« Las mentiras necesarias | Portada del Blog | La fruta prohibida que los orangutanes adoran »

Amor y paleontología en la Edad de Bronce

    martes 5.ago.2014    por Pepe Cervera    1 Comentarios

La excavación se hizo a finales del siglo XIX, desde 1887 en adelante, en Dunstable Downs; una ladera donde las colinas de tiza de Bedforshire dan paso al valle, al noroeste de Londres. Eran los primeros tiempos de la arqueología científica, y la terminología no se ajusta a los usos actuales: el arqueólogo Worthington George Smith tituló el libro en el que aparecen ‘El hombre, salvaje primigenio: sus moradas y reliquias desde las colinas de Bedforshire a Blackwall’ (traducción aproximada), y consideraba las tumbas como de época ‘céltica’. Hoy sabemos que los enterramientos más modernos correspondían a la Edad del Hierro y los más antiguos eran del Neolítico tardío o el Bronce inicial. Porque el túmulo estaba reutilizado, con varias tumbas de diferentes épocas y con distintos moradores. Todas las sepulturas eran someras, excavadas apenas unos centímetros sobre el somero suelo sin llegar a la tiza calcárea de debajo; rocas y tierra se acumularon después sobre los enterramientos. Varios habían sido saqueados en tiempos antiguos, los huesos de sus propietarios desplazados. Pero una de las tumbas era especial, por su contenido y por su continente. Era una de las más antiguas, y contenía dos cadáveres para siempre entrelazados en un abrazo: una mujer joven que fue enterrada con un niño de apenas cinco años en su regazo. La tumba, además, había sido rodeada por un círculo de fósiles de equinoideos; más de 200 aparecieron a su alrededor. Alguien, tal vez el marido de la mujer y padre del hijo, decoró la tumba de sus seres queridos con fósiles, algunos con forma de corazón.

Echinoid-burial

Los fósiles siempre intrigaron a los seres humanos. Íntimamente relacionados con la naturaleza, nuestros antecesores conocían bien los huesos de los animales terrestres y las conchas de las playas, y sus usos. Por eso el descubrimiento de estas formas familiares en lo alto de gigantescas montañas, o en lugares muy alejados del mar; o la aparición de versiones monstruosas de seres conocidos (enormes huesos de mamíferos terciarios o reptiles mesozoicos; cráneos de elefante en zonas donde ya no había) daba lugar a preguntas. Y a la creación de mitos y leyendas, como los cíclopes o los gigantes de la antigüedad que explicaban aquellos gigantescos huesos, o los diluvios que habían llevado conchas a lo más alto de las montañas. Los fósiles eran objetos extraños y llamativos que a veces eran considerados talismanes, y desde luego eran identificados como diferentes de las demás rocas. Seguramente su parecido (pero no identidad) con formas vivas tenía algún significado; quizá eran seres vivos en pleno proceso de brotar de la tierra, o caprichos de la naturaleza cuando las fuerzas animales y minerales se entrecruzaban.

En aquella tumba de Bedforshire alguien enterró a una mujer joven y a un niño pequeño y decidió rodear sus cuerpos de caprichos de la naturaleza; fósiles de equinoideos (erizos de mar) procedentes de las rocas calizas de la colina. En concreto había dos especies, el simétrico Ananchytes ovatus y el hermoso y asimétrico Micraster coranguinum, que tiene forma de corazón. En esta tumba también apareció una piedra especial: un canto de cuarzo blanco, sin duda transportado desde muy lejos, de seguro valioso y significativo para quien decidió dejarlo sobre el cuerpo de la pareja enterrada. Un canto blanco y un puñado de fósiles cuidadosamente seleccionados y ordenados en un círculo para marcar un lugar muy especial. Un acto de amor usando fósiles. Un enterramiento especial que nos habla de lo que la humanidad ha sido, y sigue siendo hoy.

Pepe Cervera    5.ago.2014 09:00    

1 Comentarios

Lo que si se podría considerarse , es que el enterramiento con ese tipo de fósiles alrededor,si pudiera verse de una forma natural y sin que pudiera producirnos extrañeza,seria precisamente en una época celta,como esta.Sabemos quea los celtas se les atribuye los entierros de los suyos como colocados en una balsa de madera y rodeados de llamas.Es un acto muy en contacto con la naturaleza,...fuego,tierra,agua,aire.Los presocráticos lo explicarían miles de años después.Así pues,la religión del celta se basa en las cosas que le rodean,los elementos con los que se relaciona en la naturaleza.De ahí,que seria plenamente factible pensar que creyera que sus familiares perdidos pudieran pasar con el tiempo al mundo de los fósiles,tomaran forma en piedra,al igual que lo habían hecho aquellos erizos,caracolas,....las cuales algún día tuvieron vida como sus familiares.Es uno de los tantos tipos de relación hombre-naturaleza que se han dado en la historia.Otra,muy clara,es la de los enterramientos de los egiptos llenos de elementos materiales con los que se marchaban al mas allá.Los dioses de los egiptos eran dioses con nombre y concepto de elementos de la naturaleza.Así que todo esto hay que verlo como sucesos naturales a lo largo de los millones de años que forman la historia de nuestra tierra.Eso si,luego había pequeñas variaciones,...unos eran monoteístas y otros politeístas,...unos adoraban a un dios,otros a varios y otros a ninguno,..a la propia naturaleza.Por otra parte,lo interesante de la noticia es que estamos hablando de época celta,...no precisamente de la guerra de la independencia o de Lepanto o de los romanos.Se advierte una notoria sensibilidad al enterrar a sus muertos y máxime sabiendo que hablamos de tiempos de celtas,..de fuerza bruta y dura.
Pero también hay que tener en cuenta el país,Gran Bretaña,las sucesivas oleadas de población que ha tenido,siempre se han caracterizado por vivir solos en la isla,largos periodos de tiempo.Este aislamiento,produce el tener una preocupación menos,aguantar a pueblos de fuera del país,por colindes de fronteras,comercio,...disminuye el peligro de guerras entre la población.Aunque existieron,claro que si,pero menos que otros países de los que configuran la Europa de hoy día.Este poder dedicarse a lo suyo y a los suyos,hacen a los individuos mas sensibles y valorar mas las cosas que les rodean ,al igual que a las personas.Así pues,si lo vemos desde esa perspectiva,la colocación de fósiles alrededor de los cadáveres,tendría un valor sentimental y afectivo muy fuerte,por enzima del valor material,..por supuesto.Al igual que "el hecho" en si,seguro que no es único como descubrimiento.Habrá otros enterramientos similares regados por todo el país o por una determinada región de la época.....Y si no se han descubierto todavía,estarán por descubrir!Desde luego,"la forma",para la época tan pretérita que corría era TODO UN PUNTAZO!....
PD: ...Y lo que quedara por descubrir!...por eso estos temas llaman tanto la atención.¿Como eramos respecto ahora,..hace miles de años?...cuanto ,mas que nosotros, tuvieron que sufrir esos hombres?.Que fue lo bueno que vivieron y que nosotros carecemos de ello,ahora?...Y millones de cosas mas que nos intrigan tanto!
Bien,Pepe,...diste con un buen tema,...lo que me estraña 'es que no tengas ya¡,...mas comentarios.Saludos.

martes 5 ago 2014, 15:52

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios