« El gigante vegetariano | Portada del Blog | El origen romano del libro actual »

La cultura de los elefantes namibios

    jueves 1.sep.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Pensamos los humanos que somos muy listos, los únicos animales en tener culturas diversas; y nos equivocamos. Sabemos ya que algunos grupos de primates son capaces de crear huevas herramientas y procedimientos y de enseñárselos unos a otros, creando diferencias culturales entre grupos. Sabemos que hay delfines capaces de inventar técnicas de pesca que sólo conocen en sus grupos sociales y tribus de chimpancés que se comportan de modo distinto, unas más agresivas que otras. Lo que no sabíamos es que incluso los elefantes pueden tener culturas diferenciadas adaptadas a sus correspondientes entornos, hasta tal punto que nos parecen diferencias morfológicas y de comportamiento que nos hacen pensar en grupos genéticamente diferenciados. Un reciente análisis, sin embargo, desmiente esa idea: los elefantes de Namibia o 'del desierto' no son distintos de otros elefantes africanos más que en su cultura.

Desert_elephants

Los elefantes namibios viven en las zonas desérticas de este país del sur de África y están separados de otras poblaciones por amplias extensiones de terreno. Además tienen comportamientos peculiares, como ciertas formas de abanicarse para reducir la temperatura, y un control de la geografía en la que viven inusual incluso entre sus congéneres, conocidos por su memoria e inteligencia. Los elefantes de desierto son capaces de andar durante días para alcanzar fuentes de agua a más de 70 kilómetros de distancia que localizan sin duda. Esto, y ciertos detalles morfológicos (más esbeltos y altos, patas más finas, orejas más redondas), indicaron que podrían ser una subespecie del elefante africano: una población en curso de separarse de la especie madre.

Pero la genética dice otra cosa: un análisis realizado sobre muestras de sangre y heces de los elefantes del desierto no ha mostrado diferencias significativas con otras poblaciones cercanas del elefante africano. Esto supone que las diferencias no son genéticas, sino de comportamiento, y que los elefantes realizan migraciones de largo alcance que permiten a esta población marginal mantener la relación genética con otras cercanas y, a través de ellas, con el tronco central de su especie en el continente. Una vez más, y también en los elefantes, la genética no es lo más importante: las diferencias están en su comportamiento, es decir, en su cultura.

Pepe Cervera    1.sep.2016 09:03    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios