« Una metrópoli acadia, terremotos italianos y Helen Quinn, física teórica | Portada del Blog | Herramientas vikingas, cementerios de astronaves y Asunción Linares, paleontóloga »

El desierto de Lisboa

    lunes 14.nov.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Ahora que hay fundadas sospechas de que el próximo gobierno estadounidense rechaza el concepto de calentamiento global pensando que se trata de una conspiración para dañar la industria de su país conviene revisar la situación en la que nos encontramos. Como cualquier proceso gradual y lento es complicado percatarse de los cambios y mucho más predecir los siguientes: las legítimas dudas científicas y una enorme campaña de imagen en contra del concepto han retrasado décadas la aceptación general de la idea y arrojado dudas sobre la intensidad del efecto. Pero las últimas cifras no parecen dejar mucho lugar a la duda: el planeta se está calentando, hasta tal punto que los gobiernos han decidido que algo se ha de hacer. Queda por ver si las reducciones pactadas, suponiendo que se mantengan tras el cambio en EE UU, serán suficientes para detener las peores consecuencias posibles. Algunas de las cuales podrían ser especialmente graves en los alrededores del Mediterráneo, una zona de clima árido en la que las sequías ya son habituales en el mejor de los tiempos. Según un estudio reciente si la temperatura sigue subiendo los efectos se multiplicarán entre sí y pueden acabar por provocar un salto, un cambio cuántico de regiones climáticas en ciertas áreas que podría acabar con Lisboa en medio de un área desértica que también afectaría a buena parte de Andalucía Occidental. Una visión apocalíptica.

Sahel

Según los modelos climáticos de un equipo de climatólogos franceses el aumento mínimo de 2 grados centígrados en la temperatura media del planeta provocará que el cinturón de desierto al que pertenece el Sahara ascienda hacia el norte hasta ocupar el norte de Marruecos, llegando a afectar incluso a la punta sur de la Península Ibérica. Pero si el aumento de la temperatura es mayor, como sucederá sin duda si no se toman medidas drásticas, el desierto cruzará el Estrecho y se internará por el Valle del Guadalquivir. La mayor parte de las ciudades ribereñas del Mediterráneo podrían ser demasiado calientes para la habitación de grandes grupos de humanos. Y hasta Lisboa quedaría en mitad de una zona desértica que se extendería hasta Málaga. Sicilia, Cerdeña y partes de Turquía sufrirán el mismo destino. Y la fecha de la predicción no es tan lejana siquiera: según los modelos del equipo francés para el 2100 la mitad de Portugal, buena parte de España, varias grandes islas mediterráneas y un trozo de Anatolia serán paisajes similares al actual Sahel. Lo cual sería un pecado que nuestros nietos jamás nos perdonarían.

Pepe Cervera   14.nov.2016 08:57    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios