« El megabarco que se rompió, segunda parte | Portada del Blog | Vidrio romano en el corazón de Japón »

El problema de los fósiles falsos

    miércoles 19.nov.2014    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Paradójicamente el aumento del interés por la paleontología podría causar un verdadero destrozo en nuestro conocimiento de algunas épocas clave de la historia evolutiva. Y todo porque los fósiles se han hecho demasiado deseables. Los restos fósiles son un inestimable recurso no renovable; testimonios del pasado que nos ayudan a reconstruir y comprender la evolución y sin los cuales es imposible reconstruir la historia de nuestro planeta, nuestra historia. Pero como todo recurso escaso y de valor incalculable, acaban por dar dinero. Eso significa que hay mercados de materiales paleontológicos donde museos, científicos y simples coleccionistas aficionados compran y venden fósiles. Lo cual significa a su vez que existen buscadores de fósiles profesionales que localizan, excavan y extraen estas reliquias del pasado para venderlas. Por un lado es cierto que muchos fósiles se perderían por la erosión si nadie los localizara y salvara. Por otro la mercantilización de la extracción de restos provoca que los yacimientos se exploten en lugar de excavarse con método, y que se pierdan enormes cantidades de información (estratigráfica, lo que dificulta la datación; tafonómica, lo que dificulta la reconstrucción del hábitat original y posterior proceso de fosilización). Y algo mucho peor: provoca la creación de falsificaciones. Como muy bien saben quienes han visitado zonas fosilíferas los restos se transforman en souvenirs y se venden a los turistas al por mayor. Y lo que es peor: en lugares donde académicos y museos compran ejemplares por su especial interés se acaban creando de la nada nuevos fósiles para venderlos. Como ocurre en la provincia china de Liaoning, donde en los últimos años han aparecido numerosos fósiles que documentan el preciso momento de las transición entre un grupo de dinosaurios y las primeras aves. El comercio generado ha acabado por crear monstruos, como el Archeoraptor liaoningensis, que ha pasado a la historia como ‘El Pollo de Piltdown’, en referencia al más famoso caso de falsificación de fósiles de la historia de la paleontología. Y no es el único.

TeachtheControversy

A. liaoningensis presentaba una irresistible mezcla de características avanzadas (como plumas) y primitivas (como una cola muy de dinosaurio), pero resultó ser una falsificación típica: una mezcla de fósiles diferentes arreglados para que parezcan formar parte de un único espécimen. La frontera entre la preparación de un ejemplar y la adición de varios puede ser difusa cuando están fragmentados; es muy fácil acabar sumando partes que no corresponden al mismo bicho. Se conocen casos incluso de fósiles creados desde cero, básicamente tallados en la piedra para crear las estructuras y rasgos característicos. En Liaoning miles de granjeros han encontrado en la excavación y venta de fósiles unos jugosos ingresos suplementarios, impulsados por la excepcionalidad de los fósiles y por la creciente demanda de nuevos museos que se abren en aquel país y que compiten entre ellos por obtener los hallazgos más espectaculares a golpe de talonario. Es una reedición local de la Guerra de los Dinosaurios de Marsh y Cope en el siglo XIX estadounidense. Según algunas estimaciones hasta el 80% de los fósiles de reptiles acuáticos en algunos museos chinos están retocados, y se desconoce hasta qué punto los holotipos de nuevas especies podrían estar afectados. Ilegalizar la trata de fósiles tampoco resuelve el problema, sino que lo complica, al desplazar el negocio al mercado negro. La solución no es sencilla, pero el daño hecho a nuestro conocimiento del pasado puede acabar siendo irreparable, por los fósiles reales perdidos y aún peor por los animales quiméricos que los falsos fósiles nos están haciendo injertar en el árbol de la vida. 

Pepe Cervera   19.nov.2014 09:03    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios