« Sexo hasta la muerte, amistad entre vampiras y cómo progresar en el Antiguo Egipto | Portada del Blog | La gente más aislada, lo que matan los gatos y premios por cumplir »

El perdido orgullo de la Confederación

    lunes 19.sep.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

En la segunda mitad del siglo XIX los estados que decidieron rebelarse contra el gobierno estadounidense y crear su propia Confederación estaban, considerados por sí mismos, entre los países más ricos del mundo; eran algo así como la Arabia Saudí de la época, pero en lugar de petróleo el producto que exportaban y les enriquecía era el algodón. La mayoría de la fibra que abastecía las factorías de todo el mundo salía de las plantaciones esclavistas del Sur proporcionando fabulosos ingresos a sus propietarios y sustentando una economía y una cultura de corte aristocrático. De entre todo el algodón que exportaban los estados de la confederación el más reputado, solicitado y caro era el algodón de la islas del mar (Sea Island cotton), una variedad superresistente de larguísimas fibras que proporcionaba tejidos tan extraordinariamente suaves y duraderos que solía tejerse con seda y usarse para la ropa interior más delicada. Este algodón, que sólo se cultivaba en algunas islas de la costa atlántica del sur estadounidense se pagaba al menos 10 veces más caro que el normal, y hoy está extinto.

Gossypium_barbadense

El algodón Sea Island era una variante de la misma especie de fibra larga que hoy conocemos como Algodón Egipcio, Pima o Tangüís; científicamente pertenece a la especie Gossypium barbadense, mientras que el algodón convencional es el Gossypium hirsutum (95% de la producción EE UU actual). G. barbadense fue domesticado por los peruanos preincaicos y llegó a norteamérica pasando por islas caribeñas como Barbados, donde plantadores ingleses cultivaban esta especie y aún se recolecta una variante similar hoy en día. Las cepas conocidas como Sea Island eran sin embargo locales (a veces familiares) y sólo sobrevivían en las islas de Carolina del Sur y Florida y también (aunque con menor calidad) en las tierras altas de Georgia. Es un arbusto que parece un matorral y da menos rendimiento que su pariente de menor calidad; a cambio se decía que de una libra (400 gramos) de este algodón en crudo se podía obtener un hilo de 160 millas (260 km) mucho más resistente que el convencional; para colmo la fibra contiene productos fungicidas que la hacían resistente a la putrefacción.

Durante la Guerra de Secesión los periódicos de la Unión celebraron la captura de las islas productoras del Sea Island como un gran triunfo sobre la crema de la aristocracia de las plantaciones y como una fuente de riqueza, para los esclavos liberados y para la causa del Norte. Pero tras la guerra las plantaciones no eran rentables; el sistema no funcionaba si había que pagar a los trabajadores, especialmente con el Sea Island, que se trabajaba a mano y tenía bajo rendimiento. El abandono, sucesivas plagas de gorgojo del algodón y los huracanes acabaron por hacer desaparecer los últimos vestigios de este tipo de algodón de lujo hacia la década de 1950; sólo quedan semillas híbridas enviadas a Texas en los años 1920 para cruzarlas con algodón convencional, a partir de las cuales se está intentando recuperar la variante original. El verdadero orgullo del Sur, de momento, está por completo desaparecido aunque su legendario nombre se siga usando para productos similares cultivados en islas caribeñas. Otro de esos productos del pasado que ya no podremos disfrutar.

Pepe Cervera   19.sep.2016 09:03    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios