« Inmensidad del espacio y el tiempo | Portada del Blog | Las cabras traidoras de las Galápagos »

Cuando tu hogar es transparente

    miércoles 21.ene.2015    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Nadie que no tenga nada que ocultar tiene por qué preocuparse de la vigilancia intensiva, dicen quienes siempre abogan por reforzar leyes como respuesta a cualquier problema. Al fin y al cabo tenemos nuestros derechos, consagrados en constituciones y leyes, y estos derechos son inviolables. Eso es lo que nos dicen, mezclando la sospecha (¿no tendrá algo que ocultar, usted, que protesta?) con la falsa confianza. Como si no fuese posible destrozarle la vida a alguien haciendo públicas acciones que no son ilegales. O como si las garantías de nuestras leyes no dependiesen de algo tan imposible de imaginar cuando se escribieron como es el desarrollo tecnológico. Porque cuando se codificaron los derechos humanos era impensable que fuese técnicamente posible leer a gran escala las comunicaciones de miles de millones de personas, casi en tiempo real o incluso con capacidad predictiva. O almacenar las idas y venidas de millones de automóviles por todo el país, y pronto de las propias personas. O que la policía pudiese espiar el interior de un edificio sin necesidad de entrar físicamente (incluso de varias maneras), y por tanto sin que sea necesaria una orden judicial. De hecho en los EE UU las casas ya son transparentes, al menos en 50 ciudades: transparentes al radar Range-R de L3 Communications, que permite localizar a gente al otro lado de varias paredes y detectar sus movimientos o incluso su respiración. Ranger-30br

Las garantías que protegían la privacidad de una persona en el interior de su propia casa han quedado obsoletas por el desarrollo tecnológico, como las que protegían el secreto de su correspondencia o sus movimientos por el país. A ningún redactor de constituciones se le ocurrió codificar algo que era imposible en el tiempo en el que se escribieron, por lo que ahora mismo las policías y servicios secretos de todo el mundo están haciendo cosas que no son, técnicamente, ilegales, porque ninguna ley lo prohíbe. Pero el caso es que se están invadiendo casas sin permiso judicial, siquiera virtual e inalámbricamente. Se están controlando los movimientos de millones de personas inocentes. Se están analizando las comunicaciones a gran escala. Y ya sabemos que en estas situaciones hay abusos; que existen las consecuencias inesperadas, y que la protección del ciudadano frente a los poderes del estado es necesaria o surgirán problemas. Es necesario desarrollar nuevas leyes que adapten al siglo XXI los derechos que se inventaron en el siglo XVIII y se llevaron a la práctica en el XX. Porque de lo contrario ya sabemos lo que pasará: que las casas serán transparentes, pero algunas más que otras; que la correspondencia será privada, si eres lo bastante importante; que tus movimientos no serán del dominio público, si estás entre los elegidos del poder. Las casas de los de abajo serán transparentes, pero las de arriba no, destacando y amplificando la desigualdad. Y eso no será aceptado en una democracia.

Pepe Cervera   21.ene.2015 09:03    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios