de la guerra naval, que sin embargo Cartago dominaba. Tras una derrota en Drépano y la tormenta que siguió Roma se había quedado prácticamente sin Armada, y sin dinero para construir una, pero en típica reacción patriótica los romanos de a pie costearon la construcción de más de 200 naves de guerra. El diseño, además, se adaptó e hizo más marinero; los nuevos barcos romanos ya no llevaban corvus, por lo que eran menos inestables. El cónsul Cátulo aprovecho el periodo de construcción para entrenar a remeros y guerreros; por primera vez en su historia Roma puso en el mar una flota bien pertrechada y entrenada. Cartago, en cambio, estaba algo confiada quizá, y peleaba por mantener sus últimas colonias en Sicilia. La mañana del 10 de marzo del 241 adC la flota cartaginesa abandonó su refugio en la costa para avanzar hacia Lilibea. Cátulo decidió atacar, aunque el mando efectivo lo tuvo su segundo, Quinto Valerio Falto; el cónsul había sido herido en una batalla anterior. El resultado fue la derrota cartaginesa, que sólo perdió la mitad de sus barcos gracias a un oportuno cambio de viento. Las pruebas están siendo encontradas y extraídas del fondo del mar hoy.

En efecto, un proyecto de investigación está localizando los restos de la batalla en el fondo del mar, entre 40 y 120 metros de profundidad. Primero hubo que descubrir el punto exacto, ya que la tradición posterior colocaba la batalla en un lugar próximo. Pero anécdotas de buzos locales y de pescadores permitieron encontrar el punto exacto, en las Islas Égadas, marcado por la presencia de decenas de anclas de plomo y piedra. Y hay mucho más: cascos, armas de bronce e incluso 17 espolones de los que los barcos romanos y cartagineses de la época llevaban en su proa. Los arqueólogos están encontrando los restos de los buques hundidos en aquella batalla, hace más de dos milenios, y cartografiando lo sucedido. El uso de nuevas tecnologías, como el sónar de barrido lateral, y los avances en técnicas de buceo y en robots submarinos están permitiendo analizar y excavar un campo de batalla milenario debajo del mar. Y de una batalla vital, además: tras la derrota de las Égadas Cartago perdió Lilibea y el resto de las ciudades sicilianas, y viendo perdida la guerra negoció con Roma la paz, dando por finalizada la Primera Guerra Púnica. Se dio así uno de los más importantes pasos hacia el Mare Nostrum, el dominio romano del Mediterráneo que se produjo mucho después, cuando finalmente Cartago fue destruida. Si los romanos hubiesen perdido esa batalla, quién sabe; igual estaríamos hablando en un idioma derivado del cartaginés y no del latín...

Pepe Cervera   20.dic.2013 08:30    

1 Comentarios

Gracias por el artículo. Ciertamente los avances tecnológicos han permitido ubicar con mejor precisión el lugar de la batalla. Desde http://www.lasicilia.es llevamos varios años difundiendo la isla para darla a conocer. Saludos y ojala podamos colaborar en algún artículo conjunto.

viernes 20 dic 2013, 12:08

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios