« Realidad virtual y sexo, los Tulpamancers y Aryabhata, matemático indio | Portada del Blog | Secuoyas albinas, monjes momificados en vida y Cecilia Payne-Gaposchkin »

La primera moda

    lunes 10.oct.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Los seres humanos nacemos desnudos, como viven toda su vida nuestros parientes más próximos, pero nosotros nos vestimos en prácticamente todas las culturas. Nos cubrimos más o menos proporción de la piel según el clima y las costumbres de cada lugar, pero no tenemos del todo claro desde cuándo: en algún momento de nuestra evolución empezamos a utilizar ropas y no sabemos cuál de nuestros antepasados, ni para qué. A partir de ese momento primigenio los diseños han ido cambiando con el tiempo y la evolución de las culturas, pero la ausencia de fósiles dificulta conocer en qué momento los humanos creamos la Primera Moda. Los piojos nos proporcionan algunas pistas: sabemos que los que viven en nuestras cabezas y los que viven en nuestras ropas separaron sus caminos evolutivos hace unos 170.000 años, de modo que parece que fue por entonces cuando comenzamos a vestirnos. Otras estimaciones adelantan a hace 650.000 años la primera ropa, o la retrasan a hace menos de 70.000 años. Los primeros restos fósiles son muy posteriores: posibles agujas de coser de hace 40.000 años, pero las primeras confirmadas de hace 15 a 19.000; impresiones de tela en arcilla de hace 27.000 años y figuras talladas (venus) vestidas de hace 25.000. Es incluso posible que nosotros y nuestros parientes neandertales inventásemos la ropa por separado, y quizá hasta para diferentes usos: más prácticos para ellos, más sociales para nosotros.

Neandertaler-im-MuseumB

Los neandertales vivieron en Europa a lo largo de varias eras glaciales: es por tanto casi necesario que se cubriesen de alguna manera, porque sin abrigo no hubiesen podido sobrevivir. Según algunas estimaciones en las épocas más frías los neandertales, mejor adaptados biológicamente a las bajas temperaturas, aun así hubiesen necesitado cubrir entre el 70 y el 80% de sus cuerpos durante el invierno para sobrevivir. El grupo del que nosotros, los actuales humanos, descendemos era más friolero y hubiese necesitado cubrirse entre el 80 y el 90% en esas condiciones. Y no sólo ambos grupos tenían necesidades diferentes, sino que sus ropas eran distintas: un cuidadoso análisis del tipo de animales de piel que cazaban los unos y los otros parece indicar que los neandertales preferían cubrirse con grandes pieles y pocas piezas, mientras que nuestro grupo cazaba animales más pequeños y más variados, lo que sugiere ropajes más elaborados. Un ejemplo es su predilección por el Glotón, cuya piel es usada por esquimales y otras tribus para bordes de capuchas, cuellos, mangas y perneras, ya que no se congela con la humedad del aliento.

Las herramientas neandertales para trabajar las pieles eran poco refinadas y variadas, mientras que las de nuestros antepasados eran especializadas y mucho mejores para llevar a cabo tareas múltiples y más delicadas. Esto sugiere que las ropas más ajustadas al cuerpo, con más piezas y costuras, fueron patrimonio de nuestros ancestros; hallazgos posteriores en tumbas (donde se conservan cuentas y adornos) así lo confirman. Nuestras ropas fueron así evolucionando no sólo como protección contra los elementos, sino como un medio de comunicación entre individuos, una marca social más, mientras que parece que las de los neandertales eran menos sofisticadas y más prácticas. Cuando el clima empeoró hace 30.000 años quizá nuestra maestría en el vestido nos ayudó a sobrevivir, mientras que ellos con sus ropas menos elaboradas resultaron incapaces de adaptarse; quizá por eso buscaron refugio en el sur de Europa. Lo que está claro es que el papel de la tecnología de la ropa en la evolución humana puede ser mucho más complejo e interesante de lo que pensamos. Y que seguimos sin tener del todo claro quién, cuándo y por qué empezamos a vestirnos abandonando la desnudez original.

Imagen tomada de Wikimedia Commons, en el dominio público.

Pepe Cervera   10.oct.2016 09:01    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios