« La invención del azul | Portada del Blog | Otra inteligencia contra la infoxicación »

El delicado equilibrio de los techos verdes

    lunes 23.nov.2015    por Pepe Cervera    1 Comentarios

Los techos verdes están de moda, y con toda la razón; parecen una alternativa razonable a muchos de los problemas de nuestras ciudades. Aislantes, cubiertos de plantas que liberan oxigeno y recogen dióxido de carbono y mucho más agradables a la vista que los terrados o las tejas la idea de cubrir los edificios de vegetación se extiende. Hasta tal punto que el premio de arquitectura de este año para edificios altos se lo ha llevado el proyecto Bosco Verticale (bosque vertical), un par de edificios milaneses recubiertos por completo de árboles. Pero como nos recuerda Atlas Obscura ponerle un techo verde a un edificio no es tan simple como echar tierra en la terraza y plantar ahí todo tipo de vegetales. Hacer esto puede provocar serios problemas, desde plantas muertas hasta filtraciones y goteras, o incluso daños estructurales por raíces si no se tiene en cuenta este aspecto. De hecho lo que hay que poner encima de un edificio para hacer crecer un sano y vigoroso techo verde se parece muy poco a un suelo convencional. 

CalifAcadSciRoof_0820

Un buen techo verde se parece mucho más a un cultivo hidropónico de invernadero que a un pedazo de parque a ras de tierra trasladado a las alturas. Lo primero que debe estar el sustrato, a diferencia de un suelo real, es muerto por completo; sin las bacterias, hongos, nematodos y otros seres vivos que enriquecen los suelos de verdad. Además de muerto el sustrato debe ser ligero, para no sobrecargar estructuralmente al edificio, y poroso para permitir el flujo de agua, aunque no tanto que encharque. Porque las raíces necesitarán que el aire pase y el sustrato no se apelmace, un problema serio en un edificio, aunque también debe tenerse en cuenta que el viento no se pueda llevar el material. En suma; los sustratos mejores no son simple suelo, sino elaboradas construcciones con materiales de alta tecnología como cerámicas porosas, lanas de vidrio o roca, pizarra expandida, materiales biológicos reciclados como sustrato para champiñones o cama de caballo, perlita y otras arcillas especiales, musgos secos, etc. Idealmente la mezcla concreta deberá hacerse de acuerdo con las necesidades y el clima del lugar concreto, y también de las plantas que se vayan a sembrar. Por no citar los caprichos de los arquitectos, como el ondulante paisaje del techo de la Academia de Ciencias de California que vemos en la imagen superior. Luego será necesario instalar un sistema de riego, probablemente de tipo goteo, y usarlo para darle a las plantas una mezcla de hidratación y nutrientes adecuada a sus necesidades. El caso es que si le ofrecen plantar su tejado, es una buena idea; pero sólo si se hace bien. Como casi todo. 

Pepe Cervera   23.nov.2015 09:03    

1 Comentarios

Hola Pepe,

Llevo más de 20 años dedicados a la construcción y a las reformas integrales en Castellón . Con el transcurso de los años siempre he apostado por ir evolucioando y aportar materiales más ecológicos y menos contaminantes (por decirlo de alguna manera), pero me has dejado de piedra con los tejados verdes.

En la vida me lo hubiera imaginado

martes 12 jul 2016, 09:48

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios