« La cultura de los elefantes namibios | Portada del Blog | Lo que la riqueza le hace al cerebro »

El origen romano del libro actual

    lunes 5.sep.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Durante muchos siglos los libros tuvieron una única forma en el área del Mediterráneo, y era el volumen: un rollo de papiro de varios metros de largo (hasta 15  16) escrito por una sola cara y enrrollado en dos cilindros de madera. La lectura se hacía secuencialmente pasando el papiro de uno a otro de los cilindros y necesitaba ambas manos; el texto se organizaba en columnas y el título del volumen se fijaba en una etiqueta colgando de los maderos. En un volumen no hay forma de encontrar un pasaje concreto en el contenido, que sólo puede leer en su orden original, y es difícil relacionar ideas o fragmentos entre diferentes volúmenes. Para colmo el papiro sólo se fabricaba en Egipto y era caro y frágil, sobre todo en climas húmedos, donde se descomponía: el emperador Tácito se vio obligado a enviar copias de los textos de su homónimo historiador griego cada año a la Galia y Germania porque se deshacían. Estas desventajas, y factores político/religiosos, dieron lugar a la extensión de los libros actuales a partir de la Roma Imperial del siglo I: una historia peculiar.

Coptic_codex

El modelo de libro actual se llama códice y consiste en una serie de hojas plegadas y cosidas por los pliegues de modo que se pueden aprovechar ambas caras del material, la lectura es sencilla, puede hacerse con una sola mano y encontrar pasajes y textos es mucho más sencillo (sobre todo con números en las páginas e índices, inventos posteriores). La inspiración fueron los códex que empleaban los romanos para tomar notas: tablillas de madera recubiertas de cera en las que marcar palabras con un estilo que se solían ‘encuadernar’ uniendo varias mediante aros en uno de sus lados. Lo malo del códice es que el papiro es inadecuado, ya que al plegarlo puede romperse si no se refuerza, y por eso se extendió de la mano de otro material de escritura: el pergamino, hecho de pieles intestinos de rumiantes laboriosamente trabajadas.

Las ventajas del códice son múltiples: material más sólido empleado por las dos caras, encuadernación firme que se podía proteger con ‘tapas’ (a menudo hechas de papiros de desecho pegados hasta hacer una especie de cartón, o de madera), título en la tapa/lomo, menos espacio en las estanterías, lectura más libre, dejando una mano disponible, etc. Pero en la Roma del siglo I el códice se encontró no sólo con entusiastas partidarios (como el poeta Marcial), sino con detractores: en general los romanos que profesaban los cultos antiguos, así como los judíos, se mantuvieron fieles a los rollos. De hecho en la religión judía la Torá sigue siendo un volumen, aunque hecho de pergamino y copiado a mano. Fueron los cristianos primitivos los que abrazaron el códice con entusiasmo y extendieron sus enseñanzas y evangelios por medio de este nuevo formato; un ejemplo son los códices de Nag Hammadi, descubiertos en 1945, y que contienen valiosos textos del cristianismo gnóstico primitivo. El libro actual no es más que el códice adaptado a un nuevo material (el papel) y a una nueva tecnología de producción (la imprenta): un accidente de la historia, la economía e incluso la religión que hoy va camino de pasar a la historia de la mano del libro electrónico. Al fin y al cabo lo que importa es el contenido...

Pepe Cervera    5.sep.2016 09:01    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios